Archivos de la categoría darwinismo-BIOLOGIA

Qué es el “nacimiento virginal”, uno de los mayores misterios de la biología, y otras 3 historias curiosas de sexo en el reino animal

Qué es el

Los “detectives” de la BBC, el genetista Adam Rutherford y la matemática Hannah Fry, tratan de desentrañar “el enigma del sexo”. Y es que, si hay especies que se reproducen sin relaciones sexuales, ¿es realmente necesario el sexo?

BBC Mundo

Espermatozoide +óvulo = reproducción. ¿Hay en el reino animal alguna especie que no encaje en este esquema? ¿Y para qué sirven realmente las relaciones sexuales?

Con esas preguntas en mente parten los “detectives” de la BBC, el genetista Adam Rutherford y la matemática Hannah Fry, hacia su última misión: desentrañar “el enigma del sexo” .

Y lo primero que tienen que observar está en el zoológico de Londres.

“Estamos aquí para ver un espécimen increíble”, dice Fry.

“No, no es él. Éste es el herpetólogo Chris Michaels, quien nos mostrará la principal atracción del zoo”.

Se refiere a Ganas, el dragón de Komodo que llegó a Reino Unido procedente del Zoo Randers de Dinamarca, cumplió 10 años en febrero, mide 1,75 metros de largo y pesa unos 29 kilos.

Su especie es el primero de los ejemplos del carnaval de prácticas sexuales y reproductivas que existen en la naturaleza y que Fry y Rutherford exploran en esta ocasión.

1. Dragones vírgenes

El dragón de Komodo ( Varanus komodoensis ), también llamado monstruo de Komodo, es una especie de saurópsido de la familia de los varánidos, endémico de algunas islas de Indonesia central.

Es el lagarto de mayor tamaño del mundo, con una longitud media de dos a tres metros y un peso de unos 70 kilos.

Dragón de Komodo

Getty Images
Los dragones de Komodo hembras suelen reproducirse a veces por partenogénesis, un proceso que solo da descendientes machos.
 

Pero esa no es su única particularidad.

“Es producto de la partenogénesis , lo que significa que no tiene padre y su madre lo creó ella sola”, explica Michaels, el experto en herpetología, la rama de la zoología que estudia a los reptiles y anfibios.

“¿Así que se quedó espontáneamente embarazada de él? ¿Y dio a luz siendo virgen?”, le pregunta Fry.

“Sí. Es algo que los dragones de Komodo hacen ocasionalmente, como también algunos otros reptiles y vertebrados”, le contesta Michaels.

Se trata del también conocido como “nacimiento virginal” .

“Lo que el proceso da es un dragón macho con los cromosomas perfectamente normales, pero todos de la madre”.

Inicialmente se pensó que un nacimiento de hembra virgen ocurría en situaciones extremas.

Los únicos casos documentados habían ocurrido entre animales cautivos, quizás por estrés y aislamiento, y como única opción para prolongar la descendencia.

Sigue leyendo Qué es el “nacimiento virginal”, uno de los mayores misterios de la biología, y otras 3 historias curiosas de sexo en el reino animal

LOS ELEFANTES SON MÁS INTELIGENTES DE LO QUE SE IMAGINABA

Se comunican entre sí, comparten traumas y viajan de noche para no ser cazados.


Se estima que en los últimos 22 años, más de 30.000 ejemplares han viajado hasta Botswana conviritiéndola en el hogar de una tercio de la especie que habita en África. Pixabay.

En el norte de Botswana (Africa) está el Parque Nacional de Chobe. Un santuario de 11.700 kilómetros cuadrados donde los elefantes africanos deambulan sin peligro, beben agua de los abrevaderos, se alimentan en extensos campos y juegan entre sí para animar a los más pequeños. Sus vidas son tan anhelada por otras poblaciones de países cercanos que, aseguran los investigadores, muchos de ellos migran a estos lugares donde está prohibida la caza en busca de tranquilidad.

La prueba es que, mientras disminuye el número de elefantes en todo el continente, las poblaciones en un parque como Chobe han crecido considerablemente. Se estima que en los últimos 22 años, más de 30.000 ejemplares han viajado hasta Botswana conviritiéndola en el hogar de una tercio de la especie que habita en África.

