Archivo por días: enero 7, 2019

7 claves budistas para lidiar con el enojo

Los budistas piensan que para lidiar con el enojo se necesita entrenamiento. Para ello, existen determinadas actitudes y virtudes a desarrollar. Así, la ira no provocará consecuencias graves, ni se convertirá en una fuerza autodestructiva.

Ahora bien, sentir enojo es completamente normal. El problema es que si no sabemos cómo conducirlo, podemos hacer daño a los demás y a nosotros mismos. No olvidemos que, a veces, enfadarse durante algunos minutos cambia una vida entera.

La mente lo es todo. En lo que piensas te conviertes”.

-Buda-

En el budismo se insiste en la meditación como vía para ganar mayor autocontrol y conciencia. Así mismo, hay algunas claves que, unidas a la meditación, contribuyen en ese aprendizaje para lidiar con la ira. Estas son siete de ellas.

1. Aceptar, un eje para lidiar con el enojo

El budismo señala que la mejor forma para comenzar a lidiar con el enojo es aceptar que lo sentimos. Parece de perogrullo, pero muchas personas le ponen un nombre diferente a la ira. Tratan de suavizarla o maquillarla porque les parece deplorable sentirla.

Ninguna emoción es por sí sola negativa o positiva. Lo negativo o positivo depende de cómo gestionamos aquello que nos sucede y sentimos. Los seres humanos estamos sujetos a experimentar todo tipo de sentimientos, lo importante es reconocerlos y aceptarlos.

Mujer pensando cómo aceptar la ira

2. Ser un héroe

Si frente a la ira lo único que hacemos es explotar y dar rienda suelta a nuestros impulsos, significa que somos todavía muy débiles para lidiar con el enojo. Esto último solo lo logran los espíritus fuertes, los héroes. Ellos saben que quien deja salir la ira sin control, tiende a generar nuevos males.

El heroísmo está en no reaccionar y practicar la paciencia. Se trata de no dejarse llevar, de esperar, para no convertirnos en presos de nuestros impulsos. Tenemos que darnos un tiempo para responder a la situación de forma inteligente.

Seguir leyendo 7 claves budistas para lidiar con el enojo

A PROFUNDIDADES SUPERIORES A 2 KILÓMETROS, EL AGUA DEL PACÍFICO ‘DESCONOCE’ EL CALENTAMIENTO GLOBAL


Imagen ilustrativa
Wikipedia

La “larga memoria del océano” recuerda los tiempos cuando la Tierra no experimentaba ningún calentamiento, sino al revés, se estaba enfriando, revela un estudio oceanográficopublicado este 4 de enero en la revista Science. Es más, ciertas capas de agua viven aquel cambio climático que comenzó en la superficie hace aproximadamente 700 años.

Dos autores estimaron en concreto que las aguas del Pacífico entre 2.000 y 4.000 metros de profundidad todavía se están ajustando a la Pequeña Edad de Hielo, que llegó después del período cálido medieval (900-1300 d. C.). Los efectos del calentamiento que vivimos (que comenzó a mediados del siglo XIX) están enfocados todavía más cerca de la superficie, aunque no es el caso del océano Atlántico.

Para obtener esta información, los estadounidenses Geoffrey Gebbie y Peter Huybers compararon los datos de una expedición oceanográfica de los años 1970 (de la corbeta británica Challenger) con los más modernos disponibles. Aplicaron también un modelo computarizado del océano para imitar los patrones de circulación de agua en la contemporaneidad.

Se trata de un “inquietante eco de temperaturas de una época en el pasado”, explicó Gebbie en declaraciones a Live Science. Y entender la capacidad del océano de contener el calorproveniente desde arriba es importante para quienes estudian el clima. A su juicio, comprender el cambio climático es ante todo “estudiar por dónde el calor y el carbón se mueven alrededor de la Tierra”.

En una investigación anterior los mismos científicos establecieron que las aguas profundas del Pacífico son muy “viejas”. Así, el agua que está a 2.500 metros de profundidad rozaba la superficie hace aproximadamente 1.000 años. Por eso las capas inferiores siguen enfriándose bajo los efectos de un clima más frío que el de hoy día, que dominaba el planeta hace cuatro, cinco o seis siglos.

https://www.periodicoelnuevomundo.com/2019/01/a-profundidades-superiores-2-kilometros.html

HACE SIGLOS, FILÓSOFOS SE PREGUNTAN POR QUÉ SI DIOS EXISTE, NO TERMINA CON LA MALDAD.


