Archivos de la categoría LAS CRÓNICAS DE AKAKOR

La Crónica de Akakor

INTRODUCCIÓN

 

La Crónica de Akakor es un conjunto de relatos escritos por la tribu de los Ugha Mongulala que habitan en la selva del Amazonas en Brasil y que contiene más de 15 mil años de historia, desde la llegada de sus Dioses civilizadores hasta la década de los 70’s en nuestra época. Originalmente fueron escritos en el lenguaje de sus Maestros Antiguos (Dioses) sobre cortezas de árboles. Los relatos fueron transmitidos en forma oral por el príncipe de la tribu de los Ugha Mongulala (tribus escogidas aliadas), Tatunca Nara, al periodista alemán Karl Brugger que se encontraba trabajando en Brasil, quien grabó todo el relato en cintas magnetofónicas y posteriormente escribió y publicó el libro en 1976.

La crónica cuenta la historia milenaria de Sudamérica desde la perspectiva de los Ugha Mongulala, la civilización más antigua de la región, revelando muchas incógnitas que la historia y la arqueología no han podido explicar a ciencia cierta hasta nuestros días, como la construcción de Tiahuanaco y Machu Picchu. Incluso la ubicación de la ciudad de Akakor de los Ugha Mongulala no ha sido encontrada debido a la inmensidad de la selva amazónica.

En forma cronológica lo primero que narra la crónica es la llegada de los Dioses o Maestros Antiguos en el 13.000 A.C. procedentes del espacio exterior, quienes seleccionaron a las tribus aborígenes en la zona del Gran Río (Amazonas) para transmitirles cultura y acabar con su salvajismo, enseñándoles a cultivar la tierra, a respetar las leyes de la naturaleza y las leyes que ellos mismos les legaron para preservar el bien común. Construyeron grandes ciudades de piedra tanto en la superficie como subterráneas, con templos para la adoración del Sol, pirámides con fines espirituales y largos túneles que atraviesan bajo tierra desde las actuales zonas de Perú y Bolivia hasta Brasil y Venezuela. Transcurridos 3 mil años desde su llegada, los Dioses regresan a su mundo, fecha que fue fijada en la cronología de la Crónica de Akakor como la Hora Cero (o el año cero, que corresponde al 10.481 A.C.).

La historia de los Ugha Mongulala logra conmover por la cantidad de adversidades que debieron pasar para sobrevivir por más de 15 mil años, tanto a catástrofes naturales, guerras contra otras tribus y contra los “Blancos Bárbaros”, los conquistadores venidos desde Europa en el siglo XV y que casi lograron su extinción.

Nota: a continuación presento la transcripción de partes del libro, algunos de los cuales irán acompañados de alguna información anexa entre paréntesis [ ] cuando lo crea conveniente.

Por Mauricio Villarroel

 
LA CRONICA DE AKAKOR
(Die Chronik von Akakor)
KARL BRUGGER
Econ Verlag, Dusseldorf, 1976
Editorial Pomaire, España, 1978

 

 

 

FRAGMENTOS DEL LIBRO “LA CRÓNICA DE AKAKOR” DE KARL BRUGGER
 

 

 

LA PROCEDENCIA DE LOS DIOSES

 

Los Maestros Antiguos procedían de Schwerta, un poderoso imperio formado por muchos planetas, tan numerosos que ambos mundos, el de los Maestros Antiguos y el de la misma Tierra, se encuentran el uno al otro cada 6000 años. Es entonces cuando regresan los Dioses.

Tienen la piel blanca, cuerpos agraciados, fino pelo negro azulado, barba en el labio superior y el mentón. Lo que los diferencia es que tienen 6 dedos en las manos y 6 dedos en los pies.

En cuanto a las 13 residencias subterráneas que construyeron, su plan corresponde al de la constelación de Schwerta.

La Primera ciudad que construyeron los Maestros Antiguos se llamó AKANIS (fortaleza uno) en un estrecho istmo en México, en el lugar donde los dos océanos se tocan.
[Podría tratarse de antiguas ciudades de los Olmecas, pero su relación no ha sido explicada y no se menciona nada más sobre Akanis en la crónica.]

La segunda fue AKAKOR (fortaleza dos), la ciudad de la tribu de los Ugha Mongulala, construida en el 13.000 A.C.

La tercera fue AKAHIM (fortaleza tres), construida en el año 3166 A.C., a la cual los conquistadores españoles llamaron “El Dorado” por la gran cantidad de oro con que había sido construida.

Las tres residencias terrestres de los Maestros Antiguos eran lugares prohibidos para los Ugha Mongulala:

– Salazere, en las zonas altas del Gran Río

– Tiahuanaco, sobre el Gran Lago

– Manao, en la llanura elevada del sur.

Entre el 3166 A.C. y el 2866 A.C. los Ugha Mongulala bajo el mando del dios Lhasa construyeron la ciudad de Machu Picchu en el Oeste, y la poderosa ciudad portuaria de Ofir sobre la desembocadura del Gran Río en el Este (en el 3056 A.C.).

Aproximadamente en el 2866 A.C. el hermano de Lhasa, llamado Samón, se dirigió hacia el Este para construir un imperio en el valle de un río.
[Posiblemente se trate del rey Sargón I, que construyó la ciudad de Akkad e inició una nueva era en el pueblo Sumerio, llevando la escritura y el lenguaje de los Dioses a Mesopotamia.]

 

 

 

DIVISIÓN DEL AÑO TERRESTRE

 

– Dividieron el año en 13 Lunas: Unaga, Mena, Lano, Ceros, Mens, Laime, Gisho, Manga, Klemnu, Tin, Meinos, Danama, e Ilashi.

– Cada 2 lunas de 20 días le sigue una luna doble. “Al finalizar el año, dedicamos 5 días a la veneración de los Dioses. Seguidamente celebramos nuestra fiesta sagrada más importante, el solsticio, cuando se inicia la renovación de la Naturaleza.”

 

 

 

 

LA PRIMERA GRAN CATÁSTROFE (10.468 A.C.)

 

“Había signos extraños en el cielo. El crepúsculo cubría la superficie de la Tierra. El sol brillaba todavía, mas una bruma grisácea, grande y poderosa, comenzaba a oscurecer la luz del día. Signos extraños se mostraban en el cielo. Las estrellas parecían piedras perezosas. Sobre las colinas se cernía una niebla venenosa. Los árboles desprendían un fuego maloliente. Un sol rojo y un sendero negro se cruzaban entre sí. Negro, rojo, las cuatro esquinas de la Tierra estaban rojas.”

“Los Servidores Escogidos estaban llenos de espanto y de terror. Ya no veían ni el Sol ni la Luna, ni las estrellas. La confusión y la oscuridad estallaban por doquier. Imágenes extrañas pasaban por sobre sus cabezas. La resina goteaba desde el cielo y, en el crepúsculo, los hombres caminaban desesperados en busca de comida. Mataron a sus propios hermanos. Olvidaron el testamento de los Dioses. La era de la sangre había comenzado.”

 

En el período anterior a la hora cero existía otra nación de dioses que era hostil a nuestros Maestros Antiguos. Según las imágenes del Gran Templo del Sol en Akakor, las extrañas criaturas parecían hombres. Tenían mucho pelo y eran de piel rojiza. Como los hombres, tenían cinco dedos en las manos y cinco en los pies; mas de sus espaldas crecían cabezas de serpientes, de tigres, de halcones y de otros animales… Las dos razas de dioses, comenzaron a disputar. Quemaron el mundo con calor solar y trataron de arrebatarse el poder la una a la otra.
[los mitos y textos de diferentes culturas antiguas hablan de esas dos naciones, una que habitaba en el continente de Lemuria o Tierra de Mu en el océano Pacífico y la otra en el continente de la Atlántida o Atlantis en el océano Atlántico]

“Este es el relato de cómo perecieron los hombres. ¿Qué es lo que le ocurrió a la Tierra? ¿Quién la hizo temblar? ¿Quién hizo bailar las estrellas? ¿Quién hizo salir a las aguas de las rocas? Numerosas fueron las calamidades que visitaron al hombre; varias las pruebas a las que estuvo sujeto. Hacía un frío terrible, y un viento helado soplaba sobre la Tierra; hacía un calor terrible, y las personas se quemaban con su propio aliento. Los hombres y los animales huían sobrecogidos por el pánico. Corrían desesperados de un lado a otro. Intentaban subir a los árboles, pero los árboles los rechazaban; intentaban llegar a las cavernas, pero las cavernas se desplomaban y los sepultaban. Lo que estaba abajo se puso arriba, y lo que estaba arriba se hundió en las profundidades. El sonido y la furia de los Dioses parecían no tener fin. Incluso los refugios subterráneos comenzaron a temblar.”

La forma del continente antes de la Primera Gran Catástrofe difería considerablemente de su forma actual. Era mucho más frío y la lluvia caía regularmente. Podían distinguirse con claridad los períodos de sequía y los de lluvia. Todavía no existían los grandes bosques. El Gran Río era más pequeño y afluía hacia los dos océanos. Los afluentes lo unían con el lago gigante en el que los dioses habían erigido el complejo religioso de Tiahuanaco sobre la costa del sur.

El curso de los ríos quedó alterado, y la altura de las montañas y la fuerza del sol cambiaron. Hubo continentes que quedaron inundados. Las aguas del Gran Lago retrocedieron hacia los océanos. El Gran Río fue desplazado por una nueva alineación montañosa y afluía ahora rápidamente hacia el Este. En sus orillas nacieron y crecieron enormes bosques. Un calor húmedo se extendió sobre las regiones orientales del imperio. En el Oeste, donde habían surgido unas gigantescas montañas, las personas se congelaron con el frío cerrado de las elevadas altitudes.

 

 

SEGUNDA GRAN CATÁSTROFE (3166 A.C.)

[próximamente la transcripción del texto del libro]

[Corresponde al Diluvio Universal que menciona la Biblia y tantos otros escritos antiguos. Según la descripción en la crónica, un objeto gigantesco, como un asteroide o meteorito, atravesó el cielo y provocó una lluvia que inundó todo el territorio. Posiblemente se trate del acercamiento del cometa Nibiru que mencionan los Sumerios]

 

 

 

 

 

LOS DOCUMENTOS DE LOS DIOSES

 

Los Maestros Antiguos dejaron documentos secretos que se guardan en el Gran Templo del Sol subterráneo. Estos se componen de grabados, de mapas y de dibujos misteriosos realizados por los Dioses y que hablan sobre la enigmática y oscura prehistoria de la Tierra.

Uno de los mapas muestra que nuestra Luna no es la primera y que tampoco es la única en la historia de la Tierra. La Luna que nosotros conocemos comenzó a acercarse a la Tierra y a girar en derredor de ella hace miles de años. En aquel entonces el mundo tenía otro aspecto. En el Oeste, allí donde los mapas de los Blancos Bárbaros solamente registran agua, existía una gran isla. Asimismo, en la parte septentrional del océano se encontraba una gigantesca masa de tierra.

Según nuestros sacerdotes, ambas quedaron sumergidas bajo una inmensa ola durante la Primera Gran Catástrofe, la de la guerra entre las dos razas divinas. Y añaden que esta guerra trajo la desolación a la Tierra y también a los mundos de Marte y de Venus, que es como los Blancos Bárbaros los llaman.

Basándose en los documentos dejados por los Dioses, nuestros sacerdotes conocen muchas de las cosas que siguen siendo desconocidas para los Blancos Bárbaros.

– Conocen las cosas más pequeñas y las más grandes, y la materia de la que todo se compone.

– Estudiaron el curso de las estrellas y las relaciones en la naturaleza.

– Exploraron las fuerzas espirituales del hombre, cómo gobernarlas y cómo aplicarlas.

– Nuestros sacerdotes han aprendido a hacer que los objetos puedan volar por el espacio, y a abrir el cuerpo del enfermo sin tocarlo.

– Saben cómo transmitir el pensamiento sin utilizar palabras. Esto les permite comunicarse con otras personas a través de las más largas distancias, no en detalle, sino que pueden transmitirse si sus corazones están alegres o tristes. Pero para esta comunicación son precisos el conocimiento del legado de los Dioses y un poder sobre las fuerzas mentales.

 

 

 

EL LEGADO DE LOS DIOSES

 

El testamento de los Dioses enseña cómo vivir y cómo morir. Afirma la existencia de una vida después de la muerte. Nos enseña cómo se crea el cuerpo, cómo se consume y cómo es constantemente modificado por el alimento. Por esta razón, el cuerpo no puede representar nuestra vida real. Nuestros sentidos dependen de nuestro cuerpo, y son albergados por él como la llama por una vela. Cuando la vela se extingue, los sentimientos de extinguen igualmente. Por tanto, tampoco los sentimientos pueden ser nuestra vida real. Dado que nuestro cuerpo y nuestros sentimientos están sujetos al tiempo, su carácter está compuesto de cambio. Y la muerte es el cambio completo. Nuestra herencia nos enseña que la muerte destruye algo de lo que en realidad podemos prescindir.

El yo real, la esencia de los humanos, la vida, está fuera del tiempo. Es inmortal. Tras la muerte del cuerpo, el yo regresa al lugar de donde provino. Así como la llama se sirve de la vela, el yo se sirve del hombre para hacer manifiesta su vida. Tras la muerte, regresa a la nada, al comienzo del tiempo, al primer comienzo del mundo. El hombre forma parte de un grande e incomprensible desarrollo cósmico que se desenvuelve y que está gobernado por una ley eterna. Nuestros Maestros Antiguos conocían dicha ley.

Así es como los Dioses nos enseñaron el secreto de la segunda vida. Ellos nos mostraron que la muerte del cuerpo es insignificante y que solamente importa la inmortalidad de la vida, liberada del tiempo y de la materia.

Las Pirámides eran símbolos de la vida y la muerte, un signo del sol, de la luz, de la vida. Hay un lugar entre la vida y la nada, que está sujeto a un tiempo diferente. Para ellos (Dioses), las pirámides suponían una conexión con la segunda vida.

“Todo existe y todo se consume. Así es como hablan los Dioses. Y así lo enseñaron a las Tribus Escogidas. Todos los hombres están sujetos a sus leyes, porque existe una relación interna entre el cielo que está arriba y la Tierra que está abajo.”

 

 

 

PROFECÍAS DE LOS UGHA MONGULALA

 

Según las profecías de los sacerdotes, en el año 12.462 (1981) sobre vendrá una tercera Gran Catástrofe que destruirá la Tierra. La catástrofe se iniciará allí donde Samón estableciera su gran imperio. En este país estallará una guerra que lentamente se irá extendiendo por toda la Tierra. Los Blancos Bárbaros se destruirán los unos a los otros con armas más brillantes que mil soles. Solamente unos pocos sobrevivirán a las grandes tempestades de fuego, y entre ellos, se encontrará el pueblo de los Ugha Mongulala que se ha refugiado en las residencias subterráneas.

“Un terrible destino le espera a la Humanidad. Una conmoción se producirá y las montañas y los valles temblarán. La sangre caerá desde el cielo y la carne del hombre se contraerá y se volverá fofa. Las personas estarán sin fuerza y sin movimiento. Perderán la razón. Ya no podrán mirar hacia atrás. Sus cuerpos se desintegrarán. Así será cómo los Blancos Bárbaros recogerán la cosecha de sus actos. El bosque se llenará de sus sombras, agitadas por el dolor y por la desesperación. Entonces regresarán los Dioses, llenos de pesar por el pueblo que olvidó su legado. Y surgirá un nuevo mundo en el que los hombres, los animales y las plantas vivirán juntos en una unión sagrada. Entonces comenzará la nueva Edad de Oro.”

 

 

Tabla Cronológica
Calendario de los Ugha Mongulala Nuestro Calendario
Hacia 3.000 antes de la hora cero Hacia 13.000 A.C. Llegada de los Dioses y selección de las tribus.
0 (hora cero) 10.481 A.C. Partida de los Dioses.
13 10.468 A.C. Primera Gran Catástrofe.
13-7315 10.468-3.166 A.C. Los años de sangre.
4.130 6.351 A.C Destrucción de Akakor por las Tribus Degeneradas, retirada a Akakor inferior.
7.315 3.166 A.C. Segunda Gran Catástrofe. Regreso de los Dioses. Construcción de Akahim.
7.315-7.615 3.166-2.866 A.C. Gobierno de Lhasa, construcción de Machu Picchu y Ofir, Imperio de Samón.
7.951 2.470 A.C. Viracocha, nacimiento de los Incas.
11.051 570 D.C. Llegada de los Godos.
11.051-12.012 570-1531 D.C. Los mil años de paz.
12.013 1532 D.C. Llegada de los españoles al Perú.
12.417 1936 D.C. Ataque de la Misión de Santa María, Reinha.
12.422 1941 D.C. Llegada de los primeros soldados alemanes.
12.444 1963 D.C. Luchas en Maldonado.
12.449 1968 D.C. Tatunca Nara en Manaus, proclamado príncipe de los Ugha Mongulala.
12.462 1981 D.C. Profecía: la Tercera Gran Catástrofe.

 

 

 

GLOSARIO:

Akakor: Aka=fortaleza, kor=dos ; “fortaleza dos”
Blancos Bárbaros: Hombres occidentales de raza blanca que no conocen el legado de los Dioses y quebrantan las leyes de la naturaleza.
Lhasa: Dios proveniente de Schwerta para gobernar Akakor.
Maestros Antiguos: los Dioses de los Ugha Mongulala.
Gran Lago: Lago Titi-caca
Gran Río: Río Amazonas
Samón: Hermano de Lhasa, Dios proveniente de Schwerta para crear un imperio en el Medio Oriente.
Schwerta: Constelación de donde provienen los Dioses; imperio de numerosos planetas.
Ugha Mongulala: “Tribus Escogidas Aliadas”; Ugha=aliado/juntado, Mongu=escogido/elegido, Lala=tribus.

http://akakor.cl.tripod.com/la_cronica_de_akakor.html

Los restos de una antigua civilización en el Amazonas, a vista de Google Earth

Parece que vez en cuando la que hemos venido en llamar Historia Oficial  va progresando. Eso si, en pasos tan pequeños que parece que va para atrás.

Esta noticia aparece hoy en http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/arqueologia/los-restos-de-una-antigua-civilizacion-en-el-amazonas-a-vista-de-google-earth_U0wOyQzF5EGyDGMhyaZGg3/

Como ven después de leer los últimos post sobre Las crónicas de Akakor, es para, cuanto al menos esbozar un sonrisa. ¿ No les parece?

Los restos de una antigua civilización en el Amazonas, a vista de Google Earth

“Podría ser algo tan importante como un desconocido Imperio Romano, o una Mesopotamia sin descubrir”, afirma el geógrafo que los descubrió. “Ha estado completamente cubierto por la selva durante seis o diez siglos y ahora está reapareciendo”.

RIO BRANCO, Brasil — No sucede todos los días que un viajero mire casualmente por la ventanilla de su avión y descubra las ruinas de una antigua civilización.

“Me dije ‘guau, ¿qué estoy viendo?'”, asegura Alceu Ranzi, un geógrafo y paleontólogo de la Universidad federal del estado brasileño de Acre. “Esto no es natural”.

Lo que vio aquella tarde de 1999 fue un gigantesco círculo excavado con precisión geométrica en la tierra. Apenas visible desde el suelo, la marca sólo emergió cuando los ganaderos limpiaron una zona del bosque. Las enormes estructuras sugerían que el área podía haber sido el hogar de mucha más gente de lo que cualquier hubiera creído hasta entonces.

“Es algo nuevo que nadie se esperaba”, explica Ranzi. “Nadie esperaba que un descubrimiento de este nivel pudiera tener lugar en aquella región”.

Ranzi reclutó un equipo de arqueólogos de Brasil y Finlandia y comenzó a buscar más de estos trabajos en la tierra, que él llama “geoglifos”.

Su trabajo sobre el terreno en este estado fronterizo de Brasil ha recibido recientemente un impulso inesperado desde el espacio. Nuevas imágenes de Google Earth de este año han revelado incluso más formaciones. Los científicos dicen ahora que han contado 300 contornos gigantes – círculos, cuadrados, rectángulos – esparcidos a lo largo de más de 10.000 kilómetros cuadrados.

Ranzi asegura que la talla y amplitud de su descubrimiento revela que, hace alrededor de 1.000 años, la región era el hogar de una sociedad grande y compleja. El hallazgo ha sido acompañado de un rápido y creciente cuerpo de evidencias arqueológicas que sugieren que el Amazonas  – que se creía virgen e inexplorado en la Antigüedad – fue el hogar de civilizaciones que podrían haber rivalizado con las antiguas civilizaciones de Occidente.

“Podría ser algo tan importante como un desconocido Imperio Romano, o una Mesopotamia sin descubrir”, afirma Ranzi. “Ha estado completamente cubierto por la selva durante seis o diez siglos y ahora está reapareciendo”.

Pero probar esto, asegura, llevará muchas más décadas de trabajo. Los científicos sólo están empezando a documentar las dimensiones y el alcance de las antiguas sociedad de la Amazonía, una región que tendría el tamaño aproximado de Estados Unidos. Años después de ver su primer geoglifo, Ranzi considera que apenas está empezando a entender cuál era el propósito de estas formaciones.

Los glifos son siluetas geométricamente perfectas, normalmente del tamaño de dos o tres campos de fútbol trazadas en la tierra con grandes surcos de unos 10 metros de ancho y 3 metros de profundidad. Los restos acumulados a lo largo de los surcos han creado bancos de arena de 50 centímetros a un metro de altura.

Su origen puede remontarse a unos 850-1.000 años hacia atrás, asegura Ranzi. Hasta el momento los científicos han encontrado pocas evidencias de que los humanos habitaran dentro de las figuras, lo que les hace sospechar que eran usados para ceremonias y se mantenían limpios.

Y, basándose en la tremenda cantidad de energía humana que debía haber llevado cavar para formar las marcas, los investigadores estiman que al menos 90.000 personas podrían haber vivido entre los 300 glifos identificados hasta el momento. En este punto, los científicos solo han tenido la oportunidad de explorar la parte deforestada, por lo que sospechan que apenas han documentado más que una décima parte de los geoglifos que pueden existir.

* Puedes ver más fotografías aéreas de los geoglifos en GlobalPost.

EL LIBRO DEL ÁGUILA

El Libro del Águila

Esta es el águila. Potentes son sus alas y poderosas sus garras. Su mirada contempla imperiosamente la Tierra. Está por encima del hombre. No puede ser ni vencida ni muerta. Durante trece días se yergue en el cielo, y durante trece días vuela para encontrarse con el Sol naciente. Verdaderamente, es sublime.

 

1 El regreso de los Dioses
3166 – 2981 a. de C.

El calendario maya comienza en el año 3113 a. de C. y termina el 24 de diciembre de 2011 d. de C. La historiografía tradicional sitúa el inicio de los acontecimientos históricos hacia 3000 a. de C. El período que se extiende hasta las migraciones germánicas (375 d. de C.) constituye la Antigüedad, y comienza con el nacimiento de las altas civilizaciones en los oasis fluviales del bajo Nilo y entre el Eufrates y el Tigris, que es donde el hombre desarrolla su primera existencia histórica. Los momentos culminantes de la historia oriental se caracterizan por inmensos imperios gobernados por monarcas fuertes y agresivos.

 

La vida espiritual queda restringida a la religión organizada. El Oriente es la cuna de la escritura, del servicio civil y de una tecnología asombrosamente eficiente. Entretanto, el hombre europeo y el asiático continúan en el nivel neolítico. Se han sugerido diversas fechas para el comienzo de las civilizaciones americanas. El explorador británico Niven estima que los primeros asentamientos urbanos de los antecesores de los aztecas fueron fundados hacia 3500 a. de C.

 

Según el arqueólogo peruano Daniel Ruiz, Machu Picchu, la misteriosa ciudad en ruinas de los altos Andes, fue fundada antes de la catástrofe mundial descrita en la Biblia como el Diluvio. La historiografía tradicional rechaza ambas fechas.

Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses

La Crónica de Akakor, la historia escrita de mi pueblo desde la hora cero hasta el año 12.453. es nuestro mayor tesoro. Contiene toda la sabiduría de los Ugha Mongulala, escrita en el lenguaje milenario de nuestros Padres Antiguos. Recoge el legado de los Maestros Antiguos, que ha determinado la vida de mi pueblo durante más de 10.000 años. Contiene los secretos de las Tribus Escogidas y corrige asimismo la historia de los Blancos Bárbaros. Porque la Crónica de Akakor describe el nacimiento y la decadencia de un pueblo escogido por los Dioses hasta el final del mundo, cuando ellos regresarán después de que una tercera Gran Catástrofe haya destruido a los pueblos. Así está escrito. Así es cómo hablan los sacerdotes.

 

Así ha sido registrado, con buenas palabras, con lenguaje claro:

Todavía el crepúsculo cubría la superficie de la Tierra. Todavía un velo cubría el Sol y la Luna. Aparecieron entonces las naves en el cielo, poderosas y de un color dorado. Grande fue la alegría de los Servidores Escogidos. Sus Maestros Antiguos volvían. Regresaban a la Tierra con sus rostros resplandecientes. Y el Pueblo Es-cogido reunió sus ofrendas: plumas del gran pájaro de los bosques, miel de abejas, incienso y frutas. Los Servidores Escogidos depositaron estas ofrendas a los pies de los Dioses y bailaron.

 

Bailaron con sus rostros vueltos hacia el Este, hacia el Sol naciente. Bailaron con lágrimas de alegría en sus ojos por el regreso de los Maestros Antiguos. Y los animales también se regocijaron. Todos, hasta el más humilde, se irguieron en los valles y contemplaron a los Padres Antiguos. Mas no eran muchos los que quedaban. Los Dioses habían matado a la mayoría en castigo por su conducta. Sólo unas pocas personas quedaban vivas para saludar con el debido respeto a los Maestros Antiguos.

En el año 7315 (3166 a. de C.)* los Dioses, que tan ansiadamente habían sido esperados por mi pueblo, regresaron a la Tierra. Los Maestros Antiguos de las Tribus Escogidas regresaron a Akakor y asumieron el poder. Pero únicamente unas pocas naves llegaron a nuestra capital, y los Dioses apenas permanecieron tres meses con los Ugha Mongulala. Seguidamente abandonaron de nuevo la Tierra. Tan sólo los hermanos Lhasa y Samón no regresaron al lugar de sus Padres Antiguos. Lhasa se estableció en Akakor; Samón voló hacia el Este y fundó su propio imperio.

 

* Los años entre paréntesis son «según el calendario de los Blancos Bárbaros» o cristiano. (N. del E.)

Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses, asumió el poder sobre un imperio devastado. Únicamente 20 millones de personas de los 362 que vivieron durante la Edad de Oro habían sobrevivido a la segunda Gran Catástrofe. Los asentamientos y los pueblos estaban en ruinas. Hordas de Tribus Degeneradas avanzaban por las fronteras. La guerra imperaba por todo el territorio. El legado de los Dioses había sido olvidado. Lhasa reconstruyó el antiguo imperio. Como una protección contra las tribus hostiles que avanzaban, mandó construir grandes fortalezas. Bajo su mando, los Ugha Mongulala erigieron grandes murallas de tierra a lo largo del Gran Río y las fortificaron con empalizadas de madera.

 

A escogidos guerreros les fue confiada la tarea de proteger la nueva frontera y de avisar a Akakor sobre los avances de las tribus hostiles. En el sur del país llamado Bolivia, Lhasa levantó las bases de Mano, Samoa y Kin. Estaban compuestas por trece edificios amurallados siguiendo la estructura de los recintos religiosos de nuestros Padres Antiguos. Una pirámide con una escalera en su parte delantera, un techo inclinado, y una habitación abovedada interior y exterior, dominaba sobre el campo que le rodeaba. Lhasa asentó a las Tribus Aliadas en las cercanías de las tres fortalezas. Estaban bajo el mando del príncipe de Akakor y tenían la obligación de pagar el impuesto de guerra.

