Archivo de la categoría: Mas allá

«¿Conoces las diferencias entre egregores, larvas y cascarones?» Leo.

www.profesorleo.com.ar – www.elsenderodelser.com

campos

Existen cierto tipo de criaturas energéticas no humanas que son creadas por el hombre. Estas criaturas o entes energéticos suelen denominarse “Egregores” en su generalidad, pero este nombre no siempre es correcto, porque el ser humano es capaz de crear inconscientemente otros seres vivos, de distintas maneras.

Los Egregores se generan a partir de la reunión de varios seres humanos motivados por la misma pasión, como por ejemplo, el deporte, más comúnmente el futbol. Cuando el Ente energético es generado por acción de una sola persona, es más correcto hablar de “Cascarones”. Cuando se le adosan, vampirizándolo, entonces hablamos de Larvas.

Ambos, Egregores y Cascarones (dejemos de lado las Larvas) tienen en común su creación energética por el ser humano y además, su incremento de vitalidad a partir de alimentarse de las emociones desatadas de las personas. Estas emociones generan campos electromagnéticos de altísima vibración que trascienden el cuerpo físico del humano, se transforman en criaturas energéticas, se alimentan de sus estados descontrolados y terminan vampirizándolo.

Generalmente, se designan con el nombre de Egregores a dichas emisiones energéticas que acompañan a los seres humanos que no tienen un marcado control sobre sí mismos y prefieren las impurezas y la contaminación, a la limpieza, a la sanidad espiritual y al control de sus emociones. Pero esto no siempre es así, porque los Egregores prefieren las grandes emisiones energéticas y por eso rodean las expresiones grupales de las personas descontroladas; por ejemplo, las hinchadas de fútbol.

Estos Egregores son los responsables de la violencia que se genera espontáneamente en estos grupos, cuyos integrantes, tomados como seres humanos individuales, probablemente no sean capaces de matar una mosca. Se comportan como individuos normales y socialmente adaptados, siendo que en grupo dejan salir pasiones que son hábilmente manipuladas por el Egregor y a veces, retransmitidas al equipo deportivo que alientan.

Tomando energía de la expresión grupal, forman parte de la llamada “mística” de los fanáticos del futbol, por ejemplo, y fomentan la realimentación a sus víctimas, estimulándolos de forma de obtener de ellos mayores cantidades de energía debida a la expresión descontrolada a la que los llevan. Esto les da poder y les garantiza permanencia y vitalidad, a expensas de la energía exteriorizada por la hinchada.

Esto sucede en todas las manifestaciones de los grupos humanos; se creaban durante los discursos de Hitler y es el motivo de la existencia de políticos “adictos a los discursos” frecuentes y de larga duración, porque de esa forma estimulan las expresiones emocionales de su público, de las cuales se realimentan y así se genera un círculo vicioso que se vuelve adictivo, tanto del público como del discursante, quienes luego “extrañan” sentir el proceso de movimiento de energía cuando no se produce.

Lo más común de encontrar, refiriéndonos a casos individuales, son los Cascarones y la Larvas. Tenemos que diferenciar a ambos tipos de criaturas, su origen y su comportamiento. Los Cascarones son seres vivos, criaturas no humanas pero creadas por el hombre, que pertenecen a la Tribu Burdo-Burdo-Aire.

En otros artículos de este blog he hecho la distinción entre los elementos Burdos –más materiales- y los Sutiles –más espirituales-, así como que los Elementos creadores del mundo vivo se pueden clasificar en cuatro divisiones: Aire – Tierra – Fuego – Agua (los 4 Elementos). De allí el nombre de “Elemental” asignado a cualquier criatura de estos Reinos, que poseen a su vez, cada uno, 18 Tribus y sus correspondientes Sub-tribus.

Volviendo entonces al tema, los Cascarones pertenecen a la Tribu Burdo-Burdo-Aire mientras que las Larvas son de la Tribu Sutil-Agua-Fuego, aunque sus efectos sobre el ser humano son parecidos. Otra diferencia es que los Cascarones son creados por el hombre y lo acompañan sirviéndose de su energía vital mientras que las Larvas son de naturaleza acuática e independiente del hombre, pero igualmente parasitan al ser humano.