Por eso se cree que “el movimiento sistemático de elefantes en Botswana está vinculado a su supervivencia. Es decir, los elefantes están utilizando rutas migratorias bien conocidas en este país para huir de las amenazas de los territorios vecinos”, explicó Mark Hiley, cofundador de National Park Rescue, una organización sin fines de lucro con sede en el Reino Unido al sitio web Quartz.

Aunque eso no es todo. Expertos de la organización benéfica Save the Elephants con sede en Nairobi han seguido la pista de varios ejemplares para saber a qué le están huyendo y cómo. La hipótesis que tienen es que los elefantes viajan preferiblemente de noche como mecanismo de protección, alejándose lo mayor posible de la caza furtiva, el conflicto, la urbanización, la agricultura y otras presiones latentes en el continente.

En esos viajes, de hecho, investigadores de la Universidad de Twente(Países Bajos) han evidenciado que los elefantes se comunican a través de gestos sofisticados, sonidos, infrasonidos e incluso secreciones químicas para transmitir mensajes entre sí con fines de supervivencia. De esa manera se advierten sobre los peligros que puedan toparse durante la travesía.

No solo para hablar sobre las amenazas de ese viaje, sino para contarse los traumas pasados. Esa es la teoría de Joyce Poole, cofundadora y directora científica de ElephantVoices, una organización que estudia el comportamiento social y la comunicación de los elefantes africanos. De acuerdo con la experta, la guerra civil que hubo en Mozambique de 1977 a 1992 diezmó la población de elefantes en casi un 90 %.

Los soldados comían sus carnes e intercambiaban el marfil por armas y municiones. Al parecer, las nuevas generaciones conservan tales recuerdos. “Cuando los grupos familiares de elefantes entran en contacto con personas, las mujeres mayores y con experiencia suelen comunicar a sus familiares que existe una amenaza y cobrarán o huirán dependiendo de la situación. Los terneros y los juveniles aprenden cómo reaccionar de sus madres”, sostiene Poole.

http://www.periodicoelnuevomundo.com/2018/03/los-elefantes-son-mas-inteligentes-de.html

La teoría del implexo: el gran árbol genealógico de la humanidad.

“Todo el mundo tiene dos progenitores, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, 16 tatarabuelos, etc. Por cada generación que retrocedamos, tendremos el doble de antepasados directos. Cabe advertir que este problema guarda mucha semejanza con el del ajedrez persa. Si, por ejemplo, cada 25 años surge una nueva generación, entonces 64 generaciones atrás serán 64 x 25 = 1.600 años, es decir, justo antes de la caída del imperio romano. De este modo, cada uno de los que ahora vivimos tenía en el año 400 unos 18,5 trillones de antepasados directos…, o así parece. Y eso sin hablar de los parientes colaterales.
Ahora bien, esa cifra supera con creces la población de la Tierra en cualquier época; es muy superior incluso al número acumulado de seres humanos nacidos a lo largo de toda la historia de nuestra especie. Algo falla en nuestro cálculo. ¿Qué es?
Bueno, hemos supuesto que todos esos antepasados directos eran personas diferentes. Sin embargo, no es ése el caso. Un mismo antepasado se encuentra emparentado con nosotros por numerosas vías diferentes. Nos hallamos vinculados de forma repetida y múltiple con cada uno de nuestros parientes, y muchísimo más con los antepasados remotos. Algo parecido sucede con el conjunto de la población humana. Si retrocedemos lo suficiente, dos personas cualesquiera de la Tierra encontrarán un antepasado común. (…) Cuando dos personas proceden de una misma nación o cultura, o del mismo rincón del mundo, y sus genealogías están bien trazadas, es probable que se acabe por descubrir a su último antepasado común.

 En cualquier caso, las relaciones están claras: todos los habitantes de la Tierra somos primos.”Carl Sagan.