Desde hacía miles de años, una nación vivía en las fronteras occidentales del imperio, y con la cual los Ugha Mongulala habían estado relacionados con una amistad especial. Esta nación, los incas, conocía el idioma y la escritura de los Maestros Antiguos. Sus sacerdotes conocían asimismo el legado de los Dioses. Hacia el final de la segunda Gran Catástrofe, esta tribu trasladó sus poblados a las montañas del país llamado Perú y allí fundó su propio imperio. Lhasa, preocupado por la seguridad de Akakor, dispuso que se erigiera una fortaleza en la frontera occidental y dio órdenes para la construcción de Machu Picchu, una nueva ciudad de templos situada en una elevación de los Andes.

El sudor perlaba las frentes de los porteadores. Las montañas se tiñeron de rojo con su sangre. Por eso se les llama las Montañas de Sangre. Pero Lhasa no les dio descanso. La nación de los Servidores Escogidos hacía penitencia por la traición de sus antepasados. Y los días pasaron. El Sol salió y se puso. Llegaron las lluvias y el frío. Las quejas de los Servidores Escogidos resonaron en el aire. Cantaban su sufrimiento con dolor.

La construcción de la ciudad sagrada de Machu Picchu es uno de los grandes acontecimientos de la historia de mi pueblo. Los detalles sobre su construcción permanecen oscuros. Muchos son los secretos eternamente ocultos en la escarpada Montaña de la Luna que protege Machu Picchu. Según los relatos de los sacerdotes, los trabajadores arrancaban de las rocas las piedras para las casas de los guerreros y las residencias de los sacerdotes y sus servidores. Un ejército de operarios trasladaba los bloques de granito para el palacio de Lhasa desde los lejanos valles de las laderas occidentales de los Andes.

 

Y cuentan también los sacerdotes que dos generaciones no fueron suficientes para completar la ciudad, y que las quejas de los Ugha Mongulala eran cada vez más insistentes a medida que el tiempo pasaba. Las Tribus Escogidas comenzaron a rebelarse y a maldecir a los Padres Antiguos. Parecía que iba a surgir una revuelta contra Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses. Se produjo entonces un estruendo en el cielo y la luz del día se convirtió en tinieblas. La ira de los Dioses explotó en un trueno resonante y en una iluminación terrible.

 

Y mientras caía una densa lluvia, los dirigentes de los insatisfechos quedaron convertidos en piedra, piedras vivientes y con piernas. Lhasa les ordenó que se introdujeran en las montañas y que se emparedaran dentro de las escaleras y terrazas de Machu Picchu.

 

Así es cómo fueron castigados los rebeldes.

Ellos soportan la ciudad sagrada sobre sus espaldas, eternamente prisioneros dentro de las piedras.

Machu Picchu es una ciudad sagrada. Sus templos están dedicados al Sol, a la Luna, a la Tierra, al mar y a los animales. Una vez que cuatro generaciones de hombres hubieron completado la ciudad, Lhasa se trasladó a ella y desde aquí condujo al imperio a un nuevo periodo de esplendor y prestigio.

Bajo Lhasa, el número de guerreros creció. Se sentían fuertes y no tenían que preocuparse por el país o por la familia. Sólo tenían ojos para las armas. Protegidos por los Dioses, vigilaban las posiciones de los enemigos. Recorrían el mundo siguiendo las instrucciones de Lhasa, porque el Hijo Elegido de los Dioses era verdaderamente un gran príncipe. Nadie podía derrotarle ni matarle. Lhasa era uno de los Dioses. Durante trece días, se elevó en los cielos. Durante trece días caminó para encontrarse con el Sol naciente. Durante trece días adoptó la forma de un pájaro y era verdaderamente un pájaro. Durante trece días se convirtió en un águila. Era realmente un elegido. Todos se inclinaban ante su presencia. Su poder llegaba hasta los límites del cielo, hasta los límites de la Tierra. Y las tribus se inclinaron ante el señor divino.

Lhasa fue el innovador decisivo del imperio de los Ugha Mongulala. Durante los trescientos años de su reinado, sentó las bases de un poderoso imperio. Luego regresó con los Dioses. Convocó a los ancianos del pueblo y a los sumos sacerdotes y les transmitió sus leyes. Ordenó al pueblo que viviera para siempre según el legado de los Dioses y que obedeciera sus prescripciones. Luego Lhasa se volvió hacia el Este y se inclinó ante el Sol naciente. Antes de que sus rayos tocaran la ciudad sagrada, ascendió en su disco volante la Montaña de la Luna que se destaca sobre Machu Picchu y se retiró para siempre de los humanos.

 

Esto es lo que cuentan los sacerdotes sobre la misteriosa partida de Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses, el único príncipe de las Tribus Escogidas que vino de las estrellas.

Samón y el imperio del Este

A menudo Lhasa estaba ausente con su disco volante. Visitaba a su hermano Samón. Volaba al poderoso imperio del Este. Y llevaba consigo una extraña vasija que podía atravesar el agua y las montañas.

La Crónica de Akakor no dice mucho sobre el imperio de Samón, el hermano de Lhasa, que había descendido a la Tierra con los Dioses en el año 7315. Según la historia escrita de mi pueblo, se estableció sobre un gran río situado más allá del océano oriental. Escogió a unas tribus errantes y les transmitió sus conocimientos y su sabiduría. Bajo su dirección, cultivaron los campos y construyeron poderosas ciudades de piedra. Surgió un poderoso imperio, imagen idéntica del de Akakor, y construido según el mismo legado de los Dioses que también determinaba la vida de los Ugha Mongulala.

Lhasa, el Príncipe de Akakor, visitaba regularmente a su hermano Samón en su imperio y permanecía con él en las magníficas ciudades religiosas sobre el gran río. Para reforzar los lazos entre las dos naciones, en el año 7425 (3056 a. de C.) ordenó la construcción de Ofir, una poderosa ciudad portuaria sobre la desembocadura del Gran Río. Durante casi dos mil años, los barcos procedentes del imperio de Samón arribaron aquí con sus valiosos cargamentos. A cambio de oro y de plata, traían pergaminos escritos en el idioma de nuestros Padres Antiguos, y también raras maderas, finísimos tejidos y unas piedras verdes que eran desconocidas para mi pueblo. Pronto Ofir se convertiría en una de las ciudades más ricas del imperio y botín apetecido de las tribus salvajes del Este.

Éstas asaltaron la ciudad en repetidos ataques, hicieron incursiones contra los barcos anclados e interrumpieron las comunicaciones con el interior. Cuando unos mil años después de la partida de Lhasa el imperio se desintegró, lograron por fin conquistar Ofir en el curso de una poderosa campaña. Asolaron la ciudad y la quemaron completamente. Los Ugha Mongulala entregaron las provincias costeras del océano oriental y se retiraron hacia el interior del país. Y la conexión con el imperio de Samón quedó cortada.

Mi pueblo únicamente ha conservado la memoria del imperio de Samón y sus regalos a Lhasa, los pergaminos escritos y las piedras verdes. Nuestros sacerdotes los han guardado en el recinto religioso subterráneo de Akakor, en donde también se conservan el disco volante de Lhasa y la extraña vasija que puede atravesar las montañas y las aguas. El disco volante es del color del oro resplandeciente y está hecho de un metal desconocido. Su forma es como la de un cilindro de arcilla, es tan alto como dos hombres colocados uno encima del otro, y lo mismo de ancho.

 

En su interior hay espacio para dos personas. No tiene ni velas ni remos. Pero dicen nuestros sacerdotes que con él Lhasa podía volar más rápido que el águila más veloz y moverse por entre las nubes tan ligero como una hoja en el viento. La extraña vasija es igualmente misteriosa. Seis largos pies sostienen una gran bandeja plateada. Tres de los pies apuntan hacia delante, otros tres hacia atrás. Éstos se parecen a cañas dobladas de bambú y son móviles; terminan en unos rodillos de una largura parecida a los lirios del valle.

Estos son los últimos vestigios del glorioso período de Lhasa y de Samón. Desde entonces, mucha agua ha caído en el océano. El imperio antiguamente poderoso, las 130 familias de Dioses que vinieron a la Tierra, han desaparecido y los hombres viven sin esperanza. Pero los Dioses regresarán. Regresarán para ayudar a sus hermanos, los Ugha Mongulala, que son de la misma sangre y tienen el mismo padre, tal y como está escrito en la crónica:

Esto es lo que Lhasa ha profetizado. Y así sucederá. Nuevos lazos de sangre se establecerán entre los imperios de Lhasa y de Samán. Se renovará la alianza entre sus pueblos, y sus descendientes se encontrarán nuevamente los unos con los otros. Entonces regresarán los Maestros Antiguos.

Akahim, la Tercera Fortaleza

Las noticias sobre Akahim, la Tercera Fortaleza, proceden de los tiempos de Lhasa. Esta ciudad de piedra está situada en las montañas en la frontera norte entre los países llamados Venezuela y Brasil. No sabemos quién construyó Akahim. Únicamente podemos imaginarnos cuándo fue levantada. Sólo comienza a mencionársele en la crónica tras el regreso de los Maestros Antiguos en el año 7315. Desde entonces, Akakor y Akahim han estado unidas por una gran amistad.

Yo mismo he visitado en varias ocasiones la capital de la nación hermana de las Tribus Escogidas. Se parece a Akakor, con su puerta de piedra, el Templo del Sol y los edificios para el príncipe y los sacerdotes. Una piedra labrada en forma de dedo extendido señala el camino hacia la ciudad. La entrada real está oculta detrás de una inmensa cascada de agua. Sus aguas caen hasta una profundidad de 300 metros.

 

Yo puedo revelar estos secretos porque desde hace 400 años Akahim está en ruinas. Después de guerras terribles contra los Blancos Bárbaros, el pueblo de los Akahim destruyó las casas y los templos de la superficie y se retiró al interior de las residencias subterráneas. Estas residencias están dispuestas como la constelación estelar de los Dioses y se hallan conectadas mediante unos largos túneles de forma trapezoidal. Hoy en día, sólo cuatro de las residencias están todavía habitadas; las nueve restantes están completamente vacías. Los en un tiempo poderosos Akahim apenas ascienden actualmente a 5.000 almas.

Akahim y Akakor se comunican entre sí mediante un pasadizo subterráneo y un enorme sistema de espejos. El túnel comienza en el Gran Templo del Sol de Akakor, continúa por debajo del cauce del Gran Río y termina en el centro de Akahim. El sistema de espejos se extiende desde el Akai, por encima de la alineación de los Andes, hasta las Montañas Roraina, que es como las llaman los Blancos Bárbaros. Consiste en una serie de espejos de plata de altura equivalente a la de un hombre y montados sobre unos grandes andamios de bronce. Cada mes, los sacerdotes se comunican por este sistema los acontecimientos más importantes en un idioma de signos secretos. Fue de esta forma cómo la nación hermana de los Akahim tuvo noticias por primera vez sobre la llegada de los Blancos Bárbaros al país llamado Perú.

La Segunda Fortaleza y la Tercera Fortaleza son los últimos vestigios del en un día poderoso territorio de nuestros Maestros Antiguos. Son el testimonio de un conocimiento superior, de una sabiduría inconmensurable, y de los secretos de los Dioses que ellos legaron a los Ugha Mongulala para preservar la herencia, tal y como está escrito en la crónica, con buenas palabras, con lenguaje claro:

He aquí nuestra ley suprema. Conservad nuestro legado. Mantenedlo sagrado, allá donde vayáis, allá donde construyáis vuestras cabañas, allá donde encontréis un nuevo hogar. Nunca actuéis según vuestra propia voluntad. Cumplid la voluntad de los Dioses. Escuchad sus palabras con respeto y gratitud. Porque ellos son grandes e inconmensurable es su sabiduría.

2 El imperio de Lhasa
2982 – 2470 a. de C.

El cultivo de los valles fluviales del Nilo, del Eufrates y del Tigris inició el desarrollo gradual de las más antiguas civilizaciones de Oriente. Hacia 3000 a. de C., el Rey Menes fundó el Imperio Antiguo de Egipto. Era éste un Estado administrado centralmente y con un servicio civil de admirable estructuración. El Faraón, la Gran Casa, tenía poder absoluto para gobernar como una reencarnación divina. Su acción oficial más importante consistía en la construcción de una gigantesca tumba de piedra, la pirámide.

 

Las estatuas y los relieves mágicos encontrados en las cámaras funerarias evidencian el elevado nivel de su cultura material y espiritual. La escritura jeroglífica altamente desarrollada, y perfeccionada por los sacerdotes, describe las glorias del imperio. Hacia 2500 a. de C., los sumerios avanzaban hacia Babilonia. En el año 2350 a. de C., el rey semita Sargón fundó el primer gran imperio que conoce la historia.

 

Los únicos datos sobre el desarrollo histórico paralelo en el continente americano nos los proporciona el historiador español Fernando Montesinos, quien sitúa el origen de la dinastía inca de los Reyes del Sol en el tercer milenio a. de C.

El nuevo orden

Nada existía durante mucho tiempo, únicamente la tierra y las montañas. Esto es lo que los Dioses nos enseñaron. Ésta es la ley de la Naturaleza. También mi pueblo está sujeto a dicha ley. Es lo bastante poderoso para confiar en la mas importante ley del mundo. ¿Pero qué sentido tiene la vida para nosotros si no luchamos? ¿Qué sentido tiene si los Blancos Bárbaros quieren exterminarnos? Nos han privado de nuestra tierra y cazan a los hombres y a los animales. Los gatos monteses desaparecen con rapidez. Ya sólo quedan algunos jaguares allí donde hace unos años abundaban.

 

Cuando hayan desaparecido, moriremos de hambre. Nos veremos obligados a rendirnos a los Blancos Bárbaros. Pero ni siquiera esto les satisface. Exigen que vivamos según sus propias leyes y costumbres. Mas nosotros somos hombres libres del sol y de la luz, y no deseamos llenar nuestros corazones de pesadumbre con sus falsas creencias. No queremos ser como los Blancos Bárbaros, que pueden estar felices y llenos de alegría incluso cuando sus hermanos están infelices y tristes. No nos queda, por tanto, otra alternativa que la de recoger la Flecha Dorada, luchar, y morir tal como Lhasa —el Hijo Elegido de los Dioses que llegó para fundar un nuevo imperio y proteger a los Ugha Mongulala de la destrucción— nos enseño.

Lhasa dejó tras sí el poder y la gloria. Había decisiones y gobierno. Los hijos nacieron. Muchas cosas ocurrieron. Y el Pueblo Escogido adquirió aún mayor fama cuando reconstruyó Akakor con argamasa y cal. Pero los Servidores Escogidos no trabajaban. No construían fortalezas ni residencias. Dejaron esta tarea para las Tribus Sometidas. No tenían necesidad de pedir, ni de mandar, ni de utilizar la violencia, ya que todos obedecían con alegría a los nueras señores. Y el imperio se extendió. Grande era el poder de los Servidores Escogidos. Sus leyes imperaban sobre las cuatro esquinas del imperio.

Lhasa restauró la fama de los Ugha Mongulala. Las fronteras, apaciguadas y seguras: las tribus hostiles, derrotadas; las Tribus Aliadas, sometidas al servicio militar, tal y como Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses, había ordenado. Pero Lhasa no sólo restableció el poder exterior del imperio sino que también renovó el orden interior del territorio. Lhasa dividió a los Ugha Mongulala en rangos y en clases, y por primera vez el legado de los Dioses quedó registrado en leyes escritas. Durante miles de años, éstas han regido la vida de mi pueblo. Únicamente serian modificadas y completadas tras la llegada de los 2.000 soldados alemanes muchos siglos después.

«Hemos de dividir nuestras tareas.» Así habló y decidió Lhasa. Y así fueron renovados los rangos y distinguidas las clases. Todos los títulos y dignatarios —el príncipe, el sumo sacerdote y los ancianos del pueblo— fueron nombrados de nuevo. Éste fue el origen de los rangos y de las clases. Éste fue el nuevo orden del Hijo Elegido de ¡os Dioses, y que determinó la vida de los Ugha Mongulala.

Según las leyes escritas de Lhasa, el príncipe es el jefe de los Ugha Mongulala. Él es el más alto servidor de los Dioses, el descendiente de los Maestros Antiguos y el gobernador de las Tribus Escogidas. El pueblo lo llama el Elegido, porque los Dioses le han escogido para administrar el imperio. No es elegido por el pueblo. El oficio de príncipe es hereditario y se transmite de padre a hijo, al que a partir de los once años los sacerdotes enseñan el legado de los Dioses. Éstos le instruyen en la historia de las Tribus Escogidas y le preparan para su futura tarea con ejercicios físicos y espirituales.

Cuando el príncipe ha muerto, su hijo primogénito es llamado por los ancianos. Ha de demostrarles que está preparado para ser el más alto servidor de los Maestros Antiguos. Una vez que ha pasado la prueba, el sumo sacerdote le envía a una región secreta de las residencias subterráneas. Aquí deberá permanecer durante trece días y dialogar con los Dioses. Si éstos piensan que aquél merece la herencia de su legado, los ancianos lo presentarán como el nuevo gobernador de su pueblo. Pero si los Dioses lo rechazan y no regresa de las regiones subterráneas después de los trece días, los sacerdotes determinarán el correcto heredero con la ayuda de las estrellas. Ellos calcularán el nacimiento de un muchacho varón un día y una hora seis años antes. El escogido será llevado a Akakor y preparado para su futura tarea.

Y así es como el príncipe gobierna sobre las Tribus Escogidas: él es el supremo señor de la guerra y el más alto administrador del imperio. Los guerreros de los Ugha Mongulala están bajo sus órdenes. Asimismo, los ejércitos de las Tribus Aliadas le deben fidelidad. Decide por sí solo la guerra y la paz. Nombra a los más altos servidores civiles y a los señores de la guerra. Las leyes venerables de Lhasa solamente podrán ser modificadas con su aprobación. Porque como legítimo descendiente de los Dioses, el príncipe se sitúa por encima de las leyes de los hombres y está autorizado para rechazar el consejo de los ancianos en tres ocasiones.

Los tres mil mejores guerreros, seleccionados de entre las familias más famosas, se hallan bajo las órdenes directas del príncipe. Únicamente a ellos les es permitida la entrada en las residencias subterráneas portando armas. Los guerreros ordinarios lo tienen prohibido bajo pena de exilio. Pero la posición del príncipe no se basa exclusivamente en su poder personal, sino que descansa en su sabiduría, en su prudencia, en su conocimiento y en el legado de los Dioses, tal y como está escrito en la Crónica de Akakor:

Sobre lo alto de las montañas, entronizado por encima de los mortales, el príncipe gobernaba. Grande era su corazón. Dignas de confianza eran sus palabras. Conocía los secretos de la naturaleza. Decidía el destino de las Tribus Escogidas. Las otras tribus también estaban sometidas a su mando. Todos los hombres se inclinaban ante su ley.

El príncipe es el primer servidor de mi pueblo. A su lado está el Consejo de Ancianos, compuesto de 130 hombres y que se corresponden con el número de familias divinas que poblaron la Tierra. Todos los miembros del consejo supremo han destacado por sus conocimientos especiales o por sus hazañas en la guerra. Forman asimismo parte de él los cinco sumos sacerdotes y los señores de la guerra. El Consejo de Ancianos asesora al príncipe en todas las cuestiones importantes: supervisa el cumplimiento de las leyes, ordena la construcción de caminos, de poblados y de ciudades, y determina los impuestos que deben pagar todas las Tribus Escogidas.

El consejo supremo se reúne, según un ritual prescrito, una vez al mes en la Gran Habitación del Trono de las residencias subterráneas. Los cinco sumos sacerdotes dirigen las acciones de los 130 ancianos y depositan una hogaza de pan santificado y una fuente de agua sobre una piedra sacrifical sagrada situada en el centro de la habitación. Los señores de la guerra rinden sus armas delante de esta piedra, simbolizando con ello su sometimiento a los Dioses Todopoderosos. Seguidamente, el príncipe, envuelto en una magnifica capa de azules plumas, entra en la habitación.

 

Los miembros del consejo supremo visten capas blancas de lienzo. Únicamente una cadena hecha de pequeñas plumas permite identificar su rango. Tras la llegada del príncipe, los sacerdotes entonan una canción de alabanza en honor de los Dioses. Todos los presentes se inclinan hacia el Este, hacia el Sol naciente. Poco después, los 130 ancianos se mezclan con el pueblo reunido, y una vez que han escuchado a todos los demandantes, regresan hasta el príncipe e inician las deliberaciones. El ritual concluye con el anuncio de sus decisiones, que serán registradas por los escribas para toda la eternidad.

El príncipe y el consejo supremo gobiernan a las Tribus Escogidas. La transmisión de sus órdenes y disposiciones cae bajo la responsabilidad de una clase especial, la de los servidores civiles. El proceso de selección es muy estricto. Los mejores estudiantes de las escuelas de los sacerdotes esparcidas por todo el país serán enviados a Akakor, donde los ancianos les instruirán sobre sus futuras tareas. Si el príncipe los considera merecedores del puesto, los enviará a una de las 130 provincias del país. Las funciones más importantes de los servidores civiles consisten en la supervisión de las leyes sagradas de Lhasa y en la observancia del pago de los tributos por parte de las Tribus Aliadas. Los servidores civiles informarán al consejo supremo sobre los acontecimientos que ocurran en las partes más alejadas del territorio, y constituyen el apoyo del príncipe en su gobierno sobre los Ugha Mongulala.

Desde el reinado de Lhasa, la administración del imperio ha quedado confiada exclusivamente al príncipe, al consejo supremo y a la nueva clase de los servidores civiles. Los sacerdotes únicamente poseen la prerrogativa de conservar el legado de los Dioses. Para evitar la repetición de las luchas por el poder que se dieron durante la era de sangre, Lhasa promulgó una nueva ley. Dividió el ejército y asignó un guerrero a cada uno de los sacerdotes. El ejército de los señores de la guerra protege el país; el ejército de los sacerdotes protege el legado de los Dioses; tal y como está escrito en la crónica:

Así habló y decidió Lhasa. Porque era sabio y conocía las debilidades de los humanos. Destruyó sus ambiciones con sus leyes. Determinó el futuro de las Tribus Escogidas v su bienestar.

La vida en la comunidad

Los Blancos Bárbaros piensan solamente en su propio bienestar y diferencian estrictamente entre mío y tuyo. Allá donde exista algo en su mundo —un trozo de fruta, un árbol, un poco de agua, o un pequeño montón de tierra—, siempre hay alguien que dice que eso le pertenece. En el idioma de los Ugha Mongulala, mío y tuyo significan lo mismo. Mi pueblo no dispone ni de posesiones ni de propiedades personales. La tierra pertenece a todos por igual. Los servidores civiles del príncipe asignan un pedazo de tierra fértil a cada familia, dependiendo su tamaño del número de sus miembros. Muchas de las familias están agrupadas en una comunidad rural, en la que colectivamente se cultivan las cosechas y los campos. Un tercio de lo recogido corresponde al príncipe, otro tercio a los sacerdotes, y el tercero queda en la comunidad.

El Ugha Mongulala medio pasa toda su vida en la aldea. Goza de la protección del príncipe y es al mismo tiempo su servidor. Realiza su trabajo en el campo bajo la guía de los funcionarios. El trabajo se inicia al final de la estación seca, al comenzar la preparación para la siembra. El seco y duro suelo de los campos es aflojado por un arado, y las semillas colocadas en el interior de la tierra. Seguidamente, los sacerdotes sacrifican en el templo de la ciudad fruta recogida de la última cosecha e imploran la bendición de los Dioses.

 

Durante la subsiguiente estación lluviosa, las mujeres están muy ocupadas tejiendo y tiñendo los tejidos, mientras los hombres salen de caza. Con arcos y flechas y con una larga lanza de bambú siguen las huellas del jaguar, del tapir y del jabalí. Su presa es cortada en trozos: la carne fresca es recubierta de miel y enterrada profundamente en la tierra para su conservación. De este modo se mantiene fresca hasta la próxima estación seca.

 

Las pieles de los animales son curtidas y trabajadas por las mujeres para obtener botas y sandalias. Cuando el tiempo de la recolección ha llegado, las familias salen a los campos con cestos y vasijas y recogen los frutos. El maíz y las patatas quedan apartados en grandes silos de almacenamiento y posteriormente son enviados a Akakor en cumplimiento de la división prescrita de los bienes.

Como los Blancos Bárbaros han penetrado cada vez más, el fértil suelo de los valles de los Andes y de las zonas altas del Gran Río se ha hecho escaso. Mi pueblo se ha visto por ello obligado a iniciar la construcción de terrazas sobre las laderas y sobre las colinas, e irrigadas por un denso sistema de canales. Muros de protección inteligentemente escalonados impiden que el suelo fértil sea excavado por las aguas. Todos los poblados de importancia disponen de grandes cisternas, y canales subterráneos llevan el agua a los campos. Así es como mi pueblo se provee de alimentos en las llanuras y en las montañas, tal y como Lhasa ordenó y tal y como está escrito en la crónica:

Ahora hablaremos sobre lo que se hace en los campos donde se han congregado los Servidores Escogidos. Éstos recogen la fruta de la tierra. Recogen colectivamente maíz y patatas, miel de abejas y resina. Porque lo producido pertenece a todos y el terreno es propiedad común. Así es como Lhasa lo dispuso para que no hubiera ni diferencias ni hambre. Y la tierra se mostró generosa. El pueblo disfrutó de la abundancia y de la vida. Había alimentos más que suficientes en la tierra, en las llanuras y en los bosques, a lo largo de los ríos y en la inmensidad de las lianas.

Para su uso diario, mi pueblo elabora una gran cantidad de objetos artísticamente trabajados. Las mujeres tejen los más finos tejidos con la lana del carnero de las montañas. Para colorear los vestidos y convertirlos en prendas sencillas y hermosas, utilizan vegetales y jugos de árboles que son desconocidos por los Blancos Bárbaros. En las llanuras y en los bosques sobre el Gran Río nos cubrimos con un taparrabos sujeto por un cinturón de lana coloreada. Con una capa hecha de gruesa lana nos protegemos contra el frío de las montañas. Únicamente utilizamos los adornos en las fiestas especiales.

Las mujeres tejen cintas de colores para su pelo, que se corresponden con los colores respectivos de cada comunidad rural. Los hombres se pintan con los cuatro colores tribales de los Ugha Mongulala: blanco, azul, rojo y amarillo. Únicamente las clases superiores —funcionarios, sacerdotes y miembros del consejo supremo— lucen un collar de plumas de colores. Como un signo particular de su alta función, el príncipe y los sacerdotes llevan marcas tatuadas en sus pechos.

Así como sucede con los demás pueblos del Gran Río, las necesidades diarias de los Ugha Mongulala son modestas. La alimentación básica se compone de patatas, de maíz, y de tubérculos y raíces de diversas plantas. Las patatas son cocidas: la carne es frita en un fogón abierto situado en la antecámara de la casa. En todas nuestras comidas bebemos agua y jugo de maíz fermentado. Para comer utilizamos cucharas de madera y cuchillos de bronce. En las cabañas rectangulares de piedra no disponemos ni de sillas ni de mesas. Durante las comidas, la familia se arrodilla sobre el puro suelo, y por la noche duerme sobre bancos labrados en piedra.

 

Mi pueblo aprendió la utilización de los colchones rellenos de hierba con la llegada de los soldados alemanes. Perchas de bronce están insertas en las paredes interiores de las casas. Durante la noche, las ropas de lana se cuelgan sobre la entrada. Los alimentos se conservan en grandes vasijas de arcilla fabricadas con tierra roja de las montañas. Mediante grandes cuerdas, las vasijas son descendidas hasta el interior de los volcanes apagados para que allí se sequen, y posteriormente serán decoradas con bonitos dibujos que reproducen escenas de la historia de los Ugha Mongulala. Mas todos estos objetos no tienen ni punto de comparación con los de nuestros Maestros Antiguos.

