Archivos de la categoría PSICOLOGÍA- CEREBRO

Imágenes del cerebro refutan una teoría de los años 60 sobre el dominio del lenguaje

<p>Un equipo de investigadores del proyecto europeo MULTI-LATERAL ha utilizado resonancias magnéticas para estudiar las áreas cerebrales en vivo y ha refutado una teoría sobre la lateralización del lenguaje. / ©Fotolia</p>

Un equipo de investigadores del proyecto europeo MULTI-LATERAL ha utilizado resonancias magnéticas para estudiar las áreas cerebrales en vivo y ha refutado una teoría sobre la lateralización del lenguaje. / ©Fotolia

En 1968, cuando no existían técnicas para observar cómo funcionaba el cerebro en vivo, el neurólogo Norman Geschwind descubrió en personas fallecidas que una región del lóbulo temporal, el planum temporaleera mayor en el hemisferio izquierdo que en el derecho. Como en la mayoría de la población el procesamiento del lenguaje se ubica en ese hemisferio, el neurólogo propuso que la asimetría era un indicador de la lateralización de esa función.

Casi cincuenta años después, un equipo de investigadores del proyecto europeo MULTI-LATERAL ha utilizado resonancias magnéticas para estudiar las áreas cerebrales en vivo y ha refutado esa teoría. La asimetría anatómica del planum temporale, que aloja las funciones auditivas, no es un marcador de la lateralización en el hemisferio izquierdo de las funciones del lenguaje.

En la investigación, publicada en la revista Brain Structure & Function, participaron 287 adultos, diestros y zurdos. “Es el primer estudio con una muestra tan amplia de individuos e incluye todo el rango de variabilidad del lenguaje implementado en el cerebro”, describe a Sinc Nathalie Tzourio-Mazoyer, responsable del Grupo de Imagen Neurofuncional en el Instituto de Enfermedades Neurodegenerativas de la Universidad de Burdeos (Francia) y autora principal del trabajo.

Aunque en la mayoría de los participantes el hemisferio izquierdo estaba especializado en el procesamiento del lenguaje, una minoría lo tenía invertido y era la parte derecha la encargada de estas funciones.

Todos tuvieron que realizar varias tareas mientras los investigadores analizaban su actividad cerebral: describir una imagen con una frase y escuchar frases y listas de palabras. Ninguno mostró que esa región del hemisferio izquierdo fuera un marcador de las tareas relacionadas con el lenguaje, pero sí había una correlación local entre la asimetría anatómica y la funcional durante el procesamiento auditivo del habla.

La mayor asimetría a la izquierda del cerebro no es un marcador de la lateralización a la izquierda de las funciones del lenguaje en los humanos

“Este estudio muestra que la mayor asimetría a la izquierda del cerebro no es un marcador de la lateralización a la izquierda de las funciones del lenguaje en los humanos”, resume la investigadora.

Los enigmas del lenguaje

En los pocos participantes que procesaban el lenguaje con el hemisferio derecho, los resultados fueron los mismos, no invertidos como podría esperarse, lo que refuerza la hipótesis de los investigadores.

“Los resultados del estudio muestran que el planum temporale no explica la rara pero fuerte variabilidad individual del dominio del lenguaje que existe en los humanos y, por lo tanto, no puede considerarse como un marcador de la asimetría del lenguaje a nivel individual”, recalcan.

El proyecto europeo MULTI-LATERAL en el que se enmarca el estudio trata de dar respuestas a estos y otros interrogantes relacionados con la lateralización del lenguaje, un proceso que se desarrolla hasta los once años.

“MULTI-LATERAL lleva en marcha unos 18 meses y durante la mayor parte del tiempo, los diferentes equipos de España, Francia y Países Bajos han estado recopilando y procesando conjuntos de datos”, explica a Sinc Clyde Francks, responsable del Grupo de Neurogenética Humana del Instituto Max Planck de Psicolingüística y coordinador del proyecto. A las imágenes cerebrales se suma la información genética que los científicos están secuenciando de miles de participantes.

