Archivos de la categoría LA ATLANTIDA

El Origen Extraterrestre de los Atlantes

http://www.veritasboss

El escritor y arqueólogo René Gau aportaba en su libro “Un roman de Tanger. La Guerre nouvelle” (1951), nuevos datos que podrían confirmar  la teoría del origen extraterrestre de los atlantes. Estos nuevos datos procederían de los descubrimientos efectuados en Ur, de unas placas grabadas que los servicios secretos norteamericanos mantendrían ocultos.

Estas placas provienen de las excavaciones arqueológicas efectuadas por Leonard Wolley en 1927, en la antigua ciudad sumeria de Ur. Mientras allanaba el terreno, Wooley descubrió bajo un cofre de atavíos el pozo que debía conducirle a la tumba del rey. Luego, se limpió otra estancia, en las que había numerosos objetos de valor, entre los cuales un estandarte en el que figuraban dibujos de escenas de guerras. Entre los demás objetos hubo uno que fue hurtado con habilidad por un trabajador, que disimuladamente logró llevárselo al concluir su faena.

Leonard Wolley

Leonard Wolley

El profesor Gerboult encontró el cofrecillo robado a Wooley en poder de un anticuario, que se deshizo de él mediante un precio excesivo. El contenido del cofrecillo se componía de piedras preciosas talladas y joyas grabadas con signos intraducibles. El profesor Gerboult guardó intencionalmente “doce hojas de oro” sobre las cuales había dibujadas unas pictografías, y una estrella de siete ramas de 12 centímetros de diámetro.

René Gau ha escrito a propósito de los antiguos signos pictográficos grabados en las placas de oro:

“La comunicación parecía muy diferente de las de las placas de Ur. Por decir así, parecía un complemento explicativo; hablaba de la procedencia del cofrecillo y de dos planos que se hallaban allí. Uno indicaba la forma de dirigirse al Alto Egipto en el hipogeo de los reyes atlantes y el otro daba el plano en estrella de las tumbas agrupadas de los treinta últimos reyes atlantes, de los cuales el primero y el trigésimo estaban situados al centro y muy nítidamente marcados sobre la estrella plana. El lugar parece haber sido fijado aproximadamente, pues las indicaciones hacían comprender que se encontraba entre veinte y treinta días de marcha del Nilo. Un punto preciso era a mitad de camino entre Asuán y el oasis del desierto al oeste. Las hojas de oro traían también la confirmación de la venida a la Tierra con destino la Atlántida de seres muy perfeccionados, desembarcados del cielo, hace más o menos quince mil años”.

El relato prosigue así:

“Me enteré por la traducción de los textos grabados que las joyas tenían un valor mucho más arqueológico que comercial. Constituían talismanes provenientes de los atlantes, quienes a su vez los tenían de seres que se decían humanos, remotos hermanos de las estrellas. Estos les visitaron un día, venidos de las profundidades intersiderales en una nave voladora. Tal descubrimiento debía de servir de base a otras búsquedas arqueológicas, ya que confirmaba las opiniones de Platón, con la increíble noticia de la existencia de hermanos de nuestra humanidad terrestre, claramente superiores a nosotros, oriundos de otras galaxias”.

“Claves de la Atlántida” Sergio Manuel Pop, Kostas Sonidis.

www.monor.org – LA CAJA DE PANDORA


EN ESTA ENTREGA SERGIO MANUEL POP ENTREVISTA A KOSTAS SONIDIS APORTÁNDOTE NUEVAS CLAVES ACERCA DE LA UBICACIÓN DE LA ATLÁNTIDA Y ADEMÁS DEBATIREMOS EL MECANISMO DE EVOLUCIÓN DEL GRIEGO CLÁSICO HASTA NUESTRA LENGUA LA HISPANA.