 

No poseemos herramientas como las que ellos poseían y que, como si fuera por arte de magia, suspendían las piedras más pesadas, creaban la iluminación o fundían las rocas. Los Dioses no nos transmitieron estos secretos. En su legado se reflejan solamente las leyes de la Naturaleza. Pero la Naturaleza nada sabe sobre el paso del tiempo, del desarrollo o del progreso.

 

El ciclo eterno de la vida determina a todo lo existente —plantas, animales y humanos— tal y como está escrito en la Crónica de Akakor:

Todo existe y todo se consume. Así es como hablan los Dioses. Y así lo enseñaron a las Tribus Escogidas. Todos los hombres están sujetos a sus leyes, porque existe una relación interna entre el cielo que está arriba y la Tierra que está abajo.

Mi pueblo se ha sometido a la voluntad de los Dioses. Ello se evidencia en todos los aspectos de la vida, y también en la familia. Todo Ugha Mongulala ha de cumplir sus deberes para con la comunidad. Inicia su propia familia a la temprana edad de dieciocho años. Si una joven le gusta, el hombre vivirá con ella durante tres meses, en la casa de los padres de él. Durante este periodo de prueba, no le será permitida intimidad alguna. Si una vez transcurridos los tres meses el joven todavía desea desposarse con ella, el sacerdote declara el matrimonio y la pareja intercambia unas sandalias como símbolo de su fidelidad mutua y en presencia de todos los miembros de la comunidad rural.

Según las leyes de Lhasa, a una familia le será permitido tener dos únicos hijos. Después de ello, la mujer recibe una droga del sumo sacerdote que la convierte en estéril. De esta manera, el Hijo Elegido de los Dioses impidió la miseria y el hambre. Mi pueblo no cree en el divorcio. Si un hombre y una mujer insisten, pueden vivir nuevamente separados, pero todo nuevo matrimonio está prohibido bajo pena de exilio.

 

Porque sólo aquellos que conocen un solo hombre o una sola mujer pueden ser realmente felices.

«Has cometido un acto terrible. Que la desgracia te acompañe. ¡Oh, tú, a quien los Dioses habían mostrado la verdad! ¿qué has hecho? ¿Por qué has violado las leyes de los Padres Antiguos? Eres culpable.»

Así fue como el sumo sacerdote habló a Hama. Y Hama, que había rechazado a su esposa y había tomado a una nueva joven, admitió su falta. Su corazón era presa de angustia y de temor. Lloró amargas lágrimas. Pero el sumo sacerdote no se conmovió.

«No te han sido reservadas ni la muerte ni la prisión, Hama. Has violado nuestra más sagrada ley. Serás enviado al exilio. Esa es nuestra sentencia.»

Y Hama, que se había separado de su esposa, se separaba ahora de sí mismo. Vivió más allá de las fronteras como un Degenerado. Nadie se preocupó nunca más por su cabaña. Vagó por las montañas. Comió de las cortezas de los árboles y de los líquenes, los amargos líquenes que crecían sobre las rocas. Nunca más conoció los buenos alimentos.

 

Y nunca más tuvo mujer alguna a su lado.

La gloria de los Dioses

Ciento treinta familias de los Dioses vinieron a la Tierra y seleccionaron a las tribus. Convirtieron a los Ugha Mongulala en sus Servidores Escogidos y les legaron su enorme imperio tras su partida. Con la primera Gran Catástrofe, el imperio de los Dioses se desintegró. Las Tribus Aliadas dejaron sus antiguos territorios y vivieron según sus propias leyes. Lhasa restableció el imperio con su antigua gloria y poder, sometió a las Tribus Degeneradas que se habían rebelado contra Akakor e integró a numerosas tribus salvajes en su nuevo imperio en expansión. Para conservar la unidad, les obligó a que hablasen el idioma de los Ugha Mongulala y a que recibieran nuevos nombres.

 

Lhasa bautizó a las Tribus Aliadas de las provincias y de los alrededores de Akakor:

  • la Tribu que Vive sobre el Agua
  • la Tribu de los Comedores de Serpientes
  • la Tribu de los Caminantes
  • la Tribu de los que se Niegan a Comer
  • la Tribu del Terror Demoníaco
  • la Tribu de los Espíritus Malignos

Dio asimismo nombres a los pueblos que vivían en los bosques sobre el Gran Río:

  • la Tribu de los Corazones Negros
  • la Tribu de la Gran Voz
  • la Tribu Donde la Lluvia Cae
  • la Tribu que Vive en los Árboles
  • la Tribu de los Cazadores de Tapires
  • la Tribu de los Rostros Deformados
  • la Tribu de la Gloria que Crece

Las tribus salvajes que vivían fuera del imperio quedaron excluidas de este honor.

Con la llegada de los Blancos Bárbaros hace 500 años, el viejo orden de Lhasa quedó destruido. La mayoría de las Tribus Aliadas renunciaron a las enseñanzas de los Padres Antiguos y comenzaron a adorar el signo de la cruz. Hoy en día, únicamente los Ugha Mongulala viven de acuerdo con el legado de los Dioses. Nuestras creencias difieren de una manera fundamental de la falsa fe de los Blancos Bárbaros, quienes adoran la propiedad, la riqueza y el poder, y consideran que ningún sacrificio es demasiado grande con tal de obtener más que lo que el hombre que está a su lado. Pero el testamento de nuestros Dioses nos enseña cómo vivir y cómo morir. Afirma la existencia de una vida después de la muerte.

Nos enseña cómo se crea el cuerpo, cómo se consume y cómo es constantemente modificado por el alimento. Por esta razón, el cuerpo no puede representar nuestra vida real. Nuestros sentidos dependen de nuestro cuerpo, y son albergados por él como la llama por una vela. Cuando la vela se extingue, los sentimientos se extinguen igualmente. Por tanto, tampoco los sentimientos pueden ser nuestra vida real. Dado que nuestro cuerpo y nuestros sentimientos están sujetos al tiempo, su carácter está compuesto de cambio. Y la muerte es el cambio completo.

 

Nuestra herencia nos enseña que la muerte destruye algo de lo que en realidad podemos prescindir. El yo real, la esencia de los humanos, la vida, está fuera del tiempo. Es inmortal. Tras la muerte del cuerpo, el yo regresa al lugar de donde provino. Así como la llama se sirve de la vela, el yo se sirve del hombre para hacer manifiesta su vida. Tras la muerte, regresa a la nada, al comienzo del tiempo, al primer comienzo del mundo. El hombre forma parte de un grande e incomprensible desarrollo cósmico que se desenvuelve y que está gobernado por una ley eterna. Nuestros Maestros Antiguos conocían dicha ley.

Así es cómo los Dioses nos enseñaron el secreto de la segunda vida. Ellos nos mostraron que la muerte del cuerpo es insignificante y que solamente importa la inmortalidad de la vida, liberada del tiempo y de la materia. En las ceremonias del Gran Templo del Sol damos las gracias a la luz por cada nuevo día y sacrificamos miel de abejas, incienso y frutas escogidas, tal y como está escrito en la crónica:

Y ahora hablaremos del templo, del llamado Gran Templo del Sol. Lleva este nombre en honor de los Dioses. Aquí se reunían el príncipe y los sacerdotes. El pueblo quemaba incienso. El príncipe sacrificaba las plumas azules del pájaro de los bosques. Éstos eran los signos para los Dioses. De esta forma los Servidores Escogidos homenajeaban a sus Padres Antiguos, que son de la misma sangre y tienen el mismo padre.

Los conocimientos de nuestros Maestros Antiguos eran muy grandes. Conocían el curso del Sol y dividieron el año. Los nombres que dieron a las trece lunas fueron los siguientes: Unaga, Mena, Laño, Ceros, Mens, Laime, Gisho, Manga, Klemnu. Tin, Meinos, Denama. e Ilashi. A cada dos lunas de veinte días les sigue una luna doble. Al finalizar el año, dedicamos cinco días a la veneración de los Dioses. Seguidamente celebramos nuestra fiesta sagrada más importante, el solsticio, cuando se inicia la renovación de la Naturaleza. Los Ugha Mongulala se reúnen en las montañas que rodean Akakor y saludan al nuevo año. El sumo sacerdote se inclina ante el disco dorado en el Gran Templo del Sol y vaticina el futuro más inmediato, tal y como prescriben las leyes de los Dioses.

El legado de los Padres Antiguos determina la vida de los Ugha Mongulala desde el nacimiento hasta la muerte. Los jóvenes asisten a las escuelas de los sacerdotes desde la edad de seis años hasta los dieciocho. Allí aprenden las leyes de la comunidad, de la guerra, de la caza de los animales salvajes y del cultivo de los campos. A las muchachas se las instruye en el arte de tejer, en la preparación de los alimentos y en los trabajos del campo. Pero la función más importante de las escuelas de los sacerdotes consiste en la revelación y explicación del legado.

 

Los jóvenes Ugha Mongulala aprenden los signos sagrados de los Dioses y como vivir y morir. A los dieciocho años, los hombres han de pasar por una prueba de valor. Cada uno de ellos deberá luchar contra un animal salvaje del Gran Río, porque sólo aquel que se ha enfrentado a la muerte puede comprender la vida. Sólo entonces se hace merecedor de ser aceptado en la comunidad de los Servidores Escogidos y le es permitido adquirir un nombre e iniciar una familia. Tras su muerte, su familia separa la cabeza y quema el cuerpo. Los sacerdotes levantan la cabeza ante el Sol naciente como signo de que el finado ha cumplido sus deberes para con la comunidad.

 

Seguidamente la cabeza es conservada en uno de los nichos funerarios del Gran Templo del Sol, tal y como esta escrito en la crónica, con buenas palabras, con lenguaje claro:

Así lo vivo se sacrificó por lo muerto. Todos se reunieron en el Gran Templo del Sol. El cortejo fúnebre se situó delante de la mirada de los Dioses. Sacrificaron resina y hierbas mágicas. Y el sumo sacerdote habló: « Verdaderamente, hemos de dar gracias a los Dioses. Ellos nos dieron dos vidas. Excelente es su orden en el cielo y en la tierra».

3 Apoteosis y decadencia del imperio
2470 – 1421 a. de C.

En Egipto, el Imperio Antiguo termina alrededor del año 2150 a. de C. Hacia aproximadamente los mismos años, Babilonia es destruida por una invasión de tribus de las montañas. Hacia el año 2000 se funda el imperio de Sumer y de Akkad. Bajo el reinado de Hammurabi la unidad política alcanza un inusitado nivel de arte y de civilización. Su código constituirá la base de la posterior legislación del Imperio Romano. Hacia el año 2000 a. de C., las tribus indogermánicas comienzan a extenderse por Europa.

 

Todas las estructuras estatales del Mundo Antiguo cobran una nueva imagen por la figura de los guerreros montados en carros de combate. Mientras que en Egipto el poderoso Imperio Nuevo de Tutmés extiende sus relaciones hasta Creta, en Europa florece la Edad del Bronce, que conduce al desarrollo de civilizaciones altamente diferenciadas. En el Nuevo Mundo, los registros de acontecimientos históricos comienzan con los pueblos Chavin en Perú, en torno al año 900 a. de C.

 

Nada se sabe sobre la existencia en esta época de indios en la Amazonia.

El imperio en la cumbre de su poder

Extensa es la tierra de mi pueblo. Antiguamente, este país es taba habitado exclusivamente por los Ugha Mongulala y por las tribus salvajes, entre las que se encontraban muchas naciones poderosas sobre el Gran Río. Desde la llegada de los Blancos Bárbaros, las tribus han ido extinguiéndose una tras otra. Si una comunidad se defendía, sus hombres eran asesinados y sus mujeres y niños tratados como animales. Esto está escrito en nuestra crónica, pero no en la de los Blancos Bárbaros. Los Blancos Bárbaros registran la historia de una manera equivocada.

 

Dicen muchas cosas que no son ciertas. Hablan sólo sobre sus propios actos heroicos y sobre la estupidez de los «salvajes». Porque los Blancos Bárbaros siempre están mintiéndose y engañándose los unos a los otros. Al violar todas las leyes de la Naturaleza, quieren convencerse a sí mismos de que son capaces de crear un mundo nuevo y mejor. Pero según el legado de nuestros Dioses, la Tierra fue creada con la ayuda del Sol. La Tierra, el suelo y mi pueblo se pertenecen los unos a los otros. Están inseparablemente unidos, tal y como Lhasa nos enseñó y tal y como está escrito en la Crónica de Akakor.

Los Servidores Escogidos no gobernaron con mano blanda. No renunciaron a las ofrendas sacrificales. Ellos mismos las comieron y las bebieron. Grande fue el poder que obtuvieron y muchos los tributos que recibieron: oro, plata, miel de abejas, fruta y carne. Estos fueron los tributos de las tribus sometidas. Y fueron depositados ante el príncipe, ante el gobernador de Akakor.

En el octavo milenio (2500 a. de C.) el imperio alcanzó la cumbre de su poder. Dos millones de guerreros dominaban sobre las llanuras del Gran Río, sobre las enormes regiones de bosques del Mato Grosso y sobre las fértiles laderas orientales de los Andes. 243 millones vivían según las leyes de Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses. Pero en el mismo momento en que el imperio había llegado a su apogeo, comenzó a declinar. En primer lugar, se produjeron cambios que pusieron a Akakor nuevamente a la defensiva. Las tribus salvajes se contaban ahora por millares. La tierra apenas era capaz de alimentar a tantas personas. Movidas por el hambre, invadieron una y otra vez los territorios del imperio. Y, asimismo, las Tribus Aliadas comenzaron a rebelarse contra la hegemonía de los Ugha Mongulala. Aparecieron nuevas naciones contra las que Akakor tuvo que luchar duramente para vencerlas.

Se movilizaron bajo las órdenes del consejo supremo. Llegaron hasta el Gran Lago en las montañas y ocuparon el país que lo bordea. Exploradores y guerreros, acompañados del mensajero con la Flecha Dorada. Habían sido enviados para observar a los enemigos de Akakor y derrotarlos. Unidos, los guerreros de las Tribus Escogidas fueron a la guerra y tomaron numerosos prisioneros. Porque las Tribus Aliadas habían rechazado el legado de los Dioses y se habían dado a si mismas sus propias leyes. Vivían según sus propias reglas. Pero los guerreros de los Servidores Escogidos eran valerosos. Derrotaron al enemigo y lo dejaron sangrando.

Durante miles de años, los ejércitos de los Ugha Mongulala han sido bastante superiores a los guerreros de las tribus rebeldes, debido a que eran cuidadosamente entrenados y entraban en batalla según los planes elaborados por Lhasa. Cien mil guerreros estaban bajo el mando del señor de la guerra, o Jefe-Cienmil-Hombres. Diez mil hombres eran dirigidos por un capitán o Jefe-Diezmil-Hombres. Los Jefes-Mil-Hombres y los Jefes-Cien-Hombres marchaban en vanguardia del ejército y daban la señal para el ataque. Tras el triunfo en una batalla, cogían prisioneros y se repartían el botín.

 

Si la batalla parecía perdida, los Ugha Mongulala se retiraban, amparados en la oscuridad, hacia unas posiciones ya preparadas de antemano. Solamente en las ocasiones más excepcionales acompañaba el príncipe a los ejércitos. Escogidos mensajeros lo mantenían en contacto con los guerreros, de modo que en casos de emergencia pudiera acudir en su ayuda con su propia guardia de palacio. Mi pueblo abandonó este orden de batalla cuando llegaron los Blancos Bárbaros. Ni siquiera un enorme ejército podría resistir las invisibles flechas del nuevo enemigo. El tiempo de las grandes campañas había terminado.

En la actualidad únicamente poseemos un ejército de 10.000 guerreros, todos ellos entrenados para el combate individual. Están agrupados en partes iguales y se hallan bajo el mando de los cinco supremos señores de la guerra y de los cinco sumos sacerdotes. Cada guerrero va equipado de arco y de flecha, de una gran lanza con una punta afilada, de una honda. y de un cuchillo de bronce. Como medio de protección contra las flechas del enemigo, porta un escudo hecho de una densa malla de bambú. El ejército se acompaña de una tropa de exploradores y, según sus informes, los señores de la guerra determinan la modalidad del ataque. Sólo el príncipe puede decidir la declaración de guerra. Como anuncio de la inminente batalla, envía por delante al mensajero con la Flecha Dorada.

La campaña más importante antes de la llegada de los godos se dio en el año 8500. Según cuentan los sacerdotes, las tribus salvajes de la frontera septentrional del imperio se habían aliado con la Tribu de los Caminantes. Asesinando y saqueando, llegaron hasta el Gran Río. La Tribu de la Gran Voz huyó de pánico. Maid, el legitimo gobernador de las Tribus Escogidas, declaró entonces la guerra contra los pueblos hostiles.

Al mismo tiempo que desde todas las partes del imperio se iba reuniendo un poderoso ejército, los Ugha Mongulala comenzaron a dotarse del necesario equipo militar. Prepararon arcos, flechas, hondas y lanzas de bambú en los valles y en los bosques del Gran Río. Día y noche los cazadores salieron para matar la caza necesaria para los guerreros. Las mujeres tejieron ropajes de guerra para sus hombres y cantaron canciones sobre las heroicas gestas de los grandes príncipes. Todo el territorio de Maid estaba dominado por un poderoso afán de batalla.

 

Así es, en cualquier caso, como lo cuentan los sacerdotes. Finalmente, cuando después de seis meses se hubo reunido un ejército de 300.000 hombres, Maid, el príncipe, convocó a los ancianos y a los sacerdotes. Vestido con el resplandeciente traje dorado de Lhasa y portando el cetro de plumas azules, rojas, amarillas y negras, mandó llamar al mensajero con la Flecha Dorada. Cuando éste llegó, todos los presentes se inclinaron. Maid le ofreció agua y pan. los signos de la vida y de la muerte. El júbilo estalló entre las tribus de los Servidores Escogidos, gritos de alegría que llegaron hasta las cuatro esquinas del Universo y sembraron el miedo y el terror entre las tribus hostiles.

Se inició entonces la gran marcha hacia la frontera septentrional. Durante dos meses, los enmudecidos tambores retumbaron e hicieron temblar la tierra. Y cuentan los sacerdotes que al final del segundo mes las Tribus Escogidas encontraron al ejército enemigo. Con sus gritos de guerra, los guerreros se lanzaron los unos contra los otros. Los arqueros dispararon sus flechas y destruyeron la vanguardia del enemigo. Tras ellos, las tropas de lanceros trataron de romper el cuerpo principal del ejército enemigo.

 

Al llegar la noche, la batalla se interrumpió: según el legado de los Dioses, ningún guerrero podrá entrar en la segunda vida si muere durante las horas de la oscuridad. Pero al comenzar la mañana siguiente la lucha se reanudó con una intensidad redoblada. En un poderoso ataque, los Ugha Mongulala derrotaron a la Tribu de los Caminantes. Sus capitanes se rindieron e imploraron misericordia. Pero Maid no escuchó y nadie fue perdonado.

 

La tristeza y la alegría se extendieron al mismo tiempo por el imperio.

Los Pueblos Degenerados

Durante el octavo y el noveno milenios, los Ugha Mongulala se vieron envueltos en varias campañas contra las tribus rebeldes. Maid derrotó a la Tribu de los Caminantes y rechazó el ataque de las tribus salvajes sobre las zonas bajas del Gran Río. Nimaia amplió las tres fortalezas —Mano, Samoa y Kin— situadas en el país denominado Bolivia y levantó fuertes barreras defensivas en los alrededores del destruido recinto religioso de Mano. Otros príncipes sostuvieron otras batallas: Anou luchó contra la Tribu de los Comedores de Serpientes y contra la Tribu de los Corazones Negros.

 

Ton castigó a los Cazadores de Tapires por su desobediencia y envió exploradores a las costas del océano oriental. Kohab, un descendiente especialmente digno de Lhasa, el Hijo Elegido de los Dioses, derrotó a la Tribu de los Rostros Deformados en una sangrienta batalla librada en las zonas altas del Río Negro y que duró tres días, extendiendo el imperio hasta el país llamado Colombia. Muda levantó un segundo cinturón defensivo en torno a Akakor y construyó depósitos subterráneos en los valles elevados de los Andes.

Pero fue el príncipe Maid el que tuvo que librar la batalla más peligrosa. Fue ésta la lucha contra la Tribu que Vive sobre el Agua, que tras la segunda Gran Catástrofe había fundado su propio imperio en las montañas del Perú. A lo largo de 800 años, sus caudillos sometieron a numerosos pueblos salvajes y avanzaron hacia Machu Picchu. El consejo supremo, para impedir que la tribu atacara Akakor, decidió someterla. En el curso de una guerra que duró tres años, dura y con enormes pérdidas, y en la cual los Ugha Mongulala sufrieron muchas derrotas humillantes, Maid logró finalmente vencer a la Tribu que Vive sobre el Agua y capturar a su caudillo. El peligro procedente del Oeste parecía haber quedado eliminado.

¿Cómo acabará todo esto?

 

Cada vez hay más pueblos que se dotan de sus propias leyes, que olvidan el legado de los Dioses y que viven como animales. Grande es el número de los Servidores Escogidos, pero innumerables los Degenerados. Devastan nuestros campos y matan a nuestros hijos. Son arrogantes. Muchos son los pueblos que han sometido.

Las tribus rebeldes mencionadas en la crónica pertenecían a los Degenerados. Lhasa las había integrado en el imperio de Akakor y les había enseñado el legado de los Dioses. En el curso de los milenios rechazaron la soberanía de los Ugha Mongulala y olvidaron las enseñanzas de los Padres Antiguos. Vivían como tribus salvajes en chozas de paja o en inmensas casas rectangulares suficientes para alojar a toda la comunidad tribal. Sus poblados están protegidos por una alta empalizada de madera. No cubren sus cuerpos. No están familiarizados con el arte de tejer.

 

Pero son muy inteligentes en el trabajo de las plumas para convertirlas en tocados. Los Degenerados cultivan la tierra quemando los bosques. Plantan mandioca, maíz y patatas. La caza es para ellos tan importante como el cultivo del suelo. Sus arcos y sus flechas son similares a los nuestros, pero más pequeños y ligeros. Han adoptado el mismo veneno que los Ugha Mongulala. En el combate cuerpo a cuerpo utilizan una lanza con una punta de piedra afilada.

Mientras que mi pueblo venera el legado de los Dioses, las Tribus Degeneradas adoran a tres divinidades diferentes: el sol, la luna y el dios del amor. Para ellos, el sol es el padre de toda la vida sobre la tierra; la luna es la madre de todas las plantas y de todos los animales; y el dios del amor protege a la tribu y es el responsable de la fertilidad del pueblo. Si una tribu cree que no es afortunada, el mago-sacerdote ahuyenta a los espíritus malignos. Los Degenerados también conocen el yo esencial que se separa del cuerpo en el momento de la muerte y entra en la segunda vida.

 

Creen que esta segunda vida tiene lugar en las residencias subterráneas de los Maestros Antiguos.

Viracocha, el Hijo del Sol

Los Blancos Bárbaros creen que ellos poseen los más elevados conocimientos. Y, en efecto, hacen muchas cosas que nosotros no podemos hacer, que nunca comprenderemos y que son un misterio para nosotros. Pero los mayores conocimientos reales de los humanos hace mucho tiempo que desaparecieron. Los conocimientos de los Blancos Bárbaros son solamente un re-aprendizaje y un redescubrimiento de los secretos de los Dioses, los únicos que han conformado la vida de todos los pueblos sobre la tierra.

 

Los Servidores Escogidos son los que con mayor fidelidad han preservado el legado de los Dioses, y consiguientemente su conocimiento es superior. Las Tribus Degeneradas apenas recuerdan la época de sus antepasados, y viven en la oscuridad. El legado de los Dioses nunca les fue revelado ni a las tribus salvajes ni a los Blancos Bárbaros, y como animales, vagan por el país. Existe tan sólo un pueblo, aparte de los Ugha Mongulala, que conoce las leyes de los Dioses. Estos son los incas, una nación hermana de las Tribus Escogidas. Su historia comienza en el año 7951 (2470 a. de C.). En ese año, Viracocha, el segundo hijo del príncipe Sinkaia, se rebeló contra el legado de los Dioses, huyó a la Tribu que Vive sobre el Agua y fundó su propio imperio.

Y los sacerdotes, hombres de magia poderosa, se reunieron. Todo lo conocían sobre futuras guerras. Todo les fue revelado; sabían si la guerra y la discordia estaban próximas. Verdaderamente, su conocimiento era inmenso. Y desde que vieron en el futuro la traición de Viracocha, el hijo segundo de Sinkaia, se mortificaron a si mismos y ayunaron en el Gran Templo del Sol en Akakor. Sólo comieron tres clases de fruta y pequeños pasteles de maíz. Era realmente un gran ayuno, para vergüenza del infiel Viracocha. Ninguna mujer se les acercó. Durante muchos días, permanecieron solos en el templo, observando el futuro, sacrificando incienso y sangre. Así es como pasaron sus días, desde el alba hasta el crepúsculo, y sus noches. Rezaron con sus corazones contritos por el perdón del infiel hijo de Sinkaia.

El rezo de los sacerdotes no pudo ablandar el corazón del segundo hijo de Sinkaia. Aunque no estaba autorizado para desempeñar el puesto de príncipe. Viracocha reclamó la soberanía sobre el pueblo de los Ugha Mongulala. Se rebelo contra el legado de los Dioses e infringió las leyes de Lhasa. Para preservar la paz en el territorio, el consejo supremo convocó a Viracocha a juicio. Los ancianos del pueblo deliberaron sobre su culpa en la Gran Habitación del Trono. Su sentencia emitió el mayor y más grave de los castigos, y lo enviaron al exilio.

Viracocha, el Hijo del Sol, como más tarde se hizo llamar a sí mismo, es el único descendiente de la dinastía de Lhasa que infringió las leyes de los Dioses y que tuvo que pagar su crimen con el exilio. Este era el mayor castigo de mi pueblo hasta la llegada de los soldados alemanes, quienes insistieron en la introducción de la pena de muerte. Para delitos menores, como la violencia o la desobediencia, el culpable debía pedir perdón públicamente.

 

La pereza es considerada como una infracción de las leyes de la comunidad y es castigada con un período de servicio en las peligrosas fronteras. La embriaguez únicamente constituye delito si el autor no ha cumplido sus obligaciones por causa de ella. El robo es el delito más abominable, ya que mi pueblo lo posee todo común y la propiedad personal carece de significado alguno. Como a los adúlteros, a los asesinos y a los rebeldes, a los ladrones se les envía también al exilio.

Viracocha el Degenerado no sólo infringió el legado de los Dioses, sino que ignoró asimismo la sentencia del consejo supremo. En vez de vivir aislado y solo en las montañas, como prescriben las leyes de mi pueblo, huyó a la Tribu que Vive sobre el Agua. Condujo a la tribu a un valle situado en las montañas de los Andes y construyó Cuzco, la ciudad de las cuatro esquinas del universo, como él la denominó. Había nacido una nueva nación hermana, el pueblo de los incas, los Hijos del Sol. Rápidamente creció y se hizo poderoso su imperio.

