Archivo por días: junio 3, 2021

‘Destiny cumplido’ de Jé Tsongkhapa – Primer día

Thekchen Chöling, Dharamsala, HP, India – Su Santidad el Dalái Lama comenzó este año sus enseñanzas para los jóvenes tibetanos remontándose a los orígenes del budismo en el Tíbet. Recordó que en el siglo VII se creó una escritura tibetana basada en el alfabeto indio Devanagari. Posteriormente, la literatura budista india se tradujo al tibetano. El resultado fue una colección de alrededor de 100 volúmenes de sutras traducidos y otros 220 volúmenes de tratados en su mayoría indios. Esto significaba que los tibetanos no tenían que depender de ningún otro idioma para estudiar el budismo. Como consecuencia, surgieron muchos grandes eruditos y adeptos.

Su Santidad el Dalái Lama se dirigió a la audiencia en línea durante el primer día de sus enseñanzas para la juventud tibetana desde su residencia en Dharamsala, HP, India, el 1 de junio de 2021. Foto de Ven Tenzin Jamphel
Su Santidad el Dalái Lama se dirigió a la audiencia en línea durante el primer día de sus enseñanzas para la juventud tibetana desde su residencia en Dharamsala, HP, India, el 1 de junio de 2021. Foto de Ven Tenzin Jamphel

“El estudio de las enseñanzas de Buda a la luz de la lógica y la razón”, comentó Su Santidad, “ahora solo se conserva en la tradición tibetana. El budismo chino no adopta este enfoque. Los seguidores de la Tradición Pali estudian lo que dicen las escrituras, pero les digo que la falta de las herramientas de la razón y la lógica significa que no tienen dientes cuando se trata de masticar puntos difíciles. Seguir leyendo ‘Destiny cumplido’ de Jé Tsongkhapa – Primer día

Introducción al estudio de los símbolos. Carlos del Tilo

Carlos del Tilo, el pseudónimo de Charles d’Hooghvorst reflexiona sobre el significado de la palabra «símbolo» y sobre el fundamento del pensamiento simbólico.

0

“Cuando el símbolo es una realidad, es imposible descubrirlo sin la Ayuda de Dios”. (El Mensaje Reencontrado II, 44)

.
René Guénon había formulado la siguiente pregunta en su obra Les Symboles fondamentaux de la Science Sacrée: “¿Por qué se encuentra tanta hostilidad, más o menos confesada, respecto al simbolismo?” “Ciertamente, decía, porque es un modo de expresión que se ha convertido en algo completamente ajeno a la mentalidad moderna, y porque el hombre está naturalmente inclinado a desconfiar de aquello que no entiende,… el simbolismo es todo lo contrario de lo que le conviene al racionalismo y todos sus adversarios se comportan, algunos sin saberlo, como auténticos racionalistas”.

En efecto, el símbolo se dirige a la intuición de la fe y no a las especulaciones de la razón, puesto que el símbolo encierra una realidad que sólo puede conocer aquel que la ha experimentado. Por ello, mientras sea el símbolo objeto de fe, el hombre no puede sino explicar un símbolo mediante otro, y corre así el riesgo de contentarse con este juego, olvidando que los símbolos sólo existen para recordar los misterios de la ciencia divina.

El símbolo se dirige a la intuición de la fe y no a las especulaciones de la razón, puesto que el símbolo encierra una realidad que sólo puede conocer aquel que la ha experimentado.

Hablando de símbolos, es necesario en primer lugar comprender de qué se trata, y para este fin se precisa, como siempre, buscar el sentido etimológico de la palabra. Símbolo significa “signo de reconocimiento”, pues, éste es el sentido exacto de la palabra griega symbolon, del verbo symballo, juntar, reunir; symbolé significa ajuste. El término se refería primitivamente a “un objeto partido en dos del que dos personas conservaban cada una mitad, y que transmitían a sus hijos. Estas dos mitades reunidas servían para que aquellos que las llevaran se reconocieran, y para demostrar las relaciones de hospitalidad que habían existido anteriormente”. Las dos partes separadas, una vez reunidas se ajustaban exactamente la una con la otra, para formar de nuevo el objeto primitivo. Es necesario pues que el símbolo sea reunido con su otra mitad natural, para poder constituir “el signo de reconocimiento”.