El proyecto forma parte del Human Brain Project (Proyecto Cerebro Humano en castellano), una de las Iniciativas de Investigación Emblemáticas de las Tecnologías Futuras y Emergentes (FET Flagships en inglés) de Horizonte 2020 –el programa marco de financiación de la investigación de la Unión Europea–.

Referencia bibliográfica:

Nathalie Tzourio-Mazoyer, Fabrice Crivello y Bernard Mazoyer. “Is the planum temporale surface area a marker of hemispheric or regional language lateralization?”, Brain Structure & Function Noviembre de 2017. DOI: 10.1007/s00429-017-1551-7.

La agencia Sinc participa en el proyecto europeo SCOPE, coordinado por FECYT y financiado por la Unión Europea a través de Horizon 2020. Los objetivos de SCOPE son comunicar resultados visionarios de la investigación de proyectos asociados al Graphene Flagship y el Human Brain Project, así como promover y reforzar las relaciones en la comunidad científica de las Iniciativas de Investigación Emblemáticas de las Tecnologías Futuras y Emergentes (FET Flagships) en la UE.

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Imagenes-del-cerebro-refutan-una-teoria-de-los-anos-60-sobre-el-dominio-del-lenguaje

Hacerse demasiadas selfis puede constituir un trastorno mental

Un ‘amor’ excesivo a hacerse selfis y publicarlas en las redes sociales es un síntoma de una enfermedad mental, opinan los médicos. Incluso ya han introducido un nombre para este trastorno más moderno.

La ‘selfitis’, o la enfermedad mental caracterizada por la obsesión de hacerse autofotos, empezó como una broma en 2014. Dos investigadores llevaron la broma hasta la ciencia y realizaron un estudio destinado a diagnosticar y medir la gravedad de la hipotética ‘selfitis’.

Soledad
© FOTO: PIXABAY

Con la ayuda de 225 estudiantes indios —la India es el país con mayor cantidad de usuarios de Facebook de todo el mundo, según uno de los líderes del estudio, y por eso básicamente uno de los centros mundiales de las selfis—, los autores elaboraron una lista de 20 comentarios vinculados con hacerse autorretratos.

Entre los adictos a tal práctica se encontraban declaraciones como “hacerme selfis me hace sentir mejor y apreciar más mi entorno”, “al publicar selfis espero que mis amigos me elogien” o “me siento más positivo después de hacerme una selfi”, entre otras.

Jóvenes se hacen un selfi
CC BY 2.0 / R4VI / SELFIE STICK
“La cultura de las selfis promueve la popularización del narcisismo”

Luego, el grupo principal de 400 estudiantes valoró cada comentario según el grado de importancia para el entrevistado en una escala de 1 a 5. Cabe mencionar que los participantes han sido elegidos según la observación de su comportamiento en las redes, y representaban tres diferentes fases de la enfermedad: la leve, la aguda y la crónica.

Finalmente, tras estudiar todas las respuestas, los investigadores presentaron una serie de síntomas para cada fase de la selfitis:

  • Una selfitis leve se caracteriza por hacerse tres selfis diariamente sin publicarlas en las redes sociales.
  • Una selfitis aguda se desarrolla cuando esos tres autorretratos se suben a la red.
  • Finalmente, una selfitis crónica da lugar a seis autofotos diarias, y todas publicadas en las redes sociales.

La persona que padece selfitis, según los investigadores Janarthanan Balakrishnan y Mark D. Griffiths, se caracteriza por una típica baja autoestima que busca compensar al atraer más atención a su persona.

A pesar de ser un tema bastante trivial que empezó con una broma y las limitaciones del estudio basado en comentarios subjetivos de los participantes, la investigación ha sido admitida en la Revista Internacional sobre Trastornos Mentales y Adicciones (International Journal of Mental Health and Addiction).

