Archivo de la categoría: EGIPTO Y RESTO DE AFRICA

Encuentran impactantes tatuajes en una momia de más de 3.000 años

Por Sputnik

En Egipto, un grupo de arqueólogos encontró tatuajes en una momia de más de tres milenios de antigüedad, que podrían haber servido para demostrar los poderes religiosos de la mujer que los llevaba. ¡Echa un vistazo!

¿Piensas que el arte corporal es una cuestión de la época contemporánea? Si crees que es así, te estás equivocando. Son numerosas las evidencias que demuestran que los tatuajes existen desde épocas inmemoriales.

Un equipo de arqueólogos franceses acaba de descubrir que los dibujos en la piel de una momia de 3000 años de antigüedad son tatuajes con una enorme cantidad de dibujos, y que la momia era de una mujer de la elite o de un alto cargo oficial.

Los tatuajes, encontrados en una momia del Egipto dinástico, representan verdaderos objetos. La momia presenta dibujos de flores de loto en las caderas, vacas en uno de sus brazos y simios en su cuello. Es una diferencia sustancial con los tatuajes que se habían encontrado hasta ahora, que eran apenas puntos o líneas.

HACE 11,000 AÑOS EL DESIERTO SÁHARA FUE UN BOSQUE Y LA ESFINGE YA ESTABA CONSTRUIDA

escrito por Peter de Menocal y Jessica Tierney

unnamed.jpg

Mediante un análisis de sedimentos marinos, los investigadores de la Universidad de Arizona han determinado los patrones de la lluvia en el Sáhara durante un período que duró 6.000 años.

Resultado de imagen de El Sáhara fue verde durante 6.000 años con 10 veces más lluvia que ahora. Artículo publicado enMysteryPlanet.com.ar: “El Sáhara fue verde durante 6.000 años con 10 veces más lluvias que ahora”.

Lo que hoy es el Desierto del Sáhara era el hogar de cazadores-recolectores que vivían de los animales y las plantas presentes en las sabanas de la región y en las praderas arboladas hacía entre 5.000 y 11.000 años.

Seguir leyendo HACE 11,000 AÑOS EL DESIERTO SÁHARA FUE UN BOSQUE Y LA ESFINGE YA ESTABA CONSTRUIDA

Una momia bicéfala con cabeza de niña y de cocodrilo es expuesta por primera vez al público

Por RT

En un principio, la momia se mantuvo en el Palacio de Yildiz de Estambul tras ser traída desde Egipto. Sin embargo, fue ‘exiliada’ de allí luego de que la cabeza de cocodrilo causara espanto entre los residentes de la corte.

En Turquía, una antigua momia egipcia con dos cabezas —una de una niña y la otra de un cocodrilo— fue fotografiada por primera vez después de haber estado apartada de los ojos del público durante más de un siglo, informó en exclusiva el diario Hurriyet.

Según explicaron los expertos turcos, la momia está compuesta por los restos de una princesa del antiguo Egipto no identificada y el cuerpo y el cráneo de un cocodrilo del Nilo. La leyenda a su alrededor cuenta que la pequeña murió atacada por uno de estos reptiles y los gobernantes de la época decidieron combinar los dos cuerpos con la creencia de que la joven heredera del faraón resucitaría convertida en cocodrilo.

Hürriyet Daily News

@HDNER

Here is the two-headed mummy in Istanbul that was once sent to exile by the Ottoman sultan: http://hry.yt/PNcqk 

Seguir leyendo Una momia bicéfala con cabeza de niña y de cocodrilo es expuesta por primera vez al público

PARANTROPOLOGÍA: RELATOS QUE DESAFÍAN LA LÓGICA

Las cenizas adivinatorias zulúes 

A finales del siglo XIX, D. Leslie penetró en territorio zulú en busca de sus cazadores kafari. Siguió determinadas pistas que le habían facilitado algunos informantes, pero al alcanzar el lugar del posible encuentro no había nadie. Decepcionado y frustrado, uno de sus criados le aconsejó consultar a un vidente a lo que Leslie accedió. El hechicero zulú conocía el secreto arte de “abrir las puertas de la distancia” y para ello prendió ocho fuegos pequeños, tantos como los cazadores que buscaba el explorador. La ceremonia comenzó arrojando a las llamas dos objetos: unas raíces que desprendían desagradable olor y una piedra por cada hoguera. Después, el oficiante tomó una medicina que le indujo un trance muy violento y convulsivo durante diez minutos.