Se trata de la teoría del implexo, como lo explica el genealogista Pablo Briand: “Todos necesariamente tenemos 2 padres. Y 4 abuelos. Y 8 bisabuelos. Y 16 tatarabuelos. Si seguimos a la sexta generación, descendemos de 32 personas. En la séptima, de 64. En la octava, de 128. En la novena, de 256. En la décima, de 512. En la onceava, de 1024. En la doceava, de 2048. Y así sucesivamente, hasta que encontramos (oh!) en esta progresión exponencial que en la generación Nº 18 descendemos de 131.072 personas. Hasta aquí todo es posible. Pero si seguimos adelante, en la generación nº 32 -sólo hace 800 años- descenderíamos de 2 mil millones de personas. Y en la generación Nº 41, de 1 billón (aproximadamente) de personas. Y aquí viene la pregunta: ¿cómo puede esto ser posible si en el siglo 9 no había esos habitantes en el mundo, sino tan sólo unos 200 millones?
La respuesta es una consecuencia necesaria: para que esto sea cierto (y lo es) los antepasados tienen que repetirse.
En genealogía, esto se llama “implexo”. Es decir, hay un punto en el pasado en el que la ascendencia, en lugar de expandirse, se comprime.”

“Es por eso que hay que tener cuidado con las ideas sobre distintas razas, etnias y los prejuicios que ello acarrea: todos los seres humanos somos mucho más hermanos de lo que creemos!”
Ya en 1930, el escritor húngaro Frigyes Karinthy decía que cualquier persona está conectada a otra a través de una cadena de cinco intermediarios que se conocen. Es decir, entre dos personas cualesquiera de este planeta sólo hay una separación de seis grados o conectores.

En 2004 un grupo de científicos del MIT de Massachusetts ya calcularon el ancestro común de todos los seres humanos vivos, y explicaron que si nos remontamos 75 generaciones (unos 2.000 años), toda la humanidad está conectada a un mismo árbol genealógico. Es decir, tenemos los mismos ancestros en muchas ramas. Que todos somos familia, todos somos primos.

En 2015, el genetista Kari Stefansson creó deCODE en su país, Islandia, donde los vikingos hicieron su aparición alrededor del año 1.000. De esta manera, creó un inmenso y meticuloso mapa genético que se extiende a un tercio de la población del país. Así, evitan incestos en un país de unos 300.000 habitantes. La mayoría de los islandeses están relacionados en su 6ª y 8ª generación.

Un árbol genealógico de 6000 parientes, siete generaciones, con matrimonios en rojo.
Actualmente, un grupo de investigadores, dirigido por Yaniv Erlich de MyHeritage (una plataforma genealógica online), ha analizado el parentesco de 86 millones de personas y ha creado el mayor árbol genealógico construido hasta la fecha. En él, hay 13 millones de personas conectadas a lo largo de 11 generaciones y agrupados en 5,3 millones de familias distintas. Se remonta a 5 siglos y recoge datos de perfiles públicos que provienen únicamente de Europa y América del Norte desde Geni.com, una web donde las personas comparten sus árboles genealógicos y de la que es dueña MyHeritage. La información incluye cuándo y dónde nació y murió cada persona. Y visualiza que la endogamia, las relaciones sexuales entre parientes consanguíneos, ha sido muy habitual en la antigüedad. Y no solo entre la aristocracia o para conservar el linaje. Es más, el ferrocarril hizo que la gente se dispersara más, pero las parejas siguieron formándose entre parientes. Antes del año 1850 era un hecho común casarse con algún familiar lejano, sobre todo primos cuartos, cerca de donde habían nacido, más o menos a 10 kilómetros de distancia. Y no fue tanto los avances del transporte, sino un cambio cultural en occidente, la causa que evitó los casamientos entre familiares. Sigue leyendo La teoría del implexo: el gran árbol genealógico de la humanidad.

LOS GENES DE ESTA TRIBU LLEVAN EL ADN DE UNA ESPECIE DESCONOCIDA

La nueva evidencia encontrada por los científicos ha comenzado a sugerir que las personas que viven en las islas de Melanesia podrían tener ADN humano que el mundo nunca ha visto.

La teoría es que el ADN no proviene de un Neanderthal o Denisovan (que son las dos especies antiguas con las que más estrechamente relacionamos a los humanos). Los científicos creen que provienen de una nueva especie no descubierta que se deriva del Pacífico Sur, al noreste de Australia.

¿HAY UNA NUEVA ESPECIE “HUMANA” QUE ESPERA SER DESCUBIERTA?