Existe un símbolo esencial al que se refieren todos los demás de la ciencia sagrada y este símbolo por excelencia es el hombre, creado “a imagen (en hebreo: bidmut) de Dios” (1). Comparemos este versículo que se refiere al hombre después de la caída, con otro versículo del Génesis I, 26 que habla de la creación del hombre original, es decir, antes de la caída: “Haremos el hombre a nuestra semejanza como a nuestra imagen (betzalmenu kidmutenu)”. En el principio, Dios creó al hombre uniendo su semejanza con su imagen (tzelem y demut).

Existe un símbolo esencial al que se refieren todos los demás de la ciencia sagrada y este símbolo por excelencia es el hombre, creado “a imagen de Dios”

Como consecuencia del pecado original, el hombre perdió la semejanza divina, que se refiere al primer término, tzelem, y se quedó sólo con la imagen divina. el demut, lo que representa precisamente el símbolo incompleto del hombre original. De ahí el epígrafe que origina esta reflexión: “Cuando el símbolo es una realidad, es imposible descubrirlo sin la ayuda de Dios”. Esta realidad que no puede ser reconocida, sino mediante la reunión con su otra mitad substancial y representada por la ayuda de Dios, es el secreto del hombre esencial, símbolo o mitad de la Divinidad, que está sepultado en las tinieblas del exilio de este mundo.

Al releer el capítulo II, 18 a 25 del Génesis, vemos que esta ayuda de Dios consiste en algo concreto. Así dice el Profeta: vers.18 : “Y dijo el Señor Dios: no es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda conforme a él…”. Vers. 20: “El hombre pronunció los nombres de todos los animales domésticos, de las aves del cielo y de todos los animales salvajes del campo, pero no encontró ayuda conforme a él”. Vers.21: “Y el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un sueño (tardemah) (2) y durmió, y cogió una de sus costillas, tzela (3). Vers. 22 : “Y el Señor Dios construyó a partir de la costilla que cogió del hombre, una mujer, y la hizo venir hacia el hombre”. Vers. 23: “Y dijo el hombre: Ésta, esta vez es hueso de mis huesos y carne de mi carne, y se llamará Ishah, ya que del hombre, Ish, ha sido cogida.”

Al releer el capítulo II del Génesis, vemos que la ayuda que Dios hizo para el hombre, es decir, el hueso de sus huesos y la carne de su carne, consiste en algo concreto.

Por sí mismo, el hombre no había podido encontrar a la ayuda conforme a él; era necesario que Dios interviniera, que cayera su sueño, tardemah, sobre él; entonces dijo el hombre: Esta vez sí, esta vez he encontrado mi complemento. Asimismo, para descubrir el símbolo o sea el hombre esencial, es necesario reunirlo con su “ayuda conforme a él.” Y esto, dicho de otra manera, viene a ser lo mismo que la “semejanza” reunida con la “imagen”, que aparece en Génesis I, 26.

Encontramos la misma enseñanza en la tradición islámica: Después del pecado, Adán y Eva cayeron en dos lugares diferentes de la tierra (alusión a la pérdida por Adán de su Ayuda conforme a él). Arrepentido, Adán, como todo buen musulmán, emprendió el peregrinaje a la Meca y allí, muy cerca de la ciudad santa, en el monte Arafa, encontró y reconoció a Eva que erraba tras su caída. La palabra Arafa significa precisamente: ‘conocer’, ‘reconocer’ (4). Ahí, sobre la montaña santa “se reconocieron”, y Adán pudo pronunciar esas palabras: “Esta, esta vez, es hueso de mis huesos…”

Descubrir el símbolo, o sea, el hombre, consiste en reconocer la realidad física que encierra, y ello mediante la ayuda de Dios, es decir, lo único que permite este reconocimiento (como la llave y la cerradura). Reconocer es “renacer con”, lo que implica una experiencia sensible. Los que han hablado o escrito sobre este conocimiento experimental o Gnosis, se llaman pues Conocedores, porque describen este nacimiento y este crecimiento natural; y todas las imágenes que utilizan, no son más que los símbolos de esta única experiencia, cuyo sentido no podemos descubrir mientras no la hayamos vivido.