 

Los incas, bajo la dirección de Viracocha y sus descendientes, conquistaron muchos países y sometieron a numerosas tribus salvajes. Sus guerreros conquistaron las riberas del océano occidental y avanzaron profundamente en la inmensidad de las lianas del Gran Río. Acumularon enormes riquezas en la capital del imperio e introdujeron nuevas leyes que iban en contra del legado de los Dioses. Desarrollaron incluso una escritura propia. Ésta consistía en cuerdas de muchos colores que estaban atadas en nudos. Cada nudo y cada cuerda poseían un significado definido. Varias cuerdas anudadas juntas formaban un mensaje. Así es cómo desarrollaron su imperio, sobre la idolatría y la opresión. No les sería muy difícil montar una campaña de destrucción contra los Ugha Mongulala.

Había sido escrito que los descendientes de Viracocha rechazarán el legado de los Dioses. Cuando su poder se hallaba en su apogeo, la predicción de nuestros sacerdotes se cumplió. Estalló una cruel guerra fratricida que sacudió los fundamentos del imperio.

 

Y la destrucción quedo completada con la llegada de los Blancos Bárbaros.

4 Los guerreros que llegaron desde el Este
1421 a. de C. – 1400 d. de C.

Con el hundimiento de los grandes imperios, el viejo mundo oriental se desintegró en pequeños Estados. Israel fue fundado hacia el año 1000 a. de C. Por la misma época surgió en Grecia una gran civilización y, posteriormente, florecería otra en la ciudad-estado de Roma, sobre el Tíber. Se supone que el nacimiento de Jesús tuvo lugar en Belén en el año 7 a. de C. Tras la división del Imperio Romano, los ostrogodos, bajo el mando del rey Teodorico el Grande, fundaron su propio imperio en Italia.

 

En el año 552, Narsés, general del Imperio Romano de Oriente, derrotó a Teja, el último rey de los godos, en la batalla del Monte Vesuvio. Nada se sabe acerca del destino de los godos que sobrevivieron. La historia de los vikingos se desenvolvió en la misma época. Este pueblo marinero ocupó las costas occidentales de Francia e Inglaterra y estableció una base en Groenlandia. Según informes aún sin confirmar, llegaron hasta las costas orientales de América del Norte.

La Edad Media europea comenzó en el año 900. Es en estos momentos cuando en América se inicia la historia de los aztecas, de los mayas, de los incas. Las tribus de los aztecas y de los incas desarrollaron, con su estructura de clases, una civilización puramente neolítica, tipificada por los jeroglíficos y por el calendario maya.

 

El aspecto más destacado de los incas, sin embargo, consistió en la expansión de su imperio, que alcanzaría su apogeo bajo Huayna Capác a comienzos del siglo XV.

La llegada de los guerreros extranjeros

Los Blancos Bárbaros son un pueblo de corazón duro. Llevan el fuego a los bosques, y cuando están ardiendo vemos como los animales atrapados por el fuego corren locamente tratando de escapar a las llamas, pero inevitablemente acaban por quemarse. Lo mismo ocurre con nosotros. Desde que los Blancos Bárbaros llegaron a nuestro país, la guerra es continua. Mas los Ugha Mongulala no fuimos los primeros en apuntar la flecha. Fueron los Blancos Bárbaros quienes enviaron el primer guerrero, y el segundo, y el tercero. Sólo entonces enviamos nosotros al mensajero con la Flecha Dorada.

 

Pero nuestros sacrificios han sido en vano. Los Blancos Bárbaros penetran cada vez más, devastándolo todo como un tornado. Sometieron a las Tribus Aliadas y las obligaron a asumir sus costumbres, que han sido dictadas por espíritus malignos. Mas el hombre es un ser que ha nacido libre en las montañas, en las llanuras y sobre el Gran Río, y allí el viento corre libremente y nada oscurece la luz del Sol allí el hombre puede vivir en libertad y respirar libremente, aun cuando puedan llegar batallas y caos, tal y como está escrito en la Crónica de Akakor:

Surgieron la discordia y la envidia. Las tribus disputaban entre sí y se lanzaban al pillaje. Las fiestas de la comunidad degeneraban en orgías de borrachos. Los Servidores Escogidos se volvían los unos contra los otros y se arrojaban los huesos y los cráneos de los fallecidos. Las Tribus Aliadas abandonaron sus asentamientos tradicionales y patearon nuevos caminos, donde fundaron sus propios poblados. En contra de la voluntad del consejo supremo de Akakor, construyeron numerosas ciudades. Cada uno de sus nuevos caudillos comandaba su propio ejército.

A mediados del undécimo milenio el imperio de los Ugha Mongulala había traspasado su cénit. El ejemplar territorio de Lhasa temblaba bajo la revuelta de las Tribus Aliadas. Enormes ejércitos de tribus salvajes desbordaron las fortalezas fronterizas del Mato Grosso y de Bolivia.

 

En Akakor, las tensiones entre el consejo supremo y los sacerdotes aumentaron.

 

La falsa fe y la idolatría amenazaban el legado de los Maestros Antiguos. Solamente la triple división del poder introducida por Lhasa impidió el colapso del imperio. El pueblo de los Ugha Mongulala se benefició de su orden y de sus leyes. pero ni siquiera éstas pudieron impedir una lenta desintegración del imperio, que se vio acelerada por los acontecimientos que se estaban desarrollando en la frontera occidental.

Allí los incas estaban librando enormes batallas y sometiendo a muchas tribus. Conquistaron los caminos de acceso a los estrechos del Norte y avanzaron sobre las laderas orientales de los Andes hasta la destruida ciudad religiosa de Tiahuanaco. Por vez primera desde el regreso de los Dioses, exploradores hostiles habían llegado hasta las murallas de Akakor.

Mas entonces ocurrió un acontecimiento que ha que dado descrito en nuestra crónica con las siguientes palabras:

Ahora hablaremos sobre los guerreros que llegaron desde el Este. A hora hablaremos sobre la llegada de los godos. Así era como ellos se llamaban a sí mismos. 364 generaciones habían pasado desde la partida de los Dioses, desde el comienzo de la luz, de la vida y de ¡u tribu. ¡04 príncipes habían sucedido a Lhasa. Los corazones de los Servidores Escogidos estaban sombríos.

 

El clan de Viracocha se había alejado a Cuzco. Allí construyeron sus cabañas. AIIí erigieron los templos de sus dioses y predicaron la guerra y el odio. Ése constituía su diario alimento desde el alba hasta el crepúsculo y por la noche. Un extraño mensaje llegó entonces a Akakor. Guerreros extranjeros estaban subiendo por el Gran Río: hombres valientes, tan fuertes como el gato montes, tan arrojados como el jaguar. Niños y mujeres venían con ellos. Caminaban en busca de sus dioses.

 

Así fue como los godos llegaron al imperio de los Ugha Mongulala.

La llegada de los guerreros extranjeros que se denominaban a sí mismos godos constituye uno de los grandes misterios de la vida de mi pueblo. Los Ugha Mongulala conocían desde los tiempos de Lhasa la existencia de un gran imperio situado más allá del océano oriental y que había sido gobernado por su hermano Samón. Pero desde la destrucción de la ciudad de Ofir en el séptimo milenio, las relaciones se habían interrumpido. Hasta la llegada de los godos, los sacerdotes creían que el imperio de Samón se había desvanecido.

 

Los guerreros extranjeros eran portadores de un mensaje bastante diferente: más allá del océano existían muchas tribus y naciones poderosas. Según los relatos de los godos, también su historia se derivaba de criaturas divinas. Una antigua familia de príncipes había descendido desde los cielos y les había enseñado la vida y la muerte. Muchos miles de años después, los godos se vieron forzados por el hambre y por las tribus hostiles a caminar hacia tierras extranjeras. Y aquí se había cumplido su destino.

Este era el nombre del príncipe de los godos. Ellos le llamaban el Cazador Salvaje. Poseía una gran sabiduría y una mente perspicaz. Era un profeta, de buena voluntad y autor de gestas heroicas. Él los salvó de la destrucción. Porque los valientes guerreros estaban abatidos, parecían condenados a la perdición en la montaña que vomitaba fuego. Se enfrentaban a su extinción. Pero el Cazador Salvaje se impuso a la desgracia de su pueblo. Firmó una alianza con los audaces navegantes del Norte. Y su pueblo salió al mar en busca de los dioses. Los godos los buscaron por todas las esquinas del mundo, por el Final Azul del Mundo y por el Final Rojo del Mundo. Cruzaron la infinitud de los océanos.

 

Y después de treinta lunas encontraron un nuevo hogar en el país de los Senadores Escogidos.

La alianza entre las dos naciones

La llegada de los godos en el año 11.051 (570 d. de C.) tuvo un significado providencial para los Ugha Mongulala. Akakor contaba ahora con el apoyo de un grupo de experimentados guerreros, infinitamente superiores a las tribus rebeldes. Durante varios siglos, el consejo supremo y los sacerdotes se apartaron de las luchas por el poder. El Pueblo Escogido recuperó la confianza en el legado de los Padres Antiguos. Una vez mas, la profecía de los Dioses se había probado cierta.

 

En la hora de la necesidad, habían enviado su ayuda, tal como está escrito en la Crónica de Akakor:

Así fue cómo los godos llegaron al imperio de las Tribus Escogidas. Y así fue cómo se establecieron en Akakor. Ahora existían dos clanes, mas una sola mente. No hubo ni peleas ni discordias; la paz reinaba entre ellos. No hubo ni violencia ni disputas; sus corazones estaban apaciguados. No conocían ni la envidia ni los celos.

La alianza entre los godos y los Ugha Mongulala quedo sellada mediante un intercambio de regalos. El consejo supremo asignó residencias y tierra firme a los nuevos llegados. Los godos obsequiaron a mi pueblo con nuevas semillas y con arados tirados por animales. Nos enseñaron otras formas de cultivar el suelo y mostraron a los artesanos cómo construir mejores telares. Pero su mayor regalo consistió en el secreto de la producción de un duro metal negruzco desconocido hasta entonces por mi pueblo y llamado hierro por los Blancos Barbaros. Hasta la llegada de los godos, únicamente laborábamos el oro, la plata y el bronce. El oro y la plata procedían de la región de la destruida ciudad religiosa de Tiahuanaco. Obreros escogidos arrastraban las piezas a través de los ríos en los cuales se hallaban las piedras que poseían el oro y la plata.

 

El bronce era preparado por los sacerdotes en grandes carboneras orientadas hacia el Este. Pero su calor no era suficiente para derretir el pardo mineral de hierro. Ahora los godos construyeron hornos de piedra. Unos agujeros regularmente repartidos aseguraban la ventilación y un calor mayor. Bajo la vigilancia de los nuevos aliados, los artesanos iniciaron la fabricación de largos cuchillos y de afiladas puntas para las lanzas, que eran superiores a las armas de las otras tribus. Prepararon armaduras de hierro para los señores de la guerra y para los Jefes-Diezmil-Hombres. Durante mil años, nuestros guerreros acudieron a la guerra con estas armas. Luego llegaron los Blancos Bárbaros con sus armas de fuego, y contra las cuales ni siquiera la armadura constituía protección alguna.

La armadura de hierro, las negras velas y las coloreadas cabezas de dragón de las naves de los godos han sido conservadas hasta nuestros días, y las hemos guardado en el Gran Templo del Sol. Según los dibujos de nuestros sacerdotes, las naves podían llevar hasta sesenta hombres y estaban impulsadas por una vela de fina tela que iba engarzada a un alto mástil. Más de 1.000 guerreros llegaron a Akakor en estas naves.

 

Éstos restablecieron el desintegrado imperio y lo convirtieron en fuerte y poderoso, tal y como está escrito en la crónica, con buenas palabras, con lenguaje claro:

A sí aumentó la grandeza y el poder de los Servidores Escogidos. Creció la fama de sus hijos y la gloria de sus guerreros. Aliados con los guerreros de hierro, derrotaron a sus enemigos. Construyeron un poderoso imperio. Gobernaron sobre muchas tierras. Su poder llegó hasta las cuatro esquinas del mundo.

 

La campaña en el Norte

A pesar de su derrota en la montaña que vomitaba fuego, los godos seguían siendo una nación de guerreros. Poco tiempo después de su llegada, comenzaron a apoyar a los Ugha Mongulala en su lucha contra las tribus rebeldes. Con sus nuevas armas de hierro empujaron a la Tribu de la Gran Voz a la estéril inmensidad de las lianas en las zonas bajas del Gran Río. Sometieron a la Tribu de la Gloria que Crece y a la Tribu Donde la Lluvia Cae, que habían cesado de pagar el tributo y destruido innumerables tribus salvajes. A comienzos de la séptima centuria, según el calendario de los Blancos Bárbaros, los guerreros de los Ugha Mongulala habían avanzado una vez más hasta las zonas bajas del Gran Río. El antiguo imperio de Lhasa parecía resurgir del pasado.

Así fue como comenzó la Gran Guerra. Los ejércitos de los Servidores Escogidos avanzaron. Atacaron a la Tribu de la Gran Voz y acallaron su arrogancia. Los arqueros y los hondistas superaron las empalizadas y destruyeron las puertas de los poblados del enemigo. Mataron a un incontable número de adversarios y un gran botín cayó en sus manos. He aquí la lista: flautas de huesos y cuernos huecos, preciosos adornos de plumas del gran pájaro de los bosques, pieles de jaguar y esclavos. De todo capturaron. Las Tribus Escogidas alcanzaron un poder que no habían poseído durante miles de años.

Según la Crónica de Akakor, los ejércitos aliados de los Ugha Mongulala y de los godos salieron a luchar en las cuatro direcciones del imperio y pusieron en fuga a las Tribus Degeneradas. Era un tiempo de castigo y un tiempo de retribución por su traición al legado de los Maestros Antiguos. Solamente en la frontera occidental se limitó Akakor a defenderse. Fiel a la orden de los Maestros Antiguos de no luchar jamás contra sus propios hermanos, el consejo supremo se limitó a erigir una elevada muralla para protegerse de los incas. Durante trece años, 30.000 aliados trabajaron sobre la espaciosa muralla de piedra con sus contrafuertes y sus trincheras. Fueron instaladas atalayas rectangulares hechas de gigantesca sillería y situadas entre sí a una distancia de seis horas de camino. Contenían habitaciones para el almacenamiento de armas y de alimentos, así como cuartos para los guerreros. Carreteras pavimentadas unían las fortalezas con Akakor.

La principal empresa militar del undécimo milenio la constituyó una poderosa campaña en el Norte. A su llegada, los godos habían traído noticias de un pueblo de tez morena que llevaba plumas. Vivía más allá de los estrechos del Norte y comerciaba con sus antepasados*.

 

* Es decir, con los indios norteamericanos. (.Y. del E.)

Como en ese momento los sacerdotes descubrieron signos ominosos en el cielo, el consejo supremo temió un ataque de las desconocidas naciones, decidió preparar un gran ejército y enviarlo a la frontera septentrional. Y así, dos millones de guerreros de los Ugha Mongulala y de las Tribus Aliadas partieron en el año 11.126 (645 d. de C.). tal y como esta escrito en la crónica:

Así fue cómo habló el príncipe a los guerreros reunidos: «Marchad ahora hacia ese país. No tengáis miedo. Si existen enemigos, luchad con ellos, matadlos. Y enviad nos mensajes de modo que podamos acudir en vuestra ayuda». Éstas fueron sus palabras. Y la gigantesca fuerza se puso en marcha. Estaban todos: los exploradores, los arqueros, los hondistas, los lanceros. Atravesaron las colinas. Ocuparon las playas de los océanos. Partieron hacia el Norte. Construyeron poderosas ciudades para mostrar la fuerza de las Tribus Escogidas.

La mayor campaña en la historia de las Tribus Escogidas concluyó sin resultados concretos. Unas lunas después de la partida del ejército, las comunicaciones se interrumpieron súbitamente. Los últimos informes en llegar a Akakor mencionaban una terrible catástrofe. El país más allá de la frontera era ahora un mar en llamas. Los guerreros que sobrevivieron huyeron hacia el Norte y se mezclaron con un pueblo extraño. Seria solamente mil años después, cuando los Blancos Bárbaros avanzaban hacia el Perú, cuando los temores del consejo supremo quedarían confirmados: guerreros extranjeros llegaron desde el Norte y destruyeron el imperio inca.

 

Y con su llegada también pereció el poderoso y pacifico imperio de los Ugha Mongulala.

Un milenio de paz

El pacifico imperio duró mil años, desde el 11.051 hasta el 12.012 (570-1531 d. de C.). En este período, solamente dos tribus gozaban de poder y de prestigio: los Ugha Mongulala, la nación de las Tribus Escogidas, y los incas, los Hijos del Sol. Se habían dividido el país entre ellos y vivían en paz. Los descendientes de Viracocha el Degenerado gobernaban sobre un enorme imperio desde Cuzco. En Akakor, el legitimo sucesor de los Padres Antiguos gobernaba de acuerdo con el legado de los Dioses.

Los Servidores Escogidos conocieron la felicidad, y vivían en paz. Verdaderamente, su imperio era grande. Nadie podía hacerles daño. Nadie podía derrotarles; su poder crecía cada vez más. Todo comenzó con la llegada de los godos. Las tribus más fuertes y las más pequeñas se sometieron con temor; temían a los guerreros de hierro. Estaban ansiosas de servir a las Tribus Escogidas y trajeron numerosos regalos. Mas los sacerdotes elevaron sus rostros al cielo. Dieron gracias por los poderosos aliados. Sacrificaron incienso y miel de abejas.

 

Y así fue cómo rezaron a los Dioses, éste era el grito de sus corazones:

«Concedednos hijas e hijos. Proteged a nuestro pueblo de la tentación y del pecado. Protegedlo de la lujuria; no le permitáis que tropiece cuando asciende y cuando desciende. Concedednos buenos caminos y buenos senderos. No permitáis que la desgracia y la culpa le sobrevengan a esta alianza. Preservad la unidad en las cuatro esquinas del mundo y a lo largo de los cuatro lados del mundo de modo que la paz y la felicidad reinen en el imperio de las Tribus Escogidas».

Y los Dioses escucharon las oraciones cíe los sacerdotes y bendijeron la unión entre la nación de los godos y la nación de los Ugha Mongulala. Los guerreros extranjeros que habían cruzado el océano en sus naves dragones se sometieron voluntariamente al legado de los Dioses. Aprendieron nuestro idioma y nuestra escritura, y se asimilaron rápidamente con nuestra nación.

 

Sus dirigentes asumieron importantes funciones en la administración del imperio. Sus generales se convirtieron en el terror de las tribus hostiles. Incluso sus sacerdotes renunciaron a sus falsas creencias, que habían traído en un pesado libro forrado en hierro. Este libro, que los soldados alemanes llamaban «Biblia», está escrito en signos que son incomprensibles para mi pueblo.

 

Contiene escenas sobre la vida de los godos en su propio país y habla también de un dios poderoso que había venido a la Tierra bajo el signo de la cruz para liberar al hombre de la oscuridad. Mil años después, los Blancos Bárbaros afirmarían su origen divino con el mismo signo. En su nombre y en su honor destruyeron el imperio de los incas y trajeron la muerte a millones de personas. Pero hasta su llegada, que es descrita en la tercera parte de la Crónica de Akakor, los Ugha Mongulala y los godos vivieron en paz, unidos por el legado de los Padres Antiguos.

 

Realiza ron los sacrificios prescritos, honraron a los Dioses, y recordaron el lejano período en el que sobre la tierra no existían ni los hombres ni el Gran Río. tal y como está escrito en la crónica:

Hace incontables años, el Sol y la Luna deseaban desposarse. Pero nadie podía unirlos. Porque el amor del Sol era ardiente y habría quemado la Tierra. Y las lágrimas de la Luna eran innumerables y habrían inundado la tierra firme. Así que nadie los unió y el Sol y la Luna se separaron. El Sol marchó en una dirección y la Luna en otra.

 

Pero la Luna lloró durante toda la noche y durante todo el día. Y sus lágrimas de amor cayeron sobre el planeta, sobre la tierra y sobre el mar. Y el mar se enfadó, y sus aguas, que durante seis lunas suben hacia arriba y durante seis lunas bajan hacia abajo, rechazaron las lágrimas. Fue así cómo la Luna las dejó caer sobre la tierra firme y creó con ellas el Gran Río.

 

Este segundo libro de Las crónicas de Akakor nos narra La apoteosis y decadencia de la cultura de los UGHA MONGULALA.

La época en la que se sitúa la historia comienza en la que hemos venido llamando en el blog, Etapa de Los Focos de Civilización.

Esta historia es un buen ejemplo de cómo prosperaron a partir de un conocimiento antiguo, unos focos de civilización que expanden la cultura en su entorno. Vemos que a los dioses, le suceden los semidioses y luego los hombres. Esta sucesión histórica la hemos contemplado en los otros focos desde El valle del Indo, Mesopotamia, Egipto…

En esta historia hay un dato que hasta ahora no he visto en los otros documentos analizados. Los dioses vuelven.

Vuelven con menos naves y se quedan muy poco. Parece que han perdido la batalla y deben marcharse a toda prisa. Dejan a los semidioses que extiendan su legado y luego son recogidos el platillos voladores, entonces llega el hombre los príncipes que deben pasar trece días en cámaras secretas, donde recibir la formación adecuada para reinar.

Se organiza la sociedad, el trabajo el poder. Se dan normas y una forma de vivir que garantiza durante un periodo largo el progreso y el éxito.

Luego el devenir del tiempo hace decaer los principios y viene la decadencia.

Los dioses se van y terribles desastres sacuden la tierra. Los continentes los mares cambian su apariencia. Esto me recuerda el post El Piri Reis En ese mapa las diferencias con la geografía actual son notables.

Atrás quedan custodiadas joyas tecnológicas, naves capaces de volar, tecnologías para ablandar las piedras (Hemos hablado de esto, tratando de Egipto). Tecnologías aparentemente iguales desde el valle del Indo hasta La Amazonia.

Los extraterrestres fueron vencidos, luego vinieron los desastres climáticos, luego los semidioses, finalmente el hombre se comunica con los dioses a través de aparatos, al final se sustituye el dominio por las religiones.

Tres notas a señalar en el relato es la llegada y alianza con los godos o vikingos mucho antes de Colón. Se habla de la construcción de MachuPicchu y de como se utilizarón técnicas para fundir la piedra (ya comentadas en este blog) y de la vida de Viracocha, un semidios al que nos hemos referido frecuentemente en el blog.

Resulta curioso ver como en estas sociedades se procura mantener una economia de consumo moderado, respetuosa con el medio ambiente. La natalidad es sometida para evitar demografía esagerada. Los estamentos sociales claros y rígidos. Las normas ,la disciplina, la moral, el respeto por las tradiciones y los principios por la comunidad son diametralmente opuestos a nuestra sociedad:

Con una economía devoradora de recursos y con la exigencia del crecimiento exponencial, devastadora para el medio, con una natalidad disparada y sin control, con estamentos sociales no claros y con una decandencia de las normas, y principios sociales y morales.

Esta claro que si estas culturas volvieran chocarían con los gobernadores actuales de nuestra civilización.

 

LAS CRÓNICAS DE AKAKOR EL LIBRO DEL JAGUAR


Insólitas interpretaciones y fascinantes enigmas que se convirtieron en un sorprendente testimonio sobre la historia de la humanidad.

La Crónica de Akakor forma parte de los mitos y leyendas de una de las civilizaciones más primitivas de la Tierra. Si hasta la fecha ha permanecido totalmente desconocida, se debe a las características especiales del relato y al completo aislamiento de los pueblos cuya historia refiere. Los últimos descubrimientos originados por la sistemática invasión de la Amazonía corroboran el relato del cacique Tatunca Nara sobre su pueblo, dando así crédito a algo que ya no puede seguir siendo ignorado.

La Crónica de Akakor está dividida en cuatro partes y abarca un período de algo más de diez mil años de la vida del pueblo de Mongulala. Contiene importantes sucesos económicos y culturales de una evolución que alcanzó su punto culminante en 1944 con la llegada de dos mil soldados alemanes. El original fue escrito con antiguos jeroglíficos en vasijas y pieles de animales, y luego también en pergaminos.

 

Como documento histórico y cultural, La Crónica de Akakor da una idea cabal del quehacer intelectual de uno de los pueblos más antiguos de la Tierra. Nuestros conocimientos sobre Sudamérica cobran nuevas perspectivas a través de este libro y aparecen interrogantes que señalan nuevos caminos para la investigación.

 

 

El Libro del Jaguar

Este es el jaguar. Potente es su salto y poderosa su zarpa. Es el señor de los bosques. Todos los animales son sus súbditos. No tolera la resistencia. Terribles son sus castigos. Destruye al desobediente y devora sus carnes.

1 El territorio de los Dioses
600.000 – 10.481 a. de C.

Es una cuestión muy debatida la del comienzo de la historia de la Humanidad. Según la Biblia, Dios creó el mundo en siete días para su propio honor y para el bien de la Humanidad. Hizo luego al hombre del barro y le insufló el aliento vital. Pero según el Popol Vuh, el libro de los mayas, el hombre sólo emergería por vez primera con la cuarta creación divina, después de que los tres mundos anteriores hubieran sido destruidos por terribles catástrofes. La historiografía tradicional sitúa el comienzo real de la Humanidad hacia el año 600.000 a. de C., con los primeros humanos primitivos que no conocían ni las herramientas ni el uso del fuego. (No habla de los fósiles de homínidos Australopithecus, con una antiguedad de 6 millones de años. El  homo habilis con una antiguedad de 2.5 millones de años. La segunda glaciación de la era cuaternaria se extendió desde hace 600.000 años hasta hace algo más de 300.000 años. Durante esta época el homo erectus aprendió a organizarse para cazar grandes mamíferos. Su modo de vida era ya muy similar al de otros mamíferos cazadores, pues su inteligencia había compensado ya con creces su inferioridad física.)

Hacia el año 80.000 a. de C. aparecería el hombre de Neanderthal, (Existió como así lo demuestran los fósiles antes, sin embargo es correcta la fecha en la que se considera la cultura neanderthal plenamente definida) que ya había avanzado tremendamente: conocía el uso del fuego y había desarrollado ritos funerarios. La prehistoria, la historia inicial del hombre, comienza en el año 50.000 a.de C., y, según los hallazgos arqueológicos, ha sido dividida en las Edades de la Piedra, del Bronce y del Hierro. Durante la Edad de Piedra, el hombre era cazador y recolector; cazaba mamuts, caballos salvajes y renos. Con la lenta regresión del casquete de hielos, el hombre seguiría gradualmente a los animales que estaban migrando hacia el Norte.

 

La agricultura y los animales domesticados les eran todavía desconocidos. Sin embargo, sus pinturas sobre las paredes de las cuevas de cobijo evidenciaban un arte sorprendentemente sofisticado y basado en ritos de caza mágico-religiosos. Se cree que hacia el año 25.000 a. de C. las primeras tribus del Asia Central cruzaron los estrechos de Bering hacia América.

Los maestros extranjeros que llegaron de Schwerta

La Crónica de Akakor, la historia escrita de mi pueblo, comienza en la hora cero, cuando los Dioses nos dejaron. En aquel momento, Ina, el primer príncipe de los Ugha Mongulala, decidió que todo lo que fuera a suceder quedase escrito con buenas palabras y con lenguaje claro. Y así, la Crónica de Akakor da testimonio de la historia del pueblo más antiguo del mundo, desde sus comienzos, en la hora cero, cuando los Maestros Antiguos nos dejaron, hasta los tiempos presentes, cuando los Blancos Bárbaros están tratando de destruir nuestro pueblo.

 

Explica el testamento de los Padres Antiguos, sus conocimientos y su sabiduría. Y describe el origen del tiempo, cuando mi pueblo era el único que poblaba el continente y el Gran Río fluía en otra dirección, cuando el país todavía era llano y liso como la espalda de un cordero. Todo esto está escrito en la crónica, la historia de mi pueblo desde que los Dioses partieron, en la hora cero, y que corresponde al año 10.481 a. de C. según el calendario de los Blancos Bárbaros:

Esta es la historia de los Senadores Escogidos. En el comienzo todo era caos. El hombre vivía como los animales, sin razón y sin conocimiento, sin leyes y sin cultivar la tierra, sin vestirse y sin ni siquiera cubrir su desnudez. No conocía los secretos de la naturaleza. Vivía en grupos de dos o tres, cuando un accidente los había juntado, en cuevas o en hendiduras de las rocas. Los hombres caminaron en todas las direcciones hasta que los Dioses llegaron. Ellos trajeron la luz. (El hombre existia, antes de la llegada de los dioses).