Pues bien, si alguna vez le ha parecido que alguien de su entorno debería parar ya con sus selfis, puede ser que esta persona ya padezca de una de las adicciones que nos regaló el inicio del siglo XXI.

https://mundo.sputniknews.com/sociedad/201712181074827780-fotografia-salud-psicologia/

¿Existe el más allá? Un cirujano revela su experiencia en el umbral de la muerte

Por RT

El neurocirujano estadounidense Eben Alexander ha relatado lo que experimentó en 2008 al pasar una semana en estado de coma, un trance durante el que apenas tuvo un 2% de posibilidades de sobrevivir.

Nadie sabe a ciencia cierta si hay más allá, si bien algunas personas que han tenido vivas experiencias en el umbral de la muerte aseguran que sí. Este es el caso del neurocirujano y escritor estadounidense Eben Alexander, que en su último libro ‘Living In A Mindful Universe: A Neurosurgeon’s Journey Into The Heart Of Consciousness’ relata qué fue lo que sintió cuando en 2008 pasó una semana en estado de coma a raíz de una meningoencefalitis. Durante aquel trance los médicos no le dieron más de un 2% de oportunidades de sobrevivir.

Tras ser conectado a un respirador artificial, Alexander sintió que “una luz bajaba lentamente desde arriba”, algo que describe como “una entidad circular que emitía una música paradisíaca” que llamó ‘La Melodía Rotatoria’, lo cita el diario británico The Sun. Después, “la luz se abrió como un agujero”, y al “caer” en él, llegó a “una valla de vegetación exuberante y fértil” con saltos de agua que lucían como “piscinas de cristal”.

Asimismo, recuerda haber visto nubes blancas y rosadas “como malvavisco”, un cielo muy azul, así como árboles, campos, animales y hombres. Además, asegura que había una neblina que originaba en el agua, en la que había muchos peces.

El pasado mes de marzo, médicos canadienses de una unidad de terapia intensiva observaron un fenómeno al que fueron incapaces de encontrar explicación: retiraron el sistema de soporte vital a un paciente, pero este siguió manifestando actividad cerebral persistente durante diez minutos después de la muerte. Los doctores intentaron encontrarle pulso, presión arterial y reacción de las pupilas, pero no hallaron señales de vida.

EL NÚMERO DE JUGUETES AFECTA A LA CAPACIDAD DE CONCENTRACIÓN Y A LA CREATIVIDAD DE LOS NIÑOS

Revelan cómo la cantidad de juguetes en la niñez afecta al cerebro

pixabay.com
Síguenos en Facebook

Científicos de la Universidad de Toledo (EE.UU.) han demostrado que poseer una gran cantidad de juguetes en la infancia tiene efectos negativos en la capacidad de concentración y en la creatividad de los niños. Los resultados de su estudio fueron publicaron en la revista Infant Behavior and Development.

En el marco del experimento, los investigadores analizaron el comportamiento de 36 menores que fueron divididos en dos grupos. El primer grupo tenía cuatro juguetes para jugar, mientras que el segundo disponía de 16. Cada uno de los niños disfrutó de una sesión de juego individual durante la cual los expertos analizaron su comportamiento.

Así constataron que los niños con menos juguetes prestaban significativamente más atención a cada uno de ellos y sus juegos eran más creativos; el niño estudiaba el objeto y las maneras de interactuar con él desde diferentes perspectivas y mejoraba su concentración.

Por el contrario, el juego de los niños que tenían a su disposición 16 juguetes resultó ser de peor calidad, ya que la atención de los menores se dispersaba y pasaban más tiempo tratando de elegir entre las distintas opciones que en analizar los objetos y sus posibilidades.

Así, la investigación “sugiere que cuando en su ambiente se les proporciona menos juguetes, los niños pequeños disfrutan de períodos más largos de juego con cada juguete, lo que estimula un enfoque de exploración mejor y un juego más creativo”, señalaron los científicos.

“Esto se puede ofrecer como una recomendación en muchos entornos naturales, para apoyar el desarrollo de los niños y promover un juego sano”, concluyeron.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2017/12/un-grupo-de-cientificos-ha-analizado.html

El cerebro que sueña está muy despierto

Imagen: codd20. Fuente: Pixabay.

