Archivos de la categoría ASTRONOMÍA

Captan tres pulsos de radio de enorme intensidad provenientes del espacio

Por RT

¿Están los extraterrestres intentando ponerse en contacto con nosotros? Las dos señales de radio más intensas jamás detectadas provienen del espacio.

Los científicos de la Universidad de Tecnología de Swinburne, en Melbourne (Australia), han detectado tres nuevos estallidos rápidos de radio (FRB, según sus siglas en inglés), uno de los cuales es el más intenso jamás observado, informa The Sydney News.

Los FRB son señales misteriosas que parecen provenir del espacio profundo. Duran solo unos milisegundos y sus fuentes son hasta el momento desconocidas.

Desde que fueron captadas por primera vez en 2007, los científicos no han podido determinar el origen de estas emisiones de radio.

Algunos afirman que pueden ser mensajes de alienígenas, mientras que otros sugieren que son generados por una estrella de neutrones confinada por un fuerte campo magnético.

Hasta el momento, solo se habían detectado 33 FRB, pero dos grupos de investigadores han descubierto tres más en los últimos días.

El primero fue descubierto por Breakthrough Listen, un proyecto de investigación de Stephen Hawking que busca signos de vida inteligente en el universo y que ha sido financiado con 100 millones de dólares durante diez años por el magnate de Internet Yuri Milner.

El segundo y el tercero fueron identificados por un equipo de investigadores de la Universidad de Tecnología de Swinburne, el 9 y 11 de marzo.

La señal detectada el 9 de marzo es unas 4,5 veces más intensa que la siguiente en importancia, que fue captada y catalogada por el Instituto Holandés de Radio Astronomía.

Los tres FRB fueron detectados gracias al Telescopio Parkes de Australia.

Ya es oficial: la NASA tiene un plan para destruir asteroides con armas nucleares

Por Sputnik

El plan se conoce como HAMMER (‘martillo’) y consiste en enviar una nave a un asteroide que sea peligroso para que penetre en él y detone una carga nuclear si el asteroide no se detecta a tiempo, publica el BuzzFeed News. Si el asteroide se detecta a tiempo, los científicos estadounidenses también enviarán la nave, pero con una carga convencional.

HAMMER son la siglas de Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response y es el fruto de la colaboración entre la Administración Nacional de Seguridad Nuclear de EEUU, la NASA y dos departamentos de energía de dos empresas armamentísticas de EEUU.

El plan es, por ahora, solo un proyecto, y la nave todavía no se ha construido. Los frutos de esa colaboración han sido publicados bajo un documento en el portal Acta Astronautica, publica BuzzFeed News.El objetivo es hacer que la nave del HAMMER colisione contra el asteroide e introduzca en su interior una carga de 8,8 toneladas. El plan de la NASA se refiere a ella como ‘impactor’ y su objetivo sería hacerlo añicos. Eso en el caso de que el asteroide sea pequeño. De ser grande, la NASA y sus colaboradores planean que la HAMMER lleve consigo carga nuclear.

“Si el asteroide es suficientemente pequeño y lo detectamos a tiempo, podemos hacerlo con el ‘impactor’, ha dicho el físico David Dearborn, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de EEUU, a BuzzFeed News. Pero añade que la carga “no es tan flexible” como la opción nuclear cuando lo que se pretende es modificar la velocidad de un cuerpo cuando no sobra el tiempo.

De ahí que los científicos hayan aceptado, tras décadas resistiéndose a confirmarlo, que la opción nuclear está sobre la mesa y que es una opción realista. Solo en caso de que se den cuenta demasiado tarde de que el cuerpo viene directo a nosotros. Los mismos científicos hacen hincapié en que solo un tercio de los asteroides que pululan cerca de la Tierra y que miden más de 140 metros están controlados. De ahí que destaquen que la opción nuclear está sobre la mesa si las otras dos terceras partes no se detectan a tiempo.

No sería la primera vez que a la NASA se le escapa un asteroide. El 2017 VL2. Pasó a una distancia de la Tierra inferior a la de la Luna el 9 de noviembre de 2017 y la agencia espacial se dio cuenta cuando ya nos había rozado. En 2017 fueron ya 48 los cuerpos celestes que nos visitaron a menos de una distancia lunar.Máxime cuando Bennu, un asteroide de 503 metros de ancho y unos 60 millones de toneladas, habita nuestro sistema solar en una órbita circular con la Tierra. Su impacto provocaría una explosión de 1,15 gigatones de energía. Unas 23 veces más potente que la última bomba de hidrógeno. Del peligro que representa Bennu se hacen eco los propios responsables de HAMMER. Existe una posibilidad entre 2.700 de que colisione con la Tierra el 21 de septiembre de 2135.

