Archivos de la categoría CIVILIZACIONES EUROPEAS

Descubren por casualidad “un nuevo Stonehenge” en un pequeño pueblo español

Por RT

Los científicos están estudiando unas estructuras que podrían datar del mismo período que el conocido complejo inglés.

El pueblo toledano de Totanés, en el interior de España, vive últimamente pendiente de lo que podría ser un gran descubrimiento: la posibilidad de que su término municipal albergue unos restos de características similares a los de Stonehenge, el conocido monumento megalítico datado a finales del neolítico que es motivo de peregrinación en Inglaterra.

Este pequeño pueblo, que cuenta tan solo con 355 habitantes, ha llamado la atención de los investigadores, después de que su alcalde, Ildefonso Gutiérrez, aprovechara la visita de unos jóvenes arqueólogos para mostrarles unas curiosas piedras.

En entrevista con este medio, Sergio Isabel, arqueólogo de grupo Cota 667, explica que todo ha sido fruto de la casualidad y del empeño del regidor. La historia comenzó hace casi dos años cuando el grupo estaba realizando una exposición itinerante sobre verracos (esculturas zoomorfas de piedra bastante comunes en España) y recaló en Totanés, que cuenta con dos de ellos, con la intención de tomar unas imágenes.

Sigue leyendo Descubren por casualidad “un nuevo Stonehenge” en un pequeño pueblo español

Arqueólogos descubren en Escocia red intercomunicada de antiguos asentamientos neolíticos

Portada - Piedra de Cochno, Faifley. Algunos investigadores creen que la Piedra de Cochno es un antiguo mapa que revela la ubicación de otros asentamientos del valle del Clyde. Crédito: Comisión Real de los Antiguos e Históricos Monumentos de Escocia

Los científicos que están analizando “antiguos yacimientos de arte rupestre” en torno a la ciudad de Glasgow en la costa oeste de Escocia han concluido que el hombre prehistórico muy probablemente habría vivido “en un anillo” de asentamientos ubicados alrededor de la zona ocupada actualmente por la ciudad.

El oeste de Escocia ofrecía a los pueblos prehistóricos tierras muy fértiles y acceso a rutas costeras y fluviales con abundante pesca. Como tal, la vega del río Clyde estuvo habitada desde por lo menos el 3000 a. C., según un artículo publicado recientemente en The Scotsman. Al destruirse la mayor parte de objetos y asentamientos neolíticos con la creación y la expansión de la ciudad de Glasgow, los arqueólogos consideran que la actual urbanización residencial de Faifley, situada en la zona norte de Clydebank, West Dunbartonshire, sería el Santo Grial del arte neolítico escocés.

La urbanización residencial de Faifley en Clydebank, Escocia (CC BY-SA 2.0)

La urbanización residencial de Faifley en Clydebank, Escocia (CC BY-SA 2.0)

Un parque situado en los límites de Faifley alberga 14 ejemplos de antiguo arte rupestre datados en un antigüedad de por lo menos 5.000 años. Las huellas del pasado revelan un “tentador rastro de evidencias de cómo el país fue poblado en el pasado remoto,” según apunta la Dra. Tertia Barnett, principal investigadora del Scotland’s Rock Art Project (“Proyecto Arte Rupestre de Escocia”). Barnett explicaba en declaraciones recogidas por The Scotsman:

Sigue leyendo Arqueólogos descubren en Escocia red intercomunicada de antiguos asentamientos neolíticos

El misterio de las fortalezas vitrificadas de Europa, una anomalía geológica inexplicada

Europa, el Viejo Continente es conocido por su increíble historia, épocas medievales e impresionantes fortalezas y monarquías.

Entre 700 y 300 aC, se construyeron un gran número de fuertes en Escocia, muchos de ellos en la cima de las colinas, con paredes hechas de piedras apiladas sin el uso de mortero.

Esto, al principio, puede no parecer nada fuera de lo común, ya que, por supuesto, existen muchas de esas estructuras en todo el mundo, y no solo en Europa.

Sin embargo, toda la historia cambia por completo, pasando de ordinario a extraordinario tras un minucioso examen que revela que muchas de las piedras que forman las paredes de estas antiguas fortalezas se fusionan. Algunas de las áreas de los fuertes se convirtieron en una especie de vidrio, con los restos de lo que sin duda fueron burbujas de aire y gotas de roca fundida que son evidencia de que las piedras estuvieron sometidas a temperaturas que llevaron a un proceso de vitrificación.

Parte de la pared vitrificada en Sainte-Suzanne (Mayenne). Crédito de la imagen: Wikimedia Commons .

Ni un solo erudito ha podido explicar cómo esto es posible.

Por lo tanto, durante los últimos tres siglos, los arqueólogos han tratado de responder las preguntas que rodean las misteriosas fortalezas escocesas.

Uno de los primeros geólogos británicos en describir estas misteriosas estructuras y el misterio detrás de ellas fue John Williams, autor de Historia Natural del Reino Mineral.

