Archivos de la categoría ASTRONOMÍA

Hay más de 250 millones de humanoides viviendo en la Luna afirma ex piloto de la CIA.

Un ex piloto de la CIA sorprendió al público con su declaración de que la Luna es en realidad un lugar habitable con más de 250 millones de ciudadanos.

El ex piloto de la CIA, John Lear, ha sido bastante famoso entre los teóricos de la conspiración.

“Todo lo que escuchaste sobre la Luna es una mentira”, exclamó el Sr. Lear.

Dijo que descubrió estructuras secretas en la Luna y, además durante una ponencia, mostró algunas imágenes que supuestamente muestran pruebas de estas formaciones artificiales.

Los astrónomos aficionados han grabado recientemente algo que parece una proyección holográfica de la superficie de la Luna.

Hay muchos teóricos de la conspiración que creen que algún tipo de ciencia o tecnología está ocultando las estructuras en la luna. Entonces, esta tecnología holográfica podría ser la que los cubra.

Las primeras visitas a la Luna probablemente ocurrieron gracias a la nave antigravitatoria de Tesla.

No puedo probar esto por supuesto o ya estaría muerto. No puedo mostrarte una imagen del USS Enterprise  ahora. Es lo que tiene sentido conocer la tecnología obtenida después de que el gobierno de los EE. UU. Inyectó billones o billones en todas las investigaciones de Tesla “, afirma Lear.

En el vídeo de Lear, se pueden observar algunas fotos tomadas desde un observatorio en 1946. Aparentemente muestran una gran catástrofe que ocurrió al noroeste del cráter Endymion.

Él continúa explicando cómo la Luna se hizo dentro de Júpiter hace 40 millones de años.

Supuestamente, durante la última edad de hielo, hace 15,000 años, la trayectoria del electroimán estaba atrapada en la órbita de la Tierra. Por lo tanto, afirma, las grandes ciudades, civilizaciones y bases en la Luna comenzaron a aparecer.

Lear describió a los ciudadanos de la Luna como alienígenas humanoides. También dijo que entre ellos también está la raza de los Grises, pero viven bajo la superficie de la Luna, trabajando en enormes laboratorios.

Para sonar aún más raro, dijo que la Tierra es en realidad una prisión planetaria que sirve como lugar para castigos. Hay millones de otros planetas como la Tierra, afirmó.

John Lear tiene ideas y afirmaciones increíbles, por lo que no es extraño que esté siendo objeto de constantes burlas y bromas entre los escépticos.

Sin embargo, este ex piloto de la CIA también fue un ex capitán de las fuerzas aéreas de los EE. UU. Ha operado más de 100 aviones diferentes y tiene muchos certificados que demuestran su experiencia. link:https://goo.gl/oFSyA1

¿Qué es el 0 de enero y por qué es importante para la astronomía?

El 1 de enero es el primer día del año para todo el mundo. Excepto si eres astrónomo.

La ausencia del 0 en el calendario es un foco de confusión desde que se decidió que se iba a empezar a contar los años comenzando por el 1 y no por el 0.

El año siguiente al -1 a.C. fue el 1 d.C.; no se pasó por el 0. Es lo que provocó, por ejemplo, los debates sobre si el año 2000 era el primero del siglo XXI o el último del XX, como efectivamente es.

“Al primer día del 2018 lo llamaremos 1 de enero, pero técnicamente todavía no habrá transcurrido un día entero dentro de ese año”, le dice a BBC Mundo Jorge Núñez de Murga, catedrático del Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Barcelona y director del Observatorio Fabra.

¿Contamos días o los ordenamos?

La ausencia del año 0 y de los días 0 se explica porque “nombramos los días en números ordinales, hablamos del primer día del año, del segundo…”

Por lo tanto, no existe el día 0 antes del 1 por la misma razón que en una lista ordenada no existe una posición previa a la primera.

_99298039_18-getty.jpg

En el momento en que se tiene que hacer cálculos sobre el tiempo —usando números cardinales— surgió la necesidad de designar un día 0.