Otra diferencia es que las Larvas habitan ambientes tibios cuya temperatura sea mayor a los 20 grados centígrados, porque necesitan temperatura y humedad (son Seres de Agua) mientras que los Cascarones se adhieren al hombre y son indiferentes a la temperatura, por ser Seres de Aire.

Los Cascarones son creados por desprendimientos psíquicos negativos, como el miedo, la ira, la violencia, el dolor, el odio, todas situaciones identificables por los Arcanos del Tarot. Estas energías constituyen un exceso del comportamiento psíquico de la persona.

Normalmente emanan sin mayores problemas desde el ser humano y en lugar de disolverse en la atmósfera que lo rodea, pueden concentrarse y así tomar identidad propia, es decir, convertirse en un ser vivo paralelo a la persona y como parte de la persona. A veces la persona los siente presentes y piensa que ha sido objeto de una “brujería” que la entorpece, siendo que han sido creados por las emociones de la misma persona.

Este fenómeno de emanación psíquica es muy comúnmente observado en las relaciones sexuales sin amor, en las cuales predomine la pasión y el deseo animal. En estos casos, multitud de seres energéticos absorben golosamente la energía desprendida y a su vez, estimulan la emisión al influenciar los estados alterados de los participantes; o en otros casos, induciendo sueños eróticos casi reales en personas que así les brindan su alimento.

Los Cascarones no asumen formas propias, sino que se manifiestan como una nube oscura que rodea al individuo y no son capaces por sí solos de tener algún tipo de lenguaje que pueda interactuar con el personaje que actúa como huésped.

A veces se adormilan para ahorrar energía vital, respondiendo a ciclos de acción/inacción que se relacionan con los ciclos biorrítmicos de la persona que los ha creado. En otros momentos, se activan y pueden ser notados actuando sobre los estados psíquicos de la persona, otras veces alterando el funcionamiento de aparatos electrodomésticos, quemando las lamparitas cuando la persona va a encenderlas o generando mal olor en el entorno a la persona.

En ocasiones, dependiendo del origen energético que las ha creado, afectan a la persona, le causan bajas en sus estados metabólicos, cansancio, malestares o ambos extremos (depresión o violencia), todos descontroles emocionales y hasta enfermedades de difícil diagnóstico médico, donde todos los análisis dan correctos, pero la persona se siente terriblemente mal.

Lo notable de estos Cascarones es que reaccionan violentamente ante las solicitaciones de exorcismos y sanaciones, cuando son convocados; de aquí surge que son seres vivos de independencia intelectual, a pesar de no manifestarse como tales si no son provocados a ello.

Constituyen criaturas de cierta adaptación e interacción social entre ellas, buscando formar colonias, en las cuales cada uno de los Cascarones adopta una función determinada, colonias en que todos ellos pueden contribuir (como se suman los voltajes de los vasos de una batería eléctrica) apoyándose para obtener poder físico y ser capaces de emitir ruidos o palabras o frases cortas que se repiten constantemente y que afectan a la mente de la persona, estimulándola a cometer actos violentos.

Muchas veces estas personas se han manifestado asesinando a otros y luego excusándose en que no podían descansar y estaban agotados al escuchar en su mente, palabras que las incitaban a cometer el acto violento, aún a veces, contra personas de su afecto y cercanía, lo que constituye un enigma para el típico desconocimiento y la falta de comprensión de tales hechos por parte de la Psicología convencional y la Justicia humana.

Los Cascarones crecen en tamaño y poder absorbiendo energía psíquica, induciendo a la persona a vibrar en sus frecuencias fundamentales a fin de sintonizarse y tener mayor poder de captación de energía (como un receptor y un transmisor de radio, TV o celular). Esto hace que “engorden”, se refuercen y se vuelvan aún más poderosos.