Fue él quien primero describió el misterio en 1777 después de observar algunas ruinas extrañas, de las cuales más tarde se han encontrado más de un centenar de ejemplos en toda Europa, principalmente en Escocia.

Entonces, ¿quién los construyó? ¿Cómo lograron vitrificar la piedra? ¿Y qué tipo de tecnología se usó? ¿Y es posible que no veamos la imagen completa?

Demasiadas preguntas y ninguna respuesta.

Estas estructuras recibieron el nombre de fuertes vitrificados. Estas estructuras han asombrado a los geólogos durante siglos porque no hay una explicación científica de cómo se fusionaron las rocas.

Las temperaturas a las que tuvieron que someterse para la vitrificación son comparables a la detonación de una bomba atómica, dicen algunos expertos.

Pero lo interesante es el hecho de que no hay una o dos estructuras vitrificadas, sino cientos de ejemplos repartidos por Europa, con 70 fuertes existentes en Escocia.

Cuando se descubrieron las primeras estructuras vitrificadas en Escocia, se pensó que eran exclusivas de Escocia, siendo las más famosas Dun Mac Sniachan, Benderloch, Craig Phadraig, Ord Hill, Dun Deardail, Knock Farril, Dun Creich, Finavon, Barryhill, Leyes , Dun Gall, Anwoth, Tap o O’Nort.

Sigue leyendo El misterio de las fortalezas vitrificadas de Europa, una anomalía geológica inexplicada

LAS NOVIAS BÚLGARAS CON LOS CRÁNEOS ALARGADOS

Cráneos con distinto estado de alteración. Se vendaba la cabeza de las niñas para cambiar su forma, como señal de alto nivel socioeconómico – State Collection for Anthropology and Palaeoanatomy Munich

Varios yacimientos en Baviera (Alemania) del siglo V han mostrado la presencia de mujeres viajeras procedentes del este de Europa: probablemente pertenecían a la alta sociedad y su papel quizás fue forjar alianzas con los pobladores locales.

Durante el llamado «Völkerwanderung», al comienzo del año 500 y en el límite entre la Edad Antigua y la Edad Media, Alemania sufrió un complejo e interesante periodo de cambios. La caída del Imperio Romano de Occidente y la llegada de las tribus «bárbaras», como los godos, los alemanes, los francos y los lombardos, supuso una gran transformación socioeconómica y cultural que permitió la fundación de muchos de los asentamientos que hoy le dan nombre a las ciudades del país.

Un estudio publicado recientemente en Proceedings of the National Academy of Sciences ha llevado a cabo un profundo análisis genómico de las poblaciones que se movieron por la región de Baviera durante ese periodo. Después de investigar el ADN de 40 personas que vivieron por entonces, los investigadores han observado que estos «alemanes» tenían un aspecto muy similar al de los escandinavos de hoy en día: muchos eran rubios y tenían una piel muy clara, con una genética muy similar a la de poblaciones del norte y centro de Europa. Pero no todos eran así. Entre estas 40 personas han encontrado restos de mujeres que provenían de las actuales Bulgaria, Rumanía y Grecia septentrional y que, curiosamente, tenían unos cráneos excepcionalmente alargados. Esto permite investigar los orígenes de la práctica ritual de alargar las cabezas y sugiere que esas mujeres hicieron un largo camino quizás para acabar casándose con los lugareños.

Sigue leyendo LAS NOVIAS BÚLGARAS CON LOS CRÁNEOS ALARGADOS

Investigadores descubren la sofisticada ingeniería y el trabajo del metal debajo de la antigua ‘pirámide’ griega

Como lo señalaron los expertos, esta antigua ‘pirámide’ compuesta de varias terrazas habría brillado en el sol griego, visible desde lejos. Debajo de la estructura, los investigadores descubrieron rastros de ingeniería compleja y trabajo de metales.

Un grupo de arqueólogos de tres países ha encontrado evidencias de trabajos avanzados de ingeniería bajo las terrazas del santuario piramidal del islote Daskalio.

Nuevas excavaciones en la remota isla griega de Keros han revelado evidencias de hazañas de ingeniería espectaculares y obras arquitectónicas monumentales que, según los investigadores, lo convierten en uno de los sitios arqueológicos más impresionantes del Egeo.

Un impresionante molde antiguo para la metalurgia encontrado en el sitio arqueológico. Crédito de la imagen: Universidad de Cambridge

Según los informes, hace más de 4.000 años, para ser precisos hace 4.500 años, los antiguos constructores tallaron toda la superficie de un promontorio natural en forma de pirámide en la isla griega de Keros. Lo formaron en terrazas cubiertas con 1.000 toneladas de piedra blanca reluciente importada especialmente para darle la apariencia de una gigantesca pirámide escalonada que se eleva desde el Egeo, por lo que es la estructura artificial más imponente de todo el archipiélago de las Cícladas.