Imagen: codd20. Fuente: Pixabay.

¿Cómo funciona la consciencia durante el sueño? ¿Está, no está? ¿Sigue ahí? Para tratar de esclarecer estas cuestiones, en primer lugar resumamos las etapas del sueño.

Un buen sueño reparador comienza con un adormecimiento (estado de somnolencia que dura unos diez minutos y en el que aún estamos conscientes) y sigue con un sueño ligero en el que disminuyen el ritmo cardíaco y el respiratorio (vamos perdiendo contacto con la realidad de la vigilia).

A continuación, pasamos por una fase de transición hacia el sueño profundo que dura entre dos y tres minutos. Después (cuarta fase no-REM o NREM), entramos en el sueño delta, una fase de sueño en el que nuestras ondas cerebrales son amplias y lentas, al igual que el ritmo respiratorio.

Por último, llegamos a la llamada fase REM, en la que no nos podemos mover a voluntad porque el tronco cerebral bloquea las neuronas motrices. En esta fase, que recibe su nombre del inglés Rapid Eye Movement (Movimiento del Ojo Rápido), debido al característico movimiento de los globos oculares bajo los párpados, es en la que soñamos.

Consciencia onírica y consciencia de la vigilia

Lo curioso de la fase REM es que, en ella, y a pesar de que no estamos conscientes de lo que nos rodea porque estamos profundamente dormidos, nuestro cerebro tiene una actividad similar a la de la vigilia, es decir, desarrolla una consciencia onírica, la consciencia de los sueños.

Hace un año, un estudio de la Universidad Aalto (Finlandia) y la Universidad de Wisconsin (EEUU) reveló que esa actividad cerebral similar a la de la vigilia propia de la fase REM se puede dar también en la fase NREM.

Este hecho, que se constató gracias a análisis cerebrales con estimulación magnética transcraneal y electroencefalografía realizadas a personas en distintas fases del sueño, desafiaría la comprensión que hasta ahora se tenía de los correlatos neuronales de las experiencias conscientes en el sueño, han señalado los autores de la investigación en un artículo de la revista Nature.

En abril de este año, otra investigación constató lo mismo. En este caso, fue publicada en Neuroscience y liderada por Francesca Siclari, directora del Centro de Investigación sobre el Sueño del Centro Hospitalario Universitario Vaudois en Lausanne, Suiza, aunque en ella también participaron científicos del estudio previo.

¿En qué parte del cerebro se da dicha actividad durante la fase REM y, por lo que se ha visto, también en la fase NREM? Según los experimentos realizados, en las regiones corticales posteriores del cerebro, que los científicos han dado en llamar “posterior cortical hot zone” o “zona caliente de la corteza posterior”.

Por otra parte, Siclari y su equipo han comprobado que los sueños implican a otras zonas cerebrales que usamos cuando estamos despiertos. Por ejemplo, cuando en nuestros sueños aparece una cara, además de estar activa la “posterior cortical hot zone”, se activan también las regiones del cerebro implicadas en el reconocimiento facial.

Lo mismo ocurre con otras regiones asociadas al reconocimiento de palabras, movimientos, aspectos espaciales o pensamientos. Por todo, Siclari y su equipo señalan que los sueños serían una forma particular de consciencia que, durante el sueño nocturno, varía enormemente.

Sueño y memoria

Otro de los elementos que caracterizan a nuestra mente consciente es la memoria. ¿Qué pasa con ella durante el sueño?

Según un estudio realizado en 2006 por especialistas del Dream and Nightmare Laboratory de Canadá, la memoria sigue activa durante los sueños, y es fundamental en la formación de estos. De hecho, las experiencias que tenemos a lo largo del día suelen ser el origen de las imágenes oníricas que generamos mientras dormimos.

Según esta investigación, los mecanismos que nos permiten construir dichas imágenes están relacionados con la actividad del hipocampo, que es un área del cerebro localizada debajo de la corteza cerebral y que desempeña un importante papel en nuestros recuerdos (en la vigilia).