Cuando la persona tiene la tendencia a comunicar su estado, sus preocupaciones, angustias y problemas a otras personas, permite que se expulse por vía oral dicha energía y entonces tiene menos tendencia a generar Cascarones; en otros casos, las personas calladas, que sufren en silencio y se encierran en sus estados depresivos, acumulan este tipo de energía perjudicial en lugar de liberarla hacia la atmósfera.

La purificación de las personas y de los lugares que habitan, es una forma sencilla de desprender estos organismos parásitos; hay personas que los generan con mayor facilidad y otras que no tanto. La tristeza, la angustia y la depresión son los elementos que mantienen la creación potencial de estos Cascarones, que no permitirán que la persona salga adelante justamente porque les conviene alimentarse de su energía.

Los medios más comunes que se utilizan para “engordar” a estas criaturas, es decir las frecuencias vibracionales que mejor las alimentan son el sexo desenfrenado y el miedo. En la Cuarta Dimensión, el miedo es la moneda corriente de captación de energía vital, por lo que tanto Espectros como seres vivos inteligentes, pero demoníacos, hacen de esta dimensión astral su preferida para habitarla.

Cuanto más miedo siente la persona, más energía emite y más se debilita, al grado de que ciertos Cascarones generados por el miedo se especializan en generar miedo en otras personas cercanas, para atemorizarlas y alimentarse de sus emisiones de energía a través del pánico y el descontrol emocional.

¿Cómo se visualizan estos Cascarones? Por lo general, no toman una forma definida, sino como una pequeña nube oscura de energía, que puede habitar en casas abandonadas donde se ha vivido situaciones muy díficiles (asesinatos, violaciones, sufrimientos agudos, torturas), hospitales cerrados, cárceles y todos los lugares donde ha habido intenso sufrimiento humano.

Los Cascarones suelen ser a veces confundidos con Espectros (seres que han fallecido y aún permanecen apegados al plano Tierra) y pueden detectarse por cambios de temperatura inusuales. En cuanto a la descripción de las Larvas, a fin de no extender la longitud del artículo, serán tratadas en otro artículo, junto con otros “personajes” similares del mundo energético.

El Sendero Del Ser. Bendiciones. Leo

***

«Seres de luz en los hospitales» Miguel Ángel Pertierra.

Mindalia Televisión
www.foroacce.com
www.laruedadelmisterio.es


Tuvo lugar durante el XII Foro ACCE Marbella, los días 21 y 22 de Mayo 2016.

Ángeles y otros Seres en el Hospital.

Los hospitales son lugares de vida y muerte, enfermedad y sufrimiento, pero además de todo esto, para todas aquellas personas que hayan estado el suficiente tiempo y que hayan querido ver y observar la realidad concomitante, se habrán dado cuenta que hay una serie de “pobladores”, que algunas veces aparecen en unos casos, son los llamados “ángeles de hospital” y en otros “fantasmas o espectros”.
En una conferencia muy especial, el Dr. Miguel Ángel Pertierra, hablará de sus investigaciones en estos lugares donde confluyen una serie de “entidades” contrapuestas que parecen morar en dichos hospitales.