Sin embargo, lo que hay adentro es aún más impresionante, dicen los arqueólogos.

Los expertos han encontrado debajo de la superficie de las terrazas obras de ingeniería y artesanía aún no descubiertas que rivalizan con el impresionante exterior de la estructura.

Como señaló The Guardian, los arqueólogos han encontrado evidencia de un complejo de túneles de drenaje, construido 1.000 años antes de la famosa fontanería interior del palacio minoico de Knossos en Creta, y vestigios de metalurgia sofisticada.

Los expertos aún no están seguros de si los antiguos túneles fueron diseñados como un sistema para aguas residuales o agua dulce.

Esta es una imagen aérea del promontorio de Dhaskalio, que se eleva desde el mar Egeo. Según los expertos, una vez se unió al gran santuario de Keros. Crédito de la imagen: Michael Boyd

Los investigadores descubrieron las primeras huellas de la metalurgia avanzada hace diez años en el sitio. Desde entonces, nuevos descubrimientos han demostrado que los antiguos habitantes de las Mini-Islas eran mucho más sofisticados de lo que imaginaban los investigadores, ya que los expertos excavaron dos talleres llenos de escombros de metalurgia y varios artefactos, incluyendo un hacha de plomo, un molde para dagas de cobre, así como innumerables fragmentos de cerámica de equipos de trabajo de metales, utilizados por los antiguos constructores, hace miles de años.

“Lo que estamos viendo aquí con la metalistería y de otras maneras es el comienzo de la urbanización”, dijo el director conjunto de la excavación Michael Boyd, de la  Universidad de Cambridge en una entrevista con The Guardian . Las comunidades remotas fueron atraídas a las redes centradas en el sitio, se intensificó la producción artesanal y agrícola, y la arquitectura se hizo más grande, eclipsando gradualmente la importancia original del santuario.

Los arqueólogos han encontrado complejos túneles de drenaje y metalistería. Crédito de la imagen Michael Boyd.

Vale la pena mencionar que el promontorio de Dhaksalio es ahora esencialmente un islote pequeño debido al aumento en el nivel del mar.

Sin embargo, hace 4.500 años se unió a través de un canal estrecho a Keros, que, según investigaciones anteriores, era un santuario marítimo, centro de poder y destino de peregrinación donde se llevaban a cabo misteriosos rituales con objetos de mármol rotos.

Fuente:

Fontanería y metalistería avanzadas encontradas en la antigua isla griega

Ingeniería compleja y metalistería descubierta bajo la antigua ‘pirámide’ griega

Newgrange: un monumento cósmico de 5.000 años de antigüedad que precede a las pirámides en 500 años

Mil años más antiguo que Stonehenge, y 500 años mayor que las Pirámides de Giza, Newgrange es un antiguo monumento que consta de aproximadamente 200,000 toneladas de rocas y otros materiales. Tiene 85 metros (279 pies) de ancho en su punto más ancho.

Uno de los sitios antiguos más famosos en Irlanda es Newgrange, un monumento construido entre 3.300-2.900 aC según las pruebas de carbono 14 (Grogan 1991).

Esto lo hace 500 años más antiguo que la Gran Pirámide de Giza de Egipto, y 1,000 años más antiguo que Stonehenge (aunque las primeras etapas de Stonehenge son aproximadamente del mismo tiempo que Newgrange). Este antiguo monumento también es anterior a la cultura micénica de la antigua Grecia.

Permaneció perdido durante más de 4.000 años debido a una disminución del montículo hasta que fue descubierto en el siglo XVII por personas que miraban las piedras de construcción y lo describieron como una cueva.

Newgrange fue excavado y restaurado entre 1962 y 1975 bajo la supervisión del profesor Michael J O’Kelly, del Departamento de Arqueología de la University College Cork (O’Kelly 1986).

El monumento intrincadamente tallado es anterior a las pirámides de Giza por alrededor de 500 años. Crédito de la imagen: Shutterstock.

La mayoría de las piedras ( 200,000 toneladas de roca) provienen de la vecindad de la construcción, aunque las piedras de granito y cuarzo de la fachada fueron transportadas desde lugares más distantes, probablemente de Wicklow y Dundalk Bay, respectivamente.

El verdadero propósito de este antiguo monumento sigue siendo un misterio, aunque los expertos creen que fue un centro religioso de algún tipo.

Curiosamente, Newgrange parece estar orientada astronómicamente: todos los años, en la mañana del solsticio de invierno, la luz del sol penetra el pasaje e ilumina el piso de la cámara durante 17 minutos.

El cursus neolítico de Cleaven Dyke alineado con el amanecer de Samhain

Se trata de un monumento neolítico de unos 2 kilómetros de longitud, situado en Perthshire (Escocia)

La capacidad e intencionalidad en las modificaciones del paisaje durante el periodo neolítico aún resulta impresionante bajo nuestra mirada actual. El monumento de Cleaven Dyke, de 2 kilómetros de longitud, en Perthshire (Escocia) es uno de esos lugares. Durante décadas se ha considerado que este elemento no guardaba relaciones significativas con ningún evento solar, sin embargo una prospección arqueoastronómica intensiva realizada en 2008 reveló que guarda alineaciones con los amaneceres de comienzos de noviembre, estableciendo una relación con la festividad del mundo gaélico de Samhain, nuestra actual nnoche de difuntos.