Bohlender, un científico que estudia el ADN y su importancia histórica, realizó un estudio que analizaba a los humanos y cómo están vinculados con los neandertales y los denisovanos. Llegó a la conclusión de que en este momento no estamos mirando la historia antigua de los humanos por completo.

Bohlender no dice que no estemos estrechamente conectados con los neandertales y los denisovanos, sino que tenemos una conexión con otra especie que no está identificada. Es de conocimiento común que hace más de 100.000 años nuestros antepasados ​​emigraron de África y se les presentaron otras especies de homínidos que viven en Europa y áreas similares.

Vemos esto a través de varios estudios que afirman que tenemos entre 1,5 y 5 por ciento de ADN. Además, un estudio realizado este año relacionó el ADN de los neandertales con las enfermedades (es decir, depresión, ataques cardíacos, etc.) y que el VPH se transmitió entre los neandertales y los denisovanos.

A través de estas fuentes altamente creíbles, Bohlender estima que lo que sabemos sobre la historia de los neandertales podría ser bastante diferente. Afirma que debido a estas varias cosas que le sucedieron a los neandertales y su importante línea de tiempo de especies, debe haber habido más conexiones que no conocemos.

Aquí es donde Bohlender presenta su tercera especie que tuvo un papel crítico, hay un período y puede ayudar a explicar por qué tenemos ADN desconocido en humanos.
Via: disclose.tv

Los genes de esta tribu llevan el ADN de una especie desconocida

Hachas de mano “gigantes” de 300,000 años de antigüedad utilizadas por el ancestro misterioso encontrado en España

Los investigadores han descubierto hachas de mano ‘gigantes’ que datan de entre 200,000 y 300,000 años. Se cree que los hachas de mano fueron utilizados por un misterioso ancestro humano para cortar presas en la Europa prehistórica, informan expertos.

Las herramientas “gigantes” fueron utilizadas por el hombre antiguo para procesar materiales duros como madera y cadáveres y fueron descubiertas en un sitio arqueológico en Proto Maior en España.

Además, un estudio reciente llevado a cabo en las hachas gigantes, sugiere que pudo haber dos especies de humanos antiguos, que vivieron cerca uno del otro por largos períodos de tiempo.

Crédito de la imagen:  Eduardo Mendez Quintas

Un grupo usó tecnologías recientemente importadas de África, mientras que las otras eran residentes de larga data.

En Porto Maior, ubicado en Galicia, un grupo de arqueólogos, liderados por expertos del Centro Nacional de Investigación de la Evolución Humana, han encontrado un importante repositorio de grandes herramientas que datan de hace casi 300,000 años.

Las herramientas tienen un estilo distintivo conocido como Acheulian, que se ve mucho más frecuentemente en África y Medio Oriente que en Europa.

La naturaleza del hallazgo sugiere que los humanos pueden haber usado estas herramientas para cruzar el Mediterráneo hace 300,000 años, pero no tenemos idea de cómo.

También muestra que el estilo Acheulean coexistió durante un largo período de tiempo con otro estilo de herramientas, muy probablemente pertenecientes a una especie diferente de humanos primitivos.

Las conclusiones, recientemente publicadas en la revista Scientific Reports, señalan que aunque ya se habían encontrado herramientas similares en el suroeste de Europa, nunca se habían encontrado en esta cantidad. Los expertos han recuperado un total de 159 piezas, con un peso de 118 kilogramos.

Las piezas son más grandes y pesadas que las encontradas en otras partes de Europa, mientras que son consistentes con las de otros continentes.
Sigue leyendo Hachas de mano “gigantes” de 300,000 años de antigüedad utilizadas por el ancestro misterioso encontrado en España

LOS ESPERMATOZOIDES TIENEN UNA COLA BASTANTE COMPLEJA

La estructura hallada en la cola del espermatozoide. Foto U. Gotemburgo

Aunque es esencial para la reproducción humana y ha sido estudiado en detalle, cuál no sería la sorpresa de científicos que al estudiar espermatozoides encontraron una extraña estructura en la cola.

Mediante tomografía crioelectrónica, que permite tener las células congeladas en hielo sin agregar químicos, pudiéndose observar incluso las proteínas dentro de la célula, los investigadores detectaron una nanoestructura en la cola del espermatozoide.