A continuación, empezó la verdadera adivinación, según refirió Leslie en su obra Among the Zulú and Amatongos, publicada en 1875: “Dio la impresión de despertarse, se dirigió a uno de los fuegos, removió las cenizas, miró con atención el guijarro, describió fielmente al hombre y dijo: ‘Este hombre murió de fiebre y tu fusil se ha perdido’. Luego, se situó ante el segundo fuego: ‘Este hombre (correctamente descrito) ha matado cuatro elefantes’ y pasó a describir sus colmillos. Fue luego ante el tercer fuego: ‘Este hombre (tras describirlo también) ha sido muerto por un elefante, pero tu fusil volverá a casa’, y así con el resto, con descripciones minuciosas y correctas de los hombres y con la indicación de su éxito o su fracaso”. Precisa Leslie en su estudio que también le comunicó el hechicero dónde estaban los supervivientes y que regresarían al cabo de tres meses aunque no por el itinerario esperado. Remata la exposición el etnógrafo diciendo: “Estas informaciones, de las que tomé diligente nota, más tarde, para mi gran estupor, se revelaron exactas en todos sus detalles. Que este hombre hubiera podido obtener esa información de los cazadores por vía normal era poco probable: se encontraban diseminados por una región a unas doscientas millas de nosotros”.

Seguir leyendo PARANTROPOLOGÍA: RELATOS QUE DESAFÍAN LA LÓGICA

Aquí hay una mirada detallada al misterioso eje de Osiris debajo de las pirámides de Giza

Si viajas a la meseta de Giza, debes saber que hay muchas cosas increíbles por explorar, además de las tres pirámides principales.

Una de esas características fantásticas es la llamada Tumba de Osiris, o comúnmente conocida como el Eje de Osiris.

Ubicada bajo la calzada de piedra de la Pirámide de Kefrén, esta enigmática tumba es una estructura misteriosa compuesta de varios niveles intrincadamente tallados debajo de la superficie.

A pesar de que su existencia se conoce desde hace algunos años, no fue hasta hace poco que la estructura fue excavada y documentada adecuadamente.

En la antigüedad, el pozo era utilizado por personas como un agujero para nadar ya que estaba lleno de agua.

Selim Hassan y su equipo fueron uno de los primeros en explorar el eje en la década de 1930 , pero no fue hasta 1999 cuando la estructura fue completamente excavada por Zahi Hawass. Para 1999, los niveles de agua en la meseta de Giza se habían reducido hasta el punto de que era posible realizar una excavación detallada.

Aquí está la descripción de Selim Hassan del Eje de Osiris:

Las excavaciones de Selim Hassan de 1933-34 informan para Giza .

“Sobre la superficie de la calzada, primero construyeron una plataforma en la forma de una mastaba, utilizando piedras tomadas de las ruinas del corredor cubierto de la calzada. En el centro de esta superestructura, hundieron un pozo, que atravesaba el techo y el piso del subterráneo que pasa por debajo de la calzada a una profundidad de unos 9.00 m. En la parte inferior de este eje se encuentra una cámara rectangular, en el piso del lado este de la cual se encuentra otro eje. Esto desciende alrededor de 14.00 m. y termina en una espaciosa sala rodeada por siete cámaras funerarias, en cada una de las cuales hay un sarcófago. Dos de estos sarcófagos, que son de basalto y son monolíticos, son tan enormes que, al principio, nos preguntamos si contuvieron los cuerpos de los toros sagrados “.

Se reveló que el eje está compuesto por tres niveles diferentes.

El primer nivel se encontró que estaba vacío .

El segundo nivel es un túnel que conduce a una habitación con otras seis cámaras talladas en las paredes de piedra. Dentro de estas cámaras, los investigadores han recuperado tiestos de cerámica, perlas de cerámica y ushabtis (figurillas de sirvientes pequeños).

Además, se encontraron sarcófagos de basalto en las cámaras C, D y G; se encontraron restos esqueléticos mal descompuestos en los sarcófagos de las Cámaras C y G. De acuerdo con los motivos estilísticos, los artefactos, incluidos los sarcófagos, datan de la Dinastía 26 ( ibid : 386-87 ).

Una visión general de Osiris Shaft.

En la cámara más baja del pozo de Osiris, unos 30 metros debajo de la superficie se encuentra un misterio descrito por Herodoto, que fue descartado como un mito por los estudiosos de la corriente principal.

Sin embargo, resultó que Herodoto tenía razón todo el tiempo, y los eruditos de la corriente principal estaban equivocados.

La cámara más baja del pozo es una especie de sala subterránea , y en su interior se encuentra un sarcófago, perfectamente conservado y vacío. El tercer nivel de Osiris Shaft es más complejo en cuanto a diseño y arquitectura.