    Traducción: Laura Benito Díez.
    Cleaven Dyke, cerca de Blairgowrie (Perthshire, Escocia), es un monumento neolítico de tipo cursus, ligeramente sinuoso, de unos dos kilómetros de longitud. Está formado por un banco central de tierra, con dos fosas paralelas a unos 20 metros a cada lado. Tiene unos 2 metros de altura y 13 de anchura en su base. En su extreo noroeste hay un gran túmulo funerario, desde el que se alinea en dirección sureste hacia Northballo Hill. Hacia el noroeste se alinea hacia Lethendy Hill.

    Durante muchos años, se pensaba que el Dyke había sido construido por los romanos, sin embargo las excavaciones han datado su construcción hace 5500 años (G. Barclay, 1993-98). El arqueoastrónomo Clive Ruggles prospectó el monumento en ambas direcciones para comprobar si estaba alineado con la salida y la puesta del sol sobre Northballo Hill en noviembre y febrero, y sobre Lethendy Hill en mayo y agosto. En aquel momento, Ruggles concluyó que el Dyke no estaba alineado con el sol en ninguna fecha atronómica significativa (C. Ruggles, 1998, 50).

    Durante 2008, el arqueoastrónomo Douglas Scott volvió a hacer una prospección de las alineaciones del Dyke, y llegó a la conclusión de que el sol se pone alineado con el monumento sobre Lethendy Hill a principios de mayo y en agosto, y sale por Northballo Hill a principios de noviembre y febrero. Estas prospecciones fueron confirmadas con fotografías en mayo de 2011 y octubre de 2017.

    Estos eventos se producen unos 45 días antes y después de los solsticios de verano e invierno. También coinciden con cuatro de las ocho divisiones del año solar documentadas en los alineamientos de corredor de los cairns neolíticos de las Órcadas-Cromarty, y en monumentos del Bronce final, como el cairn de corredor de Clava (D. Scott, 1990) (D. Scott, 2016). “Si el túmulo noroeste fue usado para enterramientos, es posible que Cleaven Dyke formase un enlace simbólico para los muertos con el amanecer a comienzos de noviembre, que para los gaélicos era Samhain, el tiempo de la festividad para los muertos. Hoy lo conocemos como Halloween”, afirma Scott.

    http://arqueologiaenred.paleorama.es/2017/11/el-cursus-neolitico-de-cleaven-dyke.html

    El Hombre de Grauballe: ¿víctima de un sacrificio ritual o ejecutado hace 2.300 años?

    http://squitel.blogspot.com.es/

     

    Portada - Rostro del Hombre de Grauballe, un cadáver de la Edad de Hierro en excelente estado de conservación gracias a la turba presente en el pantano al que fue arrojado tras su muerte. (Public Domain)