La cola es una máquina muy compleja, compuesta por miles de diferentes tipos de bloques constitutivos, dentro de los cuales las llamadas tubulinas, unos microtúbulos en los que miles de moto-proteínas (moléculas que se pueden mover) están adheridas, halan la cola, se dobla y el espermatozoide puede nadar hacia el óvulo.

“Es increíble que funcione. El movimiento de miles de moto-proteínas tiene que estar muy coordinado para que el espermatozoide pueda nadar”, explicó Johanna Höög, investigadora de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), quien lideró el estudio.

La intención del estudio era estudiar cómo aparecían las colas de los espermatozoides en 3D, para conocer más acerca de su funcionamiento.

“Cuando miramos las primeras imágenes, detectamos algo que nunca habíamos visto dentro de los microtúbulos: una espiral desde la punta del espermatozoide y cerca de 1/10 del tamaño de la cola”.

¿Para qué sirve? ¿Qué es? No se sabe. Los investigadores creen que ayuda a que el espermatozoide se enfoque en nadar rápido hacia el óvulo.

POR RAMIRO VELÁSQUEZ GÓMEZ
http://www.periodicoelnuevomundo.com/2018/02/los-espermatozoides-tienen-una-cola.html

ASOMBROSO DESCUBRIMIENTO REVELA QUE HORMIGAS QUE SON HERIDAS EN COMBATE RECIBEN TRATAMIENTO DE OTRAS HORMIGAS; LLLEGANDO A SALVAR HASTA EL 70% DE LOS HERIDOS EN UN COMBATE

El espíritu gregario de las hormigas es difícil de superar y un reciente estudio sugiere que las hormigas incluso son capaces de tratar a sus heridos para que éstos se recuperen. Las hormigas, al cazar termitas, pueden sufrir graves heridas que podrían significar el fin de los “soldados”, pero algunos de ellos logran salvarse gracias al tratamiento que reciben.

Las hormigas africanas Megaponera analis realizan redadas para identificar colonias de termitas que pueden servirles de alimento. En estas redadas, las hormigas exploradoras, que son un grupo reducido dentro de la colonia, pueden llegar a salir heridas.Investigadores de la Universidad de Würzburg en Alemania descubrieron que después de las batallas, algunas de estas hormigas pierden extremidades y resultan heridas. Sin embargo, ocurre que otras hormigas llegan a su ayuda y las cargan a sus nidos. Ya en casa, las hormigas heridas reciben atención de sus camaradas que limpian sus heridas lamiéndolas. Como lo sabe instintivamente un niño, la saliva es curativa.

Este hallazgo constituye la primera vez que se observa en la naturaleza que otro animal que no sea el ser humano trate médicamente a sus heridos. Existen caso anecdóticos entre primates, entre madre e hijo, pero no han sido encontrados como algo sistemático.

Los tratamientos médicos entre las hormigas reducen la mortalidad en un 70%, probablemente debido a infecciones, según los investigadores.  Notablemente, las hormigas que se saben mortalmente heridas, rechazan el tratamiento y aquellas que tienen heridas más ligeras se comportan de manera frenética para llamar la atención de las rescatistas. Presumiblemente esto para hacer más eficiente el trabajo de la colonia -lo cual es su único interés- y evitarle esfuerzos en vano. De alguna manera en estos insectos sociales su sistema inmune es externo: yace en la totalidad de la colonia que se cuida entre sí.

http://pijamasurf.com/2018/02/descubren_que_las_hormigas_tienen_quotmedicosquot_que_tratan_a_heridos_despues_de_combates/

La especie humana ya ha alcanzado sus límites físicos

No vivirá más tiempo, ni será más alta, ni superará sus récords deportivos
La especie humana ha alcanzado ya sus límites físicos: no vivirá más tiempo, no será más alta ni tampoco alcanzará significativos récords deportivos, según un estudio que analizó las tendencias históricas de estos indicadores biológicos de los humanos. Su nuevo reto es conservar estos logros a pesar del cambio climático.

Los seres humanos no podemos vivir más de 150 años y tampoco ser más altos o alcanzar significativos récords deportivos, según un estudio del IRMES (Institut de Recherche bio-Médicale et d’Epidémiologie du Sport) que publica la revista Frontiers in Physiology.