No sabemos cuándo sucedió; de dónde procedían, tan sólo oscuramente. Un denso misterio cubre los orígenes de nuestros Maestros Antiguos, que ni siquiera el conocimiento de los sacerdotes puede desentrañar. Según la tradición, debió ocurrir 3.000 años antes de la hora cero: 13.000 a. de C. según el calendario de los Blancos Bárbaros. Súbitamente, unas brillantes naves doradas aparecieron en el cielo. Enormes chorros de fuego iluminaron la llanura. La Tierra se estremeció y el trueno retumbó sobre las colinas. El hombre se inclinó lleno de veneración ante los poderosos extranjeros que llegaban para tomar posesión de la Tierra.

Los extraños dijeron que procedían de un lugar llamado Schwerta, un remoto mundo situado en las profundidades del Universo, en el que vivían sus antepasados y del que habían partido para llevar el conocimiento a otros mundos. Dicen nuestros sacerdotes que era aquél un poderoso imperio formado por muchos planetas, tan numerosos que ambos mundos, el de los Maestros Antiguos y el de la misma Tierra, se encuentran el uno al otro cada 6.000 años. Es entonces cuando regresan los Dioses. (A los lectores del Blog les empezará a sonar la Historia. Un planeta que se encuentra con la Tierra cada 6.000 años. Otra pregunta es la fecha de 600.000 años. Según el relato su llegada fue hace 13.000 años)

Con la llegada a nuestro mundo de los extraños visitantes, se inició la Edad de Oro. Ciento treinta familias de los Padres Antiguos vinieron a la Tierra para liberar al hombre de la oscuridad. Y los Dioses los reconocieron como sus propios hermanos. Ellos asentaron a las tribus que vagaban errantes; les dieron partes justas de todas las cosas comestibles. Trabajaron diligentemente para enseñar sus leyes a los hombres, aun cuando su enseñanza encontró oposición. Por esta labor, por todo lo que sufrieron por la Humanidad, y por lo que nos trajeron y nos mostraron, los veneramos como los creadores de nuestra luz. Y nuestros artistas más sublimes han realizado imágenes de los Dioses para que den testimonio durante toda la eternidad de su auténtica grandeza y de su maravilloso poder. Así, la imagen de los Maestros Antiguos ha permanecido presente en nuestro recuerdo hasta nuestros idas.

En su aspecto físico, los extraños de Schwerta apenas se diferenciaban del hombre. Tenían cuerpos agraciados y la piel blanca. Sus notables rostros, enmarcados por un fino pelo negro-azulado. Una poblada barba cubría el labio superior y el mentón. Al igual que los hombres, eran criaturas vulnerables de carne y hueso. Pero el signo decisivo que distinguía a los Padres Antiguos de los hombres eran los seis dedos en cada una de sus manos y los seis dedos en cada uno de sus pies. Constituía la característica de su origen divino.

¿Quién puede llegar a desentrañar los actos de los Dioses? ¿Quién puede llegar a comprender sus acciones? Porque seguramente eran poderosas e incomprensibles para los ordinarios mortales. Conocían el curso de las estrellas v las leves de la naturaleza. Verdaderamente, estaban familiarizados con las leyes más profundas del Universo. Ciento treinta familias de los Padres Antiguos vinieron a la Tierra y trajeron la luz.

Las Tribus Escogidas

El recuerdo de nuestros más antiguos antepasados me estremece y entristece. Mi corazón está pesaroso porque ahora estamos solos, abandonados por nuestros Maestros Antiguos. Todo nuestro conocimiento, y todo nuestro poder, a ellos se lo debemos. Ellos llevaron al hombre desde la oscuridad hasta la luz. Antes de que los extraños de Schwerta llegaran, los hombres vagaban como niños que no pueden encontrar sus hogares y cuyos corazones no conocen el amor.

 

Recogían raíces, bulbos y frutas que crecían salvajes; vivían en cuevas y en agujeros en el suelo; disputaban con sus vecinos por el botín cazado. Pero entonces llegaron los Dioses e instituyeron un nuevo orden en el mundo. Enseñaron a los hombres a cultivar la tierra y a criar animales. Les enseñaron a tejer la tela y asignaron hogares permanentes a las familias y a los clanes. Así nacieron las tribus.

Este fue el comienzo de la luz, de la vida y de la tribu. Los Dioses llamaron a los hombres para que se juntaran. Deliberaron, reflexionaron y celebraron consejos. Y luego adoptaron decisiones. Y de entre todas las personas escogieron a sus servidores para que vivieran con ellos, y a los que les transmitieron sus conocimientos.

Con las familias escogidas, los Dioses fundaron una nueva tribu y le dieron el nombre de Ugha Mongulala, que en el lenguaje de los Blancos Bárbaros significa las Tribus Escogidas Aliadas. Y como una muestra de su alianza eterna, se emparejaron con sus servidores. Por tanto, y hasta hoy en día, los Ugha Mongulala se parecen físicamente a sus divinos antepasados. Son altos; sus rostros se caracterizan por unos pómulos salientes, una nariz nítidamente delineada, y unos ojos almendrados. Tanto los hombres como las mujeres tienen el mismo pelo espeso negro-azulado. La única diferencia con los Dioses la constituyen los cinco dedos de los mortales en las manos y en los pies. Los Ugha Mongulala son el único pueblo de piel blanca sobre el continente.

Aunque los Maestros Antiguos retuvieron consigo muchos secretos, la historia de mi pueblo explica también la historia de los Dioses. Los extraños de Schwerta fundaron un poderoso imperio. Con sus conocimientos, su superior sabiduría y sus misteriosas herramientas les fue fácil modificar la Tierra según sus propias ideas. Dividieron el país y construyeron caminos y canales. Sembraron nuevas plantas que el hombre desconocía. Enseñaron a nuestros antepasados que un animal no sólo es una presa sino que asimismo puede ser una valiosa posesión e indispensable contra el hambre. Con mucha paciencia impartieron los conocimientos necesarios para que el hombre pudiera arrancar los secretos de la naturaleza.

Basados en esta sabiduría, los Ugha Mongulala han sobrevivido durante miles de años a pesar de catástrofes y de guerras terribles. Como los Servidores Escogidos de los Maestros Antiguos, han determinado la historia de la Humanidad durante 12.453 años, tal y como está escrito en la Crónica de Akakor:


La línea de los Servidores Escogidos no se extinguió.

Aquellos que son llamados los Ugha Mongulala sobrevivieron. Muchos de sus hijos murieron en guerras devastadoras; catástrofes terribles visitaron su territorio. Pero la fuerza de los Servidores Escogidos permaneció intacta. Ellos son los maestros. Ellos son los descendientes de los Dioses.

El imperio de Piedra

La Crónica de Akakor, la historia escrita del pueblo de los Ugha Mongulala, comienza con la partida de los Maestros Antiguos en el año cero. En ese momento, Ina. el primer príncipe de los Ugha Mongulala, dispuso que todos los acontecimientos quedasen escritos con buenas palabras y con lenguaje claro,(Según el indigena se utilizaron pieles de animales), y con la debida veneración para con los Maestros Antiguos. Pero la historia de los Servidores Escogidos se remonta más atrás, a la Edad de Oro.

 

A cuando los Padres Antiguos todavía gobernaban la Tierra. Muy pocos testimonios se han conservado de este periodo. Los Dioses debieron haber establecido un poderoso imperio en el que todas las tribus cumplían unas tareas determinadas y en el que los Ugha Mongulala ocupaban el primer lugar. A ellos les fue concedida una sabiduría mayor que los hizo superiores a todos los demás pueblos. En el año cero, los Dioses legaron sus ciudades y sus templos a las Tribus Escogidas. Han durado 12.000 años.

Tan sólo unos pocos de los Blancos Bárbaros han visto estos monumentos o la ciudad de Akakor, la capital de mi Pueblo. Algunos soldados españoles que habían sido capturados por los Ugha Mongulala lograron escapar a través de pasadizos subterráneos. Los aventureros y los colonos blancos que descubrieron nuestra capital fueron tomados prisioneros por mi pueblo.

Akakor, la capital del territorio, fue construida hace 14.000 años por nuestros antepasados con la guía de los Maestros Antiguos. También el nombre procede de ellos: Aka significa «fortaleza» y Kor significa «dos». Akakor es la segunda fortaleza. Nuestros sacerdotes hablan asimismo de la primera fortaleza, Akanis. Estaba situada sobre un estrecho istmo en el país que llaman México, en el lugar donde los dos océanos se tocan. Akahim, la tercera fortaleza, no es mencionada por la crónica hasta el año 7315. Su historia está muy unida a la de Akakor.

Nuestra capital está situada sobre un valle elevado en las montañas en la zona fronteriza entre los países llamados Perú y Brasil. Está protegida en tres de sus lados por escarpadas rocas. Al Este, una llanura gradualmente descendente llega hasta la inmensidad de las lianas de la región de los grandes bosques. Toda la ciudad está rodeada por una gran muralla de piedra con trece puertas. Éstas son tan estrechas que únicamente permiten el acceso de las personas de una en una. La llanura del Este, a su vez, está protegida por atalayas de piedra en las que escogidos guerreros se hallan continuamente en vigilancia de los enemigos.

Akakor está dispuesta en rectángulos. Dos calles principales que se cruzan dividen la ciudad en cuatro partes, que corresponden a los cuatro puntos universales de nuestros Dioses. El Gran Templo del Sol y una puerta de piedra tallada de un único bloque están situados sobre una gran plaza en el centro. El templo mira hacia el Este, hacia el Sol naciente, y está decorado con imágenes simbólicas de nuestros Maestros Antiguos. En cada mano, una criatura divina sostiene un cetro en cuyo extremo superior hay una cabeza de jaguar. La figura está coronada con un tocado de ornamentos animales. Una extraña escritura, y que sólo puede ser interpretada por nuestros sacerdotes, reseña la fundación de la ciudad. Todas las ciudades de piedra construidas por nuestros Maestros Antiguos tienen una puerta semejante.

El edificio más impresionante de Akakor es el Gran Templo del Sol. Sus paredes exteriores están desnudas y fueron construidas con piedras artísticamente labradas. El techo está abierto de modo que los rayos del Sol naciente puedan llegar hasta un espejo de oro, que se remonta a los tiempos de los Maestros Antiguos, y que está montado en la parte delantera. Figuras de piedra de tamaño natural flanquean la entrada del templo por ambos lados. Las paredes interiores están tapizadas con relieves. En una gran arca de piedra hundida en la pared delantera del templo se encuentran las primeras leyes escritas de nuestros Maestros Antiguos.

Cerca del Gran Templo del Sol se hallan los edificios para los sacerdotes y sus servidores, el palacio del príncipe y los alojamientos de los guerreros. Estos edificios son de forma rectangular y están construidos con bloques de piedra labrada. Los techos se componen de una espesa capa de hierba sostenida por pértigas de bambú.

Durante el reinado de nuestros Maestros Antiguos, otras veintiséis ciudades de piedra rodeaban Akakor. Todas ellas son mencionadas en la crónica. Las mayores eran Humbaya y Patite, en el país llamado Solivia; Emin, en las zonas bajas del Gran Río; y Cadira, en las montañas del país llamado Venezuela. Pero todas ellas quedaron completamente destruidas por la primera Gran Catástrofe que ocurrió trece años después de la partida de los Dioses.

Además de estas poderosas ciudades, los Padres Antiguos erigieron tres recintos religiosos sagrados: Salazere, en las zonas altas del Gran Río; Tiahuanaco, sobre el Gran Lago: y Manoa, en la llanura elevada del Sur. Eran las residencias terrestres de los Maestros Antiguos y un lugar prohibido para los Ugha Mongulala. En el centro se levantaba una gigantesca pirámide, y una espaciosa escalera conducía hasta la plataforma en la que los Dioses celebraban ceremonias desconocidas por nosotros.

 

El edificio principal estaba rodeado de pirámides más pequeñas e interconectadas por columnas, y más allá, sobre unas colinas creadas artificialmente, se situaban otros edificios decorados con láminas que resplandecían. Cuentan los sacerdotes que con la luz del Sol naciente las ciudades de los Dioses parecían estar en llamas. Éstas radiaban una misteriosa luz, que se reflejaba en las montañas nevadas.

De los tres recintos religiosos sagrados, yo tan sólo he contemplado con mis propios ojos el de Salazere. Se encuentra situado sobre un afluente del Gran Río. a una distancia de unos ocho días de viaje desde la ciudad que los Blancos Bárbaros llaman Manaus. Sus palacios y sus templos han sido completamente cubiertos por la jungla de lianas. Únicamente la cumbre de la gran pirámide se destaca todavía por encima del bosque, cubierta por una densa maleza de matorrales y de árboles. Incluso los iniciados tienen dificultades para encontrar el lugar de residencia de los Dioses.

 

Está rodeado por profundas marismas, en el territorio de la Tribu que Vive en los Árboles. Esta tribu, tras su primer contacto con los Blancos Bárbaros, se retiró a los bosques inaccesibles que rodean Salazere. Allí el pueblo vive en los árboles como si fueran monos, matando a todo aquel que se atreve a invadir su comunidad. Yo logré dar con el recinto religioso porque hace miles de años esta tribu estuvo aliada con los Ugha Mongulala y respeta todavía los signos secretos del reconocimiento. Estos signos se encuentran grabados sobre una piedra en el borde superior de la plataforma de la pirámide. Aunque nosotros podemos copiarlos, hemos perdido por completo la comprensión de su significado.

También los recintos religiosos son un misterio para mi pueblo. Sus construcciones son testimonio de un conocimiento superior, incomprensible para los humanos. Para los Dioses, las pirámides no sólo eran lugares de residencia sino también símbolos de la vida y de la muerte. Eran un signo del sol, de la luz, de la vida. Los Maestros Antiguos nos enseñaron que hay un lugar entre la vida y la muerte, entre la vida y la nada, que está sujeto a un tiempo diferente.

 

Para ellos, las pirámides suponían una conexión con la segunda vida. (Un claro paralelismo con Egipto)

Las residencias subterráneas

Grande era el conocimiento de los Maestros Antiguos; grande su sabiduría. Su visión alcanzaba a las colinas, a las llanuras, a los bosques, a los mares y a los valles. Eran seres milagrosos. Conocían el futuro. Les había sido revelada la verdad. Eran perspicaces y de gran resolución. Erigieron Akanis, y Akakor, y Akahim. Verdaderamente, sus trabajos eran poderosos, como lo eran los métodos que utilizaron para crearlos: la forma cómo determinaron las cuatro esquinas del Universo y los cuatro lados. Los señores del cosmos, las criaturas de los cielos y de la Tierra, crearon las cuatro esquinas y los cuatro lados del Universo.

Akakor yace ahora en ruinas. La gran puerta de piedra está derruida. Las lianas crecen en el Gran Templo del Sol. Bajo mis órdenes, y con el acuerdo del consejo supremo y de los sacerdotes, los guerreros de los Ugha Mongulala destruyeron nuestra capital hace tres años. La ciudad habría revelado nuestra presencia a los Blancos Bárbaros, de modo que decidimos abandonar Akakor.

 

Mi pueblo ha huido al interior de las residencias subterráneas, el último regalo de los Dioses. Tenemos trece ciudades, profundamente ocultas en el interior de las montañas llamadas los Andes. Su plan corresponde al de la constelación de Schwerta, el hogar de los Padres Antiguos. En el centro se sitúa Akakor inferior. La ciudad está edificada sobre una cueva gigantesca hecha por el hombre. Las casas, dispuestas en círculo y rodeadas por una muralla meramente decorativa, flanquean el Gran Templo del Sol, que se destaca en el centro. Al igual que Akakor superior, la ciudad queda dividida por dos calles que se cruzan, correspondiendo a las cuatro esquinas de la Tierra y a los cuatro lados del Universo.

 

Todos los caminos corren paralelos a aquellas. El edificio más importante es el Gran Templo del Sol, cuyas torres sobresalen por encima de las residencias de los sacerdotes y sus servidores, del palacio del príncipe, de los alojamientos de los guerreros y de las modestas casas del pueblo. En el interior del templo hay doce entradas a los túneles que unen Akakor inferior con otras ciudades subterráneas. Éstos tienen las paredes inclinadas y un techo plano. Los túneles son lo suficientemente grandes como para que cinco hombres puedan caminar erectos. Son necesarios varios días para llegar a cualquiera de estas ciudades desde Akakor.

Esquema de las 13 residencias subterráneas (su plan corresponde al de la constelación de Schwerta, el hogar de los Dioses)
1) Akakor 2) Sikon 3) Tat 4) Aman 5) Kos 6) Songa 7) Mu 8) Tanum
9) Gudi 10) Boda 11) Riño 12) Kish 13) Budu

Doce de las ciudades —Akakor, Budu, Kish, Boda, Gudi, Tanum, Sanga, Riño, Kos, Aman, Tal y Sikon— están iluminadas artificialmente. La luz cambia según la posición del sol. Solamente Mu, la decimotercera y la más pequeña de las ciudades, tiene unas chimeneas que llegan hasta la superficie. Un enorme espejo de plata dispersa la luz del sol sobre el conjunto de la ciudad. Todas las ciudades subterráneas están recorridas por canales que traen el agua desde las montañas. Pequeños tributarios abastecen a las construcciones y casas individuales. Las entradas desde la superficie están cuidadosamente camufladas. En casos de emergencia, las residencias subterráneas pueden aislarse del exterior mediante grandes puertas de roca móviles.

Nada sabemos sobre la construcción de Akakor inferior. Su historia se pierde en la oscuridad del más remoto pasado. Ni siquiera los soldados alemanes que se establecieron con mi pueblo pudieron desvelar este misterio. Durante varios años, midieron las instalaciones subterráneas de los Dioses, exploraron el sistema de túneles y buscaron el origen del aire de respiración, pero sin resultado alguno. Nuestros Maestros Antiguos construyeron las residencias subterráneas de acuerdo con sus propios planes y leyes, que no nos fueron revelados. Desde aquí gobernaron sobre su vasto imperio, un imperio de 362 millones de personas, tal y como está escrito en la Crónica de Akakor:

(Estas ciudades interconectadas con capacidad para millones de personas, recordaran a los lectores del blog el post El misterio de las ciudades subterráneas de Capadocia en Turquía

Y los Dioses gobernaron desde Akakor. Gobernaron sobre los hombres y sobre la Tierra. Tenían naves más rápidas que el vuelo de los pájaros; naves que llegaban a su punto de destino sin velas y sin remos, tanto por la noche como por el día. Tenían piedras mágicas para observar los lugares más alejados, de modo que podían ver ciudades, ríos, colinas y lagos. Cualquier hecho que ocurriera sobre la Tierra o en el cielo quedaba reflejado en las piedras. Pero lo más maravilloso de todo lo eran las residencias subterráneas. Y los Dioses se las entregaron a sus Servidores Escogidos como su último regalo. Porque los Maestros Antiguos son de la misma sangre y tienen el mismo padre. (El reinado de los semidioses)

Durante miles de años, las residencias subterráneas han protegido a los Ugha Mongulala de sus enemigos y soportaron dos catástrofes. Los ataques de las tribus salvajes se dispersaron ante sus puertas. En el interior, lo que queda de mi pueblo espera el avance de los Blancos Bárbaros que suben por el Gran Río en un número incontable como las hormigas. Nuestros sacerdotes han profetizado que finalmente descubrirán Akakor y que encontrarán en ella su propia imagen.

 

Entonces el circulo se habrá cerrado.

Plano de Akakor superior
1) Templo 2) Palacio del príncipe 3) Guardia personal v servidumbre de Palacio

4) Soldados 5) Escuela 6) Sacerdote 7) Servidumbre de los sacerdotes 8) Pueblo 9) Zona agrícola

Arriba: Túnel subterráneo (corte vertical)
Abajo: Corte vertical de Akakor inferior


1) Recinto secreto del templo 2) Salida 3) Túnel subterráneo

 

 

Plano de Akakor inferior
1) Templo 2) Palacio 3) Sacerdote 4) A arsenal 5) Pueblo

6) Guardia de palacio 7) Sala del trono 8) Túnel de comunicación 9) Portal de los Dioses

2 La hora cero
10.481 – 10.468 a. de C.

La milenaria obra épica india Mahabharata cuenta cómo los dioses y los titanes pelearon entre sí por el gobierno de la Tierra. Según Platón, el legendario imperio de la Atlántida alcanzó su apogeo en este período. El científico germano-boliviano Posnansky cree en la existencia de un enorme imperio en la región de la ciudad boliviana en ruinas Tiahuanaco.

 

Según los historiadores y los etnólogos, las principales divisiones raciales del Homo sapiens de la última glaciación tuvieron lugar hacia el año 13.000 a. de C.: mongoloides en Asia, negroides en África, caucasoides en Europa. En el continente europeo, los principales asentamientos se encuentran en las regiones costeras. Los hallazgos arqueológicos en la región de Altamira y en la Amazonia confirman por vez primera la existencia de seres humanos en el continente sudamericano.

La partida de los Maestros Antiguos

La historia de mi pueblo, escrita en la Crónica de Akakor, se acerca a su final. Dicen los sacerdotes que el tiempo pronto concluirá, que solamente nos restan unos pocos meses. Entonces se habrá cumplido el destino de los Ugha Mongulala. Y cuando contemplo la desesperación y la miseria de mi pueblo, no puedo por menos que creer en estas profecías. Los Blancos Bárbaros están penetrando cada vez más profundamente en nuestro territorio. Vienen desde el Este y desde el Oeste, como el fuego movido por un viento violento, y extienden sobre el país un manto de oscuridad para tomar posesión de él.

 

Pero si los Blancos Bárbaros reflexionaran, llegarían a comprender que no podemos tomar nada que no nos pertenezca. Entonces comprenderían que los Dioses nos dieron a todos una gran mansión para compartirla y disfrutarla. Pero los Blancos Bárbaros lo desean todo para sí, para sí solos. Sus corazones no se conmueven ni siquiera cuando realizan los actos más terribles. Así que nosotros como indios no podemos hacer otra cosa sino retirarnos y esperar el regreso de nuestros Maestros Antiguos, tal y como está escrito en la crónica, con buenas palabras, con lenguaje claro:

El día que los Dioses abandonaron la Tierra llamaron a Ina. Dejaron su legado con el más fiel de sus servidores:

 

«Ina, nos marchamos a casa. Te hemos enseñado la sabiduría y te hemos dado buen consejo. Retornamos a casa. Nuestro trabajo está cumplido. Nuestros días están completos. Consérvanos en tu memoria y no nos olvides. Porque somos hermanos de la misma sangre y tenemos el mismo padre. Regresaremos cuando estés amenazado. Mas ahora toma a las Tribus Escogidas y condúcelas al interior de las residencias subterráneas para protegerlas de la catástrofe que se avecina».

(Las ciudades subterraneas, ¿podían proteger del diluvio?, ¿a qué catástrofe se refieren?)

Estas fueron sus palabras. Así es cómo hablaron cuando dijeron adiós. E Ina contempló cómo sus naves los llevaron al cielo con fuego y con estrépito. Desaparecieron sobre las montañas de Akakor. Solamente Ina contempló su partida. Pero los Dioses nos dejaron su conocimiento y su sabiduría. Fueron venerados como sagrados. Fueron un signo para los Padres Antiguos. E Ina convocó a consejo a los Ancianos del Pueblo y les habló sobre la última instrucción de los Dioses. Y ordenó un nuevo reconocimiento del tiempo para conmemorar la partida de los Maestros Antiguos. Ésta es la historia escrita de los Servidores Escogidos, la Crónica de Akakor.

En la hora cero (10.481 a. de C. según el calendario de los Blancos Bárbaros) los Dioses dejaron la Tierra. Su partida señala un nuevo capítulo en la historia de mi pueblo. Pero en ese momento ni siquiera Ina, su más fiel servidor y el primer príncipe de los Ugha Mongulala, conocía los terribles acontecimientos que iban a suceder. El Pueblo Escogido estaba afligido por la partida de los Maestros Antiguos y abrumado por el desaliento.

Únicamente la imagen de los Dioses permaneció en los corazones de los Servidores Escogidos. Con ojos ardientes miraron hacia el cielo, pero las naves doradas no regresaron. Los cielos estaban vacíos, sin brisa, sin sonido alguno. El cielo siguió vacío.

El lenguaje de los Dioses

En el lenguaje de los Blancos Bárbaros, Ugha significa «aliado», «juntado»; Mongu significa «escogido», «elegido»; y Lala significa «tribus». Los Ugha Mongulala son las Tribus Escogidas Aliadas. Una nueva era comenzada para ellos tras la partida de los Maestros Antiguos. Nunca más los Dioses superiores gobernarían su imperio, cuyas fronteras se hallaban entre si a muchas lunas de distancia. Ahora los Ugha Mongulala gobernaban entre los dos océanos: a lo largo del Gran Río. en las colinas bajas del Norte y en las lejanas llanuras del Sur.

 

Los dos millones que constituían las Tribus Escogidas (Curiosamente la capacidad estimada de las ciudades de la capadocia en Turquia) gobernaban sobre un imperio de 362 millones de personas, ya que a lo largo de los siglos los Maestros Antiguos habían sometido a otras tribus. Los Ugha Mongulala gobernaban sobre veintiséis ciudades, sobre poderosas fortificaciones fronterizas y sobre las residencias subterráneas de los Dioses. Únicamente tres complejos religiosos — Salazere, Manoa y Tiahuanaco— quedaron fuera de su jurisdicción por instrucciones explícitas de los Padres Antiguos. Ina, el primer príncipe de los Ugha Mongulala. se veía frente a enormes tareas.

Sé solamente unos pocos detalles sobre el período que siguió a la partida de los Maestros Antiguos. La primera Gran Catástrofe cae como una losa sobre los acontecimientos de los trece primeros años de la historia de mi pueblo. Según los sacerdotes, Ina gobernó sobre el más grandioso imperio que jamás haya existido sobre la Tierra. Estaba dirigido por los Ugha Mongulala. quienes hacían que las leyes se cumplieran. Sus guerreros protegían las fronteras de las incursiones de las tribus salvajes. 360 millones de aliados les debían fidelidad, pero tras la primera Gran Catástrofe se rebelaron contra el gobierno de los Ugha Mongulala, rechazaron el legado de los Dioses y olvidaron rápidamente su idioma y su escritura. Se convirtieron en degenerados.

El quechua, que es como los Blancos Bárbaros denominan nuestro idioma, se compone de buenas y sencillas palabras que son suficientes para describir todos los misterios de la Naturaleza. Ni siquiera los incas conocen la escritura de los Dioses. Existen 1.400 símbolos, que producen significados diferentes según su secuencia. Los signos más importantes son el de la vida y el de la muerte, representados por el pan y por el agua.

 

Todas las anotaciones de la crónica comienzan y terminan con estos símbolos. Tras la llegada de los soldados alemanes en el año 1942, según el calendario de los Blancos Bárbaros, los sacerdotes comenzaron a registrar los acontecimientos también en el idioma de las Tribus Aliadas. El idioma, el servicio a la comunidad, la veneración de lo antiguo y el respeto al príncipe son las cosas más importantes documentadas desde los años anteriores a la primera Gran Catástrofe.

 

Suponen la evidencia de que en los 10.000 años de su historia mi pueblo se ha guiado por un único objetivo: preservar el legado de los Maestros Antiguos.