El descubrimiento más importante realizado en el tercer nivel del Eje Osiris fue la cerámica pulida de rojo, que contiene restos de pintura blanca. Los expertos lograron fechar los restos de cerámica de la dinastía 6thy, del final del Reino Antiguo.

Esto significa que la cerámica recuperada en el tercer nivel es, de hecho, el material datable más antiguo posible en todo el complejo.

Con base en la investigación y la evidencia arqueológica recuperada a lo largo de los años, se cree que el Eje de Osiris data originalmente del Imperio Antiguo, más precisamente a la Dinastía Sexta (2355-2195 aC).

El eje de Osiris se abrió al público por primera vez en 2017.

Recientemente, el autor e investigador Brien Foerster exploró Osiris Shaft.

¿El resultado?

Seguir leyendo Aquí hay una mirada detallada al misterioso eje de Osiris debajo de las pirámides de Giza

¿Quiénes fueron los misteriosos Shemsu Hor egipcios?

Mencionados en el Papiro de Turín, también conocido como Canon Real de Turín, y en otros supuestos textos históricos, los Compañeros de Horus, o Shemsu Hor, constituyen uno de los enigmas más sorprendentes de la prehistoria egipcia. Las alusiones a estos misteriosos personajes son muy difusas, pero tal vez su intervención en tiempos muy anteriores a la Primera Dinastía pudo concretarse en el diseño estelar de la Gran Esfinge y de otros importantes monumentos. Pero, ¿quiénes eran los Shemsu Hor? Para los egiptólogos, se trata de entidades legendarias y sin base real. Otros investigadores, en cambio, creen que desarrollaron un papel muy relevante como intermediarios entre los dioses y los hombres. Olvidados al comienzo de los tiempos y considerados por los investigadores como un producto de la imaginación de los antiguos egipcios, algunos dioses reclaman hoy su autenticidad. Lejos de ser un producto de la fantasía, los Shemsu Hor de Egipto pudieron haber gobernado este país hace miles de años.  Egipto es una de las más longevas de las civilizaciones de la historia conocida de la humanidad. Del 3100 a.C. al 30 a.C., el país del Nilo conoció 30 dinastías y 170 faraones. Tres mil años de sorprendente historia que los egiptólogos han dividido en tres grandes imperios: Antiguo, Medio y Nuevo. Pero, antes de esta época, ¿qué sucedió? La respuesta se encuentra en el Museo de Turín, Italia, donde se conservan 160 fragmentos de un papiro conocido como Canon Real de Turín, antes mencionado. Se trata de una lista apócrifa de reyes, descubierta en 1822 en la antigua ciudad de Tebas. Aunque el famoso Champollion, considerado padre de la egiptología, reconoció su importancia de inmediato, los investigadores actuales relegan la lista a un simple mito. ¿Por qué? Porque el documento refiere que, en el principio de los tiempos, Egipto fue gobernado durante 11.000 años por un grupo de seres, semidivinos, a los que denomina Shemsu Hor, los Compañeros de Horus.

Seguir leyendo ¿Quiénes fueron los misteriosos Shemsu Hor egipcios?

Arqueólogos encuentran vestigios del templo de Osiris

Osiris es el dios egipcio de la resurrección, símbolo de la fertilidad y regeneración del Nilo. | Foto: National Geographic

Por telesurtv

El templo data de la dinastía XXV (747-664 a.C.) y está ubicado al sur del décimo pilón de Karnak.

El director del departamento de Antigüedades Egipcias Antiguas, Ayman Ashmaui, informó mediante un comunicado que fueron encontrados dentro del complejo del templo faraónico de Karnak, en la ciudad monumental de Luxor, en el sur del país, vestigios de un santuario dedicado al dios Osiris.

Los arqueólogos han localizado la entrada del santuario, columnas y paredes interiores, además de restos de una tercera cámara, el suelo y las rocas que servían de cimientos y data de la dinastía egipcia XXV.

El templo de Karnak está ubicado junto a las ruinas del templo de Luxor y la necrópolis de Tebas. Foto: National Geographic

Entre los artículos hallados también se encuentra una colección de cerámica, la parte inferior de una estatua de una figura sentada y parte de un panel decorado con un carnero, un ganso, símbolos del dios Amón, y un disco solar alado.

Ashmaui explicó que dada la ubicación del templo se puede considerar que era uno de los más importantes dedicados a Osiris en Karnak.

El templo Karnak fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979 y constituye una de las principales atracciones turísticas de Egipto.