***

La Tabla de Esmeralda

es.atlantis-and-atlanteans.org

Resultado de imagen de tabla esmeralda alquimia

Edición rusa

Sobre las Tablas de Esmeralda

por Vladimir Antonov
Traducido del ruso al español por Antón Teplyy
Al comienzo del texto, Thoth el Atlante explica por qué fue destruida la Atlántida. Esto pasó porque el conocimiento secreto no fue bien guardado y cayó en las manos de los indignos, que empezaron a usarlo para el mal. Además, iniciaron los sacrificios sangrientos, lo que produjo numerosas encarnaciones de seres infernales entre las personas.
Durante la destrucción de la Atlántida*, Thoth se trasladó en un barco con el grupo de otros Atlantes, Que lograron la Divinidad, a Egipto (Khem).
El Primordial* recomendaba a Thoth:
“¡Ve como el Maestro de los humanos! ¡Ve guardando las Enseñanzas hasta que la iluminación crezca entre las personas!
Tú Mismo serás la Luz* oculta durante los siglos, pero, a pesar de todo, la verán los iluminados.
¡Nosotros Te damos el poder para que trabajes por toda la Tierra! Tú también podrás darlo a los demás y quitarlo”.
A partir de ese momento, Thoth ha comenzado a trabajar como elRepresentante del Primordial.
Thoth contaba cómo Él Mismo había transitado el Camino hacia la Unión con el Primordial. De hecho, todos pueden transitarlo; sin embargo, este Camino es diseñado de tal manera que contiene dificultades para los caminantes. Estas dificultades detendrán a los débiles, a los éticamente indignos o a los intelectualmente inmaduros. “¡Vayan! ¡Pero no lleven consigo a aquellos sin sabiduría, ni a los insinceros a ni los débiles!”, enseña Thoth.
Thoth da las recomendaciones básicas para la armonización inicial del sistema de chakras. Solamente por el hecho de cumplirlas, Él promete salud y longevidad.*
En las etapas más altas de la práctica meditativa, uno, como conciencia, debe zambullirse en las Profundidades del espacio multidimensional y conocer allí “los mundos estelares” y la Luz del Gran Fuego, que existen en el Camino hacia la Morada del Primordial. Allí también están otros “espacios”, “vacíos en apariencia, pero con las llaves escondidas dentro de éstos”.*
Thoth también explica una de las meditaciones más altas, “el Templo”, y su variación particular, “la Pirámide”.
Sobre la historia de Su ascensión espiritual, Thoth dice lo siguiente:
“Un día, en los tiempos remotísimos, Yo, Thoth, después de abrir laspuertas, entré en otros planos espaciales y estudié los misterios ocultos allí.
A menudo viajaba Yo abajo por un sendero oscuro hacia el espacio donde siempre llamea la Luz.
Por mucho tiempo permanecí en el Templo del Primordial hasta que llegara a ser uno con la Luz”.
Después Thoth se encarnó de nuevo en Egipto como Hermes Trismegisto (oTres Veces Nacido)*.
Thoth da las siguientes recomendaciones a los buscadores espirituales:
“Guarden y observen el precepto del Primordial:
¡Encuentra el desorden en tu vida y destrúyelo! ¡Equilibra y ordena tu vida!
Extermina todo el caos de tus emociones y obtendrás la armonía en tu vida.*
Con el silencio conquista el hábito de la verbosidad.
¡Siempre dirige tu mirada hacia la Luz!
¡Verdaderamente, serán uno con su Maestro, cuando lleguen a ser dignos de esto! ¡Y después, verdaderamente, serán uno con el Todo!*
¡Recuerden Mis preceptos! ¡Guárdenlos y cúmplanlos, y Yo estaré con ustedes, ayudándoles y acompañándoles hacia la Luz!
¡Llegando a ser uno con la Luz, levántate de la oscuridad!
Debes aspirar a convertirte en el Sol Divino”*.
¡Sigue este Camino y llegarás a ser uno con la Totalidad!
La Luz viene a los que se esfuerzan. El Camino que lleva a la Sabiduría es duro, es duro el Camino que lleva a la Luz. Encontrarás muchas piedras en este Camino, muchas montañas tendrás que superar en el Camino hacia laLuz.
Pero ten en cuenta, oh hombre, que siempre a lado tuyo caminan losMensajeros de Luz. ¡Está abierto Su Camino para todos dispuestos a entrar en laLuz!
Ellos —los Mensajeros de Luz, los Mensajeros de Mañana— brillan entre las personas. Son parecidos a ellas, pero, al mismo tiempo, diferentes.
Muchas sombras oscuras caerán sobre tu luz* y tratarán de apagarla, tratarán de apagar la luz del alma que anhela ser libre. Muchas trampas te esperarán en este Camino. ¡Aspira a conocer la Sabiduría Más Alta! ¡Sigue comprendiendo, y entonces conocerás la Luz!
La Luz es eterna, la oscuridad es fugaz. ¡Aspira, oh hombre, siempre a laLuz! ¡Que sepas que en cuanto la Luz llene tu ser, la oscuridad para ti desaparecerá!
¡Abre el alma para los Mensajeros de Luz! ¡Permíteles entrar y llenarte de laLuz!
¡Y que siempre sea dirigido a esta Meta tu rostro!
¡Abre el alma, oh hombre, para el universo entero! ¡Y que “fluya” éste a través de ti, uniéndose con el alma!*
La evolución del hombre consiste en la transformación en las formas que no pertenecen a este mundo. Él crece, convirtiéndose gradualmente en lo sin forma para vivir en un plano superior. Te es importante saber que debes convertirte en lo sin forma antes de unirte con la Luz.
Escucha, oh hombre, Mi voz, que te explicará los caminos a la Luz y te mostrará los medios para alcanzarla, para que llegues a ser uno con Ésta:
¡Busca primero los misterios del Corazón de la Tierra! ¡Busca la Llama* de laTierra Viviente! ¡Sumérgete en el resplandor de esta Llama!
Que sepas, oh hombre, que tú, en tu esencia, eres formado de la materia y de la Llama. ¡Que tu Llama* resplandezca vivamente! ¡Que seas sólo la Llama!
¡Busca Sabiduría cada vez más! ¡Encuéntrala en las profundidades de estaLlama! ¡Debes saber que sólo a través de tus esfuerzos la Luz te llenará!
Sólo aquel que se ha saturado de la Luz puede pasar por los guardias que cuidan el Camino de los indignos.
Debes conocerte como Luz, preparándote para la continuación del Camino.
La sabiduría está cubierta por la oscuridad. Pero cuando, habiendo resplandecido como Alma-Llama, obtengas la Sabiduría, llegarás a serNuevamente Nacido como Luz y luego Nuevamente Nacido en el infinito “Sol Divino”.*
¡Únete con la Luz! ¡Y sé la guía de las Instrucciones y los Principios Divinos para el mundo de los hombres!
¡Aspira, oh hombre, a encontrar, a través de la imagen del “Sol Divino“, el gran Camino que lleva a la Vida eterna!
¡Que sepas, oh hombre, que eres un alma! ¡El cuerpo no es nada! ¡El alma es lo esencial! ¡No permitas que tu cuerpo sea una atadura para ti!
¡Deja la oscuridad y peregrina en la Luz! ¡Aprende a abandonar tu cuerpo, oh hombre, y llega a ser libre de éste!* ¡Conviértete en la Luz verdadera y únete después con la Gran Luz!*
Que sepas que el espacio donde moras está penetrado por los Otros, tan Grandes como Aquel. Ellos permanecen incluso dentro de ti y puedes conocerlos en tu corazón espiritual. Sin embargo, debes entender que Ellos existen en Su dimensión espacial, separados del mundo de la materia.
Debes saber que siempre y por todas partes existe la Conciencia eterna e infinita. No obstante, está escondida de las miradas superficiales.
¡La llave para estos mundos Superiores está dentro de ti, sólo en el interiorpuedes encontrarla!*
¡Abre las puertas dentro de ti, y vivirás una vida verdadera!
Hombre, pensaste que vives… Pero debes saber que tu vida anterior llevaba sólo a la muerte. ¡Pues, cuando estás encadenado por tu cuerpo, para ti no existe una verdadera vida! ¡Solamente el alma que ha encontrado la libertad del mundo material tiene la verdadera vida! ¡Todo el resto son cadenas, lazos de los cuales debes liberarte!
¡No pienses que los hombres nacen para lo terrenal! ¡Aunque nacieron en la Tierra, son —en su esencia— unos espíritus de luz! ¡No obstante, sin el conocimiento verdadero, nunca se liberarán!
La oscuridad rodea a los que anhelan nacer en la Luz. La oscuridad encadena las almas. ¡Sólo el que busca puede tener la esperanza de la Liberación!
¡Conviértete en el Sol Divino”, en el Gran Astro! ¡Cumple esto y te liberarás!
¡La Gran Luz, que llena invisiblemente todo el espacio, está dispuesta a ayudar al hombre con todos los medios posibles! ¡Así que, haz de tu cuerpo una antorcha de Luz, que brillará entre los hombres!
¡Escucha y entiende! ¡La Llama es la fuente de todas las cosas! ¡Todo lo que existe es Su manifestación!
¡Aspira a la Unidad con el “Sol Divino”!
¡Además, piensa unir la Luz con tu cuerpo humano!
¡La Luz es la Fuente de toda la vida! ¡Sin la Gran Luz nada puede existir!
Debes saber que la esencia de cada objeto material es la Luz.
Debes saber que todo el espacio está lleno de mundos dentro de los mundos.
Profundamente debajo de la imagen de la Pirámide está Mi misterio. Busca y lo encontrarás en aquella Pirámide que Yo he creado.
Usa esta llave que Yo he dejado para ti. ¡Investiga y la puerta a la verdaderaVida se abrirá! ¡Búscala en Mi Pirámide, profundamente debajo de ésta, y también en la Pared!*
Repito que a través de la Pirámide, creada por Mí, encontrarás el paso secreto a la verdadera Vida.
¡Busca y hallarás allí aquello que Yo he escondido! Allí está la “entrada subterránea” en los misterios que habían existido antes de que ustedes fueran hombres.
En verdad, Nosotros sabemos que nada es más importante para ustedes que el crecimiento de las almas y que la carne es perecedera. Para Nosotros las cosas que los hombres consideran grandes no significan nada. Lo único que esperamos de ustedes es un estado perfecto de las almas. No esperamos nada de los cuerpos.
¡Cuando comprendan que nada es más importante que el desarrollo del alma, sólo entonces podrán liberarse de todos los lazos y ser libres para el trabajo según su predestinación humana!
¡Debes aspirar a la Perfección, pues sólo así podrás alcanzar la Meta!
¡Que sepas que el futuro nunca es definido, sino que depende del libre albedrío del hombre! Y es posible “leer el futuro” sólo a través de esas causas que producen los efectos en los destinos.
¡Que sepas que tu cuerpo nunca sabrá el toque de la muerte al estar en orden perfecto! ¡Realmente, cuando pierdas la concordancia con tu predestinación, incluso la “casualidad” será posible! Pero mientras la concordancia sea impecable, no se interrumpirá tu vida y no experimentarás la muerte.
¿Acaso no sabes que en el Corazón de la Tierra está la fuente de la armonía de todo lo que existe en su superficie? Con el alma estás conectado con elCorazón de la Tierra y con tu carne estás conectado con su materia.
Cuando aprendas a mantener la armonía en ti mismo, podrás acceder a laarmonía del Corazón de la Tierra. Entonces existirás con la Tierra hasta que ella exista, modificándote corporalmente a medida que la Tierra se modifica, sin saber de la muerte, en la unión con el planeta, permaneciendo en tu cuerpo hasta que todo desaparezca.
Tres cualidades son propias de Dios en Su Casa de Luz*: el Poder Infinito, la Sabiduría Infinita y el Amor Infinito.
Tres poderes tienen los Maestros espirituales: transmutar el mal, ayudar al bien y usar su facultad de discernir*.
Ellos manifiestan tres cualidades: Poder, Sabiduría y Amor.
Tres manifestaciones del Espíritu crean todo lo que existe. Son: el Amor Divino que posee el conocimiento perfecto, la Sabiduría Divina que tiene todos los medios posibles para ayudar a los seres encarnados en su desarrollo y elPoder Divino que pertenece solamente a la Única Conciencia Primordial, Cuya Esencia es el Amor Divino y Sabiduría.
La oscuridad y la Luz son de la misma naturaleza y difieren sólo exteriormente. Ambos provienen de la misma Fuente. Pero la oscuridad es el caos, cuando la Luz es la Armonía Divina.
La oscuridad transmutada es la Luz.
Esto, Mis hijos, es su propósito: ¡transmutar la oscuridad en la Luz!
¡Deja tu cuerpo, como Yo te ensañaba!* ¡Y ve a los confines profundos, ocultos!”

Aida. La Atlántida y el Patrimonio de Orión

fuente/Biblioteca PLeyades

Hay mucha confusión sobre quién estaba a cargo en la Atlántida. 

Algunos dicen que fueron los Sirios; los ‘Pleyadianos’ dicen que el karma que están trabajando al estar en contacto con nosotros los humanos en el tiempo presente se origina de la Atlántida, y otros dicen que Orión gobernó a la Atlántida. Entonces, ¿quién está en lo correcto?

Por extraño que pueda parecer, fue todo lo anterior. La isla de la Atlántida había sido escasamente poblada ya mucho antes del foco de nuestra historia, pero no en el sentido que estaba a punto de llegar a ser.