Miguel Angel Pertierra: Licenciado en Medicina y Cirugía. Médico Especialista en Otorrinolaringología. ( residencia MIR efectuada en el Hospital Regional Carlos Haya de Málaga) Título de Doctor en Medicina y Cirugía expedido por la Universidad de Málaga con calificación “CUM LAUDE” con la Tesis Doctoral: “Evaluación Otorrinolaringológica en paciente con Lupus Eritematoso Sistémico”. Profesor Colaborador Honorario de la Cátedra de Radiología y Medicina Física, Oftalmología y Otorrinolaringología, Facultad de Medicina. Universidad de Málaga. Experto Universitario en Promoción de la Salud de la Comunidad. Especialista Universitario en Hipnosis Clínica. Especialista Universitario en Neuropsicología. Certificación acreditativa para el ejercicio de función como Médico General, expedido por el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Más de 200 publicaciones científicas en Simposiums y Revistas nacionales e internacionales.
Director del programa: “La Rueda del Misterio”. Asesor Científico y Colaborador del programa del TV “Mis Enigmas Favoritos”. Articulista de revistas “MÁS ALLA DE LA CIENCIA”, “AÑO CERO”, ”ENIGMAS”, ”MILENARIOS”. Colaborador en capítulo de libro: “ÁREA 51” de David Benito. Entrevistado o Colaborador en Programas de Radio-TV: “Cuarto Milenio”, “Mis Enigmas Favoritos Radio”, “Antena 3”, “Puente al Infinito”, “El Último Peldaño”, “La Zona Oculta”, “El Sótano Sellado”, “Radio Edenex”, “Tertulias en el Bar”, “Ángulo 13”, “Expediente FDM”, “Dimensión Oculta”, “El Patio de los Inquietos”, “En la búsqueda”, “El despertar del Cementerio”, “Radio Revolución Humana”, “Nueva Dimensión”, “Otros Mundos”.

***

«Las etapas de cómo hacer un duelo – Protocolo de duelo» Jean Guillaume.

LA CAJA DE PANDORA

www.therapie-decodage.fr/ – jguillaumesalles@gmail.com


desde el minuto 5:30
Con los Los Duelos logramos que emerjan sentimientos y emociones, que durante la tarea de la Biodescodificación mediante el duelo (simbólico) los lazos que unen a la persona con sus ancestros, puedan comprenderse mejor, poner cierta luz en encontrar algunas explicaciones a sucesos en este momento y ahora mismo en la persona.

El proceso del duelo

No necesitamos el sufrimiento para honrar la memoria del muerto. Usted puede ya no sufrir por la ausencia y eso no quita de ninguna manera el amor que le tuvo.
Concretamente, hacer el duelo significa ya no sufrir por la ausencia.
Puede haber 6 elementos que bloquean el proceso natural del duelo:

1. Hay una culpa, racional o no, que tiene que ver con la persona perdida.
2. Hay un pleito no solucionado con la persona perdida.
3. No pudimos decir adiós.
4. El shock del anuncio o del descubrimiento de la muerte, si es traumático.
Es importante tratar este momento, sinó el cerebro entra en un ciclo vicioso con el shock.
5. Verificar que la persona se ha dado cuenta de la muerte del difunto.
Para esto ponerla frente al difunto y hacer que diga en voz alta: «él/ella está muerto/a, él/ella no regresará jamás!».
6. Verificar que la persona se quede con una bella imagen del difunto. Sinó, hacer lo necesario.

***

«La Muerte y el Morir» Fidel Delgado.

1

2

3

4

5

6

Evento realizado en Elche como parte de una serie de talleres por el programa ciencia y espiritualidad en el proceso de morir.
Colaboración del Dr. Vicente Arráez , que tuvo lugar durante el curso La experiencia cotidiana de la espiritualidad dentro de las XI Jornadas Muerte y Morir

La Ciencia, entendida como la búsqueda estructurada de la comprensión de la realidad a través de la objetivación y el método empírico, ha producido en las últimas décadas extraordinarios avances tecnológicos sin embargo, en la medida que se ha centrado en un paradigma materialista, se ha convertido en un cientificismo, un fundamentalismo que limita su expansión.

La auténtica ciencia es la que busca responder las preguntas esenciales sobre qué es la vida y más específicamente de algo que no es común y nos define y nos caracteriza, la conciencia para comprender nuestra naturaleza esencial que no puede ser explorada ni descrita desde el paradigma científico actual, ha sido el tema central de todas las tradiciones de sabidurías y espirituales.


Mindalia Televisión

«Los casos en investigación paranormal del Grupo Hepta» Sol Blanco Soler.