    De los numerosos antiguos restos humanos bien conservados hallados en ciénagas y pantanos, quizás el más interesante de todos sea el del conocido como Hombre de Grauballe. Descubierto en una turbera de Jutlandia, Dinamarca, en el año 1952, los expertos creen que este hombre fue degollado en algún momento del siglo III a. C. Su cuerpo fue entonces arrojado al pantano. Podría haber muerto como víctima de un sacrificio ritual, o quizás su cadáver sea la evidencia de un caso de asesinato de hace 2.300 años.
    El Hombre de Grauballe fue descubierto el 26 de abril de 1952 por un equipo de obreros daneses que estaban extrayendo turba en el pantano de Nebelgard Fen, cercano la población de Grauballe. En un principio, las gentes del lugar creyeron que se trataba del cadáver de un hombre conocido como Christian el Pelirrojo, un obrero que también había trabajado en el pasado en la extracción de turba y que bebía demasiado. Christian estaba perdido desde el 1887, y se cree que cayó al pantano estando borracho y se ahogó. Este destino, menos raro de lo que podría pensarse, es el mismo que corrieron dos individuos cuyos cuerpos fueron hallados en unos pantanos de Cheshire, Inglaterra. Aun así, las gentes de Grauballe decidieron que para estar seguros debían consultar con Ulrik Balsev, arqueólogo aficionado de la zona, además de con el médico del pueblo. Un rápido examen del hombre reveló que estaba desnudo, y que su rostro estaba contraído en una horrible mueca. Incapaces de determinar la identidad del hombre o la causa de su muerte, las gentes del lugar se pusieron en contacto con los científicos del Museo de Prehistoria de Aarhus. El profesor Peter Glob acudió a la mañana siguiente y supervisó los trabajos de un equipo de obreros que extrajo de la turba un bloque de gran tamaño en el que se encontraba el cuerpo.
    Una vez en el museo, el equipo de Glob llevó a cabo un examen exhaustivo del cadáver. Estimaron que tendría unos 30 años de edad en el momento de su muerte. Su altura habría sido aproximadamente de 1,75 metos. Sus cabellos, aún visibles en su cabeza, tenían una longitud de unos cinco centímetros. Sin embargo, a pesar de su tonalidad rojiza, el hombre probablemente no fuese pelirrojo (es muy posible que este color fuera el resultado de haber quedado sumergido en el pantano). Se observaba asimismo una barba de algunos días en su mentón, y sus manos y dedos no mostraban señales de haber realizado trabajos físicos a lo largo de su vida.
    Mano del Hombre de Grauballe. Obsérvese su excelente estado de conservación. (Public Domain)
    Mano del Hombre de Grauballe. Obsérvese su excelente estado de conservación. 
    Para sorpresa de todos, nuevos análisis científicos, como la datación mediante radiocarbono, revelaron que el Hombre de Grauballe había vivido a finales de la Edad de Hierro, probablemente entre los años 310 a. C. y 55 a. C. Al examinar el cuerpo con un microscopio electrónico se confirmó la impresión visual de que las manos de este hombre no estaban habituadas a labores manuales, ya que las yemas de sus dedos eran relativamente tersas. El análisis del contenido de su estómago demostró que su última comida fueron unas gachas de maíz; se encontraron también semillas de más de 60 hierbas y plantas diferentes. Los investigadores fueron capaces de determinar que las hierbas y bayas de su estómago no eran frescas, lo que sugiere que el hombre murió en invierno o a principios de la primavera. Su estómago mostraba asimismo trazas del hongo venenoso conocido como cornezuelo.
    Lo más impactante de todo fue el análisis forense que reveló las lesiones presentes en el cuerpo, especialmente un corte de extremo a extremo en la garganta. El estudio también desveló que al Hombre de Grauballe le faltaban cuatro vértebras lumbares. En un primer momento los científicos pensaron que había sido golpeado, ya que su cráneo estaba fracturado y su tibia derecha completamente rota; sin embargo, determinaron finalmente que estas lesiones se habían producido tras la muerte del individuo, quizás a causa de la presión del pantano, o al manipularlo los obreros y la gente del pueblo que lo encontraron.
    El cuerpo del Hombre de Grauballe tal y como fue descubierto. (Public Domain)
    El cuerpo del Hombre de Grauballe tal y como fue descubierto. 
    Se han propuesto numerosas teorías acerca de las posibles causas de la muerte del Hombre de Grauballe. No se encontraron junto a sus restos ropas ni objeto alguno. Es perfectamente posible que el hombre estuviese vestido en el momento de su muerte y que sus ropas se disolvieran en la humedad del pantano con el paso del tiempo. Dos de estas teorías destacan de entre el resto, y ambas están basadas en nuestros conocimientos actuales sobre la vida en el norte de Europa hacia el siglo III d. C.
    Según la primera teoría, el individuo era un criminal que pagó sus crímenes con su vida. Según Tácito, historiador romano de la época, las tribus del norte eran muy estrictas, y condenaban a muerte frecuentemente a quienes violaban la ley. Estos pueblos también se enzarzaban a menudo en guerras entre las diferentes tribus, lo que lleva a otra hipótesis en la que se afirma que el Hombre de Grauballe era un prisionero de guerra (hombres a los que por lo general se daba muerte durante su cautiverio).
    Reconstrucción facial del rostro del hombre de Grauballe (Fair Use)
    Reconstrucción facial del rostro del hombre de Grauballe 
    ¿Pero por qué entonces este hombre fue arrojado al pantano y no se deshicieron de él como del resto de criminales? La segunda de las teorías podría responder a este interrogante. Algunos expertos creen que se dio muerte al Hombre de Grauballe en un sacrificio ritual. Sus manos serían suaves porque no habría trabajado ni un solo día a lo largo de su vida: siempre habría estado destinado a tareas religiosas. Tácito también describe los fuertes vínculos que los europeos del norte sentían por la Madre Tierra: “durante la primavera [la Diosa] visita a estas tribus, y tras partir, se escoge a un grupo de individuos para que sean sacrificados” (Museo Nicholson).
    La teoría de un hombre santo destinado a ser sacrificado a la Madre Tierra encaja con otra teoría basada en el hongo cornezuelo hallado en su estómago. El cornezuelo es conocido principalmente como el hongo a partir del cual se sintetizó por vez primera el LSD. Sin embargo, también era el hongo que los antiguos griegos consumían en sus Misterios Eleusinos, y posiblemente (en este caso por accidente) por los acusadores originales en los juicios por brujería de Salem. El cornezuelo provoca convulsiones y alucinaciones, además de otros síntomas, como ardor en boca, manos y pies, y fuertes dolores abdominales. En conjunto se denomina a estos síntomas Fuego de San Antonio por el hospital de monjes de la Orden de San Antonio que en el año 1095 empezó a tratar por vez primera la enfermedad.
    El Hombre de Grauballe en el Museo Moesgaard, Dinamarca (CC BY-SA 3.0)
    El Hombre de Grauballe en el Museo Moesgaard, Dinamarca
    El Hombre de Grauballe habría estado en este caso demasiado enfermo como para trabajar, aunque quizás fuera utilizado por alguna orden sagrada para realizar predicciones similares a las del Oráculo de Delfos, lo que confirmaría la teoría del sacrificio ritual. Posteriormente habría sido depositado en el pantano en señal de reverencia. La primera teoría, en cambio, apuntaría más bien a que el consumo de cornezuelo y el ergotismo resultante le habrían convertido en un paria en su comunidad, alguien poseído por un espíritu maligno que no traía más que desgracias e infortunios. En tal caso, se habría dado muerte al Hombre de Grauballe para salvar a la comunidad de su maléfica influencia. Su cuerpo habría sido finalmente depositado en el pantano para mantenerle alejado del poblado.
    Es más que probable que por ahora los investigadores no tengan posibilidad de conocer la verdad sobre la muerte del Hombre de Grauballe con certeza.

