Archivo por días: julio 10, 2018

Las emociones

Las emociones están ligadas al cuerpo y, por tanto, sus manifestaciones son visibles (gestos, tono de la voz, ritmo cardiaco…).

Preceden a los sentimientos y se dieron antes en nuestro proceso evolutivo. Ocurren de forma automática, sin necesidad de pensar.

Su objetivo es regular el proceso vital y promover la supervivencia y el bienestar (homeostasis). En un principio (aunque hay algunas emociones que hoy en día no resultan adaptativas, como las que están detrás del racismo), las emociones apuntan directamente a la regulación vital a fin de evitar los peligros o ayudar al organismo a sacar partido de una oportunidad.

“Desde los procesos químicos homeostáticos hasta las emociones propiamente dichas, los fenómenos de regulación vital, sin excepción, tienen que ver, directa o indirectamente, con la integridad y la salud del organismo”. (A. Damasio)

Las emociones proporcionan un medio natural para que el cerebro y la mente evalúen el ambiente interior y el que rodea al organismo, y para que respondan en consecuencia y de manera adaptativa.

Seguir leyendo Las emociones

Alerta en México por el robo de material radioactivo

Las autoridades federales de México y las de Ciudad de México emitieron una alerta por el robo de un contenedor con material radioactivo. Se trata de un isótopo de Iridio-192, material usado para la radiografía industrial, pero altamente nocivo para los seres vivos de utilizarse inadecuadamente.

Según informan los medios locales, el robo tuvo lugar el pasado 6 de julio en la delegación Álvaro Obregón de la Ciudad de México, cuando el automóvil en el que se hallaba el contenedor fue presuntamente desatendido por un empleado de la empresa Radiografía Industrial y Ensayos S. A.

La peligrosa sustancia se almacenaba en un contenedor marca Industrial Nuclear Co, modelo IP-100 con número de serie 7348, y con dimensiones aproximadas de 30×35×20 centímetros. Contiene en su interior el isótropo radiactivo de Iridio-192 y en el exterior Uranio y Tungsteno.

Seguir leyendo Alerta en México por el robo de material radioactivo

Lo que ocurre en el Mediterráneo central no es capricho de Salvini

La actual emergencia que afrontan las personas migrantes y refugiadas que tratan de alcanzar Europa a través de la ruta del Mediterráneo central, que parte principalmente de Libia con destino a Italia, ha empezado a recibir cobertura mediática y política tras el cierre de puertos anunciado por el nuevo ministro de Interior italiano, Matteo Salvini. Su discurso antiinmigrante y xenófobo ha cristalizado en medidas que, ante la inacción de las instituciones y gobiernos europeos, atentan contra la vida de las personas que buscan llegar a suelo italiano en tránsito desde Libia. Sin embargo, lo que hace Salvini es poner de manifiesto una política de contención migratoria que los gobiernos europeos, en concreto el italiano, han impulsado desde hace cerca de dos décadas en el país libio, cuando éste se convirtió en el principal lugar de tránsito de las personas en desplazamiento de África hacia Europa.

Fue a partir de los 2000 cuando el Gobierno de Silvio Berlusconi empezó a restringir las entradas de personas migrantes, provenientes en su mayoría de países de África subsahariana, a través de acuerdos con el derrocado líder que gobernó el país durante más de 40 años, Muamar el Gadafi. Ambos dirigentes llegaron a una serie de pactos en materia de migración entre los años 2000 y 2004 por los cuales se proporcionaba material logístico a Libia a cambio de contener los flujos migratorios reforzando el control de sus fronteras, y en los que se incluía financiación para la construcción de campos de detención de personas migrantes en territorio libio que se han mantenido y reproducido hasta la actualidad. Migreurop, el observatorio de fronteras formado por activistas europeos y africanos, informa de que entre 2004 y 2005 Italia ya financió la creación de dos centros de detención en las ciudades de Sebha y Kufrah.

Por ello, acuerdos como el vigente Memorando de Entendimiento (MoU) de febrero de 2017 al que llegó el anterior Gobierno de Paolo Gentiloni con las autoridades libias tampoco inaugura una nueva política migratoria, sino que intensifica la tomada hace años. Se trata de un acuerdo que reedita el “Tratado de Amistad” que asumieron una década anterior, en agosto de 2008, Berlusconi y Gadafi para impedir las llegadas a Europa de personas migrantes a través del desembarco en suelo libio de aquellas que transitaban a través de la ruta del Mediterráneo central. No solo a través del refuerzo de los guardacostas libios, sino con la participación activa de los buques italianos en estas devoluciones contrarias al principio de no-devolución, recogido en la Convención de Ginebra de 1951 que todos los estados europeos han ratificado, y por cuya vulneración de derecho comunitario la Corte Europea de Derechos Humanos condenó a Italia hace seis años.

Se estima que en el año 2009 al menos 1.400 migrantes fueron interceptados en el mar por las autoridades italianas y devueltos a Libia, donde muchos estuvieron detenidos durante varios meses y otros tantos fueron devueltos a sus países de origen. Como denuncia Amnistía Internacional en su reciente informe “La oscura red de colusión de Libia. Abusos contra refugiados y migrantes con destino a Europa” de 2017, este tratado podría considerarse “el primer paso hacia la institucionalización de la detención ilegal de migrantes en Libia”.