Cuando EA [°] decidió permitir que las tribus se separaran, y muchas de ellas se fueron hacia el este y terminaron en Mu, EA y una gran cantidad de seres humanos mejorados, con el Fuego de la Diosa, se dirigieron hacia el oeste y se establecieron en la isla del Atlántico donde eventualmente construyeron ciudades de ciudades de estructuras especiales que nosotros estamos tan acostumbrados a ver en las fotos de la época.

Las posteriores construcciones de ciudades, como Babilonia, fueron construidas con una arquitectura similar en mente.

Figura 7-1

Una reconstrucción de la Atlántida de Platón.

EA escogió sus diez híbridos humanos favoritos y dejó que se convirtieran en reyes sobre diez reinos diferentes, más o menos hacia fuera sobre el área de la isla.

Contrariamente a los Lemurianos, que se quedaron sin un comandante alienígena, los atlantes fueron gobernados por reyes, no por Reinas o chamanes. Sus chamanes, sin embargo, fueron instruidos para construir sus propios sacerdocios (más correctamente, “Sacerdocios de Sacerdotisas) donde ellas podrían dedicarse al chamanismo. En Atlántida, EA más tarde sería conocido como Poseidón (en Grecia) y Neptuno (en Roma).

Los Sirios echaron suertes, y a EA se le dio la gran isla de gobernar como un rey; este era su dominio, y él fue el primero y el último rey de reyes de la Atlántida.

Según el relato de Platón, Poseidón (EA) y tomó una esposa adicional, Clito, que era una hembra humana mortal. Ella dio a luz a 5 pares de gemelos, de los cuales, Atlas era el mayor y más poderoso (el término Atlántida proviene del nombre Atlas).

Poseidón le prometió a Cleito hace de lar Atlántida un paraíso real. [1]

Así que él construyó una ciudad junto al océano y puso un templo en el centro de la ciudad. Además, dice la leyenda, Poseidón arrojó un regalo del cielo; un enorme hermoso cristal, que él ‘dio al pueblo’. El pueblo, porque este cristal vino de “Dios”, lo adoraron, y les dio la longevidad. Yo creo que sí, pero no en la forma en que la leyenda nos dice.

El equipo de ingeniería genética utilizó cristales de cuarzo y en grandes cantidades cuando crearon y manipularon las formas de vida en sus laboratorios, y ciertamente había laboratorios en la Atlántida.

Aun así, Poseidón le dio la longevidad a la humanidad; de hecho, les dio una vida más larga que los humanos nunca habían tenido alguna vez hasta nuestros días. Se convirtieron en semi-dioses después de haber comido tanto del Árbol del Conocimiento como del Árbol de la Vida.

Platón dijo que según los egipcios, la parte norte de la isla de la Atlántida consistía sobre todo en montañas, y también las líneas de la costa del norte.

En el sur hubo un gran plano de una forma oblonga. En la isla central, donde fue construida la ciudad principal y un palacio, Poseidón y su esposa humana habrían de residir.

Atlas, el hijo mayor, se convirtió en rey de la región alrededor de las Montañas Atlas de hoy en el este (al norte y al noroeste del África de hoy), donde él nació.

Sus otros hijos habrían todos de “gobernar sobre muchos hombres y un gran territorio”: [2]

“Poseidón talló un palacio den la la montaña donde su amor vivía, y lo rodeó con tres fosos circulares de anchura creciente, variando en tamaño desde uno a tres estadios y separados por anillos de tierra proporcional en tamaño.

Los atlantes entonces construyeron puentes hacia el norte de la montaña, haciendo una ruta hacia el resto de la isla. Cavaron un gran canal hacia el mar, y junto a los puentes tallaron túneles a lo largo de los anillos de roca para que los barcos pudieran pasar a la ciudad alrededor de la montaña; tallaron muelles a partir de las paredes rocosas de los fosos.

Cada pasaje a la ciudad estaba protegido por puertas y torres, y una pared rodeaba a cada uno de los anillos de la ciudad.

Las paredes fueron construidas de roca roja, roca blanca y negra extraída de los fosos, y estaban cubiertos de latón, estaño y el precioso metal orichalcum, respectivamente.” [3]

Así que parece que Poseidón eligió construir su palacio en una montaña (al parecer, no ajeno a los Sirios, cuya cultura EA había adoptado mucho) y la ciudad fue creada alrededor de ella con canales extendiéndose hasta el mar, lo cual era cierto elemento de Poseidón.

Hoy escuchamos mucho acerca de OVNIs sido vistos ascender del agua, ya sea desde grandes lagos o del mar.

Esto tiene mucho sentido, porque hay muchas bases extraterrestres bajo el fondo del océano, protegidas y seguras de los curiosos.

Figura 7-2

EA/ENKI como Poseidón

Parece que Poseidón adoptó rápidamente la regla patriarcal, eligiendo hombres para gobernar los 10 Reinos de la Atlántida en lugar de mujeres.

La historia cuenta que en un momento, el primogénito en la élite gobernante (aquellos que tienen la más pura línea de sangre aria) era una mujer, y ella se suponía que en realidad para heredar el trono en uno de los Reinos.

Sin embargo, antes de que ella tuviera la oportunidad, sus padres dieron a luz a un bebé de sexo masculino, que luego se convirtió automáticamente en el sucesor del trono. Así, a pesar de ser ario y haber nacido de la Reina de las Estrellas, EA/ENKI/Poseidón se había convertido en un verdadero Sirio en naturaleza en más de una forma.

Poseidón era muy estricto con el mantenimiento de la línea de sangre aria/Namlú’u lo más intacta posible cuando se trataba de la élite gobernante.

Sólo la descendencia de sus propios diez hijos híbridos habría de gobernar en la Atlántida. Poseidón mismo intencionalmente tomó mujer humana de la línea de sangre aria/Lú y creó un híbrido; sobre todo de sangre aria, y el resto con una gran cantidad de ADN Lú y un poco de Sirio.

Pero fue la sangre aria dominante la que corría por las venas de los manipulados, los neandertales más cortos, que tenían el más potente Fuego de todos los seres humanos en los Reinos de la Atlántida.

Así que sus hijos, que eran seres humanos de primera generación súper mejorados (Proyecto Elohim Mejorado), teniendo mucha más sangre aria, entonces tomaron cónyuges entre las más capaces de las híbridas humanas existentes.

De esta manera, Poseidón esperaba finalmente poder conseguir su objetivo de crear un evento mundial en el futuro lejano, donde él y sus aliados de Sirio pudieran alimentarse de la energía Khaa de todos los seres humanos mejorados en el mundo y usar esto para ganar poder en el Reino del Khaa, el universo de la Diosa Madre.

Esta es también la razón por la que Poseidón, el ‘Dios del Océano’ , pasó gran parte de su tiempo bajo el fondo del mar; continuando sus experimentos genéticos allí.

Mucho investigador lo tiene correcto y dedica la Atlántida al linaje reptil, ario, pero sin comprender la dinámica detrás de todo.

Se vuelve confuso para la mayoría de personas que tratan de investigar esto, mientras no se dan cuenta de que EA no era un Sirio, sino que era nacido en Orión, y por lo tanto un ario. Ellos ven referencias al linaje reptil ario cuando lo rastrean hacia atrás, y acusan a todo el Imperio de Orión por algo que hizo un solo ario, es decir, el príncipe EA.

Hubo otros arios involucrados, como la consorte de Enlil, NINLIL, pero EA era el único ser de Orión lo hizo todo el trabajo que finalmente llevó hasta el escenario al que nos enfrentamos hoy. Aparte de eso, investigadores como David Icke han encontrado la información correcta pero hacen el mismo error que todos los demás.

Sigo pensando que han hecho mucha buena investigación sobre nuestro pasado humano, y en muchos casos es justo en el blanco.

Aquí él hace la conexión entre la Atlántida y Orión:

“La civilización minoica en Creta, parte del imperio de Sumer, fue otra cultura serpiente-toro.

Ellos llamaron a su línea de reyes arios ‘Minos’ Los hijos de la Diosa Serpiente porque, una vez más, la línea aria es la más pura de los reptilianos híbridos. Estos fueron los reyes Serpiente que gobernaron Atlántida y el posterior Imperio Sumer.

La Antigua Creta, como con otros centros conectados, era famosa por su laberinto, una palabra que significa ‘Casa del Hacha doble’ o “Casa de la Diosa Serpiente”. [4]

Así que aquí Icke nos está diciendo la misma cosa; la línea de sangre aria es la “más pura” de los híbridos Reptilianos (humanos).

Los ‘reptilianos’ en este caso son aquellos que adaptaron el matriarcado, que es la serpiente Kundalini, la energía femenina. Icke está básicamente repitiendo lo que EA mismo pensaba, y de cómo quería que los seres humanos evolucionaran.