    El monumento prehistórico irlandés de Newgrange: hogar de magos, hadas, dioses y reyes

    http://squitel.blogspot.com.es/

    Portada - Fotografía de Newgrange. (CC BY 2.5 pl)

    El túmulo de Newgrange se encuentra en el Condado de Meath, Irlanda. Este antiguo monumento está vinculado a historias de magia, hadas e increíbles excavaciones. Newgrange forma parte del impresionante complejo neolítico de Brú na Bóinne – Patrimonio Mundial de la UNESCO.
    Tradicionalmente ha sido un lugar de enterramiento para los reyes celtas. Pero los mitos y leyendas irlandeses cuentan también que era un sitio en el que los magos se reunían y al que acudían las hadas. Aún en nuestros días, se rumorea que si se visita el túmulo a primera hora de la mañana o a altas horas de la noche, se puede ver a la Reina de las Hadas y a sus súbditos. Muchos investigadores sugieren que Newgrange es también importante desde el punto de vista de la astronomía. Aunque se han realizado numerosas excavaciones en este monumento a lo largo de los años, el misterioso túmulo aún encierra muchos secretos.

    UN MONUMENTO LEGENDARIO OCULTO BAJO LA HIERBA

    El documento escrito más antiguo conocido en relación con el túmulo nos llega bajo la forma de una carta escrita por Edward Lhwyd el 15 de diciembre de 1699. Pero el monumento es mucho más antiguo; ¿significa esto que estuvo olvidado durante siglos? Es difícil responder a este interrogante, aunque los antiguos libros nos aportan nuevos fragmentos de valiosa información. En los Anales de los cuatro maestros, está escrito que los daneses saquearon Newgrange en el año 861. No se dice nada, no obstante, acerca de si los asaltantes lograron entrar en el túmulo.
    Cuando los arqueólogos empezaron a trabajar por primera vez en este yacimiento, hallaron una enorme cantidad de valiosos tesoros, entre ellos ornamentos y fictilia (un tipo de cerámica) entre otras piezas prehistóricas. Algunos de sus descubrimientos más interesantes fueron una cadena de oro, dos anillos, una pieza de oro, un alfiler de bronce y una pequeña arma de hierro. Muchos de estos hallazgos se encuentran expuestos actualmente en el Museo Nacional de Irlanda. Sin embargo, varios de estos preciosos descubrimientos fueron también vendidos a colecciones privadas antes de que se decretara una ley para proteger el lugar y sus tesoros.
    Joyas de oro de la época romana depositadas en el túmulo de Newgrange (Museo Británico). (CC BY-SA 3.0)
    Joyas de oro de la época romana depositadas en el túmulo de Newgrange (Museo Británico).
    Aparte de los hallazgos excavados y del propio túmulo, el yacimiento alberga algunas de las muestras más espectaculares de petroglifos de Europa Occidental. Entre ellos, el símbolo del trískel es uno de los diseños más habituales. Un hecho que vincula el lugar a muchos mitos y leyendas relacionados con deidades célticas. La creencia más extendida y popular es que era la casa de los más poderosos de los Tuatha (una raza de dioses irlandeses fundada por la diosa Danu).
    En el Libro de Lecan, del siglo XI, está escrito que Dagda vivía en el túmulo de Newgrange con su esposa Boann y tres hijos varones. El Libro de Leinster incluye también la historia de uno de sus hijos, Óengus, quien supuestamente era el dueño de Brú na Bóinne, la zona en la que se encuentra el monumento.

    Los Tuatha Dé Danann en la témpera de John Duncan “Los jinetes del Sidhe” (1911). (Public Domain)

    Los Tuatha Dé Danann en la témpera de John Duncan “Los jinetes del Sidhe” (1911).