Seguir leyendo Lo que ocurre en el Mediterráneo central no es capricho de Salvini

Los microbios intestinales son pequeños sensores de su salud general

La cantidad de estudios que han encontrado un vínculo entre una enfermedad y una composición específica del microbioma intestinal parece ser cada vez mayor. Hasta hace poco, sin embargo, casi todos estos estudios han analizado enfermedades aisladas en forma aislada. Pero la mayoría de la gente tiende a tener más de una queja de salud a la vez: “comorbilidades”, en lenguaje médico.

Para nuestro último estudio , publicado en Nature Communications, estudiamos la composición del microbio intestinal en una variedad de enfermedades. Lo que encontramos nos sorprendió. El tipo de microbios (como Enterobacteriaceae ) que aumentó en una enfermedad aumentó en casi todas las 38 enfermedades estudiadas. Además, algunos microbios que podrían considerarse “microbios intestinales sanos” se redujeron en las 38 enfermedades estudiadas.

Utilizamos datos de la cohorte TwinsUK, un grupo único de gemelos británicos mayores que compartieron su historial de salud y muchas muestras biológicas durante más de 25 años. Son voluntarios que, como todos los que hemos vivido un tiempo, han acumulado problemas de salud con el tiempo: el 96% de los 2.700 que han donado muestras de heces tienen uno o más problemas de salud.

El hallazgo más sorprendente de nuestro análisis fue que los microbios no eran específicos de enfermedades individuales, sino más bien del estado general de salud. Desde una perspectiva biológica, esto tiene sentido. El entorno que le gusta a cada error es bastante específico; cualquier cosa que lo altere, aunque sea levemente, significa que algunos errores sensibles no sobrevivirán.

Por ejemplo, el colon es un entorno sorprendentemente bajo en oxígeno (anaeróbico). Muchas enfermedades causan inflamación de bajo nivel, lo que significa que se abren pequeños vasos sanguíneos y que los glóbulos blancos se desplazan hacia los tejidos, incluso en el intestino. Las células blancas usan oxígeno como arma, por lo que aumentan los niveles de oxígeno en el colon. Esto puede ser tóxico para las bacterias intestinales normales, que evolucionaron para condiciones estrictamente anaeróbicas. Un ejemplo es el error amistoso (aunque aterrador) Faecalibacteria Prausnitsii que se aniquila en presencia de casi cualquier enfermedad.

Todavía no se conoce el efecto en cadena que la pérdida de estos microbios amigables tiene sobre la salud de una persona. Pueden simplemente ser marcadores de buena salud, o pueden contribuir activamente a una buena salud. Si contribuyen a una buena salud, los médicos necesitarán intervenir temprano en el proceso de la enfermedad para mantener vivos a los insectos amistosos. Esto podría implicar tomar prebióticos (alimento para los insectos amigables) y probióticos, uno al lado del otro.

En el futuro, es posible que los investigadores encuentren la manera de aislar las bacterias intestinales sanas y hacerlas crecer fuera de su intestino. Una vez que haya crecido lo suficiente, podrían reintroducirse en su intestino para mejorar su salud. Es más probable que una combinación personalizada de bacterias intestinales sanas sobreviva en su intestino que un implante aleatorio de cualquier bacteria buena.

Seguir leyendo Los microbios intestinales son pequeños sensores de su salud general

La corrección, política, de todos los errores de la historia

Escuchaba a Antonio Escohotado en La Convención liberal que el parámetro “izquierda-derecha” se ha difuminado, lo que confirmaba lo que hacía ya tiempo me había dicho Dalmacio Negro, y yo mismo, modestamente, había concluido. Es el resultado del éxito del consenso socialdemócrata.

Uno podría pensar que tras el derrumbe del Muro de Berlín, el evidente fracaso del comunismo y la oleada liberal y conservadora anglosajona de los 70 y 80, a estas alturas de la película, la derecha ya habría ganado la batalla de las ideas. Sin embargo, aquel interregno derechista de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, fue eso, un paréntesis de un mundo que ya pasó. La Nueva Izquierda creció a expensas del sustrato socialdemócrata, convertido en paradigma y dogma de los países de la Unión Europea, y las derechas imitaron las políticas socialistas.

Los partidos se convirtieron en una masa líquida, previsible e intercambiable, atentos a los resortes emocionales y al electoralismo, y acabaron encontrando desafección y rechazo. El nuevo mapa, particularmente claro desde 2011, ya no gira en torno a cómo hacer frente a la cuestión social, aquel ciclo que comenzó en 1848. Ahora, la palanca de un opción política con hambre de poder es la oferta de una identidad fuerte, y por eso la política actual tiene cuatro ejes: estatismo, corrección política, libertad y populismo. Escribiré ahora solo sobre los dos primeros.

Seguir leyendo La corrección, política, de todos los errores de la historia

Toxinas en tu mesa, La amenaza del glifosato

Por RT

¿Qué no hará una madre para proteger a su hijo? Una periodista, preocupada por la alergia de su hijo a los lácteos, se desplaza al Reino Unido, Alemania, Estados Unidos y la India en busca de respuestas. Y las encuentra, solo que más turbadoras y de mayor alcance de lo que esperaba.

El glifosato, un herbicida de uso común en los cultivos de transgénicos, parece estar detrás de auténticas tragedias personales y de una amenaza global: algo que supera con mucho a un simple picor alérgico en el ojo.