Publicado el 7 mar. 2016

Los casos en investigación paranormal del Grupo Hepta Hepta por Sol Blanco Soler, que tuvo lugar durante el XV Congreso sobre Misterios de la ciencia y de la historia, que se realizó en Alcobendas (Madrid) los días 4, 5 y 6 de Marzo 2016.
Organizado por la Asociación Mil Caminos.


www.milcaminos.com
Mindalia Televisión

«Taxistas informan haber recogido a fantasmas desde el tsunami de Japón del 2011»

Taxistas informan haber recogido a fantasmas a partir del Tsunami del 2011

El 11 de marzo de 2011, un enorme tsunami provocado por un terremoto de magnitud 9,0 en el noreste de Japón, causó una de las mayores catástrofes de nuestra historia. El resultado final fue de 492.000 personas evacuadas, 11.600 fallecidos y 16.450 desparecidos. Y 5 años después, cientos de residentes en las ciudades más afectadas aseguran haber sido testigos de lo imposible, avistamientos de los fantasmas de todos aquellos que murieron en el terremoto. En algunos casos, las reconstrucciones de las zonas más afectadas tuvieron que ser paralizadas debido a la gran cantidad de fenómenos paranormales. Pero ahora, los taxistas japoneses que trabajan en una de las zonas más afectadas por el desastre aseguran haber llevado en sus vehículos a “clientes fantasmas”.

¿He muerto?

Ése no es el tipo de comentario que un taxista esperaría tener de un pasajero, pero eso es sólo uno de la serie de comentarios espeluznantes que los conductores que trabajan en Ishinomaki le dijeron a Yuka Kudo, una estudiante de sociología  que entrevistó a conductores de taxi para una tesis. Cerca de 6.000 residentes de Ishinomaki murieron como consecuencia de la catástrofe del 2011, por lo que es una de las zonas más afectadas y la razón por la que Yuka lo eligió para su estudio.

Un área de Ishinomaki después del desastre

¿Ha tenido alguna experiencia inusual después de la catástrofe?

Ésa fue la pregunta que Yuka hizo a más de 100 conductores durante su año de investigación. Ella informó respuestas desde la indiferencia a la ira. Pero siete conductores voluntariamente compartieron sus escalofriantes experiencias con los fantasmas.

Un conductor dijo que recogió a un joven de unos 20 años y le preguntó a dónde quería ir. El hombre siguió apuntando hacia adelante y repetía «Hiyoriyama», que significa montaña. Cuando llegaron allí, el joven había desaparecido del asiento trasero. Otro recogió una joven que le dijo que quería ir a una zona que fue abandonada. Cuando el conductor le señaló esto, ella le preguntó: «¿He muerto?» Cuando volvió a mirar por encima de su hombro, la chica se había ido.

Kudo oyó historias similares de otros conductores, que consideraban que son experiencias espirituales. En cada caso, se verifican sus historias, mostrando sus registros que habían iniciado sus medidores, lo que significaba que eran responsables de colectar una tarifa … una tarifa que ellos tuvieron que pagar de sus bolsillos cuando los pasajeros desaparecieron.

Yuka Kudo (pronto a ser socióloga) parece creer que eran definitivamente fantasmas de adultos jóvenes que perecieron en el desastre.

Los jóvenes se sienten fuertemente disgustado [con su muerte] cuando no pueden juntarse con las personas que aman. A medida que quieren transmitir su amargura, pueden que hayan elegido los taxis, los cuales son como habitaciones privadas, como un medio para hacerlo.

Yuka piensa que estos eran fantasmas que estaban esperando su taxi para cruzar por un puente diferente. ¿Podría ser algo más que fantasmas? Aquí hay otro escenario de un psiquiatra de Ishinomaki Keizo Hara.

Creemos que los fenómenos como los avistamientos de fantasmas son, quizás, una proyección mental del terror y las preocupaciones asociadas con esos lugares. Se necesitará tiempo para el trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) emerja en muchas personas que viven en albergues temporales para los que nada ha cambiado desde el terremoto.

¿Será que estos taxistas recogieron fantasmas reales o sólo estaban alucinando debido al estrés postraumático?


conspiraciones1040.blogspot.com

«La Vision Universal sobre la Muerte y sus Ensenanzas» Sergio Ramos.