“El tamaño de las ojivas nucleares estadounidenses sería suficiente para desviar un asteroide muy grande que aparezca de la nada”, ha dicho Dearborn a BuzzFeed News.

Los detalles del plan de la NASA se darán a conocer durante una conferencia en Japón de expertos en asteroides.

La NASA oculta evidencia de vida en Marte. Científicos que dicen tener evidencia.

La evidencia de la vida extraterrestre está siendo cubierta por la NASA, según un investigador de la Universidad de Buckingham.

La NASA está ocultando huellas fósiles de actividad extraterrestre en la superficie de Marte, dijo Barry DiGregorio, que trabaja en el Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham (Reino Unido) y planea publicar un informe con la promesa de revelar todos los detalles ocultos al público.

DiGregorio planea lanzar un “informe bombshell” que revelará, de una vez por todas, cómo la NASA está al tanto de este descubrimiento, y cómo la Agencia Espacial Americana ha decidido mantener la verdad oculta del público.

Según la NASA, estos son los cristales más probables, mientras que un científico del Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham afirma que pueden ser rastros de fósiles. Crédito de la imagen NASA.

Según el investigador, que ya ha sido calificado como un “científico controvertido” por numerosos medios nuevos de Internet, la NASA podría estar ignorando el descubrimiento debido a sus planes para una misión tripulada a Marte en la década de 2030.

Sin embargo, a pesar de que el Dr. DiGregorio planea revelar la verdad al público, la NASA dice que las formas capturadas en las imágenes de Marte que DiGregorio afirma son evidencia de actividad extraterrestre no son más que cristales de roca que aún se están investigando.

DiGregorio se especializa en estudios de vida microscópica encontrados en la Tierra.

El experto argumenta cómo algunas de las imágenes transmitidas por el rover Curiosity muestran una clara evidencia de patrones similares a los restos fósiles de Ordovician encontrados en la Tierra.

Según el investigador de la Universidad de Buckingham, hay evidencia de restos de fósiles en Marte.

Estos se crean a medida que los seres vivos continúan con sus vidas, dejando huellas como burros y desechos, en lugar de los restos de las criaturas mismas.

DiGregorio cree que los fósiles en Marte pueden representar evidencia de criaturas de cuerpo blando que pudieron haber existido alguna vez en la superficie del planeta rojo.

Sigue leyendo La NASA oculta evidencia de vida en Marte. Científicos que dicen tener evidencia.

Los científicos sugieren que la luna fue creada 1.000 años antes de nuestro planeta, y se formó en el interior de la Tierra

Los investigadores no solo sugieren que la luna se formó antes que la Tierra, sino que también indican cómo la luna formó “dentro” una especie de Tierra vaporizada a temperaturas de 2.200 ° C a 3.300 ° C y presiones de decenas de atmósferas.

La Luna se formó dentro de una nube de roca vaporizada, y tal vez llegó a existir antes de que nuestro propio planeta sugiera una nueva teoría científica.

La mayoría de los científicos creen que la Luna se originó como resultado del impacto de un cuerpo del tamaño de Marte llamado Theia contra la Tierra, hace unos 4.500 millones de años.

El choque violento arrojó rocas y metales fundidos en la órbita de nuestro planeta que terminó fusionándose entre sí, formando eventualmente el compañero eterno de la Tierra que vemos en el cielo.

Sin embargo, un nuevo estudio dirigido por la Universidad de California Davis y la Universidad de Harvard cuenta una historia diferente a la que hemos escuchado en las últimas décadas; La Luna pudo haberse formado antes de nuestro planeta, cambiando radicalmente todo lo que sabemos sobre nuestro satélite y planeta.

“El nuevo trabajo explica las características de la luna que son difíciles de resolver con las ideas actuales”, dijo Sarah Stewart, profesora de la Universidad de California en Davis.

“La luna es químicamente casi la misma que la Tierra, pero con algunas diferencias”, dijo. “Este es el primer modelo que puede coincidir con el patrón de la composición de la luna”.

Los investigadores sugieren cómo se formó el satélite de la Tierra antes, y a temperaturas mucho más altas, que la formación de nuestro planeta.

La nueva explicación, publicada en el Journal of Geophysical Research: Planets, reconoce los episodios de la colisión, pero no de la manera que se contó hasta ahora.

Conoce a Synestia, una nueva teoría de la formación

Detectada la primera señal del amanecer cósmico

<p>Ilustración del entorno de las primeras estrellas del universo. / N.R.Fuller, National Science Foundation</p>

Ilustración del entorno de las primeras estrellas del universo. / N.R.Fuller, National Science Foundation

Astrónomos de la Universidad de Arizona y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han captado las débiles señales que emitió el gas hidrógeno del universo primordial, y han comprobado que se generaron tan solo 180 millones de años después del Big Bang. De hecho, es la primera evidencia de hidrógeno encontrada en el cosmos.