Analizando las tendencias históricas de tres indicadores principales, los récords deportivos mundiales (máximo rendimiento físico), la estatura adulta y la duración máxima de la vida, los investigadores han descubierto que esos indicadores están cayendo desde hace 20 años, confirmando así que los límites biológicos de nuestra especie ya se han alcanzado.

Los autores reseñan que los récords deportivos progresaron considerablemente hasta finales del siglo XX, excepto durante la Primera Guerra Mundial, pero que los últimos datos muestran una ralentización generalalizada, tanto en frecuencia como en mejores marcas, para todos los eventos cronométricos y métricos olímpicos.

Añaden que, a pesar del retraso medio de 30 años entre el comienzo de la competencia deportiva entre hombres y mujeres, los logros de las mujeres también comenzaron a estabilizarse desde mediados de la década de 1980.

Por eso concluyen que, salvo que se produzcan cambios futuros en las reglas deportivas  o mejoras tecnológicas significativas, las máximas obtenidas después de una progresión de marcas el siglo pasado, pueden indicar los límites físicos del Homo sapiens.

Esperanza de vida y estatura

Los investigadores señalan además que la esperanza de vida progresó aceleradamente en el siglo pasado, pero que el límite de longevidad lo sigue ostentando la francesa Jeanne Calment, que murió hace 21 años a la edad de 122 años (y 164 días).

Después de Calment, nadie se ha aproximado a esa edad y por eso los investigadores consideran que esta centenaria ha fijado el límite biológico potencial de nuestra especie en términos de longevidad. Desde 1997, nadie ha vivido más de 120 años, destacan los autores.

Respecto a la estatura, recuerdan que mujeres y hombres han ganado, respectivamente, 8 y 9 centímetros en 100 años. Pero que desde hace 30 años, estos indicadores se han estabilizado.

Ya nadie crece más y Holanda se lleva la palma con 1,82 metros para los hombres y 1,68 metros para las mujeres, sin que esos límites se superen desde hace 20 años. Una buena alimentación y los espectaculares progresos médicos explican este progreso de la especie.

Factores ambientales

Constatan asimismo que nuestra especie está en declive debido a los factores ambientales. El calentamiento global, que provoca escasez de recursos y acidificación de los océanos, es una de las causas del estancamiento físico de nuestra especie, y no hay esperanzas de que la situación climática mejore.

La inestabilidad que generan estos cambios es claramente perceptible en el descenso de la estatura en los países afectados por el hambre (Egipto), en la disminución de la esperanza de vida en algunos grupos humanos (mujeres euro-americanas en Estados Unidos, hombres en Rusia); en el aumento del sedentarismo y en el retroceso de la resistencia a enfermedades en los niños observado en la mayoría de los países desarrollados, añade esta investigación.

Ahora, el principal desafío de la especie no es tanto trascender los límites alcanzados, sino mantener los estándares conseguidos a pesar de las adversidades del entorno, como por ejemplo el cambio climático, concluyen los autores.

Este estudio no es el primero que alerta de esta frontera biológica. Un artículo publicado en 2016 en la revista Nature, reveló que la edad máxima alcanzada por la especie se ha establecido en los 115 años y que la posibilidad de superar los 125 años de edad es muy improbable, a tenor de los datos demográficos de unos cuarenta países.

 

Referencia

Are We Reaching the Limits of Homo sapiens? Frontiers in Physiology, 24 October 2017 | https://doi.org/10.3389/fphys.2017.00812

https://www.tendencias21.net/La-especie-humana-ya-ha-alcanzado-sus-limites-fisicos_a44387.html

La posible existencia de la araña gigante congoleña

Las arañas gigantes pudieran existir — esas que han salido arrastrándose de las peores pesadillas. Estas decomunales criaturas se las conoce como la “J’ba fofi ” (araña gigante, que se pronuncia ch-bah foo fee) en África Central.

Mucha gente podrían definir una araña gigante como uno que es más grande que su mano. Algunos pueden pensar en grande e imaginar la terrible araña “Goliath” que se alimenta de pájaros y que habitan en los rincones más oscuros de la antigua selva amazónica. Ese terror de ocho patas abarca la friolera cantidad de 35 centímetros y tiene un temperamento feroz.