Los sueños están además vinculados a nuestra memoria, pues los recuerdos reaparecen en ellos durante el proceso de “almacenamiento”, es decir, cuando se trasladan de una región cerebral a otra, antes de ser archivados de forma permanente. Y no solo, pues se ha constatado que dormir impulsa nuestra accesibilidad a esas memorias formadas, incluso en situaciones de estrés cognitivo.

Los sueños lúcidos y el lugar de la consciencia

Un aspecto fascinante de la investigación sobre la relación entre consciencia y sueño es el análisis de los sueños lúcidos, los mecanismos que posibilitan estos sueños, y su relación con la consciencia.

Los sueños lúcidos son aquellos en los que somos conscientes de que estamos soñando, es decir, aquellos en los que nos “despertamos” dentro del sueño.

Durante la vigilia, siempre somos conscientes de nosotros mismos, algo que no sucede durante el sueño. Sin embargo, algunas personas son soñadores lúcidos, es decir, tienen la capacidad de darse cuenta dentro de un sueño de que están soñando.

En diversas ocasiones, estos individuos han sido “utilizados” para tratar de ubicar la consciencia en el cerebro. ¿Cómo? Pues midiendo y analizando su actividad cerebral cuando se despiertan dentro del sueño, esto es, cuando cobran consciencia de que están soñando mientras duermen.

En una investigación de hace unos años, científicos de la Sociedad Max Planck para el Avance de la Ciencia (MPG) de Alemania, en colaboración con especialistas del hospital universitario Charité, de Berlín, analizaron a soñadores lúcidos con la técnica de tomografía de resonancia magnética o MRT (técnica no invasiva que utiliza el fenómeno de la resonancia magnética para obtener información sobre la estructura y composición del cerebro).

Sus resultados revelaron que en los individuos de este tipo se activa una red cortical específica cuando alcanzan la consciencia lúcida dentro del sueño. Dicha red estaría constituida por la corteza prefrontal dorsolateral derecha, las regiones frontopolares y el precúneo, que es una parte del lóbulo parietal superior del cerebro.

Dado que todas estas regiones cerebrales están relacionadas con funciones autorreflexivas, los autores de la investigación afirmaron entonces que este hallazgo arroja luz sobre la base neurológica de la consciencia humana.

Así que, por los estudios realizados hasta ahora, parece que la consciencia no duerme, aunque nosotros sí lo hagamos. Quizá, durante el sueño, simplemente se desplace de la realidad de la vigilia a la realidad onírica, para seguir construyendo el sentido que necesitamos para adaptarnos de continuo al medio y seguir viviendo (y soñando).

Referencias bibliográficas:

Francesca Siclari, et al. The neural correlates of dreamingNature Neuroscience (2017).

Jaakko O. Nieminen, Olivia Gosseries, Marcello Massimini, Elyana Saad, Andrew D. Sheldon, Melanie Boly, Francesca Siclari, Bradley R. Postle, Giulio Tononi.  Consciousness and cortical responsiveness: a within-state study during non-rapid eye movement sleepScientific Reports (2016).

http://www.tendencias21.net/El-cerebro-que-suena-esta-muy-despierto_a44285.html

Adicción a móvil y red provoca trastornos en el cerebro

Ante la creciente adicción de los jóvenes al móvil e Internet, un estudio revela que esta dependencia puede causar desequilibrios químicos cerebrales.

Expertos surcoreanos realizaron una investigación a 19 jóvenes diagnosticados con adicción al teléfono móvil e Internet y a otros 19 que usaban estas nuevas tecnologías de forma sana y controlada.

El grupo de adictos presentó índices significativamente más altos de depresión, ansiedad, insomnio severo e impulsividad en comparación con el bloque de los controlados, señalan los resultados de la investigación, presentados en el encuentro anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (RSNA), que tuvo lugar este jueves en la ciudad de Chicago (EE.UU.)