DRAGONFLY_MEDIA_047930-1024x683

Radioespectrómetro EDGES utilizado para el estudio. / CSIRO Australia

Los autores, que esta semana publican su descubrimiento en la revista Nature, han obtenido los datos con una radioantena no mucho más grande que una lavadora, aislada de interferencias en un paraje árido de Australia.

Después han analizado las bandas de absorción del gas y han determinado que sus propiedades solo se pueden explicar si ya existían estrellas en esa época tan remota. La radiación ultravioleta de aquellos astros alteró el estado de excitación del electrón del hidrógeno y, como resultado, los átomos de este gas en todo el universo comenzaron a absorber radiación de fondo, un cambio fundamental que se ha podido detectar con las ondas de radio.

Una ventana al universo temprano

“Encontrar esta señal minúscula ha abierto una nueva ventana al universo temprano”, destaca Judd Bowman, investigador de la Universidad de Arizona y autor principal del estudio. “Los telescopios no pueden ver lo suficientemente lejos como para obtener imágenes directas de estrellas antiguas, pero hemos visto cuándo se ‘encendieron’ en forma de ondas de radio llegadas desde el espacio”.

“Esta es la primera señal real de que las estrellas comienzan a formarse y a afectar el medio que las rodea”, añade otro de los autores, Alan Rogers, científico del MIT. “Lo que sucede en ese período es que parte de la radiación de las primeras estrellas está empezando a dejar ver el hidrógeno, que se puede observar como ‘siluetas’ en determinadas frecuencias de radio (78 megahertzios)”.

universehistory_NSF-highres-1024x694

Línea de tiempo del universo actualizada para mostrar cuándo surgieron las primeras estrellas, unos 180 millones de años después del Big Bang. / N.R.Fuller, National Science Foundation

Los autores han comprobado que el ancho del perfil de las señales observadas se ajusta bastante a lo predicho por la teoría, pero se han sorprendido al encontrar que tiene una amplitud más grande de lo esperado, lo que indica que el gas primordial estaba más frío de lo que se consideraba hasta ahora.

Entra en escena la materia oscura

“La radiación de las primeras estrellas activa la absorción, pero la que hemos detectado es mucho más fuerte que la más potente de las absorciones que predecían los modelos, y se produce solo si el gas cósmico está muy frío”, aclara a Sinc el profesor Rennan Barkana de la Universidad de Tel Aviv (Israel), quien en otro artículo de Natureofrece una posible explicación: la materia oscura.

“La materia oscura es incluso más fría que el gas, por lo que una interacción entre ellos transferirá calor del gas hacia ella”, explica el profesor, que, además, ha podido deducir con sus modelos físicos que una partícula de materia oscura no es más pesada que varias masas de protones.

Sigue leyendo Detectada la primera señal del amanecer cósmico

EN LA LUNA HAY AGUA EN TODAS PARTES.

Si la Luna tiene suficiente agua, futuros colonizadores podrían utilizarla para subsistir – NASA’s Goddard Space Flight Center
Investigadores de la NASA afirman que el líquido elemento se distribuye por toda la superficie de nuestro satélite día y noche. Su presencia puede ser fundamental para el futuro establecimiento de una colonia humana.

Un nuevo análisis de datos de dos misiones lunares ha encontrado evidencias de que el agua de la Luna está ampliamente distribuida en la superficie y no confinada a una región o tipo de terreno en particular, como se creía hasta ahora. Además, el agua parece estar presente día y noche, aunque eso no significa que sea necesariamente de fácil acceso.

Los hallazgos podrían ayudar a los investigadores a comprender el origen del agua en nuestro satélite natural, algo que todavía resulta un misterio, y a otra cuestión importante: si futuras colonos humanos podrían utilizar como recurso con facilidad. Si resulta que la Luna tiene suficiente agua, y si es razonablemente conveniente acceder a la misma, los futuros exploradores podrían usarla como agua potable o convertirla en hidrógeno y oxígeno para el combustible de los cohetes o para respirar.

«Encontramos que no importa a qué hora del día ni a qué latitud nos fijemos, la señal indica que el agua siempre parece estar presente», afirma Joshua Bandfield, investigador principal del Space Science Institute en Boulder, Colorado, y autor principal del nuevo estudio publicado en la revista «Nature Geoscience». «La presencia de agua no parece depender de la composición de la superficie, y el agua está alrededor».

Los resultados contradicen algunos estudios anteriores, que sugerían que hay más agua en las latitudes polares de la Luna y que la fuerza de la señal de agua aumenta y disminuye según el día lunar (que dura 29,5 días terrestres). Tomando esto en conjunto, algunos investigadores propusieron que las moléculas de agua pueden «saltar» a través de la superficie lunar hasta que entran en trampas frías en los alcances oscuros de los cráteres cerca de los polos norte y sur. En ciencia planetaria, una trampa fría es una región tan fría, que el vapor de agua y otros volátiles que entran en contacto con la superficie permanecen estables durante un período de tiempo prolongado, incluso hasta varios miles de millones de años.