Desafortunadamente, estas personas no están pensando lo suficientemente grande.

¿Crees que esta es un araña gigante? Piénsalo de nuevo.

La araña gigante congoleña

El tamaño de la araña gigante congoleña — si se incluyen sus patas — se dice que es de hasta 1.5 metros de ancho.

Según los cryptozoologistas (investigadores que estudian criaturas desconocidas que no han sido reconocidos por la ciencia ortodoxa), la mayor parte de la J’ba fofi habita en el Congo. Los nativos cuentan historias de gigantes telarañas/nidos que las arañas construyen, similares a una trampa de araña.

La mayor parte de las muchos historias anecdóticas describen a las arañas cavando un túnel superficial bajo las raíces de los árboles y camuflandolo con una gran cama de hojas. Entonces crean una red casi invisible entre su madriguera y un árbol cercano, poniéndole trampas en todo esto con una red de hilos de alerta. Alguna desventurada criatura — que pronto terminará en el menú — disparará el hilo alertando a la araña. La víctima será perseguida dentro de la red. Este atrapamiento predatorio es similar a algunas especies de tarántula.

 Mantenerse a distancia de estas trampas es lo ideal, a no ser que quieras convertirte en su cena.

Presumiblemente, los huevos de la J’ba fofi son de un color amarillo-blanco pálido y con forma de maní. Los nativo afirman que las crías son de color amarillo brillante con un abdomen de color púrpura. Su coloración se vuelve más oscuro y marrón a medida que maduran.

Algunos de los nativos indígenas de las regiones en el Congo donde el J’ba fofi se ha visto afirman que la araña era una vez muy común, pero con el pasar del tiempo se ha vuelto muy poco frecuente.

Sigue leyendo La posible existencia de la araña gigante congoleña

Los sorprendentes seres vivientes más antiguos del mundo

Los sorprendentes seres vivientes más antiguos del mundo
La Yareta

El Planeta Tierra es sorprendente. Además de ser nuestro hogar lo es de muchas otras especies. Algunas de ellas han logrado sobrevivir durante miles de años.

Mientras que el récord de longevidad humana pertenece a Jeanne Calment, quien vivió 122 años y 164 días, seres vivos de otras especies, y otros reinos, ostentan récords impresionantes.

Árboles majestuosos que son celebridades
Resulta indiscutible la importancia que tienen los árboles en la Tierra; ya sea por sus propiedades, el equilibrio que aportan a la frágil vida de este planeta, por los ecosistemas que conforman; así como por su belleza, sus imponentes tamaños y sus valiosos frutos.

En otra ocasión conocimos algunos de los árboles más antiguos del mundo y que prácticamente son “celebridades”. Ahí encontramos especímenes que rondan los 2 a 4 mil años de antigüedad, como el Castaño de los cien caballos, el sagrado Bodhi, el Tule en Oxaca, México y el que es considerado el más antiguo de todos: Matusalén.

A pesar de la majestuosidad de estos árboles no son los únicos seres vivientes que han vivido miles de años en la Tierra. Con esto en mente repasamos el trabajo de Raquel Sussman, fotógrafa que ha dedicado parte de su carrera a visitar y retratar a los seres más antiguos del planeta. Ella explica sobre su libro “The Oldest Living Things in the World”, que recolecta sus fotografías, que se trata de “un registro y celebración del pasado, un llamado de acción al presente y barómetro de nuestro futuro”. A través de sus páginas podemos conocer algunos de los seres más antiguos que habitan la Tierra:

Pando, el bosque de los clones

A simple vista, Pando parece un bosque, sin embargo, se trata de un único álamo temblón masculino (Populus tremuloides). Se ubica en Utah, Estados Unidos y su edad se ha calculado entre los 80, 000 años. A partir de marcadores genéticos se ha determinado que toda esta colonia clonal forma parte de un único organismo viviente. Su sistema masivo de raíces bajo tierra es responsable de que se le vea como un bosque. Los grupos clonales de esta especie son comunes al este de Norteamérica aunque no son tan grandes como Pando, que abarca 47 hectáreas, conteniendo más de 47,000 tallos. Se le considera, además, el organismo más grande conocido de la Tierra.