A Enlil y a sus jefes supremos de Sirio no les importaba que el Proyecto Elohim consistiera principalmente de la sangre aria siempre y cuando pudieran crear el efecto que era necesario para que los Sirios tomaran ventaja de él.

Sigue leyendo Aida. La Atlántida y el Patrimonio de Orión

Entre el mito de Platón y la realidad histórica: la Tercera Vía de la Atlántida

Portada - Detalle del cuadro “Terror Antiquus” (1908), óleo del pintor ruso León Baskt (1866 –1924). Museo Estatal Ruso. (Public Domain)

http://www.ancient-origins.es/

El tiempo y el lugar en que existiera la Atlántida mencionada por el sabio Platón, hace unos veinticuatro siglos, en fragmentos de sus Diálogos −las fuentes escritas más antiguas disponibles−, vuelven a ser debatidos una vez más. En esta ocasión a través del más reciente estudio sobre tan grandiosa civilización, el “gran y maravilloso imperio” mencionado en la antigüedad, que habría sucumbido debido a sus excesos sin, al parecer, dejar huellas claras y contundentes de su presencia.

Descubriendo “La Atlántida Histórica”

Desde los textos de Platón, donde quedó registrada por vez primera, y tras los numerosos escritos posteriores −históricos y científicos−, un nuevo estudio examina y argumenta la existencia de la Atlántida bajo una amplia perspectiva a la que se denomina como “tercera vía” −que no se posiciona “ni entre las argumentaciones más atrevidas (sobrenaturales) ni entre las más conservadoras”−, sobre todo lo escrito al respecto.

¿Existió la Atlántida en realidad? Y si existió ¿dónde y cuándo cobró vida? Éstas son algunas de las preguntas que se hacen los interesados por esta remota y fascinante civilización. Mientras Rainer Kühne y otros investigadores propusieron en el 2004 que sus ruinas se encontraban en las Marismas de Hinojos, cerca de Cádiz, con este nuevo estudio el autor ha buscado contextualizar y localizar a la que llama Atlántida histórica, sugiriendo una ubicación diferente.

Busto de Platón. Copia romana (siglo IV) de un original griego. Museo Pío-Clementino del Vaticano. (Public Domain)

Busto de Platón. Copia romana (siglo IV) de un original griego. Museo Pío-Clementino del Vaticano. (Public Domain)

Sigue leyendo Entre el mito de Platón y la realidad histórica: la Tercera Vía de la Atlántida

Entre el mito de Platón y la realidad histórica: la Tercera Vía de la Atlántida

http://www.ancient-origins.es/

Portada - Detalle del cuadro “Terror Antiquus” (1908), óleo del pintor ruso León Baskt (1866 –1924). Museo Estatal Ruso. (Public Domain)

El tiempo y el lugar en que existiera la Atlántida mencionada por el sabio Platón, hace unos veinticuatro siglos, en fragmentos de sus Diálogos −las fuentes escritas más antiguas disponibles−, vuelven a ser debatidos una vez más. En esta ocasión a través del más reciente estudio sobre tan grandiosa civilización, el “gran y maravilloso imperio” mencionado en la antigüedad, que habría sucumbido debido a sus excesos sin, al parecer, dejar huellas claras y contundentes de su presencia.

DESCUBRIENDO “LA ATLÁNTIDA HISTÓRICA”

Desde los textos de Platón, donde quedó registrada por vez primera, y tras los numerosos escritos posteriores −históricos y científicos−, un nuevo estudio examina y argumenta la existencia de la Atlántida bajo una amplia perspectiva a la que se denomina como “tercera vía” −que no se posiciona “ni entre las argumentaciones más atrevidas (sobrenaturales) ni entre las más conservadoras”−, sobre todo lo escrito al respecto.
¿Existió la Atlántida en realidad? Y si existió ¿dónde y cuándo cobró vida? Éstas son algunas de las preguntas que se hacen los interesados por esta remota y fascinante civilización. Mientras Rainer Kühne y otros investigadores propusieron en el 2004 que sus ruinas se encontraban en las Marismas de Hinojos, cerca de Cádiz, con este nuevo estudio el autor ha buscado contextualizar y localizar a la que llama Atlántida histórica, sugiriendo una ubicación diferente.
Busto de Platón. Copia romana (siglo IV) de un original griego. Museo Pío-Clementino del Vaticano. (Public Domain)
Busto de Platón. Copia romana (siglo IV) de un original griego. Museo Pío-Clementino del Vaticano. 
El principal y más preciado metal de la Atlántida, el llamado oricalco o cobre de montaña, utilizado para registrar las leyes y normas de esta civilización en la columna del Templo de Poseidón, ¿podría estar relacionado con los prolíficos yacimientos de pirita del Mediterráneo Occidental y Tartessos? Una Edad del Bronce en el occidente mediterráneo, alrededor del año 9000 a. C., “es un disparate”, apunta Mario Mas Fenollar, autor del estudio recientemente publicado: El descubrimiento de la Atlántida histórica. Aclaraciones al bronce antiguo en el suroeste de la península ibérica.
Aunque los restos arqueológicos de Tartessos coinciden con las descripciones atlánticas, como otros estudios también han indicado, estarían desfasados miles de años con respecto a los relatos griegos, mientras que el desarrollo metalúrgico de este otro foco occidental, asociado alyacimiento de Los Millares, habría estado influenciado por los contactos con el Mediterráneo Oriental, según las evidencias con que se cuenta y que han ofrecido otras fuentes de investigación.
Afrontando el dilema temporal, el estudio ubica a La Atlántida en la desembocadura del río español Guadalquivir (descartando el Parque Nacional de Doñana que otros estudios sugieren), en una marisma alrededor del Golfo Tartésico, extinto por el aluvión del río. Habría existido entonces en torno al año 3000 a. C., a principios del período Calcolítico, para desaparecer hacia el 2250 a. C. a causa de un evento erosivo rápido y de elevada intensidad, con un incremento y retroceso recurrente del nivel del mar −unos 2 metros según estudios geológicos−, y no debido a un cataclismo sísmico, aunque sin descartar que éste tuviera lugar cierto tiempo después.
Vista aérea de la desembocadura del río Guadalquivir, en la península ibérica, lugar donde el nuevo estudio sitúa la antigua localización de la Atlántida. (Carlos Delgado/CC BY-SA 3.0)
Vista aérea de la desembocadura del río Guadalquivir, en la península ibérica, lugar donde el nuevo estudio sitúa la antigua localización de la Atlántida
Estas fechas serían congruentes para explicar el desarrollo de la navegación en el Mediterráneo debido a la expansión comercial de los atlantes hacia el este en el milenio III a. C., y a la intención de alcanzar Egipto y Grecia para tratar de dominarlos. La cultura atlante se habría extendido, por tanto, por todo el valle del Guadalquivir, mientras que las culturas del Bronce serían posteriores y habrían surgido al este, en el área de El Argar, y al oeste en Portugal.

DÓNDE BUSCAR SUS VESTIGIOS

En el mar de suposiciones y escritos relativos a la existencia y posible ubicación de la Atlántida, la idea de que estuviera localizada en las actuales costas de España queda reforzada por este estudio. Pero su autor también advierte: “encontrar vestigios físicos de la Atlántida histórica en tal lugar se dificultaría por la alteración geológica del paisaje producida por la desembocadura del río Guadalquivir y la intensa presencia humana a lo largo de los últimos cinco mil años”.
De existir, tales vestigios serían inaccesibles al encontrarse bajo los sedimentos del río, siendo más factible realizar exploraciones en Lebrija que, según estima el autor, fue puerto y testigo de la Atlántida histórica. Nabrisa, como se le conociera en la antigüedad, en el núcleo de Tartessos, habría participado en su consolidación y expansión hacia el Bronce Final.
Bronce tartésico conocido como «Bronce Carriazo», que representa a la diosa fenicia Astarté como diosa de las marismas y los esteros. (Siglo VII a. C.) Museo Arqueológico de Sevilla, España. (José Luiz/CC BY-SA 3.0)
Bronce tartésico conocido como «Bronce Carriazo», que representa a la diosa fenicia Astarté como diosa de las marismas y los esteros. (Siglo VII a. C.) Museo Arqueológico de Sevilla, España. 

LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN

Tenemos constancia de la Atlántida por las versiones de Platón, procedentes del siglo IV a. C., y por quienes han investigado la posible existencia real del continente perdido y su localización geográfica. Lo cierto es que se trata de un tema que no deja de suscitar gran interés y controversia desde hace muchos siglos. Incluso el mismo Sócrates, mencionado en el Timeo de Platón, pregunta sobre las hazañas de esta ciudad “no como una simple ficción”.
Platón mencionó a la Atlántida en sus diálogos Critias y Timeo, describiéndola como una sociedad con un gobierno basado en la justicia y la virtud. Una avanzada civilización, desarrollada en una gran isla principal rodeada por un conjunto de muchas otras islas de un océano que llevaría su nombre, nexo de unión entre los actuales continentes de América, Europa y África. Su tamaño y ubicación continúan siendo objeto de acaloradas discusiones.
Según los relatos procedentes de nueve milenios antes –que Platón conoció en su infancia por su abuelo, amigo del sabio legislador ateniense Solón, y éste a su vez de sabios sacerdotes egipcios–, los atlantes vivían en una gran planicie rodeada de montañas que se extendían hasta el “Mar Circundante”: el Océano Atlántico.
Su gran señor Poseidón, dios griego de los mares, asignó a cada uno de sus diez hijos –su madre Clito fue hija de uno de los primeros habitantes del lugar–, una parte de la Atlántida como reino. Al hijo mayor, Atlas o Atlante, le otorgó el reino con la montaña rodeada de círculos de agua y el predominio sobre los demás reinos, pródigos en recursos para su existencia (minerales, bosques, fauna), que fueron la base del bienestar y las grandes realizaciones  de esta civilización, como la acrópolis, el templo de Poseidón, los palacios, los canales circulares de agua, puentes, puertos, murallas, fortalezas, jardines y bosques.
Mapa (circa 1669) del estudioso y científico alemán Athanasius Kircher (1602-1680) en el que se observa una de las supuestas ubicaciones de la Atlántida. (Public Domain)
Mapa (circa 1669) del estudioso y científico alemán Athanasius Kircher (1602-1680) en el que se observa una de las supuestas ubicaciones de la Atlántida. 
Con el insaciable dominio expansionista sobre algunas regiones de África y Europa habría comenzado la decadencia de la Atlántida, que culminaría cuando los atlantes fueron derrotados por los atenienses en su afán expansivo hacia Grecia y Egipto. Según los textos expuestos en el ‘Critias’, cuando los reyes de la Atlántida olvidaron su naturaleza divina, dejando de reinar con justicia y virtud, y desdeñaron la protección del pueblo atlante, prefiriendo el poder, la soberbia y la dominación de otros pueblos, Zeus, dios de dioses, convocó a los demás dioses en su mansión más importante, instalada en el centro del universo, para decidir un castigo mediante el cual ‘los atlantes alcanzaran la prudencia’.
Asimismo, en el Timeo se menciona que, después del triunfo de los atenienses sobre los atlantes, se sucedieron un violento terremoto y un diluvio extraordinario”, por los que el ejército ateniense pereció y la isla de la Atlántida desapareció bajo el mar, dejando intransitable –e inescrutable– toda la zona que ocupaba el continente perdido debido a la arcilla producida tras su hundimiento.
‘La Caída de La Atlántida’ (siglo XVII), óleo de Monsù Desiderio. (Public Domain)
‘La Caída de La Atlántida’ (siglo XVII), óleo de Monsù Desiderio. 
Estos devastadores acontecimientos serían interpretados como el castigo divino que habría acabado con La Atlántida. Grandes civilizaciones y eventos destructivos de este tipo se habrían dado con anterioridad en muchas ocasiones, y volverían a acontecer muchas veces más, según el sabio y anciano sacerdote que le relató la historia de la Atlántida a Solón.
Si gracias a la investigación científica se obtuvieran pruebas concluyentes de la existencia de la Atlántida, nuestra actual civilización tal vez podría tomar ejemplo de los severos trastornos sufridos por los atlantes y reflexionar para corregirnos, si es que aún estamos a tiempo, obrando en consecuencia…

Atlantis, La Verdad: ¿Su ubicación es en Exacta La Antártida?

Un escritor e investigador francés ha Lanzado Una controvertido e interesante teoría Sobre la Verdadera Descripción de la ubicación real de la Atlántida.

En ella Afirma Que la Atlántida ESTA UBICADA EN EL Casquete La Bajo polar de la Antártida, BASADO En Una Increíble Investigación obteniendo Datos Históricos y Geográficos del famoso in relato de la Atlántida de Platón y La Interpretación de algunos mensajes ocultos en las pirámides de Egipto.

Afirma Haber Encontrado también la Localización exacta de la mítica Poseidopolis, capital de la Atlántida. Veamos el video Y SUS PROPIAS saquen Conclusiones:

Un gran número de evidencias apoyan la leyenda sobre la Atlántida

Las últimas investigaciones nos muestran que el ser humano ha existido sobre la Tierra durante periodos que se extienden en millones de años. Durante estos enormes periodos la Humanidad ha pasado, alternativamente, de situaciones en que se hallaba en un estado salvaje, a periodos en que se ha alcanzado una avanzada civilización, cuyas huellas históricas se han perdido. Teniendo en cuenta las evidencias aún Imagen 5existentes, llegamos a la conclusión de que, en efecto, han existido avanzadas civilizaciones prehistóricas. Por ejemplo, en Egipto tenemos el testimonio de numerosos monumentos y papiros, que nos llevan, como mínimo, hasta unos cinco mil años antes de Jesucristo. Según el egiptólogo alemán Heinrich Karl Brugsch (1827 – 1894), Menes, el primer rey de la primera dinastía mencionada por Manetón, alteró el curso del Nilo, construyendo un enorme dique para facilitar la fundación de la ciudad de Menfis. Narmer, o Menes, fue el primer faraón del Antiguo Egipto y fundador de la Dinastía I hacia el 3150 a. C., empezando el período Arcaico en Egipto (3150 – 2680). El primer faraón fue denominado Meni en la Lista Real de Abidos y en elCanon de Turín, Men o Min por Heródoto, y Menes de Tis por Manetón. Menes reinó 62 años según Julio Africano, o 60 años según Heródoto y Jorge Sincelo. Aunque en la versión armenia de Eusebio de Cesarea le asignan 30 años de reinado. Menes era rey del Alto Egipto, posible sucesor de Horus Escorpión. Conquistó el Bajo Egipto (delta del Nilo) e instauró su capital en Ineb HedyMuralla blanca“, la futura Menfis. Avanzó con su ejército más allá de las fronteras de su reino, según Eusebio de Cesarea, y pereció arrollado por un hipopótamo, según Julio Africano. El triunfo de la primera unificación del Antiguo Egipto quedó registrado alegóricamente en la denominada Paleta de Narmer, según Gardiner. La Paleta de Narmer es una placa de pizarra tallada con bajorrelieves, descubierta en 1898 por Quibell y Green en el templo de Horus, en Hieracómpolis (Nejen), y actualmente depositada en el Museo Egipcio de El Cairo. Existen diferentes interpretaciones sobre su posible significado, tanto políticas, como la posible unificación del Antiguo Egipto, como religiosas.

Imagen 1

Menes era originario de Tanis, la capital del Alto Egipto, y estaba casado con Neithotep, originaria de Naqada, lo que parece indicar que este matrimonio selló la alianza entre ambas ciudades. Menes fue el primer gran faraón y unificó los territorios egipcios bajo su mando, según reflejan los relieves de la Paleta de Narmer y reconocieron sus sucesores. La fundación de Menfis, a cientos de kilómetros al norte de Tanis, fue una demostración de poder sobre el Bajo Egipto, al que, según se desprende de la Paleta, veía como pueblo conquistado. Menfis tenía una situación ideal para controlar todo el delta, así como las importantes rutas comerciales al Sinaí y Canaán. Los sacerdotes egipcios contaron al escritor griego Heródoto que para construir la ciudad, Menes ordenó desviar el cauce del Nilo y levantar un dique de contención: «Los sacerdotes explican de Menes, el primer rey de los egipcios, que había protegido a Menfis mediante un dique. Por aquel entonces, el río discurría a lo largo de grandes dunas hacia Libia. Menes logró la desviación del caudaloso río hacia al sur, a unos 100 estadios aguas arriba de Menfis, gracias a los diques; sacó al río del viejo cauce y consiguió que la corriente fluyera por un canal, entre las dunas. Aún hoy los persas observan recelosos esta desviación y nuevo cauce del río, y la vigilan durante todo el año. Saben que si el río consiguiera romper el dique, Menfis correría un gran peligro de inundarse. Cuando Menes, el primer rey, hubo desecado el viejo cauce, fundó inmediatamente en esa llanura esta ciudad, que hoy se llama Menfis. La ciudad se encuentra en la parte estrecha de Egipto. Alrededor de la ciudad, precisamente al norte y oeste, ya que al este corre el Nilo, el primer faraón hizo cavar un lago para que se alimentara del río». El nombre de Narmer aparece en fragmentos de cerámica en la región del delta, e incluso en Canaán, siendo prueba evidente del comercio entre estas zonas. La riqueza agrícola del Delta en minerales del Alto Egipto y la confluencia de diversas rutas comerciales ayudaron a levantar un gran imperio.