Signos ominosos en el cielo

Había signos extraños en el cielo. El crepúsculo cubría la superficie de la Tierra. El sol brillaba todavía, mas una bruma grisácea, grande y poderosa, comenzaba a oscurecer la luz del día. Signos extraños se mostraban en el cielo. Las estrellas parecían piedras perezosas. Sobre las colinas se cernía una niebla venenosa. Los árboles desprendían un fuego maloliente. Un sol rojo y un sendero negro se cruzaban entre sí. Negro, rojo, las cuatro esquinas de la Tierra estaban rojas.

La primera Gran Catástrofe cambió la vida de mi pueblo y el aspecto del mundo. Nadie puede imaginarse qué es lo que entonces, trece años después de la partida de los Maestros Antiguos, ocurrió. La catástrofe fue enorme, y nuestra crónica la describe con terror.

Los Senadores Escogidos estaban llenos de espanto y de terror. Ya no veían ni el Sol, ni la Luna, ni las estrellas. La confusión y la oscuridad estallaban por doquier. Imágenes extrañas pasaban por sobre sus cabezas. La resina goteaba desde el cielo y, en el crepúsculo, los hombres caminaban desesperados en busca de comida. Mataron a sus propios hermanos. Olvidaron el testamento de los Dioses. La era de la sangre había comenzado.

¿Qué ocurrió en aquel momento cuando los Dioses nos abandonaron? ¿Quién fue el responsable de la catástrofe que arrojó a mi pueblo a las tinieblas durante 6.000 años? Una vez más, nuestros sacerdotes pueden interpretar los devastadores acontecimientos. Ellos dicen que en el período anterior a la hora cero existía otra nación de dioses que era hostil a nuestros Maestros Antiguos. Según las imágenes del Gran Templo del Sol en Akakor. las extrañas criaturas parecían hombres. Tenían mucho pelo y eran de piel rojiza.

(Parece que la primera gran catástrofe pudo ser un enfrentamiento entre la cultura de Los antiguos maestros y otros seres que destruyen esta civilización)

 

Como los hombres, tenían cinco dedos en las manos y cinco en los pies; mas de sus espaldas crecían cabezas de serpientes, de tigres, de halcones y de otros animales. Dicen nuestros sacerdotes que estos dioses también gobernaban sobre un enorme imperio y que poseían asimismo conocimientos que los convertían en superiores a los hombres e iguales a nuestros Maestros Antiguos.

 

Las dos razas de dioses, que están representadas en las imágenes del Gran Templo del Sol en Akakor, comenzaron a disputar. Quemaron el mundo con calor solar y trataron de arrebatarse el poder la una a la otra. Sin embargo, y por primera vez, la providencia de los Dioses salvó a los Ugha Mongulala. Recordando las últimas palabras de nuestros Maestros Antiguos anunciando la catástrofe, Ina ordenó la retirada hacia las residencias subterráneas.

Los ancianos del pueblo se reunieron. Obedecieron la orden de Ina.

«¿Cómo podremos protegernos? Los signos están llenos de amenaza», dijeron. «Sigamos la orden de los Dioses y trasladémonos a los refugios subterráneos. ¿Es que no son suficientes nuestras ideas para toda una nación? Nadie debe faltar, ni una sola persona.»

Así fue cómo hablaron y así decidieron. Y la multitud se reunió. Cruzaron las aguas, descendieron por las cañadas y las atravesaron. Llegaron hasta la meta final, allí donde se cruzan los cuatro caminos en las residencias de los Maestros Antiguos, protegidas en el interior de las montañas.

Esto es lo que cuenta la Crónica de Akakor. Y así fue cómo se cumplieron las órdenes de Ina. Con confianza en la promesa de los Maestros Antiguos, el pueblo de los Ugha Mongulala se trasladó a Akakor inferior para protegerse contra la inminente catástrofe. Aquí permanecieron hasta que la Tierra se hubo acallado, al igual que hace un pájaro cuando se oculta detrás de una roca para protegerse de la tormenta que se acerca. Los Ugha Mongulala se salvaron de la catástrofe porque confiaron en los Padres Antiguos.

La primera Gran Catástrofe

El año 13 (10.468 a. de C., según el calendario de los Blancos Bárbaros) es un año trágico en la historia de mi pueblo. Una vez que se hubo retirado a las residencias subterráneas, la Tierra fue visitada por la mayor catástrofe de la que la memoria guarda recuerdo. Superó incluso a la segunda Gran Catástrofe, 6.000 años después, cuando las aguas del Gran Río afluyeron corriente arriba. La primera Gran Catástrofe destruyó el imperio de nuestros Maestros Antiguos y trajo la muerte a millones de personas.

Este es el relato de cómo perecieron los hombres.

 

¿ Qué es lo que le ocurrió a la Tierra? ¿ Quién la hizo temblar? ¿Quién hizo bailar a las estrellas? ¿Quién hizo salir a ¡as aguas de las rocas?

 

Numerosas fueron las calamidades que visitaron al hombre; varias las pruebas a las que estuvo sujeto. Hacía un frío terrible, y un viento helado soplaba sobre la Tierra; hacía un calor terrible, y las personas se quemaban con su propio aliento. Los hombres y los animales huían sobrecogidos por el pánico. Corrían desesperados de un lado a otro. Intentaban subir a los árboles, pero los árboles los rechazaban; intentaban llegar a las cavernas, pero ¡as cavernas se desplomaban y los sepultaban.

 

Lo que estaba abajo se puso arriba, y lo que estaba arriba se hundió en las profundidades. El sonido y la furia de los Dioses parecían no tener fin. Incluso los refugios subterráneos comenzaron a temblar.

La primera mención sobre la forma del continente antes de la primera Gran Catástrofe fue hecha después de la partida de los Maestros Antiguos. En aquel tiempo difería considerablemente de su forma actual. Era mucho más frío y la lluvia caía regularmente. Podían distinguirse con claridad los periodos de sequía y los de lluvia. Todavía no existían los grandes bosques. El Gran Río era más pequeño y afluía hacia los dos océanos. Los afluentes lo’ unían con el lago gigante en el que los Dioses habían erigido el complejo religioso de Tiahuanaco sobre la costa del Sur.

La primera Gran Catástrofe dio a la superficie de la Tierra un aspecto diferente. El curso de los ríos quedó alterado, y la altura de las montañas y la fuerza del sol cambiaron. Hubo continentes que quedaron inundados. Las aguas del Gran Lago retrocedieron hacia los océanos. El Gran Río fue desplazado por una nueva alineación montañosa y afluía ahora rápidamente hacia el Este. En sus orillas nacieron y crecieron enormes bosques. Un calor húmedo se extendió sobre las regiones orientales del imperio. En el Oeste, donde habían surgido unas gigantescas montañas, las personas se congelaron con el frío cerrado de las elevadas altitudes. La Gran Catástrofe provocó unas devastaciones terribles, tal y como había sido anunciado por nuestros Maestros Antiguos.

Y lo mismo ocurrirá en la futura catástrofe que nuestros sacerdotes han calculado por el curso de las estrellas. Porque la historia de los hombres sigue unos caminos predeterminados: todo se repite, todo regresa en torno a un circulo que dura 6.000 años. Nuestros Maestros Antiguos nos enseñaron esta ley. Nuevamente, 6.000 años han transcurrido desde la última Gran Catástrofe, y 6.000 años desde que nuestros Maestros Antiguos nos abandonaron por segunda vez. Una vez más, signos ominosos aparecen en el cielo. Los animales huyen perseguidos por el pánico. Han estallado las guerras.

 

Las leyes se desprecian o se cumplen con desgana. Mientras los Blancos Bárbaros, llenos de pura arrogancia, destruyen las relaciones entre la Naturaleza y el hombre, el destino se acerca a su conclusión. Los Ugha Mongulala saben que el final está próximo. Lo saben y lo esperan con resignación. Porque ellos creen en el legado de sus Maestros Antiguos. Con la imagen de los Dioses en sus corazones, siguen sus pasos.

 

Siguen a aquellos que son de la misma carne y tienen el mismo padre.


 

 


3 La era de la oscuridad
10.468 – 3166 a. de C.

El científico germano-boliviano Posnansky estima que Tiahuanaco fue destruida hacia 10.000 a. de C. Los geólogos hablan de tremendos cambios climáticos que podrían haber sido causados por una desviación del eje de la Tierra. La Era Neolítica, que se inicia hacia 5000 a. de C., contempló importantes innovaciones culturales y añadió una transformación económica que iba a tener grandes repercusiones: la transición a la agricultura y a los sistemas económicos productivos. El hombre neolítico cultivaba cereales salvajes y criaba ovejas, cabras y cerdos. Grandes familias se establecieron en aldeas y posteriormente en pueblos fortificados.

 

Entre el octavo y el sexto milenio a. de C., Jericó es considerado como el estadio preliminar de las altas civilizaciones urbanas, aunque los egiptólogos sospechan de la existencia de una cultura aún más antigua en el valle del Nilo. Los hallazgos arqueológicos en Eridu y en Uruk apuntan hacia las primeras construcciones sagradas. Es aquí donde se han hallado las primeras tablillas de arcilla con inscripciones. La palabra y los signos fonéticos reemplazaron a la primitiva escritura pictográfica. En todas estas civilizaciones puede observarse una atención especial a los muertos. Varias inundaciones y erupciones volcánicas catastróficas, probablemente hacia 3000 a. de C., son descritas en la Biblia como El Gran Diluvio.

 

América del Sur continúa siendo colonizada por oleadas de inmigrantes procedentes de Asia.

El hundimiento del imperio

Verdaderamente, los Blancos Bárbaros son un pueblo poderoso. Gobiernan sobre el cielo y sobre la Tierra, y son al mismo tiempo pájaro, gusano y caballo. Piensan que están viendo la luz, mas sin embargo viven en la oscuridad y son malvados. Y lo peor de todo es que niegan a su propio Dios y se esfuerzan por llegar a ser Dioses y por hacernos creer que ellos son los que gobiernan el mundo. Pero los Dioses son más grandes y más poderosos que todos los Blancos Bárbaros juntos. Los Dioses todavía deciden quién de nosotros debe morir y cuándo.

 

Todavía el Sol, la Tierra y el fuego les sirven a ellos antes que a nadie. Porque los Dioses no permiten que sus secretos les sean arrebatados. Dicen nuestros sacerdotes que un día enviarán un juicio que liberará a los Blancos Bárbaros del peso de sus errores. Vendrá una lluvia continua que eliminará la oscuridad de sus corazones. Las aguas se elevarán cada vez más y se llevarán su maldad y su codicia de poder y de dinero.

 

Así sucedió ya en una ocasión hace miles de años. tal y como queda escrito en la crónica, con buenas palabras, con lenguaje claro:

Pasaron tres lunas, tres veces tres lunas. Entonces las aguas se dividieron. La Tierra se tranquilizó nuevamente. Las corrientes de agua encontraron cursos diferentes y se perdieron entre las colinas. Surgieron grandes montarías desafiaron al sol. Cuando los Servidores Escogidos salieron de las residencias subterráneas, la Tierra había cambiado. Grande era su tristeza.

 

Elevaron sus rostros hacia el cielo. Sus ojos buscaron las llanuras y las colinas, los ríos y los lagos. Terrible era la verdad, horrible la destrucción. E Ina congregó al consejo de ancianos. Las Tribus Escogidas reunieron ofrendas: joyas, y miel de abejas, e incienso. Y las sacrificaron para hacer que los Dioses regresaran a la Tierra. Pero el cielo se mantuvo vacío. Había comenzado la era del Jaguar: el tiempo de la sangre en el que todo quedaría destruido. Así, pues, el contacto entre los Maestros A antiguos y sus servidores había quedado cortado. Y una nueva vida se iniciaba.

Los años de sangre, el periodo entre el año 13 y el año 7315, son la época más terrible de la historia de mi pueblo. La Crónica de Akakor no recoge sus acontecimientos. Durante miles de años, no hay anotación alguna. Los recuerdos orales son también pobres y están recorridos por extrañas profecías.

Fue una época terrible. El jaguar salvaje se acercó y devoró la carne de los hombres. Quebrantó los huesos de los Servidores Escogidos. Rasgó las cabezas de sus servidores. La oscuridad se extendió por la Tierra.

Tras la primera Gran Catástrofe, el imperio se encontraba en una situación desesperada. Las residencias subterráneas de los Maestros Antiguos habían soportado los tremendos corrimientos de tierras y ninguna de las trece ciudades quedó destruida, pero muchos de los pasadizos que unían las fronteras del imperio habían quedado bloqueados. Su luz misteriosa se había extinguido al igual que la de una vela apagada por el viento. Las veintiséis ciudades fueron destruidas por una tremenda inundación.

 

Los recintos religiosos sagrados de Salazere, Tiahuanaco y Manoa yacían en ruinas, destruidos por la furia terrible de los Dioses. Los exploradores que habían sido enviados al exterior informaron a su vuelta de que tan sólo unas pocas de las Tribus Escogidas habían sobrevivido a la catástrofe. Éstas, empujadas por el hambre, abandonaron sus antiguos asentamientos y penetraron en el territorio de los Ugha Mongulala, sembrando a su paso la destrucción y la muerte. La desesperación, la angustia y la miseria se extendieron por todo el imperio. Estallaron violentas luchas sobre las últimas regiones fértiles. El dominio de las Tribus Escogidas estaba a punto de concluir.

Este fue el comienzo del ignominioso final del imperio. Los hombres habían perdido la razón. Se arrastraban por el país en todas las direcciones. Temblaban de miedo y de terror. Estaban abatidos. Su espíritu, confundido. Como animales, se atacaron los unos a los otros. Mataron a sus vecinos v comieron sus carnes. Ciertamente, los tiempos eran horribles.

El terrible período entre la primera y la segunda Gran Catástrofe, desde 10.468 a. de C. hasta 3166 a. de C. según el calendario de los Blancos Bárbaros, puso a mi pueblo al borde de la extinción. Las Tribus Degeneradas, que con anterioridad a la primera Gran Catástrofe habían sido aliadas de los Ugha Mongulala, fundaron sus propios imperios. Derrotaron a los ejércitos de los Ugha Mongulala y en nuestro año 4130 los empujaron hasta las puertas de Akakor.

Las tribus de los Degenerados formaron una alianza. Decían:

«¿Cómo podemos proceder con nuestros antiguos gobernantes? Verdaderamente, todavía son pode-rosos». De modo que se reunieron en consejo. «Tendámosles una emboscada. Los mataremos. ¿No somos grandes en número? ¿No somos más que suficientes para vencerlos?»

Y todas las tribus se armaron. Reunieron un numeroso ejército.

 

La vista no podía alcanzar a ver toda la enorme masa de sus guerreros. Deseaban conquistar Akakor. Marcharon en formación para matar a Urna, el príncipe. Mas los Servidores Escogidos se habían preparado. Esperaron en la cumbre de la montaña. El nombre de la montaña en la que esperaron era Akai. Todas las Tribus Escogidas se habían agrupado en torno a Urna cuando los Degenerados se acercaron. Llegaron dando alaridos, con arcos y con flechas. Cantaban canciones de guerra. Aullaban y, con sus dedos, silbaban. Y así fue cómo asaltaron Akakor.

En este punto, la Crónica de Akakor se interrumpe. Cuentan nuestros sacerdotes que los Ugha Mongulala perdieron la batalla y que Urna fue asesinado. Los supervivientes se retiraron al interior de las residencias subterráneas. La derrota en Akai, la montaña del destino, representa el punto más bajo de la desgracia de mi pueblo. Al igual que los Blancos Bárbaros, que niegan a los Dioses y se consideran a sí mismos por encima de toda ley, los Ugha Mongulala fueron cayendo progresivamente en la humillación. Confundidos por estos acontecimientos incomprensibles, comenzaron a adorar los árboles y las rocas, e incluso a sacrificar animales y seres humanos. Y fue entonces cuando cometieron el más vergonzoso crimen en los 10.000 años de historia de mi pueblo.

Así es cómo sucedió:

Cuando Urna murió en la batalla contra las Tribus Degeneradas, el Sumo Sacerdote negó a su hijo Hanán la entrada en los recintos secretos de los Dioses, lo desterró y usurpó su poder. Contra las leyes de los Dioses y sin el debido respeto hacia los Padres Antiguos, comenzó a gobernar al pueblo de la forma que a él le pareció bien. Éste fue el punto culminante de la era de la sangre, el período durante el cual el jaguar salvaje señoreaba por doquier.

¿Por qué sufrió mi pueblo estos crímenes? ¿Por qué toleraron los ancianos las fechorías del Sumo Sacerdote?

 

Tan sólo existe una única explicación. Tras la partida de los Dioses, sólo algunas personas conocían la sabiduría de los Maestros Antiguos. Los sacerdotes ya no transmitían su conocimiento. Enseñaban las verdades de los Padres Antiguos únicamente a sus confidentes más próximos. Su poder se hizo cada vez mayor a medida que el legado sagrado desaparecía.

 

Pronto se sintieron responsables por sí solos de todo lo que ocurriera en la Tierra y en el cielo. Durante miles de años, los sacerdotes gobernaron omnipotentemente sobre los Ugha Mongulala. Eso es lo que dicen nuestros antepasados. Y debe ser verdad, porque sólo la verdad se conserva en la memoria de los hombres a través de los tiempos.

La segunda Gran Catástrofe

Terrible es la historia. Terrible la verdad. Los Servidores Escogidos todavía estaban viviendo en las residencias subterráneas de los Dioses. Cientos de años, miles de años. El legado sagrado había sido olvidado. Su escritura se había vuelto ilegible. Los servidores habían traicionado la alianza con sus Dioses. Vivían por encima de toda norma, como los animales en el bosque. Caminaban en todas direcciones. Los crímenes eran cometidos a la luz del día. Y los Dioses se sentían agraviados. Sus corazones se veían llenos de tristeza por la maldad de los hombres.

 

Y los Dioses dijeron:

«Castigaremos al pueblo. Lo erradicaremos de la faz de la Tierra —al hombre y al ganado, a los gusanos y a los pájaros del cielo— porque ha rechazado nuestro legado».

Y los Dioses comenzaron a destruir al pueblo. Enviaron una potente estrella cuya roja estela ocultó el cielo. Y enviaron un fuego más brillante que mil soles juntos. Había comenzado la gran sentencia. Durante trece lunas cayeron las lluvias. Crecieron las aguas de los océanos. Los ríos afluyeron hacia atrás. El Gran Río se convirtió en un enorme lago. Y los pueblos fueron destruidos. Se ahogaron en la terrible inundación.

Los Ugha Mongulala sobrevivieron a la segunda Gran Catástrofe en la historia de la Humanidad. Refugiados en las residencias subterráneas de sus Maestros Antiguos, observaron con terror la destrucción de la Tierra. Mientras que los Servidores Escogidos se sabían inocentes durante la primera Gran Catástrofe, ahora se acusaban los unos a los otros del segundo acontecimiento terrible. Estallaron las disputas y las luchas. En Akakor inferior se inició una guerra civil que habría llevado a mi pueblo a la extinción a no ser porque entonces ocurrió un hecho que desde hacía tiempo había sido profetizado por los sacerdotes. Cuando mayor era la necesidad, los Maestros Antiguos regresaron.

Y con su regreso se inicia un nuevo capítulo en la historia de los Ugha Mongulala, el segundo libro de la Crónica de Akakor. El primer libro concluye con las hazañas de Madus, un valeroso guerrero de los Ugha Mongulala quien, aun en los momentos más difíciles, no había perdido su fe en el legado de los Dioses, tal y como está escrito en la crónica:

Madus se atrevió a tomar el camino que conducía a la superficie de la Tierra. Sin temer ni a la tormenta ni al agua, salió. Contempló con desolación el devastado país. No vio ni personas ni plantas, sólo algunos animales y pájaros asustados que volaban sobre la infinita extensión de agua hasta que se cansaban y caían para ahogarse. Esto fue lo que Madus vio. Y al mismo tiempo se entristeció y se enojó.

 

Arrancó unos troncos de árboles del suelo inundado, recogió unas maderas a la deriva y construyó una balsa para ayudar a los animales. Tomó un par de cada: dos jaguares, dos serpientes, dos tapires, dos halcones. Y las aguas ascendientes empujaron su balsa cada vez más alto, montañas arriba, hasta la cima del Monte Akai, la montaña del destino de las Tribus Escogidas. Aquí Madus permitió que los animales se trasladaran a la Tierra y que los pájaros se elevaran en el aire.

Y cuando, después de trece lunas, las aguas retrocedieron de nuevo y el sol dispersó las nubes, regresó a Akakor e informó del final de la terrible era de la sangre.

En este primer libro de las crónicas de Akakor, El Libro del Jaguar nos encontramos de nuevo con una fecha 600.000-10481. El último año corresponde con el año cero. Con la salida de la Tierra de los seres de Schwerta.

Así pues queda un extenso periodo de tiempo sin explicar. Ya que según el libro del Jaguar la llegada de estos seres se produjo hace 13.000 años.

Luego se habla de dos catástrofes la 1º hace 10468 años y supuso un cambio drástico en el aspecto de La Tierra Continentes y mares cambiaron. La causa fue de una guerra entre dioses. No se tiene constancia de cambios en las placas litosféricas en esta época sin embargo, nadie actualmente puede decir con certeza la velocidad del desplazamiento, Albert Salvadó, la historia de Phaeton, es un ejemplo de ello, donde se habla de un cambio en los polos magnéticos que origina una catástrofe similar.

La 2º catástrofe se atribuye a un Diluvio que tiene lugar hace 3.166 años.

¿Qué hicieron los Schwertianos desde el 600.000 hasta 13.000?¿De nuevo un planeta con un periodo orbital de 6.000 años el doble que el de los Nefilim, pero con un aspecto diferente a los Nefilim?

¿Un diluvio universal hace 3000 años?

Como casi siempre cada uno ve la realidad desde su perspectiva. La perspectiva real podría variar. Las dataciones de fechas, siempre han tenido alteraciones. La conversión de los calendarios, la trasmisión oral. La información errónea de los dioses por interés.

Pero no seamos estrictos en las fechas. Lo verdaderamente importante es el contenido la esencia que coincide con otras fuentes. Son las coincidencias y no las discrepancias las que nos hacen ir viendo la perspectiva global.

Estos seres no crean al hombre le dan la luz, luego abandonaron todo por una amenaza. Se habla de una guerra entre dioses. Una guerra que pierden los Schwertianos

De esta gran catástrofe se salvan los hombres al refugiarse en ciudades subterráneas, con unas similitudes muy parecidas a las ciudades de La capadocia, no olvidemos que Javier Sierra nos hablaba de 9.000 años en las ciudades de Turquia.

Luego 3.000 años de oscuridad y finalmente el diluvio que amenaza a la humanidad. Así púes un conocimiento antiguo procedente de una cultura antediluviana que posteriormente desaparece con un diluvio. Todo esto concuerda con lo visto hasta ahora en el blog.

Por lo demás ustedes pueden opinar diferente. Seguiremos en el siguiente post con el libro del Águila.

AKAKOR LA LEYENDA DE LOS UGHA MONGULALA 2º PARTE

No resulta fácil encuadrar esta historia en una época determinada. Por una parte se habla de una raza extraterrestre que llegó a la tierra hace 600.000 años. Pero rápidamente tenemos un asesinato y conspiraciones en la década de los setenta. Luego la historia de un pueblo descendiente de los extraterrestres con una historia de 15.000 años. Finalmente Los nazis con sus bases secretas y sus planes de continuar la guerra.

Pero aparte de encuadrarla, esta historia viene a repetir lo ya relatado en este blog. Se habla de una cultura anterior a Los Nefilim. Una cultura que trató con humanos, que ya existían en la Tierra. Además una cultura que levanta pirámides y ciudades subterráneas. Este podría ser el conocimiento antiguo que después generó los focos de desarrollo cultural tras el Diluvio. Además explica una de las lagunas de la teoría de Los Nefilim, Las culturas Preincaicas en Sudamérica. Por si fuera poco habla de enfrentamientos entre razas extraterrestres (algo que ya habíamos apuntado en el blog). La Victoria final de Los Nefilim sobre el continente Americano.

La historia aporta nueva documentación sobre la alianza entre los nazis y los Nefilim, ya explicada en el blog. Finalmente también se hace eco de la conspiración, para mantener en secreto los descubrimientos que sacarían a la luz nuestro origen y la participación de culturas extraterrestres.

La descripción de los seres barbudos con seis dedos y tez blanca se había asociado a los Atlantes, en anteriores post.

Después de esta segunda parte, seguiremos publicando en el blog Las crónicas de Akakor, donde se detallan estos 15.000 años de historia.

 

 

“Dichas pirámides y la ciudad de Akahim se situaban en la cordillera de Parima, en el sistema montañoso del Gurupira, en las fuentes donde nace el río Padauiri (que es afluente del Rio Negro). Su localización está cercana a la frontera con Venezuela y el territorio es considerado por el gobierno brasileño de “seguridad nacional”. Las pirámides son de base cuadrangular y la más elevada debe tener entre 100 y 150 metros de altura. Las otras son de menores dimensiones. El arqueólogo Roldao Pires Brandao observó que “las pirámides por su forma son idénticas a las descubiertas en México”. Las fotos publicadas por la revista Veja muestran otras construcciones cubiertas por vegetación baja.”

“La expedición brasileña pudo fotografiar las pirámides desde unos cuatro kilómetros de distancia pero, les fue imposible aproximarse a ellas ni a las ruinas de la ciudad abandonada de Akahim ya que no podían abrirse camino a través de la tupida jungla por falta de braceros.

 

Pirámide de Akahim.

Revista Veja 01-08-79

“La expedición brasileña asegura haber tenido como guía al indio Tatunca Nara que, no solo les llevó hasta el lugar donde se ubicaban las pirámides sino que prosiguieron hasta el noroeste, siguiendo las crestas de la Sierra de Gurupira, hasta llegar a las inmediaciones de las ruinas de una ciudad perdida y abandonada medio escondida entre la espesura de la selva. En ella pudieron observar incontables bocas de cavernas por entre las rocas del lugar adyacente.

Al parecer, según testimonios posteriores, la ciudad ya había sido vista por pilotos civiles y militares de las Fuerzas Aéreas Brasileñas que sobrevolaron la región. Un etnólogo que les acompañó, Ryoku Yuhan (1), llegó a la conclusión, después de haber examinado “desde lejos” la ciudad, de que las ruinas tenían gran semejanza con construcciones de estilo incaico y deben tener una antigüedad de “cientos de siglos” (?). Incluso apuntó la posibilidad de que tales ruinas correspondiesen a las de Eldorado, tan buscadas por los españoles. Esta ciudad fue localizada a unos 180 kms. del lugar donde se ubicaban las pirámides.”

El descubrimiento de las pirámides del Amazonas, le brindó a la historia de Akakor una publicidad extra. Tatunca Nara, aumentó su credibilidad entre los investigadores, que intuyeron tras su relato una fuente de verdad.

“Además de estas poderosas ciudades, los Padres Antiguos erigieron tres recintos religiosos sagrados: Salazere, en las zonas altas del Gran Río; Tiahuanaco, sobre el Gran Lago: y Manoa, en la llanura elevada del Sur. Eran las residencias terrestres de los Maestros Antiguos y un lugar prohibido para los Ugha Mongulala. En el centro se levantaba una gigantesca pirámide, y una espaciosa escalera conducía hasta la plataforma en la que los Dioses celebraban ceremonias desconocidas por nosotros. El edificio principal estaba rodeado de pirámides más pequeñas e interconectadas por columnas, y más allá, sobre unas colinas creadas artificialmente, se situaban otros edificios decorados con láminas que resplandecían.

Cuentan los sacerdotes que con la luz del Sol naciente las ciudades de los Dioses parecían estar en llamas. Éstas radiaban una misteriosa luz, que se reflejaba en las montañas nevadas.”