En esta ocasión Sergio nos hablará de su propia experiencia con la muerte y la visión universal que ha ido recogiendo sobre la misma para dejar de ver a la muerte como enemiga y verla como la gran maestra de la transformación.
La conferencia va enfocada en comprender la muerte y aprender a dejar morir (transformar) en el día a día y dar pautas para las personas que acompañan a otras en los últimos momentos de su vida.
​A​l finalizar se realizará un trabajo práctico de transformación.


www.conexionevolutiva.com
LA CAJA DE PANDORA

«El sueño lúcido» Sergio Villoldo.

sueño-lucido

Un sueño lúcido es aquel en el que nos damos cuenta de que estamos soñando, hasta el  punto de tener total control de lo que hacemos en el sueño. También hay sueños en los que somos conscientes de que estamos soñando pero seguimos un <<guión>> del cual no podemos o queremos salir.

Estos últimos por lo general contienen información importante que debemos recibir. El sueño lúcido es aquel donde la conciencia del soñador se transfiere a la manifestación del soñado. Éste es un terreno fértil donde podemos conocer la inmensa creatividad que hay en nosotros. Despertar en un sueño, así como la experiencia de desdoblarse de la imagen de uno mismo. Ver el cuerpo dormir es una forma de reconocimiento de uno mismo como conciencia, saliendo de la inconsciencia usual de los sueños comunes por medio de la consciencia o el darse cuenta.

También es un reconocimiento de la vida sin estar de lleno apegada a la identificación con el cuerpo. La conciencia como tal, mantiene la capacidad ilimitada de crear y una de sus formas de creación son los entornos en los que el observador puede vivir y experimentar. La exploración consciente del mundo inconsciente más directa y plena que existe, es la de los sueños cuando se consigue la lucidez de los mismos. Los sueños  lúcidos se pueden medir por fases, teniendo en cuenta que ninguna de las fases o niveles son reales, pero nos sirven como ejemplo para tener un seguimiento de cómo funciona la evolución en el mundo onírico.

El primer nivel es cuando nos damos cuenta de que estamos soñando y cobramos lucidez. Esta fase se origina con un sueño ya comenzado, de modo que nos volvemos lúcidos en un mundo de proyecciones, que ahora vivimos desde una posición desapegada a la del guión original del sueño. Al igual que en la vigilia, esto implica por así decirlo, detener el karma o guión del sueño, al ser conscientes de que estamos soñando. Estos suelen ser procesos muy llamativos ya que no comprometen demasiado al soñador, que lo vive como una aventura más parecida a un videojuego, a veces muy real, pero con el salvoconducto de saber que todo parte de un sueño común.

Esta certeza de saber que aún siendo muy real lo vivido es un sueño, da al practicante la confianza necesaria para adentrarse sin problemas en la experiencia onírica, teniendo como pega el dejarse absorber demasiado por la experiencia sensorial del sueño, pudiendo perder así la lucidez.

El segundo nivel comienza cuando ya tenemos algo de práctica y podemos sostener la lucidez por más tiempo. Esto se logra gracias a la atención sostenida y para facilitar esto es interesante practicar mirando el entorno sin quedarnos demasiado fijos en nada. Los sueños cambian y el cambio fuera de control deviene en desatención. Si por ejemplo estás teniendo un sueño lúcido en un parque, lo ideal sería ir echando cortas miradas a todo lo que te rodea yendo de un objeto a otro, para luego volver al punto de partida. Así comienzas con tus manos, después puedes enfocar un árbol, más tarde un banco, una fuente y vuelves de nuevo a tus manos.

Si te quedas demasiado tiempo mirando algo, sentirás que un estado de somnolencia se apodera de ti, de seguir así, perderás toda lucidez y volverás a vivir un sueño común exento de lucidez o tal vez te despiertes sobresaltado en el mundo cotidiano de la vigilia. Antes de que suceda tal cosa ya deberías haber cambiado de objeto. De modo que si vas mirando de objeto en objeto sin excederte en número de objetos ni de tiempo observándolos, percibirás cómo la sensación de realidad se vuelve cada vez más aguda, hasta sobrepasar con creces el estado de agudeza habitual en la vigilia.