Sigue leyendo Un gran número de evidencias apoyan la leyenda sobre la Atlántida

¿Es esta la verdadera ubicación de la mítica Atlántida?

¿La ciudad perdida de Atlantis ha sido visto en Google Earth?

“A través de violentos terremotos e inundaciones, en un solo día y noche de desgracia … [toda la raza] … fue tragado por la tierra y la isla de Atlantis … desapareció en las profundidades del mar.” – Platón.

Tal vez el mayor descubrimiento arqueológico de la historia de la humanidad sería el descubrimiento de la ciudad-continente perdida de la Atlántida, descrita por Platón en su famosa obra titulada “diálogos”. Según Platón, la historia de la Atlántida fue pasada a él por su abuelo, que a su vez, escuchó la historia de la antigua Atlántida de un político ateniense llamado Solón que aprendió acerca de la existencia de la Atlántida de un sacerdote egipcio que afirmó que existía la Atlantis hace nueve mil años.

Desde que Platón menciona la increíble ciudad-continente por primera vez, las teorías acerca de la ubicación y la existencia de la Atlantis han sido propuestos por muchos investigadores en todo el mundo. Mientras que muchas personas creen firmemente que la Atlantis está en algún lugar oculto bajo los vastos océanos de nuestro planeta, hay quienes creen que la Atlántida podría de hecho ser la Antártida, mientras que otros creen que la Atlántida fue parte de la civilización Minoica o situado en algún lugar del triangulo de las Bermudas. Sin embargo, hay quienes creen que Atlantis está ahí, localizado donde Platón describió el lugar de la antigua ciudad-continente: “Más allá de las Columnas de Hércules y en el Océano de Atlas se encuentra Atlantis – rica en sabiduría, poder y riqueza.”

“Un gran poder, que sin provocación hizo una expedición contra el conjunto de Europa y Asia. Este poder salió fuera del Océano Atlántico” desde “una isla situada frente al estrecho que son llamados por ti las columnas de Hércules”. (Timeo de Platón;traducción por Benjamin Jowett [BJ])

Hasta hoy, no ha habido ninguna evidencia sólida que soporte que esta “ciudad mitológica” haya existido alguna vez. Sin embargo, en el siguiente video se puede ver un formación misteriosa en la parte inferior del fondo del mar, formaciones que no se ven como formaciones naturales. ¿No será éste el lugar donde el poderoso imperio de la Atlántida alguna vez existió?

Según el video, a una profundidad de más de 4500 metros, se encuentran los restos de la mítica ciudad de la Atlántida. Puedes comprobar la supuesta ciudad sumergida mediante la introducción de las siguientes coordenadas en Google Earth: 31 24 25. 58” N 24 32 09. 08” W.

Allí se encuentra una serie de misteriosas líneas rectas, formando patrones geométricos intrincados, que en opinión de muchos, indican la presencia de estructuras ocultas en las profundidades del suelo marino. Sin embargo, hay un pequeño problema con el descubrimiento. En todas los relatos sobre la Atlántida, Platón describió la antigua ciudad-estado como compuesta de varios “anillos”, y no una serie de líneas rectas, como vemos en el vídeo.

Las descripciones de la Atlántida de Platón indican claramente la “forma” de la supuesta ciudad:

“[117d] Y después de cruzar los tres puertos exteriores, [117e] uno encuentra una pared que se inicia en el mar y corre en círculo, a una distancia uniforme de cincuenta estadios del círculo y el puerto más grande, y sus extremos convergen en la boca del canal mar adentro. El conjunto de esta pared tenía numerosas casas construidas en él, muy juntos; mientras que la vía del mar y el puerto más grande estaban llenos de barcos y comerciantes que venían de todas partes, que por razones de su multitud causó clamor y tumulto de todas clases y fragor incesante noche y día”- Critias de Platón.; traducciones por R. G. Bury“.

A partir de la traducción, entendemos que la Atlántida era, de hecho, una pared que rodeaba completamente la mítica ciudad antigua, con una serie de círculos adicionales con un diámetro de alrededor de los 5 kilómetros.

Pero si las coordenadas de Google Earth no muestran la ciudad perdida de Atlantis … ¿es posible que estamos observando otra ciudad “perdida”?

Misteriosas líneas rectas descubiertas forman patrones geométricos intrincados.

En todo el mundo, hay numerosas ciudades hundidas que se han descubierto recientemente. Uno de los más notables es la antigua ciudad de Heraklion, que era igual que la Atlántida, se creía que era un mito hasta su descubrimiento. La antigua ciudad de Heraklion era conocido por muchos filósofos de la antigua Grecia, entre ellos Herodoto, quien se refirió a esta antigua ciudad en varios de sus escritos, a pesar que la existencia de esta ciudad no fue probada hasta el siglo XIX. Entre los egipcios y los griegos, la ciudad se conoce como Heraklionpor Thonis.

Muchas ciudades grandes al igual Heraklion, Alejandría y Canoups fueron destruidos por desastres naturales catastróficos, así que no es improbable que las coordenadas nos estén mostrando, los restos de una ciudad perdida.

Pero, ¿y si las coordenadas en Google Earth no muestran una ciudad hundida? ¿Qué si los patrones geométricos misteriosos no son nada en lo absoluto?

En febrero de 2009, poposci.com publicó un artículo interesante con respecto a los patrones geométricos anómalos que se ven en Google Earth, desenmascarando el alegado hallazgo.

De acuerdo con el artículo, Walter Smith, de la National Oceanic and Atmospheric Administration y David Sandwell del Instituto Scripps de Oceanografía de EE.UU. creen que ‘las marcas son en realidad “estelas” creadas durante el proceso de ecosonda’. Sin embargo, muchos otros no parecen estar de acuerdo con esta teoría, diciendo que hay muchas otras formas geométricas complejas que se encuentran en el suelo del océano de nuestro planeta que parecen indicar la presencia de estructuras prehistóricas ‘pre-diluvianas’ que fueron exterminados en el pasado distante por enormes inundaciones catastróficas.

Egipto una colonia Atlante.

edfu egipto Egipto y el misterio de la Atlántida
Cada vez se duda menos de la existencia de la Atlántida (para mas información ver nuestra Sección “La Atlántida”) y de su fulminante desaparición tras un tremendo cataclismo. Según las investigaciones recogidas en este artículo, buena parte de los atlántes que se salvaron llegaron a la costa de Marruecos y desde allí se dirigieron a Egipto llevando consigo el recuerdo de su civilización, sus conocimientos y creencias, y dejando abundantes muestras de su paso. Ahora, puede hablarse de un Egipto Atlante, cuya historia y trascendencia merece la pena considerar.
En 1976, Albert Slosman, profesor de matemáticas, doctor en análisis informático y participante en los programas de la NASA para el lanzamiento de los Pioneer sobre Júpiter y Saturno en 1973, 1974 y 1975, publicó en París un libro titulado “El gran cataclismo”. En este libro sensacional se relata con todo lujo de detalles un acontecimiento ocurrido hace 12.500 años: el hundimiento de la Atlántida descrito por Platón en Timeo y Critias.
La resonancia del libro de Slosman fue escasa ya que pasó por ser un libro más sobre el tema Atlante (más de 12.000 títulos a lo largo de la Historia) con unas hipótesis curiosas ignoradas por los científicos oficiales.
Dos años más tarde salió a la luz “Los supervivientes de la Atlántida”, donde se describe la gran migración de los Atlantes desde el continente hundido hasta Egipto con arreglo a una nueva lectura de los textos jeroglíficos, que culminó con la publicación en 1979 de “El libro del más allá de la vida”, más conocido como el “Libro de los muertos”.
EL ASOMBROSO ZODIACO DE DÉNDERA
Es muy probable que Albert Slosman acabe siendo reconocido como uno de los más grandes Egiptólogos de todos los tiempos, aunque hasta 1972, año en que pasó cuatro meses en Egipto, no se dio cuenta, de que se le habían abierto unos horizontes absolutamente fantásticos sobre la antigüedad Egipcia.
De todos los lugares fascinantes de Egipto, Déndera fue el que más le apasionó, por ello se centró en el estudio de su famoso Zodíaco, que fue encontrado por casualidad o CAUSALIDAD durante la campaña Egipcia de Napoleón. Cuando el ejército del sur, al mando del general Desaix, iba en persecución del ejército Mameluco, tanto hombres como animales estaban agotados y el general ordenó un alto para descansar en las arenas del desierto y descargar los camellos.
Bajo el peso de una caja de municiones se abrió un hueco en el suelo y ésta se hundió en él. Los soldados se asomaron por el agujero y descubrieron que la caja había caído dentro de una sala casi llena de arena, a la que no tardaron en bajar.