Por ello, la astronomía optó por usar como recurso el último día del año. “Es muy sencillo —dice Núñez—, el 0 de enero es el 31 de diciembre del año anterior“.

Un recurso para hacer cálculos astronómicos

Como explica Núñez, el 1 de enero de 2018 a las 12 del mediodía habrán transcurrido 0,5 días de 2018. Y el día 1 de 2018 se completa justo a la medianoche, cuando en nuestro calendario pasa a ser el 2 de enero.

Este lapso entre el nombre que el calendario da a los días y el tiempo por el que efectivamente transcurren genera un problema para los cálculos astronómicos.

“Es muy útil para los cálculos en los que tienes que usar fracciones de año o de mes. De hecho, los libros de efemérides publican los datos de posición de astros y planetas con fecha de 0 de enero, y las tablas astronómicas empiezan por ese mismo día”, explica Núñez.

_99298035_calendari-getty.jpg

¿Hay que cambiar el calendario?

El director del Observatorio Fabra es claro: “Si los meses fuesen del día 0 al 30,no existiría este problema”.

Pese a ello, reconoce que el 0 de enero es “simplemente un recurso usado para los cálculos astronómicos”, y que a la hora de publicar los datos se adaptan al calendario regular.

El 0 de enero seguirá apareciendo en los libros técnicos de astronomía, aunque “ahora, con los ordenadores, ya no es tan importante”, señala.

Sin embargo, afirma Núñez, “el concepto del 0 de enero existe. El próximo 31 de diciembre será el 0 de enero de 2018“.

http://www.24horas.cl/noticiasbbc/que-es-el-0-de-enero-y-por-que-es-importante-para-la-astronomia-2602234

Esta es la verdadera razón por la que “se evaporó” el agua de Marte

Por Sputnik

Hace miles de millones de años, Marte —ahora un planeta rocoso e inhabitable— tenía lagos y océanos parecidos a los terrestres. Pero, ¿qué provocó la desaparición del agua del planeta rojo?

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por un equipo de científicos internacional y publicado en la revista especializada Nature, gran parte del agua que albergaba el planeta no desapareció, sino que sigue bajo su superficie. En otras palabras, Marte la absorbió como si se tratara de una gigantesca esponja.

“La humanidad ha reflexionado sobre esta cuestión durante mucho tiempo, pero nunca ha probado la teoría del agua que se absorbe por la simple reacción de las rocas”, declaró uno de los encargados del estudio, Jon Wade, de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

La clave podría estar en las rocas de basalto marcianas, que son ricas en óxido de hierro y, por lo tanto, capaces de retener un 25% más de agua en su interior que las terrestres.

Anteriormente, se consideraba que el agua se esfumó de Marte cuando este perdió el campo magnético que lo protegía de los vientos solares. Según los investigadores, la corteza del planeta rojo podría haber contenido una cantidad de agua comparable a la de un océano de más de 3.000 metros de profundidad. No obstante, esto no significa que fuera posible “extraer” el agua —que podría contener bacterias y organismos vivos— de la superficie. Según los investigadores, una vez dentro de las rocas, esta sustancia no puede volver a la superficie.

Pero, ¿por qué nuestro planeta nunca ha experimentado un proceso similar? De acuerdo con los investigadores, “Marte es un planeta mucho más pequeño que la Tierra, con un perfil de temperaturas diferente y un contenido más elevado de hierro en su manto de silicato”, algo que hace que su superficie sea más propensa a la reacción de las aguas superficiales.

“Debido a estos factores, la química geológica del planeta arrastra el agua hacia el manto, mientras que en la Tierra primitiva, las rocas hidratadas tendían a flotar hasta que se deshidrataban”, concluyó Wade.

Una tormenta magnética alcanzará la Tierra la próxima Nochevieja

La actividad solar causará en la Tierra una tormenta magnética la noche del 31 de diciembre a 1 de enero, informa este miércoles el Laboratorio de Astronomía de Rayos X del Sol, adscrito al Instituto Físico Lébedev de la Academia de Ciencias de Rusia.