Los debates continúan debido a las sutilezas de cómo se ha logrado la detección hasta el momento. La evidencia principal proviene de instrumentos de detección remota que midieron la fuerza de la luz solar reflejada en la superficie lunar. Cuando hay agua presente, instrumentos como estos recogen una huella dactilar espectral a longitudes de onda cercanas a los 3 micrómetros, que se encuentra más allá de la luz visible y en el ámbito de la radiación infrarroja.

Pero la superficie de la Luna también puede calentarse lo suficiente como para «brillar» o emitir su propia luz en la región infrarroja del espectro. El desafío es desenredar esta mezcla de luz reflejada y emitida. Para ello, los investigadores deben tener información de temperatura muy precisa.

El equipo de Bandfield presentó una nueva forma de incorporar información de temperatura, creando un modelo detallado a partir de las mediciones realizadas por el instrumento Diviner en el Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA (Lunar Reconnaissance Orbiter, LRO). El equipo aplicó este modelo de temperatura a los datos recopilados anteriormente por Moon Mineralogy Mapper, un espectrómetro visible e infrarrojo que el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, proporcionó para el orbitador Chandrayaan-1 de la India.
Un «pariente» del H2O

El nuevo hallazgo de agua generalizada y relativamente inmóvil sugiere que puede estar presente principalmente como OH, un «pariente» más reactivo del H 2 O, que está compuesto de un átomo de oxígeno y un átomo de hidrógeno. OH, también llamado hidroxilo, no se mantiene por sí solo por mucho tiempo, prefiriendo atacar moléculas o adherirse químicamente a ellas. Por lo tanto, el Hydroxyl debe extraerse de los minerales para poder ser utilizado.

La investigación también sugiere que cualquier H 2 O presente en la Luna no está flojamente unido a la superficie.

Clasificar lo que sucede en la Luna también podría ayudar a los investigadores a comprender las fuentes de agua y su almacenamiento a largo plazo en otros cuerpos rocosos en todo el sistema solar.

Los investigadores todavía están discutiendo qué les dicen los hallazgos sobre la fuente del agua de la Luna. Los resultados apuntan a que OH y / o H 2 O son creados por el viento solar que golpea la superficie lunar, aunque el equipo no descarta que OH y / o H 2 O pudieran provenir de la Luna misma, liberada lentamente desde minerales del interior profundo donde ha estado bloqueada desde que se formó la Luna.

«Algunos de estos problemas científicos son muy, muy difíciles, y es solo recurriendo a múltiples recursos de diferentes misiones que seremos capaces de encontrar una respuesta», afirma John Keller, del Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2018/02/en-la-luna-hay-agua-en-todas-partes.html

Estábamos completamente equivocados sobre el tamaño real de la galaxia Andrómeda

La Galaxia Andrómeda. Foto: Tony Hallas / NASA

Dentro de unos 4.000 millones de años, la vía láctea colisionará con nuestra galaxia vecina, Andrómeda, en un evento en el que esta básicamente devorará nuestra pequeña galaxia… o no. Un equipo de astrónomos acaba de descubrir que Andrómeda no es tan grande como se creía.

El astrofísico Prajwal Kafle y su equipo en el Centro Internacional de Investigaciones en Radioastronomía han medido nuestra galaxia vecina empleando una técnica poco convencional. Han calculado su masa en base a la velocidad terminal.

Cuando lanzamos un cohete al espacio, este tiene que superar una velocidad de 11 kilómetros por segundo para poder escapar de la gravedad terrestre. Esa es la velocidad de escape o velocidad terminal de nuestro planeta. La Vía Láctea, por contra, tiene una velocidad terminal de unos 550 kilómetros por segundo. Kafle y su equipo han calculado que la velocidad terminal de Andrómeda es de entre 470 y 510 kilómetros por segundo y ello les ha permitido calcular su masa, que es de unos 800.000 millones de masas solares.

En otras palabras, la galaxia vecina no es dos o tres veces mayor que la nuestra como se creía, sino del mismo tamaño.

El descubrimiento prácticamente obliga a reescribir los últimos 50 años de estudios sobre el Grupo Local, que es el cúmulo de galaxias en el que vivimos. Andrómeda no es la galaxia más grande seguida de la nuestra, como se creía. Ambas son más o menos iguales y se mueven a una distancia de 2,5 millones de años luz. [Monthly Notices of the Royal Astronomical Society vía Science Alert]

https://es.gizmodo.com/estabamos-completamente-equivocados-sobre-el-tamano-rea-1823027880