Sigue leyendo Egipto una colonia Atlante.

La Atlántida Desvelada: El Relato de Platón Estaba Basado en un Lugar Real

Nos encontramos en el año 360 a. C., viviendo el amanecer de la civilización occidental. Atenas, cuna de la democracia, es el epicentro del mundo antiguo.
En sus diálogos de Timeo y Critias, Platón nos presenta el relato de una avanzada civilización prehistórica, que desde entonces ha cautivado la imaginación de todas las generaciones.
Se trata de la historia de la Atlántida, una isla paradisíaca e idílica que a menudo los expertos navegantes exploraban tras cruzar el Atlántico. La Atlántida, según Platón, finalmente se hundió en el mar. Su recuerdo, pese a todo, jamás se borró.
¡Durante dos milenios, mucha gente siguió buscando la isla legendaria sin éxito, haciendo de la Atlántida una de las más duraderas y fascinantes historias de todos los tiempos! En cuanto a sus buscadores, sin embargo, ¿existe alguno que haya afirmado haber encontrado la isla perdida?
La verdad es que, hasta ahora, nadie fue capaz de hallar un lugar que encajase exactamente con la descripción ofrecida por Platón. En cambio, sí contamos con todo tipo de teorías sobre las posibles hipótesis acerca del paradero de la Atlántida.
 ¿Por qué se produce tal profusión de posibles respuestas si todos utilizan el mismo texto? Si todos se guían por la misma historia, ¿por qué la aparente confusión? ¿Puede deberse a una pésima interpretación por parte de los investigadores? o ¿acaso los antiguos traductores fallaron a la hora de captar y transmitir de forma correcta la narración de Platón? Y, ¿cuáles son los motivos del revuelo cronológico existente en torno a este relato platónico?
Tomemos, por ejemplo, la hipótesis original sobre Santorini. Incuestionablemente, la isla de Santorini, con su erupción volcánica y su avanzada civilización Minoica era lo más parecido que teníamos a la Atlántida hasta hace poco.
Sin embargo nunca resultó ser una hipótesis exacta, ya que siempre existió la contradicción de la cronología aportada por Platón que nos habla del año 9.600 a. C. A partir de ese dato tuvo que ser desechada (ya que Atenas y la mayor parte de detalles sobre su historia no pertenecían a aquel período).
Pero es que, además, existe otro problema mayor respecto a esta teoría. Aunque Santorini, sin lugar a dudas, encaja en la descripción del lugar en el que se alzaba la magnífica ciudad de la Atlántida (con sus anillos concéntricos de tierra y agua), nunca se ajustó enteramente al relato que nos ofrece Platón. La isla principal de la Atlántida, que Platón afirmó que se encontraba a 9 kilómetros de distancia, no aparece en el escenario geográfico particular correspondiente al año 1.600 a. C. Estos importantes datos, que hay que tener tan en cuenta, han posibilitado a los críticos plantear dudas acerca de esta hipótesis y nos obligan a continuar preguntándonos sobre la validez del relato de Platón.
Desde luego, una investigación seria sobre la Atlántida nunca ha sido posible. Sobre ella se ha escrito ciencia ficción, se han rodado películas y se han realizado todo tipo de manifestaciones artísticas de cultura popular, que con el tiempo han capitalizado la popularidad de esta historia y, contrariamente a lo que se relata en los textos de Platón, han convertido finalmente a la Atlántida en una sociedad ultramoderna con aparatos voladores y tecnología mucho más avanzada que, incluso, la nuestra.
Sin embargo, tarde o temprano toda búsqueda llega a su final. Recientemente, un estudio realizado durante cuatro años, que incluyó un minucioso análisis de la obra de Platón, remarcó los serios errores deslizados por los primeros traductores que nos transmitieron una versión del documento traducido que incluía posibles malas interpretaciones del original.
El reciente estudio no sólo ha situado decididamente a la Atlántida en el Mar Mediterráneo, sino que concluyó además con el descubrimiento y la identificación de una isla sumergida prehistórica que, en todo, se corresponde con la Atlántida de Platón. Mientras que hasta ahora se pensaba que encontrar la Atlántida era mucho más difícil que ganar dinero con la lotería, ahora aparece un lugar tangible cuyas características físicas encajan totalmente con la descripción de Platón.
La topografía, la cronología aportada, la geología volcánica, la flora y la fauna de aquel período, la destrucción de la isla por una gran inundación, la presencia de una civilización desconocida prehistórica en el área, y el ADN son claras evidencias que apuntan a un genuino descubrimiento.
Más expresamente, el estudio demuestra que alrededor del año 9600 a. C., cuando según Platón la Atlántida flotaba sobre las aguas, las actuales Islas Cícladas se encontraban unidas a la meseta de las Cícladas, una planicie (ahora a 400 pies por debajo del nivel de mar,) que formaba parte del territorio de una enorme isla. Cuando esta isla prehistórica se compara con la Atlántida de Platón, se hace evidente, de inmediato, que debió de ser la tierra de la que Platón hablaba. Su región norte era una zona montañosa que llegaba hasta la costa. Bajo esta región montañosa había un valle oblongo cuya superficie abarcaba 555 Km cuadrados.
A su vez, por debajo de este valle oblongo había otro valle más pequeño, con unos 370 Km cuadrados de superficie, unos 2/3 de la extensión del valle oblongo. Así era la isla principal. A nueve kilómetros de distancia de la isla principal y precisamente como Platón describió, se encuentra la isla de Santorini, una isla con forma de anillo circular con su interior inundado y una pequeña isla en el centro (Santorini es en efecto una isla dentro de otra isla, un volcán marino cuyo centro se hundió. Antes de la erupción volcánica de 1600 a. C. contaba con una sola abertura en su anillo exterior que permitía a los barcos entrar en su inundada caldera).
La Atlántida de Platón
Mapa de la región de La Atlántida
La consecuencia de descubrir la Atlántida en un marco temporal que gira en torno al año 9.600 a. C. sin duda indica que Platón basó su historia en un lugar real y en una civilización prehistórica conocida por los antiguos griegos, a la que a fin de comunicar con éxito algunas de sus ideas filosóficas (lo divino frente a lo humano, los ideales sociales frente a la corrupción) añadió información más reciente, que incluía detalles procedentes de la era Minoica que le resultaba más familiar. La existencia de un lugar en una época en torno al 9600 a. C., que en la esencia se corresponde con el relato, demuestra que Platón hizo exactamente lo que Homero con Troya 400 años antes. (La Ilíada de Homero es un relato completamente ficticio que gira alrededor de un lugar real y un hecho histórico ocurrido 600 años antes del propio Homero.)

El mar se tragó la super-isla de la Meseta de las Cícladas (la Atlántida de Platón) hacia el año 8000 a. C., durante la rápida subida del nivel del Mediterráneo y justo antes de que se inundara el Mar Negro (ver el estudio de UNESCO del año 2009.) Casualmente también en esta época, el Lago Agassiz, un lago glacial gigantesco de Norteamérica, también reventó, agrietándose y pasando a verter sus aguas al Atlántico. Es necesario recordar que el Lago Agassiz cubría un área más grande que todos los Grandes Lagos juntos (440.000 Km2) y en algún momento, contuvo más agua dulce que todos los lagos del mundo de la actualidad juntos.

¡El inmenso vertido de toda su agua dulce fue de tal magnitud que los científicos creen que elevó el nivel de los océanos unos nueve pies (2,75 metros) y acabó por provocar el evento 8.2 kiloyear al que siguió una mini-era glacial que duró 400 años! Este cataclismo global al final de la última era glacial, que en última instancia aumentó los niveles del mar en 400 pies (121 metros), no sólo borró nuestra historia más ancestral, sino que también pudo tratarse del acontecimiento que solemos conocer como “El Diluvio Universal”.

En cuanto a la isla/continente más allá de los Pilares de Hércules, de mayor tamaño que Libia y Asia juntas, el último estudio demuestra que la referencia de Platón al continente americano fue malinterpretada al entender que se trataba de otro continente, la Atlántida. La mención del continente más allá del Atlántico, “que abarcaba verdaderamente el océano,” fue un recurso poético de Platón para demostrar la increíble capacidad naval de la Atlántida para atravesar el océano, saltando de isla en isla (por Escocia, las Orcadas, Feroe, Islandia y Groenlandia.) Diversos indicios y pruebas arqueológicas confirman que los antiguos griegos conocían realmente la existencia del continente americano y por ello Platón lo incluyó en su historia.

