Archivo por días: diciembre 3, 2017

Autobuses no tripulados salen a las carreteras chinas (foto)

Cuatro autobuses autónomos empezaron a recorrer una ruta de prueba en Shenzhen, ciudad china famosa por albergar una gran cantidad de empresas de alta tecnología.

Los autobuses inteligentes —que son más pequeños que los vehículos convencionales— recorren una ruta de 1,2 kilómetros de longitud con tres paradas, según comunica la agencia Xinhua.

Un quiosco (imagen ilustrativa)

La velocidad de los autobuses, recién estrenados, es de entre 10 y 30 kilómetros por hora. El vehículo no tripulado está equipado con sensores lidar, cámaras y una antena GPS, lo que permite evitar los accidentes y garantiza los cambios de carril y las paradas seguras.

Inicialmente los autobuses estarán vigilados por los conductores que podrán asumir el control del vehículo en caso de emergencia.

Ver imagen en Twitter

The world first public run -driving bus started today in . On a three stops route with highest speed 40km/h.

Empresas de varios países del mundo compiten en el ámbito de los vehículos autónomos. Las grandes compañías como Tesla Motors, Waymo y Uber experimentan con tecnologías similares. En Rusia, se están desarrollando los autobuses sin conductor MatrËshka y un taxi no tripulado del gigante informático Yandex.

https://mundo.sputniknews.com/tecnologia/201712031074447383-vehiculo-autonomo-shenzhen-pruebas/

Intentan quemar la vivienda de una familia en Balsarenys (Barcelona) por tener una bandera de España en el balcón

Destrozos en la puerta de la vivienda

Todo ocurrió en Balsarenys, una localidad gobernada por la CUP de la provincia de Barcelona. Una mujer ha denunciado un incendio en la entrada de un bloque de pisos en Balsareny (Bages) debido a que uno de los inmuebles tenía colgada una bandera española en el balcón. Los Mossos d’Esquadra han informado que los hechos han sucedido esta madrugada, cuando uno o varios individuos han quemado papeles al llevado de un edificio al ver que no podían quemar la bandera española.

Tres dotaciones de los bomberos han desplazado hasta el lugar de los hechos, pero cuando han llegado, el incendio ya había sido extinguido por la policía local. El fuego, aunque se ha controlado rápidamente con un extintor, ha provocado que la escala se llenara de humo. El Sistema de Emergencia Médicas ha atendido a una persona por inhalación de humo.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha puesto en contacto con la mujer para transmitirle que “nos tiene a su disposición para todo lo que necesiten”. Rajoy ha explicado que mantenido una “emotiva conversación con Cristina, una mujer con una gran fortaleza”.

“Su familia en Balsareny ha sufrido un terrible golpe, han intentado quemar los su vivienda por tener colgada una bandera de España en el balcón”, ha lamentado el jefe del Ejecutivo central.

Intentan quemar la vivienda de una familia en Balsarenys (Barcelona) por tener una bandera de España en el balcón

Fui vendido 3 veces a traficantes de esclavos”

Harun Ahmed es uno de los miles de jóvenes etíopes que intentan llegar a Libia a través del Sahara, para viajar después al continente europeo. Tras meses de tortura y hambre a manos de traficantes de esclavos que compraban y vendían migrantes, llegó a Alemania y compartió su dramática historia con la BBC.

Harun Ahmed es uno de los miles de jóvenes etíopes que en los últimos años han viajado a través del Sahara hasta Libia, y desde allí a Europa, en busca de una vida mejor.

Finalmente llegó a Alemania, pero solo después de sobrevivir tras meses de tortura y hambre a manos de tres traficantes de esclavos que compraban y vendían migrantes como si fueran ganado.

Bekele Atoma, del sevicio oromo de la BBC, escuchó su impresionante historia.

Grey line

Harun, de 27 años, nació en Agarfa, en la provincia etíope de Bale, a unos 390 kilómetros al sureste de la capital Adís Abeba.

Bale tiene una de las tasas más altas de emigración en Etiopía.

_98888390_23949591_534822930197926_1827741684_o.jpg

En 2013, Harun decidió emigrar, empujado por la falta de empleos.

Primero, viajó a Sudán, antes de decidirse a emprender la siguiente parte de su viaje a Europa.

“Después de vivir un año y unos meses en Sudán, comencé un viaje a Libia con otros migrantes, pagando US$600 cada uno a los traficantes”, explicó.

“Éramos 98 en un camión. La gente tenía que sentarse unos encima de los otros y el calor era insoportable.

“Encontramos muchos problemas en el camino. En el desierto hay personas armadas que te detienen y te roban todo lo que tienes”.

_98985581_2a67d1c9-be7f-437a-b687-63b6ad1cb9a4.jpg 

Pero los verdaderos problemas comenzaron en la frontera. Tras seis días viajando por el desierto del Sahara, el grupo llegó a la frontera de Egipto, Libia y Chad.

Fue aquí donde los contrabandistas se encontraron para intercambiar migrantes,dijo Harun. Pero algo salió mal.

“En la frontera, un grupo de mafiosos nos secuestró a todos y nos llevó a Chad”, dijo. “Nos llevaron durante dos días por el Sahara hasta su campamento”.

Una vez allí, el grupo -que estaba fuertemente armado y hablaba árabe y otros idiomas- explicó lo que quería.

“Trajeron un automóvil y dijeron que aquellos de nosotros que pudieran pagar US$4.000 podían subir al auto. Los que no, debían quedarse fuera”.

“No teníamos ese dinero, pero hablamos entre nosotros y decidimos fingir que lo teníamos para subir al automóvil de todos modos”.

Harun y sus amigos fueron trasladados durante otros tres días, antes de llegar a un lugar en el que vendían migrantes.

“Los que nos llevaban nos dijeron que nos habían comprado por US$4.000 cada uno, y que a menos que les devolviéramos ese dinero no iríamos a ninguna parte”, dijo.

Si no conseguían el dinero, su destino estaba tristemente claro.

_98878580_sahaaraa.jpg

“Había migrantes, en su mayoría de origen somalí y eritreo, que llevaban allí más de cinco meses. Habían sufrido mucho y no se veían como seres humanos”.

“Nosotros también sufrimos muchísimo. Nos obligaron a beber agua caliente mezclada con petróleo para que les pagáramos cuanto antes. Nos dieron una pequeña cantidad de comida, y solo una vez al día. Nos torturaron todas las noches”.

Sigue leyendo Fui vendido 3 veces a traficantes de esclavos”