 

” También los recintos religiosos son un misterio para mi pueblo. Sus construcciones son testimonio de un conocimiento superior, incomprensible para los humanos. Para los Dioses, las pirámides no sólo eran lugares de residencia sino también símbolos de la vida y de la muerte. Eran un signo del sol, de la luz, de la vida. Los Maestros Antiguos nos enseñaron que hay un lugar entre la vida y la muerte, entre la vida y la nada, que está sujeto a un tiempo diferente. Para ellos, las pirámides suponían una conexión con la segunda vida”.

Con la noticia en primera plana, Däniken optó por una nueva expedición, la cual tampoco prosperó. Solo alcanzó para un relato oral de Ferdinand Schhmidt (2).

Llegados al punto más abajo de la catarata mayor, en el que estaba enclavado nuestro antiguo campamento, nos plantamos en veinte minutos de marcha a través de la selva ante la pared rocosa que había que escalar. Alcanzamos el punto más alto, que estaba poblado de muchas variedades de cactus, y que ofrecía una grandiosa panorámica hacía el oeste. Desde aquí pude fotografiar las tres pirámides y la inmediata cadena montañosa con las antiguas ruinas de Akahim. A partir de ahora nos encaminamos juntos en dirección hacia la catarata, a través de la selva, y a poca distancia de la orilla.

 

De repente había ante nosotros, apoyado en un árbol, un indio.

Pirámide oculta en la maleza de la selva amazonía.

Entre él y nosotros mediaba una hondonada pequeña. Tatunka se detuvo y exclamó “Ramos”.El indio se encaminó hacía Tatunka y ambos se abrazaron. Ramos tenía cabellos negros que le caían sobre los hombros, lucía una cinta trenzada en la frente, era de piel bastante oscura, pero tenía ojos claros, verdes. De la oreja derecha le pendía una cadenita en forma de gota, con alguna figura y un reborde exterior decorado.

Ramos era el jefe de la tropa de los Mongulala y estaba allí con sus guerreros, quienes esperaban más arriba. Ramos advirtió a Tatunka que los sacerdotes de su tribu habían decidido su casamiento con la princesa que le había sido asignada hace ya muchos años(3). Después Ramos le preguntó por el escritor (Däniken), ya que los Mongulala esperaban encontrarse con él, en lugar de con Ferdinand Schmid.

 

Como Tatunka debía volver para casarse con la princesa, Schmid tuvo que elegir entre proseguir él solo con Ramos y sus guerreros o echar para atrás y regresar: El suizo sabía que apenas quedaban unos kilómetros para alcanzar Akahim, la ciudad donde se ocultaban las reliquias tecnológicas de los dioses. Schmid estaba en un dilema. Ramos y sus guerreros no le daban garantías por su vida tanto en su viaje a Akahim como en el retorno a Manaos.

 

Pese ello, con cierta osadía, se empeñó en ir a Akahim. Pensó que, después de tan largo y penoso camino por una jungla donde llovía copiosamente la mayor parte del tiempo, estando a un par de pasos del objetivo tanto tiempo esperado no podía desaprovechar aquella oportunidad que, tal vez, fuese la última.

Pero Tatunka le dijo que tenía miedo de volver solo a la civilización. Argumentó que, si regresaba sin Schmid, los blancos – y en especial el propio Däniken -, querrían saber de su paradero y Tatunka se preguntaba si creerían la palabra de un indio. Schmid pensó que si le daba una carta para Erich von Däniken el problema quedaba resuelto. Pero el indio no lo veía claro. Si les daba la carta a los blancos estos podrían pensar que él la escribió presionado por amenazas. De esta forma, Schmid no tuvo más remedio que volver con Tatunka a Manaos.

Resignado, el suizo captó la señal de alerta, marchándose de regreso a su país. Otros investigadores desoyeron “las señales”, y continuaron buscando las ciudades subterráneas. La mayoría desapareció en la selva amazónica.

Lista macabra:

  • 1977: Un joven norteamericano obsesionado con Akakor arriba al Cuzco, para tratar de organizar una expedición que lo conduzca hacia las zonas desconocidas de del sureste del Perú. Contrató a una guía para que lo acompañara hasta las fuentes del Río Yaco, donde esperaba entrevistarse con un “indígena” que lo llevaría a la ciudad oculta. Nunca más se lo vio con vida.
  • 1980: John Reeds, otro norteamericano desaparecido. Una carta fue encontrada dentro de sus pertenencias donde declara estar a dos días de Akahim. En la misma hay elogios hacia Tatunca Nara. Sin embargo contra los deseos de este se interno solo en la selva.
  • 1983: Herbert Wanner. Ciudadano suizo. Desaparecido y encontrado muerto. Tuvo contacto con Tatunca Nara. Interrogado negó cualquier implicancia.
  • 1986: Christine Heuser. Investigadora alemana de la AAS (4). Paso cuatro semanas con Tatunca Nara. Se cree que tuvo un romance con el líder de los Ugha Mongulala. Hasta hoy figura como desaparecida.

En la distancia, Karl Brugger observaba los acontecimientos que se sucedían y planificaba su regreso en silencio, el cual se concretó en 1981. Acompañado de Tatunca Nara, intentó convencer a un cineasta, Orlando Senna para que produjera un video documental sobre Akakor.

Senna se negó a participar, argumentando:

“que no estaban dadas las condiciones de seguridad para una incursión a zonas tan inhóspitas” (5).

Cuando en 1984 sobreviene la muerte del periodista, un nuevo capítulo comienza a escribirse en la intrincada y enigmática historia de Akakor. Hasta ese entonces no existían objeciones demasiado graves en contra de la figura de Tatunca Nara, pero todo eso cambió, cuando desde Alemania se difundió que el indígena en realidad era un ciudadano de ese país con un pasado como convicto.

Günter Hauck, tal su verdadero nombre, figuraba en los archivos policiales alemanes como desaparecido desde el 15 de Febrero de 1968, fecha, en la cual abordó un barco para dirigirse a Río de Janeiro. A partir de allí, su rastro se perdía. El expediente también mencionaba, que durante su estadía en prisión fue conocido con el apodo de Tatunca Nara.

Solo el dato de la fecha, bastaba para demoler una de las primeras incongruencias detectadas del relato que Tatunca contara a Karl Brugger. Era imposible que su proclama de príncipe de Akakor fuera viable en 1968, teniendo en cuenta que su ingreso a Sudamérica se produjo en esa misma época.

En medio de la polémica, otro tema salió a luz. Se denunció que en los días posteriores a la muerte de Brugger, el consulado alemán entró a su departamento y se llevó toda la documentación privada del periodista.

¿Qué estaba pasando?.

Surgieron versiones acerca de un nuevo libro que Brugger pensaba publicar a la brevedad. Según sus allegados, el periodista confió, que estaba trabajando en una hipótesis más controversial acerca del tema de las ciudades subterráneas, y que de conocerse, causaría sensación. También habló, sobre incursionar en el tema nazi y sus exploraciones en la jungla sudamericana, pues dijo contar con documentos inéditos que avalarían su investigación (6).

De estas afirmaciones se desprende, que Brugger nunca perdió las esperanzas de encontrar las ciudades perdidas. Podemos suponer, que era consciente de la verdadera identidad de Tatunca Nara, pero aún así, el indígena continuó jugando un papel fundamental en el trazado de su historia. Tal vez Brugger, no creyó necesario hacer público un detalle que ponía en riesgo la credibilidad de su libro, y por otra parte, hasta sus últimos días tuvo la certeza que Tatunca no mentía.

Pero si no mentía, no se explica el fracaso de todas las expediciones emprendidas, incluyendo la del propio Brugger. Ahora bien, en el tren de conjeturas, ¿qué es lo que se esconde tras Akakor?. Y, ¿por qué ese repentino interés en el factor nazi?.

Veamos.

Durante la redacción de Crónicas de Akakor, Tatunca Nara contó a Brugger una intrigante historia. Refirió, que en 1936 Sinakaia, príncipe de su pueblo por esos años, tomó parte en el asalto de Santa María, poblado brasileño situado en las zonas altas del Río Negro. Los Ugha Mongulala, asesinaron a gran parte de los ocupantes, exceptuando, a cuatro mujeres que fueron hechas prisioneras. Sólo sobrevivió una monja de nacionalidad alemana, Reinha, que más tarde renunció a sus hábitos y se casó con Sinkaia. De esta unión habría nacido Tatunca Nara.

Cuatro años después, en 1941, la nueva princesa partió como embajadora en un viaje secreto hacia Alemania. Un año después, Reinha regresó con algunos dirigentes alemanes. Se estableció una alianza entre los dos pueblos. El acuerdo contemplaba que Akakor, recibiría dos mil soldados alemanes para enseñar a los Ugha Mongulala el manejo de armas poderosas, y que a cambio, estos últimos, se comprometían a construir grandes fortificaciones y a ganar nueva tierra cultivable.

“Pero la parte más importante del acuerdo, estableció que los alemanes desembarcarían en la costa brasileña y ocuparían las ciudades más importantes. Los guerreros de los Ugha Mongulala apoyarían la campaña mediante rápidas incursiones sobre los poblados de los Blancos Bárbaros situados en el interior del país.

Tras la esperada victoria, Brasil sería dividido en dos territorios: los soldados alemanes reclamarían las provincias de la costa; los Ugha Mongulala serían satisfechos con la región sobre el Gran Río que les había dado por los Dioses 12.000 años antes.”

Según Tatunca los soldados alemanes tenían una ruta de viaje que les permitía ingresar al Continente Sudamericano sin problemas.

“El punto de partida lo constituía una ciudad alemana llamada Marsella. Se les decía que su destino era Inglaterra. Una vez a bordo de la nave, que podía moverse bajo el agua como un pez, les era revelado su auténtico destino. Después de viajar durante tres semanas por el océano oriental, llegaban a la desembocadura del Gran Río. Aquí les recogía un barco más pequeño, que los transportaba hasta las zonas altas del Río Negro.

 

En la última parte de su viaje eran acompañados por exploradores de Ugha Mongulala. El trayecto hasta la gran Catarata situada en la frontera entre Brasilo y Perú lo realizaban en canoas, y desde aquí solamente eran necesarios veinte horas de camino hasta llegar a Akakor. En conjunto el viaje de los soldados alemanes duraba unas cinco lunas.”

Para 1945 dos mil soldados alemanes se encontraban viviendo en Akakor. La finalización de la Segunda Guerra interrumpió el plan original. Ante la imposibilidad de volver a Alemania, los soldados optaron por establecerse con los Ugha Mongulala.

En este punto de su libro, Brugger, prestó mucha atención y decidió buscar registros históricos que dieran asidero a la versión brindada por Tatunca.

Escribió:

“Las operaciones en América del Sur de las asociaciones secretas alemanas no fueron menos numerosas y bien fundadas. Ya en 1938, un submarino alemán reconoció la zona inferior del Amazonas. Su tripulación hizo una investigación geográfica y estableció contactos con la colonia alemana en Manaus. Realizó asimismo el primer film histórico sobre la Amazonia, que todavía se conserva en los archivos de Berlín Oriental. El material fotográfico hecho público demuestra que el interés de los investigadores fue mucho más allá de la mera recogida de datos personales. Otras operación, que se halla documentada en los archivos de la fuerza aérea brasileña, fue el viaje del barco de la S.S. Carolina en junio de 1943 desde Maceió hasta Belem. Sólo puede imaginarse cuáles eran las órdenes del audaz carguero alemán.

 

La fuerza área brasileña pensó que transportaba un cargamento de armas para agente secretos alemanes y atacó el barco sin éxito. Más esta explicación, vista retrospectivamente, parece poco probable. Nunca hubo colonia alemana alguna en el área de Maceió ni tampoco instalaciones de las fuerzas brasileñas. Hay numerosas referencias sobre operaciones secretas del Tercer Reich en Brasil. Testigos oculares afirman haber observado el desembarco de submarinos alemanes en la costa de Río de Janeiro. Un periodista de la revista brasileña Realidad e incluso descubrió en el Mato Grosso una colonia alemana, compuesta al parecer exclusivamente de antiguos miembros de las S.S.

“Según la Crónica de Akakor, 2.000 soldados alemanes llegaron a la capital de los ugha mongulala entre 1940 y 1945. El punto de partida de esta operación secreta lo constituyó Marsella. Entre sus miembros se encontraban A. Jung de Rastatt, H. Haag de Mannheim, A. Schwager de Stuttgart, y K. Liebermann de Roth. Mujeres y niños acompañaron al último grupo. El contacto había sido facilitado por una hermana misionera alemana de la estación de Santa Bárbara. Una investigación de los datos contenidos en la Crónica de Akakor suministró la evidencia de que los cuatro soldados mencionados fueron dados por muertos en 1945. Según información recibida de la diócesis amazónica, la estación misionera de Santa Bárbara fue atacada y destruida por tribus salvajes indias en el año 1 936. Entre los numerosos muertos se encontraban varias monjas alemanas.

“Teniendo en cuenta los preparativos técnicos que el desembarco de 2.000 soldados alemanes habría requerido, los datos son insuficientes. Pero las operaciones de los comandos secretos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial podrían ser comprobadas en los casos en los que hubieran sido organizadas por la Abwehr. Los documentos sobre las actividades de la división extranjera del Partido Nacional Socialista o de asociaciones secretas del tipo de la Ahnenerbe o bien nunca fueron registrados o bien fueron quemados. Técnicamente, el desembarco de 2.000 soldados alemanes podría haber sido posible. La predilección de Hitler por las ciencias ocultas debió haberle urgido a establecer contactos con un «Pueblo Escogido».

 

El biógrafo de Hitler, Rauschning, caracteriza al «Führer del Gran Imperio Alemán» de la siguiente manera:

«Los planes y las acciones políticas de Hitler únicamente pueden comprenderse si uno conoce sus más profundos pensamientos y ha experimentado su convicción de la relación mágica entre el hombre y el Universo».”

Coincidimos con Brugger, que tanto la Abwehr, como la Ahnenerbe, contaban con los medios necesarios para implicarse en una operación de esta envergadura.

La Abwehr, fue el servicio de inteligencia alemán que comenzó a funcionar en 1866. Durante la Segunda Guerra Mundial fue dirigido por el Contralmirante Wilhelm Canaris (1887-1945?) (7). Además de estar encargado de la inteligencia, la Abwer, desarrolló tareas de espionaje, contrainteligencia, seguridad, actividades de sabotaje y subversión. En Sudamérica se concentraron en tareas de inteligencia naval y marítima. Muchos países del continente que simpatizaban con los alemanes, prestaron una valiosa colaboración a la causa nazi.

Algunos biógrafos sostienen que Canaris fue,

“el artífice de un plan denominado Z-Plan, un plan, para continuar la guerra, en caso de que Alemania perdiera militarmente. También creó una organización denominada “Die Kette” (8) , para continuar la guerra desde fuera de Alemania si el territorio era invadido y cuyo símbolo era un águila alemana sobre un Sol negro. Tanto el Z-Plan como la organización Die Kette no fueron concebidos con fines a corto o mediano plazo, sino para perdurar por varias generaciones”.

Una hipótesis no confirmada sugiere que Canarias, quién era amigo del general Franco,

“obtuvo la península de Jandia (Fuenteventura) en las Islas Canarias por su contribución en la guerra civil, supuestamente era una base secreta de submarinos que sería descubierta después de la guerra, donde los alemanes la utilizarían como vía de escape, aprovisionamiento y escala rumbo a otras bases secretas en América del Sur y la Antártica. Esta residencia llamada Villa Winter sería del General Gustav del servicio de inteligencia alemán al que los nativos de la isla llamarían “Don Gustavo”. Esta base estaría construida bajo alto secreto sobre cuevas y caverna naturales que comunicarían a su vez con la residencia camuflada que serviría de bunker y punto de observación de la costa.”

Resulta sugestiva la mención de bases sudamericanas. ¿Pudo haberse establecido alguna en territorio brasileño?. No, si pensamos que este país le declaró la guerra al Eje en 1942, factor que complica cualquier acción de esa índole. Pero las posibilidades están abiertas y no se pueden descartar.

Como segunda opción tenemos a la Ahnenerbe.

 

Notas

1.    Ryoku Yuhan, es el seudónimo adoptado por José Alair da Costa Pires, quién cambió su nombre al convertirse al budismo.

2.    El bote del capitán Schmidt naufragó, perdiéndose importante material fílmico que revelaba indicios de Akahim. Rumores que circularon por Manaus, señalaron a Tatunca Nara como el responsable del fracaso, atribuido a su errático comportamiento que durante todo el trayecto buscó boicotear la misión.

3.    Según relató Däniken más tarde, “Tatunca explicó a Schmidt que no podía volver a Akahim puesto que no quería concretar aquel casamiento, pues estaba ya matrimonialmente unido en Manaus con una mujer blanca; no obstante, le dice que puede seguir a Ramos hasta la ciudad, pero no le garantiza pueda regresar algún día a la “civilización””.

4.    Ancient Astronaut Society. Fundada por Erich Von Däniken en 1973.

5.    “Entrevistado Senna por la revista “Trance”, en el número de junio de 1982, manifestó que no realizó la expedición porque el propio Tatunca no le garantizó ninguna seguridad, puesto que había que cruzar regiones muy inhóspitas, con miles de nativos en pie de guerra contra cualquier invasor que se acercara. El proyecto entonces queda en la nada.

6.    “Se comentó que Karl iba a hacer públicas en los días próximos a su asesinato, fotos y filmaciones que probaban que hubo un asentamiento del Tercer Reich en la parte alta de Río Negro”.

7.    En 1940 fue ascendido a Almirante. Desde la Abwerh organizó la ayuda alemana al General Francisco Franco durante la Guerra Civil Española. Más tarde sería acusado de integrar una red de conspiradores para matar a Hitler. En 1945 fue internado en el campo de concentración de Flossenburg,, donde se lo ejecutó un poco antes de terminar la Guerra. Investigaciones recientes, sugieren que su detención y posterior muerte, fue en realidad una pantalla de camuflaje para desviar la atención de los aliados. Canaris habría continuado con sus operaciones desde la clandestinidad.

 

8.    “La cadena”.

 

AKAKOR LA LEYENDA DE LOS UGHA MONGULALA 1º PARTE

Tal y como se comenta en el prólogo resumen, la primera etapa de nuestra Historia Verdadera, es enorme en el tiempo. Las pocas referencias encontradas tienen grandes dificultades de datación.

Hoy nos encontramos con una historia fascinante. Nos habla de una civilización extraterrestre o intraterrestre, que habitó este planeta antes de que nuestra luna nos orbitara.

De objetos de otros mundos y de cuerpos extraterrestres, todo en una fortaleza escondida en lo más recóndito de la selva, en una ciudad inexpugnable AKAKOR.

“Y los Dioses gobernaron desde Akakor. Gobernaron sobre los hombres y sobre la Tierra. Tenían naves más rápidas que el vuelo de los pájaros; naves que llegaban a su punto de destino sin velas y sin remos, tanto por la noche como por el día. Tenían piedras mágicas para observar los lugares más alejados, de modo que podían ver ciudades, ríos, colinas y lagos. Cualquier hecho que ocurriera sobre la Tierra o en el cielo quedaba reflejado en las piedras. Pero lo más maravilloso de todo eran las residencias subterráneas. Y los Dioses se las entregaron a sus Servidores Escogidos como su último regalo. Porque los Maestros Antiguos son de la misma sangre y tienen el mismo padre”
La Crónica de Akakor

Karl Brugger

El 3 de enero de 1984, Karl Brugger (imagen inferior-izquierda), corresponsal de origen alemán que por ese entonces residía en el estado de Río de Janeiro –Brasil -, fue asesinado en pleno día por un tirador anónimo que le disparó a quemarropa mientras se encontraba paseando con un colega amigo, Ulrich Eucke, por la famosa playa de Ipanema. (1)

En una ciudad donde la criminalidad, marginalidad y pobreza registran una de las tasas más elevadas del mundo, nadie prestó demasiada atención a la desaparición del periodista. La policía abrió un expediente para investigar el hecho, aunque las pruebas recopiladas no fueron muy efectivas. Solamente se pudo reconocer el arma, identificada como una ametralladora portátil 9 mm similar a una mini UZI, y que suele utilizar el personal militar. El agresor nunca fue detenido y el caso entró en zona muerta.

Ocho años antes de su deceso, Brugger, había alcanzado cierto éxito con un libro de su autoría, “La Crónica de Akakor. Mito y leyenda de un pueblo antiguo de Amazonia (1976)” (2), best-sellers en Europa y EE.UU. La obra fue la culminación de un largo reportaje que dejó un saldo de doce tapes de grabación, con un único interlocutor, Tatunca Nara, mestizo indígena y líder de los Ugha Mongulala quién en forma oral contó un extraño y fantástico relato sobre los orígenes milenarios de su pueblo.

Nacía la leyenda de Akakor.

Remontémonos a 1971. Cuenta la historia, que los integrantes de una línea área comercial alemana Swissair, se encontraban paseando por Manaus estado de Amazonia, cuando fueron abordados por un mendigo vestido en forma harapienta, que les solicitó el pago de una comida.

 

La sorpresa surgió al comprobarse que el desconocido, podía expresarse en perfecto alemán, causando el asombro de los tripulantes y en especial de su comandante, Ferdinand Schmidt, experimentado aviador.

“ En 1977, un medio europeo, Spekula, publicó un artículo crítico sobre la historia de Akakor. Las comparaciones entre las declaraciones del libro, y las grabaciones mostraron serias desviaciones. Se advirtieron conceptos más refinados e intelectuales que de ningún modo se esperaban de un indígena de la selva. Se determinó, que Brugger habría manipulado Crónica de Akakor, intercalando pasajes completos de viejas leyendas mitológicas.”

El misterioso personaje dijo llamarse Tatunca Nara, príncipe de una tribu perdida de la selva, los Ugha Mongulala. Reveló además, que un contingente de 2.000 alemanes arribaron a su país en los últimos tramos de la Segunda Guerra Mundial -1939-1941-, refugiándose en Akakor, antigua ciudad subterránea legada por maestros venidos de las estrellas.

De vuelta en Alemania y aún impresionado por el relato de Tatunca Nara, Schmid, decide informar acerca del extraordinario encuentro a un periodista, Kart Brugger quién prestaba colaboración para una televisora pública nacional, la ARD, una de las cadenas de comunicación más importante de Europa.

Nacido en Munich -1941-, Brugger, además de su título como Periodista, contaba con estudios en Sociología e Historia. Con el tiempo se transformó en un reputado especialista de culturas nativas americanas.

Intrigado por la confidencia, el corresponsal alemán decide aceptar el reto y partir a Brasil en busca del “príncipe del mundo subterráneo”.

 

A su llegada, inicia una serie de investigaciones que después de un año de pesquisas e indagaciones, se verían coronadas por el éxito.

Tatunca Nara

“El 3 de marzo de 1972. M., al mando en Manaus del contingente brasileño en la jungla, facilitó el encuentro. Fue en el bar Gracas á Deus («Gracias a Dios») donde por primera vez me enfrenté con el blanco caudillo indio. Era alto, tenía el pelo largo y oscuro y un rostro finamente moldeado. Sus ojos castaños, ceñudos y suspicaces, eran los característicos del mestizo. Tatunca Nara vestía un descolorido traje tropical, regalo de los oficiales, como posteriormente me explicaría.

 

El cinturón de cuero, ancho y con una hebilla de plata, era realmente sorprendente. Los primeros minutos de nuestra conversación fueron difíciles. Con cierta indiferencia, Tatunca Nara (imagen derecha) expuso en un deficiente alemán sus impresiones de la ciudad blanca, con sus miles de personas, la prisa y la precipitación en las calles, los altos edificios y el ruido insoportable. Sólo cuando hubo vencido sus reservas y su suspicacia inicial, me contó la más extraordinaria historia que jamás había escuchado. Tatunca Nara me habló de la tribu de los ugha mongulala, un pueblo que había sido «escogido por los dioses» hacía 15.000 años.

 

Describió dos grandes catástrofes que habían asolado la Tierra, y habló de Lhasa, el legislador, un hijo de los dioses que gobernó el continente sudamericano, y de sus relaciones con los egipcios, el origen de los incas, la llegada de los godos y una alianza de los indios con 2.000 soldados alemanes. Me habló de gigantescas ciudades de piedra y de los poblados subterráneos de los antepasados divinos. Y afirmó que todos estos hechos habían sido registrados en un documento denominado la Crónica de Akakor.

Pero Brugger, dudó.

“ La historia parecía demasiado extraordinaria: otra leyenda más de los bosques, el producto del calor tropical y del efecto místico de la jungla impenetrable. Cuando Tatunca Nara concluyó su relato, yo tenía doce cintas con un fantástico cuento de hadas”

A pesar de sus vacilaciones en el terreno, el periodista decidió sondear entre sus contactos regionales para ver si se obtenían datos extras que validaran la historia. Cuando le fueron presentados los resultados, quedó sorprendido.

Supo, que la irrupción de Tatunca Nara en escena se produjo en 1968.

“Cuando un periódico menciona a un caudillo indio que salvó las vidas de doce oficiales, le fueron concedidos un permiso de trabajo brasileño y un documento de identidad. Según diversos testimonios, el misterioso caudillo habla un deficiente alemán y sólo comprende algunas palabras de portugués, pero está familiarizado con varias lenguas indias habladas en las zonas altas del Amazonas. Unas pocas semanas después de su llegada a Manaus, Tatunca Nara desapareció súbitamente sin dejar huella ”.

En 1969 estalló un violento enfrentamiento que involucró a las tribus salvajes y los colonos blancos en la provincia fronteriza peruana Madre de Dios.

“El líder de los indios, quien, según los informes de prensa peruanos, era conocido como Tatunca («gran serpiente de agua»), huyó tras la derrota a territorio brasileño. Con objeto de impedir una repetición de los ataques, el gobierno peruano solicitó del brasileño la extradición, pero las autoridades brasileñas se negaron a cooperar. Las hostilidades en la provincia fronteriza de Madre de Dios se prolongaron durante 1970 y 1971.

 

Las tribus indias salvajes huyeron hacia los bosques casi inaccesibles cercanos al nacimiento del río Yaco. A Tatunca Nara parecía habérselo tragado la tierra. Perú cerró la frontera con Brasil e inició la invasión sistemática de los bosques vírgenes. Según los testigos oculares, los indios peruanos compartieron el destino de sus hermanos brasileños: fueron asesinados y murieron víctimas de las enfermedades de la civilización blanca”.

Por ese mismo año, una terrible sequía golpeó a la región de los Ugha Mongulala. Con el hambre en puerta, Tatunca Nara decidió arriesgarse a salir a la superficie, para pedir ayuda a los “Blancos Bárbaros”, y así aliviar los pesares que amenazaban a su gente.

Su confianza se depositó en un sacerdote (3).

“Vestido con las ropas de los soldados alemanes, abandoné Akakor y después de un laborioso viaje, llegué a Río Branco. una de sus grandes ciudades, situada en la frontera entre Brasil y Solivia. Aquí me dirigí al sumo sacerdote de los Blancos Bárbaros, a quien había conocido por intermedio de los doce oficiales blancos. Le revelé el secreto de Akakor y le hablé sobre la miserable situación de mi pueblo. Como prueba de mi historia, le entregue dos documentos de los Dioses, y éstos convencieron definitivamente al sumo sacerdote blanco. Accedió a mi petición y regresó conmigo a Akakor. La llegada a Akakor del sumo sacerdote blanco provocó violentas discusiones con el consejo supremo. Los ancianos y los señores de la guerra rechazaron todo contacto con él.