    SÍMBOLOS SAGRADOS

    El monumento de Newgrange es único por numerosas razones. Por ejemplo, la datación del túmulo se remonta al 3200 a. C., pero permaneció cerrado durante algunos miles de años. Algunos investigadores han sugerido que el túmulo de Newgrange es muy similar a la tumba micénica con forma de colmena conocida como el Tesoro de Atreo. Sin embargo, otros expertos no aprecian ninguna similitud entre ambas estructuras. Los especialistas siguen buscando en la actualidad vínculos entre las diversas tumbas prehistóricas del mundo, pero esta vía de investigación por lo general da pie a más preguntas que respuestas.
    Vista de la elevación de Newgrange. (CC BY 2.0)
    Vista de la elevación de Newgrange. 
    El túmulo tiene una apariencia destacada, y es una de las construcciones de su tipo que han llegado hasta nosotros en mejor estado de conservación. La galería presenta una entrada al sur, aunque es frente a ella donde se puede ver uno de los mayores tesoros del lugar: una impresionante piedra cubierta con asombrosos rombos y espirales. Los arqueólogos han sugerido que estos símbolos son más que simples dibujos decorativos. Sin embargo, existen pocas teorías que entren en detalle en la razón por la que se trazaron estas marcas. Hay también otras dos piedras grabadas con símbolos que fueron descubiertas al noroeste, en los límites del círculo.
    Piedra de la entrada con petroglifos. (CC BY-SA 3.0)
    Piedra de la entrada con petroglifos. 
    En las muchas campañas de excavaciones realizadas a lo largo de los años se han descubierto numerosas marcas de anillos, espirales, cazoletas, y sorprendentes figuras similares a los cartuchos del antiguo Egipto. Su apariencia arroja nueva luz sobre el arte céltico y la posible relación entre los celtas y el antiguo Egipto.

    UN ANTIGUO MONUMENTO VUELVE A LA VIDA

    Las únicas personas que visitaban el túmulo cuando estaba cerrado eran gente que practicaba la magia y aquellos que buscaban la ayuda de los antiguos dioses. En el folklore de la zona se cuenta que era un lugar muy popular entre las brujas. La mayor parte de la gente de hecho tenía miedo de visitarlo por temor a los espíritus que supuestamente lo habitaban.
    Newgrange, Irlanda. (CC BY-SA 3.0)
    Newgrange, Irlanda.
    Pero en la actualidad Newgrange es reconocido como uno de los mayores tesoros arqueológicos de Irlanda. Ha aportado museos con muchos hallazgos célticos de valor incalculable. Y en nuestros días, el antiguo túmulo es también uno de los más importantes centros utilizados para eventos culturales relacionados con la antigua historia de Irlanda.

    El mítico Dilmún de los sumerios y la Isla de los Muertos

    Portada - Túmulos funerarios de A'ali (Bahréin) (Autoridad de Bahréin de Cultura y Antigüedades).

    En la mitología sumeria, el mítico Dilmún era conocido como el país puro y brillante, un paraíso en el que no existían la muerte ni las enfermedades. El país de Dilmún estaba lleno de abundantes fuentes de agua de origen divino, traídas a la superficie desde los reinos subterráneos por Utu/Shamash —el dios del sol— obedeciendo órdenes de Enki. Estas aguas transformaban una tierra en un principio seca en un auténtico jardín de los dioses, en el que la diosa madre Ninhursag cuidaba de plantas sagradas. Los sumerios creían que varias deidades habían hecho de Dilmún su hogar, entre ellas el propio Enki.

    Como Poseidón sumerio, Enki era el “señor del absu (abismo)” en la antigua cosmología, y se creía que había enviado a sus sabios, los apkallu, desde los abismos de las aguas para asistir a los reyes antediluvianos de Babilonia. Pero lo que hace del concepto de Dilmún algo tan singular entre los muchos míticos paraísos de la antigua literatura es que muchos investigadores consideran que habría sido un lugar real, aunque existen diversas candidaturas en relación con su posible emplazamiento.

    El dios de las aguas de Dilmún (Prathap MSK / Flickr)

    El dios de las aguas de Dilmún (Prathap MSK / Flickr)

    Algunos arqueólogos (entre ellos Peter Bruce Cornwall y David Rohl) han identificado el mítico Dilmún con la isla de Bahréin, localizada al sur de Eridu en el Golfo Pérsico. Situada entre Mesopotamia, la India y la costa oriental africana, Bahréin se convirtió en la antigüedad en hogar de influyentes intermediaros que comerciaban con mineral de cobre, diorita, oro, estaño, marfil y piedras semipreciosas, haciendo llegar estas mercancías a Sumeria, Babilonia y Asiria hasta mediados del segundo milenio a. C. Esta actividad comercial se ha atribuido a las gentes de la civilización Dilmún, que ocuparon tanto Bahréin como las vecinas costas continentales de Arabia. La isla de Bahréin estaba cubierta en el pasado de manantiales naturales, y muchos de los que no han sido arrasados por el “progreso” se encuentran aún a día de hoy en medio de las ruinas de los sagrados santuarios de hace milenios.  Hay también manantiales costeros bajo el mar salado en los que el agua dulce borbotea desde los inmensos acuíferos subterráneos que yacen bajo el Golfo Pérsico. Podría haber sido simplemente esta conexión natural con el mítico abismo y el inframundo la que dio lugar a uno de los mayores misterios arqueológicos del mundo: la construcción de más de 200.000 túmulos funerarios en la isla de Bahréin hace miles de años.