“Cuanto mayor era el índice, más severa era la adicción” señaló Hyung Suk Seo, profesor de Neurorradiología de la Universidad de Corea del Sur y autor del estudio.

En esta investigación se utilizó la espectroscopia de resonancia magnética (MRS, por sus siglas en inglés), una tecnología que permite medir la composición química en el cerebro, para obtener una visión más precisa de lo que le ocurre a los adolescentes con adicción a los teléfonos inteligentes.

Cuanto mayor era el índice, más severa era la adicción” señala Hyung Suk Seo, profesor de Neurorradiología de la Universidad de Corea del Sur y autor del estudio.

Los expertos realizaron exámenes MRS en los jóvenes adictos antes y después de que algunos de ellos recibieran nueve semanas de terapia de comportamiento cognitivo. Además, los 38 participantes pasaron pruebas de medición de los niveles de ácido gamma aminobutírico (GABA), un neurotransmisor que inhibe o ralentiza las señales cerebrales, y de glutamato -glutamina (Glx), un neurotransmisor que aumenta la actividad eléctrica de las neuronas.

Estudios previos señalan que GABA participa en el control motor, en la visión y en la regulación de varias funciones cerebrales, y tener demasiado de esta sustancia puede provocar el aumento de la proporción de neurotransmisores vinculados a la ansiedad y la somnolencia.

Las tomas de MRS revelaron que, en comparación con los controles sanos, la proporción de GABA respecto al Glx era mayor en aquellos que eran dependientes tecnológicos, lo que puede influir en efectos como la ansiedad o la somnolencia.

La buena noticia, como lo calificó Hyung, es que las tasas de GABA a Glx en los jóvenes adictos disminuyeron significativamente o se normalizaron después de la terapia cognitiva conductual.

Un estudio del centro de investigaciones Pew Research Center señala que el 46 por ciento de los jóvenes de EE.UU. dice que no podría vivir sin su teléfono, lo que muestra de que “más y más personas se están convirtiendo en dependientes de aparatos electrónicos portátiles”, según la RSNA, una asociación que agrupa a 54.000 radiólogos y oncólogos de radiación, entre otros especialistas.

ncl/ctl/fmk/rba

http://www.hispantv.com/noticias/ciencia-tecnologia/361159/adiccion-movil-internet-trastornos-cerebrales

“Una ventana al cerebro humano”: prueban implantes cerebrales que cambian el estado de ánimo

Científicos de la Universidad de California y el Hospital General de Massachusetts, en EE.UU., han efectuado las primeras pruebas de los implantes neuronales destinados a registrar la actividad cerebral y estimular automáticamente el cerebro para tratar enfermedades mentales.

Los especialistas están utilizando implantes de “ciclo cerrado” controlados por la inteligencia artificial que detectan patrones relacionados con los trastornos del estado de ánimo y luego se adaptan para devolver el cerebro a un estado saludable, según los resultados del estudio, publicados en la revista Nature.

Así, los implantes neuronales, que generan impulsos eléctricos para regular los sentimientos y el comportamiento humano, podrían estimular el cerebro para tratar trastornos mentales, como la demencia y el alzhéimer, creen los científicos.

La investigación fue financiada por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono (DARPA) con el fin de lograr curar a los soldados y veteranos de guerra que sufren depresión y trastorno por estrés postraumático. El dispositivo, que se cree que puede tratar estas condiciones, ya ha sido probado en seis voluntarios.

“Por primera vez vamos a tener una ventana al cerebro”

Los expertos esperan que, a diferencia de los intentos previos de estimulación cerebral profunda, la estimulación de ciclo cerrado proporcione un mejor tratamiento a largo plazo para los trastornos del estado de ánimo, ya que la nueva generación de algoritmos es más personalizada y se basa en señales fisiológicas y no en la decisión de un médico.

El neurocientífico Edward Chang cree que los datos de los ensayos de implantes cerebrales podrían ayudar a desarrollar terapias no invasivas para las enfermedades mentales, que estimulen el cerebro a través del cráneo.