Enfocar la atención al suelo también es una buena forma de afianzar el decorado onírico y aumentar así la atención lúcida dentro del sueño. Si continúas con esta práctica podrás viajar de sueño en sueño sin perder la lucidez ya sea volando, exclamando el deseo de ir a algún lugar en concreto, o bien fijando la atención en un objeto o elemento del sueño y permitir que lo que rodea al objeto  cambie sin que esto te haga perder la lucidez, de ser así aparecerás en otro lugar.

El tercer nivel se inicia cuando se tiene la experiencia de desdoblamiento y se encara al cuerpo mientras duerme. Éste es un momento crucial ya que es aquí cuando verdaderamente nos vivimos como algo más que un cuerpo. En este punto la razón se resquebraja y muchas veces la experiencia se corta tras sufrir un verdadero susto despertándonos bruscamente.

Esta experiencia a veces torna escurridiza, ya que la razón huye de este evento siendo en verdad un auténtico divorcio con el sistema de creencias cultural que hemos heredado, además de ser un salto decisivo a la hora de percibir al mundo como conciencia y energía. A partir de aquí es necesario haber desarrollado un estado de atención basado en la sobriedad, habiendo abandonado ya la exaltación del principiante que se emociona y sobrexcita con cada evento sucedido en la lucidez.

Ver al cuerpo durmiendo, termina de un plumazo con gran cantidad de creencias limitadoras y excluyentes acerca de la conciencia y su naturaleza. Aceptar que la conciencia no está vinculada exclusivamente al cerebro, sino que la conciencia implica lo que conocemos como adentro y afuera y que el cerebro es más bien un receptor de señal, no es tarea fácil para un occidental.  La conciencia es el espacio en el que sucede el mundo y el universo en sí. Mirar fijamente al cuerpo mientras duerme sin hacer nada más, se convierte en una de las más poderosas formas de desidentificación que existen. Este proceso puede durar algún tiempo, hasta que la estructura de creencias del practicante se derrumbe completamente y ya no necesite de la convicción de ser un cuerpo o alguien que ha abandonado un cuerpo. De este modo podrá comenzar a experimentarse a sí mismo como pura conciencia o energía.

Cuando este proceso se ha completado, comienza un proceso de exploración del plano astral no definido por el mundo de proyecciones oníricas personales, sino por el vasto campo activo del universo, siendo éste ilimitado e impersonal. Es entonces cuando podemos experimentar verdaderos mundos y universos ajenos a la descripción habitual del ser humano, es aquí donde comienza el inmenso viaje a lo desconocido.

La brujería continúa desde este punto y se pierde en la inmensidad creadora del universo. Meterse en los sueños de otros, crear sueños con comunidades enteras, materializar objetos o incluso emigrar físicamente a otros reinos de la conciencia han sido algunas de las acrobacias de la antigua brujería de nuestro mundo. Claro que, aunque llamativos, dichos eventos están sujetos a la supervivencia del  <<yo>> y por lo tanto exentos de la verdadera libertad de lo abstracto e impersonal que nos brinda el universo si estamos dispuestos a ello.

La parte verdaderamente iniciática, sin tener que negarnos a indagar en lo desconocido y sus innumerables reinos, es la de preguntarnos mientras vemos a nuestro cuerpo dormido, ¿quién sueña?. Tengamos en cuenta que mientras exista una entidad que sea testigo del sueño, seguiremos inmersos en la dualidad y la realidad ilusoria del ego, por muy sofisticado que este sea. Meditar frente al cuerpo dormido, indagar en la naturaleza real de aquel que sueña, deviene en la disolución del mismo en el potencial del cual emergen todos los sueños posibles. Ésta es una forma de disolverse en aquello que no se puede conocer, en aquello que es impersonal y de naturaleza absolutamente indómita.


Por Sergio Villoldo que imparte en Nagual la Escuela de Onirodinámica
www.centronagual.es