Cómo cruzar el Atlántico saltando de isla en isla

Las implicaciones de localizar la Atlántida en Mediterráneo van más allá del descubrimiento en sí mismo. Este hallazgo no sólo justifica la defensa por parte de Platón de los viajes prehistóricos transatlánticos, sino que puede ayudar a explicar cómo el haplogrupo mediterráneo X llegó a Norteamérica hace entre 10.000 y 12.000 años.
Mientras que la mayor parte de genetistas mantiene a día de hoy que el haplogrupo X llegó hasta América cruzando el Estrecho de Bering, mapas genéticos muestran que la región más lejana al este del Mediterráneo, con pequeños rastros del haplogrupo X, es la República de Altai al sur de Rusia. No existe rastro alguno del haplogrupo X entre la República de Altai y la extensa región de los Grandes Lagos.
Si el haplogrupo X se introdujo en Norteamérica por el Estrecho de Bering, entonces ¿por qué encontramos la mayor concentración del haplogrupo X (lejos de Mediterráneo) alrededor de los Grandes Lagos y no en Alaska o cerca de la costa occidental? Más importante aún: ¿cómo se explica que también existan indudables rastros del haplogrupo X en Escocia, las Islas Orcadas, Islas Feroe e Islandia, que son, esencialmente, las islas-puente entre Europa y Norteamérica?
Mapa Genético del Haplogrupo X
Finalmente, una civilización mediterránea de hace 10.000 años, puede ayudar a explicar singularidades arqueológicas de esta región. La reciente erosión y pruebas sísmicas en la Meseta de Giza, indicaron que la Gran Esfinge puede ser una estructura mucho más antigua de lo que pensamos y lo mismo sucede con Gobekli Tepe, en Turquía, ambos parecen coincidir con la historia de Platón de la Atlántida.
¿Será posible que Gobekli Tepe y el monumento de la Gran Esfinge puedan ser los restos de la avanzada civilización a la que se refería Platón en su historia, una civilización que progresaba agresivamente frente a sus vecinos de África y Oriente Medio? o ¿pertenecerán a otra cultura?
Y en cuanto a los avanzados pueblos proto-Eufrateos que descendieron para ocupar Mesopotamia en torno al año 7.000 a. C., procedentes de una región “desconocida”, esta gente tan “enigmática”, ¿acaso podrían ser refugiados de la misma cultura que escaparon de la cuenca mediterránea y se movieron hacia el este para evitar la inundación? Indudablemente, traerían con ellos la historia de la gran inundación así como sus habilidades y su tecnología para influir en otra gran civilización como fue la de los antiguos Sumerios (tal y como los supervivientes de las Cícladas e islas vecinas en última instancia pudieron haber contribuido al desarrollo de los Minoicos).
http://despiertaalfuturo.blogspot.com.es/2016/01/la-atlantida-desvelada-el-relato-de.html

¿Quién era la princesa de la Atlántida?

¿Y si algunos supervivientes de la catástrofe que asoló al reino de la Atlántida hubieran conseguido escapar? La leyenda sobre el continente perdido viene siendo objeto de debate desde hace mucho tiempo. Si fuera real, ¿podríamos aventurarnos a pensar que algún superviviente, tras su huida, llegara a contar su historia? Esto es precisamente lo que parecen indicar las leyendas de los Tuareg, un pueblo bereber del desierto del Sáhara argelino.

Esta raza de tradición nómada, era en la antigüedad temida por sus frecuentes saqueos. Tenían por costumbre enterrar a algunos de sus muertos en pirámides y se les tiene por los responsables del levantamiento de varios monumentos megalíticos diseminados por la costa norteafricana.

tuareg

Los Tuareg han inspirado con su historia y leyendas a poetas y escritores

Se piensa que los pueblos bereberes fundamentalmente adoraban a la luna y al sol y parece que las creencias religiosas y culturales de este conjunto de pueblos influenciaron las creencias de varias culturas mediterráneas de guerreros o comerciantes como los fenicios, los griegos o los romanos. Un ejemplo de ello es que sus vecinos egipcios consideraban que algunos de sus dioses eran de origen bereber. O el culto a la diosa Tanit de la mitología cartaginesa, consorte del dios Baal e identificada con la fenica Astarté, que fue también una diosa bereber y diosa de la isla de Ibiza.

Como dato curioso diremos que este pueblo juega un gran papel en la última novela publicada en vida del visionario escritor Julio Verne en la que el protagonista tiene la pretensión de crear un mar en mitad del desierto del Sáhara para crear así tierras de cultivo.

tanit

Una de las representaciones de la diosa Tanit con cabeza de leona

Los Tuareg claman ser descendientes de la princesa y heroína Tin-Hinan a la que aluden como fundadora de su pueblo. Según su tradición oral, esta princesa provenía del desaparecido continente atlante del que pudo escapar antes del cataclismo que acabó con él.

En sus leyendas cuentan como Tin-Hinan estaba emparentada con unos hombres de tremenda estatura, cabellos claros y ojos rasgados que procedían de la constelación de Orión.

Y según las transcripciones del traductor Calassanti que convivió con este pueblo y tomó registro escrito de sus relatos, la princesa poseía capacidades sobrehumanas y hablaba de una gran inundación que acabó con su cultura. También era capaz de establecer comunicación con los dioses a voluntad.

Otros relatos cuentan como esta figura llegó a las tierras donde se estableció y fundó su reino montando una camella blanca con su séquito de esclavos en un viaje de más de 1.000 kilómetros a través de las adversidades del desierto.

En el año 1925 se encontró el lugar donde fue enterrada la matriarca de los Tuareg, un lugar que habían mantenido en secreto durante 16 siglos. La monumental tumba fue abierta y en su interior se encontró el cuerpo de una mujer con una altura de casi 2 metros. Parecía haber sido enterrada con honores, en una cámara mortuoria de gran tamaño con un ajuar de más de 600 objetos de valor.

hinan_tumba

Túmulo donde se ubica el monumento funerario

El esqueleto que se encontró completo, había sido engalanado con 7 pulseras de plata en el brazo derecho y 7 pulseras de oro en el izquierdo. Se dató la antigüedad de los restos entre los años 450 y 130 d.C.

El monumento funerario se encuentra sobre un túmulo en una colina cerca al oasis de Abalesca y constituye el punto central de una necrópolis que cuenta con 12 tumbas más con forma de pequeñas torres. Todo situado a escasos 250 kilómetros de la cordillera de Tassili, famosa por dar cobijo a unas de las pinturas prehistóricas más enigmáticas de las que tenemos constancia entre las que se incluyen representaciones pictóricas de extrañas y sugerentes figuras humanoides que no parecen encajar en el marco de la historia oficial.

El monumento funerario de Tin-Hinan se compone de 11 salas conectadas entre ellas con una única entrada. Es bajo una de estas salas donde se hallaron los restos de la princesa. En el momento de su descubrimiento, el recinto estaba delimitado por un muro cuyas piedras eran tan voluminosas que se planteó el enigma de la imposibilidad de desplazar los bloques a lo alto del túmulo.

Model-of-the-tomb-of-Tin-Hinan

Maqueta de la tumba de Tin-Hinan

De nuevo, las antiguas leyendas, guardadas por algunos pueblos, parecen tener la clave de un conocimiento antiguo perdido en el tiempo. Las narraciones de los Tuareg provenientes de tiempos remotos y que han sido preservadas gracias a la tradición oral y la identidad cultural parecen ser constatadas mediante vestigios arqueológicos nutriéndolas así con cierta verosimilitud.

Si la leyenda de la Atlántida fue real, ¿podría haberse dado una diáspora de los supervivientes de otra raza tras la destrucción de su tierra por todo el planeta? Tal vez, un indicio de esto fueran todas lasconstrucciones megalíticas dispersadas alrededor del mundo.

Tuareg2

No es descabellado pensar que de haber supervivientes atlantes hubieran generado leyendas de su historia.

La leyenda de esta misteriosa princesa, cuyos restos se exponen en el museo de El Bardo en Argelia, representa una pequeña aunque importante clave de ese conocimiento ancestral perdido capaz de hacernos imaginar y soñar que otros mundos son y fueron posibles. Un punto más que conectar en el inmenso patrón tras el cual se hallaría la verdad de nuestra historia.

Concluimos con la descripción que hace el pueblo Tuareg de su querida princesa en los relatos:

‘’Una mujer irresistiblemente bella, alta, su cara sin defectos, de tez luminosa, de ojos inmensos y ardientes, nariz fina. Una imagen que evoca a la vez belleza y autoridad’’.

http://www.ufopolis.com/2015/11/la-princesa-de-la-atlantida/