“Lo más emocionante de estas tecnologías es que por primera vez vamos a tener una ventana al cerebro que nos permite saber qué está sucediendo ahí cuando alguien sufre una recaída”, dijo Chung a Nature.

https://actualidad.rt.com/actualidad/256096-ventana-cerebro-humano-implantes-trastornos

Neurocientífica habla de precognición o “viaje mental en el tiempo”

Por La Gran Época

Hay reglas del mundo físico que no se aplican al mundo mental. Puedes volar en un sueño. Puedes imaginarte a una ardilla hablando contigo. El reino de los sueños y la imaginación es, sin embargo, a menudo considerado como autocontenido. No tiene ninguna influencia tangible en el mundo en general.

Los sueños precognitivos han enseñado a la Dra. Julia Mossbridge lo contrario. “Creo que la precognición es una especie de viaje mental en el tiempo hacia el futuro para obtener información”, dijo. “Estamos tan acostumbrados a aplicar las reglas del mundo físico al mundo mental que en realidad no entendemos que hay diferentes reglas. Es un dominio diferente”.

Ella continuó: “La separación que tenemos entre las personas en el espacio y la separación que tenemos entre los acontecimientos en el tiempo en el mundo físico, ¿quién dice que tienen que aplicarse al mundo mental?”

Los sueños precognitivos sugieren que la mente no sigue las reglas que solemos aplicar al mundo físico, dice Mossbridge.

Mossbridge es una neurocientífica cognitiva. Ha estado trabajando con físicos y psicólogos para averiguar las reglas del viaje mental en el tiempo. Su libro,”Transcendent Mind”, co-autora con el  Dr. Imants Barušs, fue publicado el año pasado por la American Psychological Association.

Tener una institución científica importante que publique este libro es un paso significativo para muchos científicos que han estudiado seriamente la precognición, una “mente compartida” y otros fenómenos que sugieren que la mente existe más allá del cerebro.

La experiencia personal de Mossbridge con los sueños precognitivos la inició en este camino de investigación. Ella dijo que uno de esos sueños, “me arrancó los calcetines”.

Mossbridge tuvo un sueño que predijo exactamente un evento con gran detalle.

Cuando tuvo el sueño, estaba pasando por un divorcio. Tenía un niño de 5 años y no sabía dónde vivirían. Pensó en una zona donde había vivido y pensó que estaría bien volver allí.

Sigue leyendo Neurocientífica habla de precognición o “viaje mental en el tiempo”

Orfidal: qué es y cuáles son sus efectos

El orfidal es uno de los fármacos más vendidos en la actualidad, casi tanto como la aspirina. El hecho de que se haya convertido en uno de los fármacos más prescritos para tratar la ansiedad y el insomnio se debe a una razón: logra relajarnos sin interferir en nuestras actividades cotidianas. No obstante, cuidado, estamos ante un tipo debenzodiacepina y por tanto puede generar dependencia.

La mayoría de nosotros conocemos a alguien que incluye en su vida diaria ese pequeño ritual: la toma de una pequeña y casi insignificante pastilla, el orfidal. Puede incluso que nosotros mismos lo tengamos incluido en nuestras prescripciones médicas o aún más, entre esos fármacos que llevamos consumiendo mucho tiempo. Sin embargo… ¿somos conscientes de que la administración de este fármaco no debe superar las 12 semanas?

Sigue leyendo Orfidal: qué es y cuáles son sus efectos

Mediciones del corazón detectan consciencia en pacientes que no pueden comunicarse

Un estudio del Inserm revela que el latido cardíaco, en respuesta a un estímulo sonoro, puede reflejar si personas en estado vegetativo están conscientes o no

Determinar si una persona que se encuentra en estado vegetativo tiene o no consciencia resulta fundamental para su tratamiento y recuperación. Hasta ahora, estos diagnósticos se habían centrado en el análisis del cerebro. Pero científicos del Inserm, en Francia, han ideado recientemente otra metodología: Atender a las fluctuaciones de los corazones de este tipo de pacientes, cuando se les presenta un estímulo sonoro. El método ya ha sido probado en 127 personas en estado vegetativo, con resultados esperanzadores. Por Yaiza Martínez.