 

Para evitar cualquier posible traición, exigieron incluso su cautividad. Solamente los sacerdotes estaban preparados para discutir una paz justa. Después de argumentaciones infinitas, el consejo supremo concedió al sumo sacerdote blanco un período de seis meses, durante el cual expondría a su propio pueblo la terrible situación de los Ugha Mongulala. Para que pudiera reforzar su historia, le fueron entregados varios escritos de los Padres Antiguos. Si no lograba convencer a los Blancos Bárbaros, tenía la obligación de devolver los documentos a Akakor.

 

Durante seis meses, nuestros exploradores esperaron en el lugar acordado para el encuentro en la zona alta del Río Rojo. El sumo sacerdote blanco no regresó. (Algún tiempo después me enteraría de que había muerto en un accidente de aviación. De todos modos, había enviado los documentos a una lejana ciudad llamada Roma. Esto es lo que, en cualquier caso, dijeron sus servidores.)”

En las postrimerías de 1972, Tatunca Nara llevó su historia a las autoridades brasileñas, para convencerlas de tomar cartas en el asunto.

“Con la ayuda de los doce oficiales cuya vida había salvado, entró en contacto con el servicio secreto brasileño. Apeló asimismo al Servicio de Protección India (FUNAI) y le habló a N., secretario de la embajada de la República Federal de Alemania en Brasilia, sobre los 2.000 soldados alemanes que, según sostenía, habían desembarcado en Brasil durante la Segunda Guerra Mundial y están todavía vivos en Akakor, la capital de su pueblo. N. no creyó la historia y negó a Tatunca Nara todo acceso posterior a la embajada.

 

FUNAI sólo accedió a cooperar una vez que muchos de los detalles de la historia de Tatunca Nara sobre tribus indias desconocidas de la Amazonia fueron comprobados durante el verano de 1972. El servicio formó una expedición para establecer contacto con los misteriosos ugha mongulala y dio instrucciones a Tatunca Nara para que hiciera todos los preparativos necesarios. Sin embargo, estos planes se vieron interrumpidos por la resistencia de las autoridades locales de la provincia de Acre. Siguiendo instrucciones personales del entonces gobernador Wanderlei Dantas, Tatunca Nara fue arrestado. Poco antes de su extradición a la frontera peruana, sus amigos oficiales lo liberaron de la prisión de Río Branco y lo devolvieron a Manaus”

Con los datos recogidos, Brugger decidió emprender una expedición hacia Akakor, que contaría con la guía de Tatunca Nara y la participación de un fotógrafo. Pero la aventura casi termina en tragedia.

Fotografías tomadas del archivo de Karl Brugger,

donde se retratan extrañas formaciones en forma de Domo y pilares desconocidos.

 


“Abandonamos Manaus el 25 de septiembre de 1972. Remontaríamos el río Purus hasta donde pudiéramos en un barco alquilado, tomaríamos después una canoa con motor fuera borda y la utilizaríamos para alcanzar la región del nacimiento del río Yaco en la frontera entre Brasil y Perú, luego continuaríamos a pie por las colinas bajas al pie de los Andes hasta llegar a Akakor. Tiempo necesario para la expedición: seis semanas; probable regreso: a comienzos de noviembre. Nuestro equipo se componía de hamacas, redes para mosquitos, utensilios de cocina, alimentos, las ropas habituales para la jungla y vendajes médicos. Como armas, un Winchester 44, dos revólveres, un rifle de caza y un machete. Además, llevábamos nuestro equipo de filmación, dos registradoras magnetofónicas y cámaras.

 

Los primeros días fueron muy diferentes de lo que esperábamos: nada de mosquitos, ni de serpientes de agua ni de pirañas. El río Purus era como un lago sin orillas. Contemplábamos la jungla sobre el horizonte, con sus misterios ocultos tras una muralla verde. El primer pueblo que alcanzamos fue Sena Madureira, último asentamiento antes de penetrar en las todavía inexploradas regiones fronterizas entre Brasil y Perú. Era un lugar Típico de la Amazonia: polvorientas carreteras de arcilla, ruinosas barracas y un desagradable olor a agua estancada. Ocho de cada diez habitantes sufren de beriberi, lepra o malaria. La malnutrición crónica ha dejado a estos seres en un estado de triste resignación. Rodeados por la brutalidad de la inmensidad y aislados de la civilización, dependen principalmente del licor de caña de azúcar, único medio de escapar a una realidad sin esperanza.

 

En un bar, nos despedimos de la civilización y nos topamos con un hombre que dice conocer las zonas altas del río Purus. En su búsqueda de oro, fue hecho prisionero por los indios haisha, una tribu semi-civilizada que se asienta en la región del nacimiento del río Yaco. Su relato es desalentador: nos habla y no para sobre rituales caníbales y flechas envenenadas. El 5 de octubre, en Cachoeira Inglesa, cambiamos el bote por la canoa. A partir de aquí dependemos de Tatunca Nara. Los mapas de ordenanza describen el curso del río Yaco, pero sólo de una manera imprecisa. Las tribus indias que viven en esta región no tienen aún contactos con la civilización blanca. A J. y a mí nos domina un sentimiento de incomodidad. ¿Existe, después de todo, un lugar como Akakor? ¿Podemos confiar en Tatunca Nara? Pero la aventura se muestra más apremiante que nuestra propia ansiedad.

Doce días después de haber dejado Manaus, el paisaje comienza a cambiar. Hasta aquí el río semejaba un mar terroso sin orillas. Ahora nos deslizamos a través de las lianas por debajo de árboles voladizos. Tras una curva del río, hallamos a un grupo de buscadores que han construido una primitiva factoría sobre la orilla del río y criban la arena de grano grueso con cedazos. Aceptamos su invitación de pasar la noche y escuchar sus extraños relatos sobre indios con el pelo pintado de rojo y azul con flechas envenenadas. El viaje se convierte en una expedición contra nuestras propias dudas. Nos hallamos a apenas diez días de nuestro presunto objetivo.

 

La monótona dieta, el esfuerzo físico y el temor a lo desconocido han contribuido cada uno lo suyo. Lo que en Manaus parecía una fantástica aventura se ha convertido ahora en una pesadilla. Principalmente, comprendemos que nos gustaría dar la vuelta y olvidarlo todo sobre Akakor antes de que sea demasiado tarde .Todavía no hemos visto a ningún indio. En el horizonte aparecen las primeras cumbres nevadas de los Andes; a nuestras espaldas se extiende el verde mar de las tierras bajas amazónicas. Tatunca Nara se prepara para el regreso con su pueblo. En una extraña ceremonia, se pinta su cuerpo: rayas rojas en su rostro, amarillo oscuro en el pecho y en las piernas. Ata su pelo por detrás con una cinta de cuero decorada con los extraños símbolos de los ugha mongulala.

 

El 13 de octubre nos vemos obligados a regresar. Después de un peligroso pasaje sobre rápidos, la canoa es atrapada por un remolino y zozobra. Nuestro equipo de cámaras, empaquetado en cajas, desaparece bajo los densos arbustos de la orilla; la mitad de nuestros alimentos y de las provisiones médicas se han perdido también. En esta situación desesperada, decidimos abandonar la expedición y regresar a Manaus. Tatunca Nara reacciona con irritación: se muestra violento y contrariado. A la mañana siguiente, J. y yo levantamos nuestro último campamento. Tatunca Nara, con la pintura de guerra de su pueblo, cubriéndole únicamente un taparrabos, toma la ruta terrestre para regresar con su pueblo. Este fue mi último contacto con el caudillo de los ugha mongulala. ”

Pasaría mucho tiempo hasta que Karl Brugger y Tatunca Nara volvieran a reunirse. Con la edición del libro, la fama de Akakor se extendió por todos los rincones, y su historia, trascendió fronteras.

En su crónica oral, el líder de los Ugha Mongulala relató al periodista germano, que visitantes estelares aterrizaron en Sudamérica hace cerca de 15.500 años, procedentes de Schwerta, lugar remoto y “centro de un imperio conformado por numerosos mundos situado en los confines de nuestro universo ”.

Fueron 130 familias que se establecieron en este continente.

“Ellos civilizaron a los hombres y fundaron la Tribu de los Ugha Mongulala, que significa “Tribus Escogidas Aliadas”. Y para sellar su alianza eterna, se unieron a ellos. De aquí que los miembros de esta Tribu se parezcan a los Shuerta, hasta en el color de la piel”.

Tatunca los describió como similares a nosotros en lo físico, salvo por un detalle: los desconocidos contaban con seis dedos.

 

Los extranjeros erigieron 26 ciudades, casi todas subterráneas, tres de las cuales fueron elegidas como principales.

“ La ciudad de Akakor se extendía más allá del río Purus, en un alto valle, situado en la frontera que divide a Brasil de Perú. La región de Madre de Dios (Perú) y Acre (Brasil), señalarían los límites de su territorio”

Impresionante Dólmen situado en la Región Sur de Brasil.
En la lengua de Schwerta, Akakor significa Fortaleza 2. (Aka: 2 Kor: Fortaleza).

Toda la ciudad está rodeada por una gran muralla de piedra con trece puertas. Éstas son tan estrechas que únicamente permiten el acceso de las personas de una en una.

La llanura del Este, a su vez, está protegida por atalayas de piedra en las que escogidos guerreros se hallan continuamente en vigilancia de los enemigos. Akakor está dispuesta en rectángulos. Dos calles principales que se cruzan dividen la ciudad en cuatro partes, que corresponden a los cuatro puntos universales de nuestros Dioses.

El Gran Templo del Sol y una puerta de piedra tallada de un único bloque están situados sobre una gran plaza en el centro.

El templo mira hacia el Este, hacia el Sol naciente, y está decorado con imágenes simbólicas de nuestros Maestros Antiguos. En cada mano, una criatura divina sostiene un cetro en cuyo extremo superior hay una cabeza de jaguar. La figura está coronada con un tocado de ornamentos animales. Una extraña escritura, y que sólo puede ser interpretada por nuestros sacerdotes, reseña la fundación de la ciudad. Todas las ciudades de piedra construidas por nuestros Maestros Antiguos tienen una puerta semejante.

 

El edificio más impresionante de Akakor es el Gran Templo del Sol. Sus paredes exteriores están desnudas y fueron construidas con piedras artísticamente labradas. El techo está abierto de modo que los rayos del Sol naciente puedan llegar hasta un espejo de oro, que se remonta a los tiempos de los Maestros Antiguos, y que está montado en la parte delantera. Figuras de piedra de tamaño natural flanquean la entrada del templo por ambos lados. Las paredes interiores están tapizadas con relieves. En una gran arca de piedra hundida en la pared delantera del templo se encuentran las primeras leyes escritas de nuestros Maestros Antiguos”

Luego le sigue Akanis (Fortaleza 1), edificada “sobre una estrecha lengua de tierra, cercana a México, dónde se enfrentan los dos océanos (4).

 

La última, Akahim (Fortaleza 3) quizás la más misteriosa, se encuentra al norte de Brasil lindante con Venezuela.

“ Se parece a Akakor, con su puerta de piedra, el Templo del Sol y los edificios para el príncipe y los sacerdotes. Una piedra labrada en forma de dedo extendido señala el camino hacia la ciudad. La entrada real está oculta detrás de una inmensa cascada de agua. Sus aguas caen hasta una profundidad de 300 metros”. . Yo puedo revelar estos secretos porque desde hace 400 años Akahim está en ruinas.

 

Después de guerras terribles contra los Blancos Bárbaros, el pueblo de los Akahim destruyó las casas y los templos de la superficie y se retiró al interior de las residencias subterráneas. Estas residencias están dispuestas como la constelación estelar de los Dioses y se hallan conectadas mediante unos largos túneles de forma trapezoidal. Hoy en día, sólo cuatro de las residencias están todavía habitadas; las nueve restantes están completamente vacías. Los en un tiempo poderosos Akahim apenas ascienden actualmente a 5.000 almas.

“Akahim y Akakor se comunican entre sí mediante un pasadizo subterráneo y un enorme sistema de espejos. El túnel comienza en el Gran Templo del Sol de Akakor, continúa por debajo del cauce del Gran Río y termina en el centro de Akahim. El sistema de espejos se extiende desde el Akai por encima de la alineación de los Andes, hasta las Montañas Roraina, que es como las llaman los Blancos Bárbaros.

 

Consiste en una serie de espejos de plata de altura equivalente a la de un hombre y montados sobre unos grandes andamios de bronce. Cada mes, los sacerdotes se comunican por este sistema los acontecimientos más importantes en un idioma de signos secretos. Fue de esta forma cómo la nación hermana de los Akahim tuvo noticias por primera vez sobre la llegada de los Blancos Bárbaros al país llamado Perú.”

Además de la descripción de las ciudades subterráneas, se incluyeron otras revelaciones importantes, que acrecentaron aún más el enigma

Tatunca habló de tecnología extraterrestre y documentos antiguos que se ocultarían en los recintos.

“Mi pueblo únicamente ha conservado la memoria del Imperio de Samón y sus regalos a Lhasa, los pergaminos escritos y las piedras verdes. Nuestros sacerdotes los han guardado en el recinto religioso subterráneo de Akakor, en donde también se conservan el disco volante de Lhasa y la extraña vasija que puede atravesar las montañas y las aguas. El disco volante es del color del oro resplandeciente y esta hecho de un metal desconocido. Su forma es como la de un cilindro de arcilla, es tan alto como dos hombres colocados uno encima del otro, y lo mismo de ancho. En su interior hay espacio para dos personas. No tiene velas ni remos.

 

Pero dicen nuestros sacerdotes que con él Lhasa podía volar más rápido que el águila más veloz y moverse entre las nubes tan ligero como una hoja en el viento. La extraña vasija es igualmente misteriosa. Seis largos pies sostienen una bandeja plateada. Tres de los pies apuntan hacia delante, otros hacia atrás. Estos e parecen a cañas dobladas de bambú y son móviles; terminan en unos rodillos de la largura parecida a los lirios del valle. Fieles a los deseos de nuestros Maestros Antiguos, los sacerdotes recogieron todos los conocimientos y todas las experiencias y lo conservaron en las residencias subterráneas.

Los objetos que dan testimonio de 12.000 años de la historia de mi pueblo se guardan en una habitación labrada en la roca. Aquí se hallan también los misteriosos dibujos de nuestros Padres Antiguos. Están grabados en verde y en azul sobre un material desconocido para nosotros. Ni el agua ni el fuego pueden destruirlo.”

 

“Uno de los mapas muestra que nuestra Luna no es la primera y que tampoco es la única de la historia de la Tierra. La Luna que nosotros conocemos comenzó a acercarse a la Tierra y a girar en derredor de ella hace miles de años. En aquel entonces el mundo tenía otro aspecto.

“En el Oeste, allí donde los mapas de los Blancos Bárbaros solamente registran agua, existía una gran isla. Asimismo en la parte septentrional del océano se encontraba una gigantesca masa de tierra. Según nuestros sacerdotes, ambos quedaron sumergidas bajo una inmensa ola durante la primera Gran Catástrofe, la de la guerra entre las dos razas divinas. Y añaden que esta guerra trajo la desolación a la Tierra y también a los mundos de Marte y de Venus, que es como los Blancos Bárbaros los llaman.”

Y también de cuerpos alienígenas en estado de suspensión.

“Entré en el recinto religioso al despuntar la mañana, poco después de la salida del sol. Envuelto en el traje dorado de Lhasa, descendí por una espaciosa escalera. Me condujo al interior de una habitación, y ni aún ahora puedo decir si ésta era grande o pequeña. El techo y las paredes eran de un color infinitamente azulado. No tenían ni comienzo ni final. Sobre una losa de piedra labrada había pan y una fuente de agua, los signos de la vida y la muerte. Un profundo silencio reinaba en la habitación. Repentinamente, una voz que parecía proceder de todas partes me ordenó que me levantara y que entrara en la siguiente habitación, que se parecía al Gran templo del Sol. Sus paredes estaban recubiertas de muchos y muy diversos instrumentos. Brillaban y resplandecía en todos los colores.

 

Tres grandes losas hundidas en el suelo fosforecían como el hierro. Contemplé maravillado los extraños instrumentos durante algún tiempo. Tan deslumbrados estaban, mis ojos por la brillante luz que tarde bastante tiempo en reconocer algo que ya nunca olvidaré. En el centro de la habitación cuyas paredes irradiaban una misteriosa luz se encontraban cuatro bloques de piedras transparentes. Cuando, lleno de temor, pude acercarme, descubrí en ellos a cuatro misteriosas criaturas: cuatro muertos vivientes, cuatro humanos durmientes, tres hombres y una mujer. Yacían en un líquido que los cubría hasta el pecho. Eran como los humanos en todos los aspectos, sólo tenían seis dedos en las manos y seis dedos en los pies.”

Cuando esta información llegó a oídos de los investigadores, Erich Von Däniken, de origen suizo, fue uno de los primeros en retomar la posta abandonada por el periodista alemán. En el libro de Brugger, Däniken , figuraba en los créditos como redactor del prólogo de Akakor, y por ende, contaba con antecedentes en el tema. Teniendo en cuenta el espíritu aventurero que el escritor tan bien supo imprimir en sus libros, no resultó sorpresa su intención de lanzar una expedición en busca de la ciudad perdida, a pesar de la experiencia fallida de Brugger. Pero desde el comienzo, arreciaron las dificultades.

En Testigo de los Dioses, el suizo relató los pormenores que hicieron fracasar la operación.

“Hace dos años entré en contacto, sin que ello guardase ninguna relación con el libro de Brugger, con un señor de Manaus llamado Ferdinand Schmidt. Dicho señor Schmidt había sido toda su vida piloto de la Swissair. Después de jubilarse aceptó la misión de trabajar para la Cruz Roja en Brasil. Esa misión le llevó a Manaus, y en el marco de sus actividades tuvo ocasión de tratar muchas veces a Tatunca Nara. Este le contó al señor Schmidt la historia de su tribu, exactamente en los mismos términos que más tarde publicaría Brugger.

 

Schmidt y yo intercambiamos algunas cartas, y luego tuvimos una entrevista en Zurich. Yo propuse organizar una expedición al territorio de la tribu de Tatunca, como única manera de verificar hasta que punto era verídica tan extraordinaria historia. Schmidt regresó a Manaus y, en su calidad de experto piloto, empezó a programar la expedición, manteniéndose al mismo tiempo en contacto con Tatunca, quién dijo hallarse dispuesto a guiar un pequeño grupo hasta los lugares donde moraba su tribu.

 

La expedición estaba prevista para la primera quincena de julio (1977), y deberíamos acercarnos cuanto fuese posible al territorio de la tribu empleando dos helicópteros. Contábamos para ello con la autorización de la Comisaría brasileña de asuntos indígenas, la FUNAI. El jefe de la expedición iba a ser Tatunca Nara, pues sólo él sabía el emplazamiento de la misteriosa ciudad. Pese a mi gran curiosidad, yo no deseaba lanzarme a ciegas a una aventura que iba implicar para mí un esfuerzo financiero bastante considerable. Después de las conversaciones preliminares, Ferdinand Schmidt convenció al caudillo indígena para que regresara solo, de momento, a reunirse con los de su tribu y recoger allí una prueba convincente de la existencia de artefactos técnicos como los descritos por él.

 

Por ejemplo, Tatunca podría tomar fotografías de los mismos. La presentación de esos documentos sería la señal de salida para la expedición, ya preparada en todos sus detalles. Tatunca recibió una cámara de manejo sencillo y, además, un motor fuera de borda nuevo para su barca. A finales de marzo salió de Manaus con instrucciones de regresar dos meses más tarde. Tatunca nunca apareció.

“Ahora bien, como los indios no tienen la noción de la puntualidad tan definida como nosotros, los retrasos no son cosa rara tratándose de ellos. Por otra parte, era posible que la demora viniese impuesta por condiciones climáticas adversas. A veces, los afluentes del río Negro, llevan tan poco caudal, que dejan pasar una lancha motora y se hace preciso aguardar a las próximas lluvias. El 10 de julio aterricé en Manuas. Tatunca aún no había aparecido. El retraso era de un mes y medio.

 

Sin su presencia, hubiese sido absurdo iniciar la expedición con los helicópteros. Pero la empresa que alquilaba los helicópteros no estaba dispuesta a tener inmovilizados por mucho tiempo sus costosos aparatos. Insistió en que avisáramos con cuatro semanas de anticipación, cuando estuviéramos dispuestos a utilizarlos. Por tanto, si yo hubiera dado luz verde a la expedición el 10 de julio, habríamos tenido que partir cuatro semanas más tarde, con Tatunca o sin él. Como a mediados de julio Tatunca seguía si aparecer, anulé la expedición.

Saqué pasaje para regresar a Europa, y precisamente el último día de mi estancia allí se presentó Tatunca con su barca por el río Negro. Su primera pregunta fue si habíamos recibido las fotos, entregadas diez días antes a un carguero comercial con instrucciones que nos fuesen transmitidas a nosotros. Desde luego, no habíamos recibido nada. Tatunca dijo que había estado con los de su tribu en la ciudad de Akahim, y nos reiteró de nuevo sus manifestaciones acerca de los depósitos de material técnico de los dioses en la mencionada ciudad. El caso es que no lleva consigo ninguna prueba.

 

Cuando se lo reprochamos, él nos contestó que su obligación era mirar por su pueblo y no por nosotros, y que no podía traicionar a los suyos llevándose ningún objeto de los que ellos consideraban sagrados; que ello sería lo mismo que para nosotros robar una Iglesia. Nuestra conversación duró doce horas, y todavía no sé que pensar de toda esa historia. Lo que nos contó no era ilógico ni imposible …¡pero sí extraordinariamente improbable!. Tatunca notó mi desconfianza, y prometió hablar con sus sacerdotes aquella misma noche …”

 

“Tatunca dijo que los indios sabían comunicarse por vía extrasensorial o, como diríamos nosotros, telepática.(5) Si bien, según Tatunca, esa clase de comunicación no emplea palabras ni frases, sino una concentración intensa de sentimientos, de sensaciones como el hambre, el amor, la amistad, el odio, la felicidad, la guerra, la enemistad, y así sucesivamente. Con ello sería posible crear símbolos y entenderse a distancia. Dijo que todos los indios practicaban esta clase de comunicación telepática desde su primera infancia.”

 

“Aplacé mi regreso veinticuatro horas. Al día siguiente, Tatunca se presentó con mucho aplomo y dijo que había conseguido explicar a sus sacerdotes que no podía presentarse ante mí con las manos vacías, pues el hombre blanco no le haría caso. Ahora tenía permiso de los sacerdotes para aportar una prueba capaz de convencerme. Por consiguiente, partiría de nuevo a reunirse con los suyos, recogería la prueba y volvería a Manaus. El señor Schmidt quedó encargado de avisarme por teléfono cuando todo ello se hubiese cumplido. Hasta la fecha Tatunca no se ha presentado con las pruebas prometidas. Sigo esperando.”

Cuando Tatunca se relacionó con Däniken , le contó detalles inéditos de las ciudadelas y que diferían un tanto del relato confiado a Brugger. Uno de esos ejemplos se presentó con Akahim.

El indígena señaló que en esa fortaleza se,

“adoraba un objeto misterioso que hace mucho tiempo atrás había sido entregado a los sacerdotes por los Dioses venidos del cielo en una nave brillante. Un objeto milenario que según las tradiciones comenzaría a cantar en el momento que esos Dioses retornaran a la Tierra. Y que recientemente había comenzado a emitir extraños zumbidos semejantes al de las abejas, causando un intenso fervor y reverencia entre su pueblo”.

Esto motivó las ansias del escritor por encontrar el objeto extraterrestre.

A pesar de sus reservas iniciales, Däniken dio luz verde para que la expedición se concretase. Nuevamente Tatunca y Schmidt fueron convocados. El gobierno brasileño la autorizó, pero con la condición que se contará con la participación de Roldão Pires Brandão, un renombrado arqueólogo y expedicionario. Faltando dos días para arribar a Akahim, se produjo un confuso episodio que involucró a Pires Brandão (6), el cual resultó herido de bala en un brazo, hecho calificado como “accidente”.

Durante la travesía truncada, Pires Brandão observó extrañas formaciones en la selva. A su regreso partió en un vuelo por la zona, dándose cuenta que esos montículos no eran normales, sino que se asemejaban a pirámides. Por esa época un grupo de exploradores ingleses intentaban llegar a Akahim a través de Venezuela. Temiendo perder la primicia, el arqueólogo informó de su descubrimiento a la revista “Veja”, una de las más importantes de Brasil. El 1 de Agosto de 1979, un reportaje de cinco páginas mostró el increíble hallazgo. La noticia recorrió el mundo (7).

 

Cuatro años antes, en 1975, el satélite Landsat de la NASA había captado diez formaciones piramidales en el sudeste del Perú, en la zona de Alta Madre de Dios.

 

NOTAS

1.    “Karl Brugger tenía tatuada en su pecho una tortuga, igual a la que también posee Tatunca Nara, en idéntico lugar de su cuerpo. Es el emblema de la tribu Ugha Mongalula: la bala asesina perforó justamente ahí”.

2.    “En 1977, un medio europeo, Spekula, publicó un artículo crítico sobre la historia de Akakor. Las comparaciones entre las declaraciones del libro, y las grabaciones mostraron serias desviaciones. Se advirtieron conceptos más refinados e intelectuales que de ningún modo se esperaban de un indígena de la selva. Se determinó, que Brugger habría manipulado Crónica de Akakor, intercalando pasajes completos de viejas leyendas mitológicas.”

3.    Obispo Grotti.

4.    ¿Istmo de Panamá?

5.    Tatunca contó a Karl Brugger que sus sacerdotes: “saben como transmitir el pensamiento si utilizar palabras. Esto le permite comunicarse con otras personas a través de las más largas distancias, no en detalle, sino que pueden trasmitirse si su corazón están alegres o tristes. Pero para esta comunicación son precisos el conocimiento del legado de los Dioses y un poder absoluto sobre las fuerzas mentales”.

6.    “Durante la 5ta. reunión mundial de la “Ancient Astronaut Society” realizada en julio de 1978 en Chicago (EE.U), Daniken hizo un relato pormenorizado y ampliado de los hechos … manifestando su esperanza de que la expedición pudiera obtener el ansiado contacto con la civilización subterránea de Akakor. Pero tres meses después, en la revista “Ancient Skies”, órgano de la asociación mencionada … en su volumen 5, nº 4, el propio renombrado escritor aparecía suscribiendo un comunicado – o al menos, a él se le atribuía – donde narraba los enormes problemas que había causado Roldão, que entre otras menudencias se hirió con sus propia arma, por negligencia en el manejo de la misma, y por eso se debió forzar el regreso de los expedicionarios cuando sólo faltaban dos días para llegar a Akahim.

 

El itinerario que había seguido era el curso del Río Negro, y luego penetraron en un sub-afluente del Amazonas donde, como la región era muy montañosa debieron continuar su camino a pie. Fue justamente al llegar a la base de un cerro donde Brandão se accidentó y, por fortuna, pudo socorrérsele a tiempo, pero tenía fiebre muy alta y habría fallecido, de continuar . Así accedieron a un puesto policial, donde un hidroavión recogió al grupo, trasladándolo sin perdida de tiempo a Manaus”.

 

“Según parece, Brandão se autolesionó con el fin de detener la expedición organizada por Dãniken una vez que él tuviese localizada la ubicación exacta de las pirámides”. Así aseguró para Brasil la primicia del descubrimiento, adelantándose a otras expediciones extranjeras que ya merodeaban por la zona.

7.    “Casi enseguida surge una cohorte de negadores, juzgando que esas elevaciones no tienen nada de pirámides; manifestando “son sólo pequeños morros”. A eso Daniken se siente obligado a responder y en forma enfática publica en la primera página del nº 14 (volumen 6) de Ancient Skies (septiembre-octubre de 1979) un caluroso artículo, con el título de “Akahim existe”, ilustrándolo con la fotografía de una forma piramidal”.