“En el día de Año Nuevo, se observará en la Tierra una débil tormenta magnética. Esto es lo que indican los datos de pronóstico sobre la velocidad y la densidad del viento solar que rodea la Tierra”, señala el comunicado del organismo.

Según el documento, a unos 120 grados desde la línea entre la Tierra y el Sol se localiza actualmente un flujo de viento solar que se está acercando gradualmente hacia la Tierra y cruzará la trayectoria de nuestro planeta la madrugada del 1 de enero, causando perturbaciones en su campo magnético.

Los investigadores señalan que la tormenta no será muy fuerte y no afectará al funcionamiento de los dispositivos electrónicos ni al bienestar de las personas. Sin embargo, el viento solar podrá hacer más vívido el brillo de las luces del norte y ampliará el alcance de su visibilidad en unos 10 grados hacia latitudes más bajas.

“Por lo tanto, en adición a los fuegos artificiales, más personas tendrán la oportunidad de ver ese día destellos de luz en el cielo, aunque todavía principalmente en las regiones polares, empezando en las latitudes de entre 65-70 grados”, explican los investigadores.

https://actualidad.rt.com/actualidad/258021-tormenta-magnetica-azotar-tierra-nochevieja

Rusia propondrá a la ONU prohibir de forma explícita la minería de los asteroides

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia recomendará a la ONU hacer explícita la prohibición de la minería en los asteroides y otros cuerpos celestes, escribe el diario Izvestia que cita a una funcionaria del Ministerio ruso de Exteriores.

Un asteroide (ilustración)

La Cancillería y la corporación aeroespacial Roscosmos, según el periódico, han redactado una ley de implementación del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre para que la cláusula actual, de que los cuerpos celestes y sus recursos naturales no pueden ser propiedad de ningún Estado, sea de cumplimiento obligatorio sin posibilidad de evadirla con normativas nacionales.

La iniciativa correspondiente será presentada en abril de 2018 a la subcomisión de asuntos jurídicos de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos.

“La ley de implementación se sustenta en los principios fundamentales del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre: igualdad de acceso, no discriminación, no apropiación, etcétera”, dijo Olga Volínskaya, del departamento jurídico del Ministerio de Exteriores ruso.

En los últimos años, EEUU y Luxemburgo adoptaron normativas que permiten a empresas nacionales extraer y vender recursos naturales de cuerpos celestes, como asteroides, sin reivindicar su soberanía.

El Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre, firmado en 1967, establece que el espacio ultraterrestre, incluyendo la Luna y otros cuerpos celestes, no podrá ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera, pero no hace mención explícita de la explotación de recursos naturales de asteroides.

https://mundo.sputniknews.com/politica/201712111074643374-moscu-naciones-unidas-espacio-cuerpos-celestes/

La Tierra está sufriendo un bombardeo de antimateria inusualmente alto y no sabemos de dónde procede

Nuestro planeta está siendo constantemente bombardeado por partículas subatómicas procedentes de las profundidades del espacio. En los últimos meses, nuestro planeta está recibiendo una lluvia anormalmente alta de un tipo concreto de esas partículas, y no sabemos de dónde procede.

Esas partículas son los positrones. Son la antipartícula de un electrón y una de las muchas partículas que componen lo que conocemos como antimateria.

Los positrones se usan de manera habitual en medicina nuclear, y pueden ser creados mediante pulsos láser, pero no sabemos a ciencia cierta qué los genera en el cosmos. Tan solo que forman forman parte de los rayos cósmicos o radiación cósmica.

En 2008, una sonda llamada PAMELA cuyo objetivo era precisamente medir la radiación cósmica desde su posición en órbita descubrió que recibimos muchos más positrones de lo normal. La principal hipótesis era que esas partículas proceden de los pulsar, estrellas de neutrones o enanas blancas que emiten un poderoso haz de radiación electromagnética en una dirección.