    Mapa del antiguo Dilmún (Saudi Arabia Tourism Guide)

    Mapa del antiguo Dilmún (Saudi Arabia Tourism Guide)

    La mayor parte de los túmulos de Bahréin fueron construidos entre los años 2300 a. C. y 1800 a. C., y sus dimensiones varían entre 1 y 3 metros de altura y los 3-11 metros de diámetro, aunque existen algunos ejemplos de mucho mayor tamaño. Algunos de los túmulos se encuentran rodeados por ruinas de muros perfectamente circulares construidos con bloques de piedra caliza cuidadosamente dispuestos hasta alcanzar cierta altura. El diámetro de estos muros es habitualmente el doble del diámetro del propio túmulo en torno al cual fueron construidos. Un reconocimiento aéreo realizado en 1959 reveló que 46 de entre los 75.023 túmulos observados presentaban estos muros circulares, apareciendo asimismo en torno a los túmulos Dilmún de la cercana costa continental de Arabia Saudí. Los expertos creen que estos anillos exteriores son indicativos de túmulos pertenecientes a individuos de una clase social especialmente
    Sigue leyendo El mítico Dilmún de los sumerios y la Isla de los Muertos

    Secreto milenario: Megalitos en Escocia se alinean con Sol y Luna

    http://www.hispantv.com/

    Un nuevo estudio reveló que los círculos de piedra de dos megalitos de 5000 años de antigüedad del Reino Unido están alineados con los movimientos de cuerpos celestes.

    Se levantan en soledad, formando círculos. Están a lo largo de alrededor de 100 puntos británicos. Los más famosos, los de Stonehenge, forman parte de grandes giras turísticas, pero es poco lo que se sabe sobre sus orígenes y significados. Y casi nada sobre sus misterios ocultos.

    Pero ahora, un grupo de científicos de la Universidad de Adelaide, estableció qué es lo que guió la construcción del más antiguo de este fenómeno de la antigüedad. Las piedas de Callanish y las de Stenness, en la Isla de Lewis, y en la de Orkney, Escocia, tienen alrededor de cinco mil años. Pero además, según el nuevo estudio, fueron levantadas por sus constructores en perfecta alineación con las órbitas del sol y de la luna, un descubrimiento que trae luz sobre uno de los mayores misterios de la arqueología.

    La gente ha hecho trabajo estadístico sobre las piedras de pie, pero como grupos. No las habían separado por era específica, o mirando cada línea en los círculos”, especificó Gail Higginbottom, científico de la Universidad de Adelaide.

    Gail Higginbottom y sus colegas emplearon información crucial para ello y utilizaron un mapeo 3D que les permitió efectuar el empalme entre ambas alineaciones. “Es la primera vez que círculos individuales fueron pesquisados para juzgar realmente qué fue lo que pasó”, indicó el investigador.

    Las piedras de Stenness, en Escocia.

    “La gente ha hecho trabajo estadístico sobre las piedras de pie, pero como grupos. No las habían separado por era específica, o mirando cada línea en los círculos”, especificó Higginbottom.

    Si bien las monumentales rocas fueron colocadas de manera relativamente rápida, el posicionamiento específico de cada una de ellas se basó en los estudios que esa civilización realizó durante varias generaciones, según indica el estudio publicado por The Journal of Archealogical Science.

    Para Higginbottom era crucial para estas civilizaciones del neolítico formar estas estructuras rocosas y “unir” ambas realidades: la tierra con el sol y la luna. “Era importante para ellos realizar estos alineamientos como parte de su amplio sistema de creencia”, subrayó el científico.

    “Alrededor del solsticio de invierno, cuando el sol se movía más hacia el sur, y cada vez se hacía más oscuro y los días más cortos, si no podían confirmar que el sol luego comenzaba a volver hacia el norte, con los días más cálidos, podía ser catastrófico”, añadió. Según el estudio, la precisión de la alineación de las piedras paradas era tal que aún mostraba posiciones de la luna que se daban cada 18 años.

    Higginbottom también tiene planeado ir con su equipo y examinar las más populares de estas rocas: las de Stonehenge. Sin embargo, cree que el trabajo allí no será sencillo. “Tiene muchas alineaciones y cinco diferentes estructuras de piedras”, concluyó el científico de la Universidad de Adelaide.

    bhr/ktg/nal