Hace poco, hablábamos de una novedosa tecnología (que combina la resonancia magnética funcional y la electroencefalografía), que ha permitido mejorar la detección de consciencia en pacientes con lesiones cerebrales graves por traumatismo, directamente en la UCI. Este avance fue realizado por neurólogos del Hospital General de Massachusetts, en EEUU.

Ahora, científicos del Instituto nacional de la salud de Francia, elInserm, aportan también un nuevo enfoque para el mismo fin: una metodología basada en el corazón que también permitiría diagnosticar de manera más precisa si un paciente en estado vegetativo tiene o no consciencia, aunque sea mínima.

Conocer este punto resulta crucial, para ayudar a tomar decisiones más ajustadas sobre el tratamiento y los cuidados a seguir con estas personas, y así impulsar su recuperación. Por ejemplo, puede permitir la distinción entre un estado vegetativo en el que el paciente está despierto pero no consciente, de un estado mínimo de consciencia que implique un cierto grado de consciencia a pesar de las apariencias.

Mirando los latidos

La nueva metodología consiste más concretamente en medir los cambios en los latidos cardíacos de pacientes en estado vegetativo, como respuesta a una estimulación sonora. Ya ha sido probada con 127 pacientes de entre 17 y 80 años, y ha demostrado ser útil.

Hasta el momento, las herramientas desarrolladas para determinar el estado de consciencia, como el electroencefalograma (EEG) o la resonancia magnética funcional ya mencionados, se concentraban en el cerebro. Pero este novedoso enfoque se ha centrado en explorar la interacción entre el cerebro y el corazón.

Los investigadores franceses estudiaron esta interacción porque estudios previos habían revelado que los procesos “inconscientes” del sistema nervioso autónomo, como la respiración o los latidos del corazón, pueden ser modulados por procesos cognitivos conscientes.

Asimismo, se sabía que la percepción de un estímulo externo, como los estímulos auditivos, podía reflejarse en la actividad cardíaca, en especial si el sujeto tiene algo de consciencia.

Resultados obtenidos 

Al analizar los datos cardiacos de los 127 pacientes se observó que, en aquellos que estaban conscientes o mínimamente conscientes, los ciclos cardíacos podían ser modulados con estimulación auditiva.Los científicos también demostraron que esta información sirve para complementar datos obtenidos con el electroencefalograma: La combinación de ambas pruebas (la cardiaca y la del EEG) mejora notablemente el diagnóstico del estado de consciencia, informa el Inserm.

El hallazgo abre nuevas perspectivas para un enfoque más general en la evaluación del estado de consciencia de pacientes en estado vegetativo.

Los investigadores pretenden ampliar a continuación su análisis a otras señales fisiológicas moduladas por procesos conscientes, como la respiración o la dilatación de la pupila. El objetivo final es desarrollar una herramienta integral que mejore la evaluación de estos enfermos.

También para medir la sabiduría

Curiosamente, el año pasado también se usaron mediciones del corazón para detectar la sabiduría, en este caso de personas plenamente conscientes.

Fue en un estudio  de la Universidad de Waterloo (Canadá), en el que se reveló que la variación de la frecuencia cardíaca, trabajando en conjunción con el pensamiento, hace posible que las personas reflexionen más sabiamente acerca de problemas sociales complejos. Es decir, que la variabilidad de la frecuencia cardíaca durante la actividad física baja, estaría relaciona con un juicio menos sesgado, más sabio.

 

Referencia bibliográfica:

Jacobo Sitt, et al. Brain–heart interactions reveal consciousness in noncommunicating patients.Anals of Neurology (2017). DOI: 10.1002/ana.25045.

Yaiza Martinez

http://www.tendencias21.net/Mediciones-del-corazon-detectan-consciencia-en-pacientes-que-no-pueden-comunicarse_a44243.html