La idea es que ese haz es tan energético que, al chocar con las nubes de polvo y gas, funciona como un auténtico colisionador de hadrones natural, generando todo tipo de partículas subatómicas nuevas, como los positrones.

Animación de un Pulsar. Imagen: Wikimedia Commons

El descubrimiento reciente de una pareja de pulsar situados a solo unos pocos cientos de años luz se convirtió en la oportunidad perfecta para probar esa teoría. Un equipo de astrofísicos analizó la emisión de positrones de los pulsar mediante el Observatorio Cherenkov de gran altitud de México. Los análisis permitieron confirmar que los pulsar, efectivamente, aumentan el flujo de positrones que pasa por la Tierra. La cifra, sin embargo, es varios órdenes de magnitud inferior al bombardeo actual de partículas.

Hay algo más ahí fuera emitiendo positrones, y no sabemos de qué se trata. Existe una hipótesis que asegura que ese flujo se debe al decaimiento de grandes masa de antimateria, pero se trata de una idea completamente teórica, porque de hecho nunca hemos podido observar grandes acumulaciones de partículas de antimateria. Es uno más, de entre los miles de misterios del cosmos aún por revelar. [Science vía Science Alert]

El Sol ha perdido todas sus manchas

Por RT

En estos momentos el Sol “está muy cerca exteriormente de ser ese objeto ideal, sin ningún ‘defecto’”, tal y como se lo concebía antes del siglo XVII.

La cantidad de manchas que presenta el Sol, considerada como la principal característica del nivel de actividad solar, está cayendo “rápidamente a cero”informa el Laboratorio de Astronomía de Rayos X del Sol, adscrito al Instituto Físico Lébedev de la Academia de Ciencias de Rusia. Según precisan los astrónomos, en este momento no se observa ninguna mancha solar en la cara del Sol orientada hacia la Tierra.

“Es difícil decir si hay manchas ahora en la otra parte del Sol, pero, según las fotos de hace dos semanas, cuando esta cara se orientaba hacia la Tierra, tampoco hay manchas allí”, señala el laboratorio, agregando que ahora nuestra estrella “está muy cerca exteriormente de ser ese objeto ideal, sin ningún ‘defecto’“, tal y como se lo concebía antes del siglo XVII.

La cantidad de manchas solares es el parámetro principal por el que se vienen midiendo los ciclos solares durante casi 270 años. Una vez cada 11 años el número de manchas alcanza su punto máximo y, aproximadamente, entre estos picos disminuye hasta su cota más baja, el así llamado mínimo solar. La naturaleza de estos cambios no fue comprensible durante casi 200 años y solo a mediados del siglo XX los científicos establecieron que al cabo de 11 años cambia el campo magnético del Sol.

Actualmente, nuestra estrella “se dirige inevitablemente a su próximo mínimo”, que  alcanzará entre finales de 2018 y la primera mitad de 2019, indican los científicos rusos. En esta fase primero desaparecerán los grupos complejos de manchas y llamaradas asociadas, “lo que parece que ya sucedió”, según los astrónomos. Luego, en la corona estelar empiezan a aflorar nuevos flujos del campo magnético, surgen las primeras manchas y comienza el nuevo ciclo solar de 11 años.

Ahora el Sol entra en una fase en la que pueden aparecer algunas manchas e incluso destellos débiles por un corto espacio de tiempo. Sin embargo, el laboratorio apunta que se trata de llamaradas recientes de actividad que se desvanecen. La desaparición completa de las manchas podría ocurrir dentro de dos o tres meses.

Cada mínimo solar viene acompañado del temor a que la estrella no salga de la recesión de su actividad, como ocurrió con el llamado mínimo de Maunder, cuando, prácticamente, no se observaron manchas desde mediados del siglo XVII hasta principios del siglo XVIII. Sin embargo, desde entonces esta situación nunca se ha repetido. “Su evolución sigue siendo acorde con el comportamiento que se observó durante los ciclos anteriores de 11 años”, recalcan los científicos