El debate es religioso y filosófico.
Foto: Alexis Múnera

¿Por qué Dios no derrota a Satanás? ¿Por qué no evita los desastres naturales? ¿Por qué no acaba con la corrupción? Algunas de estas preguntas pasan por la cabeza de un creyente, o de alguno que dejó de serlo precisamente por falta de respuestas. También atormentaron a buen número de filósofos desde hace siglos. Estas cuestiones tienen que ver con el problema del mal. Pero cada una incide en un punto específico que conviene diferenciar si queremos avanzar con la indagación. Separémoslas.

 

Leibniz clasificó el mal en tres: el metafísico, el natural y el moral. Cada pregunta corresponde a uno de estos tipos. Revisémoslos y dejemos que nos guíe San Agustín, uno de los creyentes y pensadores que más apasionadamente afrontaron el desafío de conciliar la existencia de Dios y el mal.El mal es metafísico

 

Esto quiere decir que el mal es un ser, ente o principio fuente de todo lo negativo. Tiene existencia propia. Su poder real se extiende sobre la naturaleza y las personas.

Algunas de sus personificaciones más famosas son el Satanás, Mefistófeles, Supay en el mundo andino o el Ángel de las Tinieblas de la Biblia (Isaías 14, 12). Diversas culturas y religiones lo afirman. ¿Existe el mal así? Epicuro lanzó una paradoja prácticamente insoluble. Asumamos que Dios existe y el diablo también. Si Dios puede acabar con el mal y no lo hace, es porque no quiere. No es tan bueno, le falta la bondad. Y, si quiere acabar con el mal pero no lo hace, es porque no puede. No es tan poderoso, le falta la capacidad. En ambos casos, la presencia del diablo o el mal como ente se vuelve un buen argumento para desprestigiar a Dios. Entonces, la existencia simultánea de ambos es incompatible.

Seguir leyendo HACE SIGLOS, FILÓSOFOS SE PREGUNTAN POR QUÉ SI DIOS EXISTE, NO TERMINA CON LA MALDAD.

“Estoy segura de que me matarán”: la joven de 18 años retenida en el aeropuerto de Bangkok que huye de su familia

BBC Mundo 

Una joven saudita de 18 años asegura que está “atrapada” en el Aeropuerto Internacional de Bangkok, Tailandia, tras haber intentado escapar de su familia.

Rahaf Mohammed al-Qunun dice que se encontraba de viaje con su familia en Kuwait y que tomó un vuelo por su cuenta hace dos días. Su objetivo era llegar a Australia haciendo escala en Bangkok.

Pero, según le contó a la BBC, su pasaporte fue confiscado por un diplomático de Arabia Saudita cuando aterrizó en el aeropuerto tailandés, supuestamente tras una alerta de su familia.

La joven dice que renunció al Islam y que teme ahora que su familia le obligue a volver a Arabia Saudita, en donde será encarcelada “y seguro me matarán cuando salga”.

El corresponsal de la BBC en Bangkok, Jonathan Head, habló con ella y dice que parecía asustada y confundida.

Seguir leyendo “Estoy segura de que me matarán”: la joven de 18 años retenida en el aeropuerto de Bangkok que huye de su familia

Enigmático Conde de Saint Germain

La colección otros Mundos de Plaza y Janés, significó un antes y un después en la divulgación de las tesis alternativas.

Buena parte de estos libros no se han digitalizado, y poco a poco van desapareciendo de Las Bibliotecas al no ser demandados por desconocimiento de los lectores.

Sin duda una colección imprescindible para comprender la evolución histórica de nosotros mismos, de buscar respuestas a esas preguntas que el día a día se empeña en ocultarnos.

maestroviejo

 http://selenitaconsciente.com/

El libro El enigmatico conde de Saint-Germain fue escrita en el año 1976 por Pierre Ceria y Francois Ethuin con el titulo original “L’ÊNIGMATIQUE COMTE DE SAINT-GERMAIN” (© Éditions Albin Michel) que se publico en la coleccion otros mundos con una traduccion por DOMINGO PRUNA.
Heredero de poderes sobrenaturales, este alquimista cruza los siglos y conoce la inmortalidad. Un estudio en que lo fantástico se mezcla con la realidad.

Seguir leyendo Enigmático Conde de Saint Germain