La Yareta

(Imagen de portada)

Nativa de Sudamérica, a esta especie (Azorella compacta) se le puede encontrar en Perú, Bolivia, Chile y el oeste de Argentina. Hay un espécimen que se encuentra en el Desierto Atacama de Chile al que se le han calculado unos 3,000 años de antigüedad. Sin duda sus extrañas formas y su longevidad lo hacen muy llamativo.

Jomon Sugi

Jomon Sugi

Este precioso árbol milenario de la especie Cryptomeria japonica se encuentra en Yakushima, Japón. Este ejemplar es el más grande y el más antiguo de los bosques de la isla; isla que, por cierto, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993. Se estima que el Jomon Sugi tiene 2,000 años, aunque otros cálculos oscilan entre los 5 y 7 mil años. Tiene una altura de 25.3 metros y un perímetro de 16.4.

Coral cerebro

Ubicado en Tobago, este denominado “coral cerebro”, que pertenece a la familia de corales Mussidae, es uno de los más grandes y más antiguos corales hasta ahora conocidos. Se trata de una enorme colonia que llega a medir 3 metros por 5.3, está conformado por millones de corales y se estima que tiene unos 2,000 años.

El bosque subterráneo

En Pretoria, Sudáfrica se encuentran los llamados bosques subterráneos. Se trata de un fenómeno sorprendente en el cual los árboles se adaptaron para vivir debajo de la tierra debido al clima árido en la superficie. Se estima que el bosque subterráneo más antiguo tiene 13,000 años de edad.

Yuca de Mojave

La yuca de Mojave (Yucca schidigera) es una especie de pequeño árbol perteneciente a la familia Asparagaceae nativa del Desierto de Mojave en California. Se estima que algunas de las colonias circulares clonales que han formado oscilan entre los 12,000 años de edad.

Los seres vivientes más antiguos del mundo

Por supuesto estos nos son los únicos seres vivientes que han vivido miles de años, pero los anteriores nos ayudan a comprender la importancia de preservar la vida, no solo de estos especímenes antiguos, sino de proteger la vida misma en el hermoso planeta Tierra que nos tocó compartir con estos seres.

Como los demás reinos de la naturaleza, **el reino vegetal o plantae también sufre la extinción de sus especies**.

Los mosquitos son capaces de recordarte si los atacaste

Según un estudio publicado en Current Biology por investigadores de la Universidad de Washington, los mosquitos podría ser más prudentes con quienes les atacan para repeler su picada. Al parecer, son capaces de asociar un olor particular de una víctima con una alta probabilidad de ser aplastados la próxima vez que se aproximen.

Mosquito

© BBC

Recuerdo olfativo

Ya se sabía que los mosquitos no deciden a quién morder al azar, sino que muestran preferencias obvias hacia algunas personas sobre otras. Lo que se ignoraba era cómo podía influir el aprendizaje en las preferencias de los mosquitos.

Como primer paso, entrenaron a los mosquitos emparejando el olor de una persona o especie animal en particular (una rata frente a un pollo) con un choque mecánico. Los investigadores también pegaron a los mosquitos a un soporte personalizado impreso en 3D que permitía a los insectos volar mientras se registraba su actividad de las neuronas en el centro olfativo del cerebro. Tal y como lo explica Jeffrey Riffell, de la Universidad de Washington, en Seattle:

Una vez que los mosquitos aprendieron los olores de una manera aversiva, esos olores causaron respuestas aversivas en el mismo orden que las respuestas a DEET, que es uno de los repelentes de mosquitos más efectivos. Además, los mosquitos recuerdan los olores aprendidos durante días.

Los hallazgos pueden tener implicaciones importantes para el control de mosquitos y la transmisión de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Al comprender cómo están tomando decisiones los mosquitos sobre a quién picar, y cómo influye el aprendizaje en esos comportamientos, podemos entender mejor los genes y las bases neuronales de los comportamientos. Esto podría conducir a herramientas más efectivas para el control de mosquitos

https://es.sott.net/article/57950-Los-mosquitos-son-capaces-de-recordarte-si-los-atacaste