Descubrir el símbolo, o sea, el hombre, consiste en reconocer la realidad física que encierra, y ello mediante la ayuda de Dios

De lo dicho se deduce fácilmente que existe gran peligro en intentar explicar y especular por nosotros mismos sobre el sentido de los símbolos tradicionales, ya que no “conocemos” (etimológicamente) a qué se refieren; así es como nos engañamos y engañamos a los demás. Eso no significa que no haya que estudiar los símbolos, sino que debemos dejar sólo a los conocedores el cuidado de explicárnoslos, ya que ellos siempre nos volverán a conducir al único símbolo que es el hombre esencial, reconocido y experimentado, mediante la ayuda que le es natural. Y todos los símbolos tradicionales no son más que las diversas expresiones de este único misterio interior. En cambio, nosotros, los proyectamos al exterior, es decir, intentamos aprehender la revelación física que transmite el símbolo con nuestros sentidos impuros y exteriores, resultado de la caída original.

Hay que resaltar que en las Escrituras con mucha frecuencia encontramos las siguientes advertencias: “¡Que aquel que pueda coger, que coja!”, o, “¡Que aquel que tenga oídos, que oiga!”, etc. ¿Cuáles son estos sentidos? Son los sentidos purificados que nos permiten oír, ver y captar las cosas de Dios, pero los sentidos del hombre exiliado se han vuelto groseros y carnales y por ello, el ídolo del que hablan las Escrituras se refiere al hombre carnal que no puede oír, ni ver, ni asir la vida. Por ejemplo, en el Salmo CXV, 4 a 8, está dicho: “Sus ídolos son plata y oro, obra de la mano del hombre. Boca tienen y no hablan, ojos tienen y no ven, oídos tienen y no oyen, olfato tienen y no huelen, manos tienen y no palpan, pies tienen y no andan, y no echan voz de su garganta; semejantes a ellos serán los que los hacen, todo el que en ellos confía”.

Los sentidos purificados son los que permiten oír, ver y captar los símbolos y las cosas de Dios, mientras que los del hombre exiliado se han vuelto groseros, por ello, el ídolo del que hablan las Escrituras se refiere al hombre carnal que no puede oír, ni ver, ni asir la vida.

Encontramos en el libro de Ezequiel VIII, 3 algo interesante sobre el ídolo: “Y vi la figura de una mano extendida que me cogió de una guedeja de mi cabeza y, levantándome en espíritu entre cielo y tierra, me envió a Jerusalén en una visión de Dios, junto a la puerta interior del Templo que miraba hacia el Norte, donde estaba colocado el ídolo de los celos, para provocar los celos del Señor (5)”. Este ídolo ciertamente es el hombre; está situado en la entrada del Templo para representar su modo grosero de entender la imagen simbólica de la revelación, sus figuras y ritos, que provocan continuamente la cólera del Santo bendito sea. Y esto ocurre precisamente porque el hombre-ídolo tiene ojos y no ve, oídos y no oye, boca y no dice las cosas de Dios.

El ídolo está colocado al Norte del Templo, porque representa el lugar donde no hay luz, aunque es de allí de donde procede. Así comprendemos que el ídolo, la imagen, es lo mismo que el símbolo, separado de su complemento, de su ayuda natural.

Por todo lo dicho, podemos concluir afirmando que el símbolo es una realidad sensible que debe ser reunificada para convertirse en el “signo de reconocimiento”. En caso contrario, no es más que un ídolo inútil. El símbolo es como la cerradura de la puerta que nadie puede abrir, sino es con la llave que le corresponde exactamente.

El símbolo es una realidad sensible que debe ser reunificada para convertirse en el “signo de reconocimiento”. En caso contrario, no es más que un ídolo inútil.

Todos los símbolos se refieren a una realidad física, pero escondida, a la que todos nos podemos aproximar por la fe y que luego se puede experimentar mediante una revelación de Dios.

________
NOTAS

1. “Si se considera más particularmente al hombre, ¿acaso no sería legítimo afirmar que él también es símbolo, por el hecho mismo de haber sido creado de Dios?” R. Guénon, op. cit., p. 37.

2. Tardemah: ‘sueño’, la Biblia griega de los Setenta, traduce: ‘éxtasis’.

3. Los comentaristas hacen hincapié en que la palabra tzela, ‘costilla’, significa también ‘lado’.

4. El Coran. Traducción  y comentarios del Cheik Si Hamza. Sura XXII (nota del vers.129).

5. Ver también Salmo LXXVIII-58 : “Con sus ídolos han excitado sus celos…”

Introducción al estudio de los símbolos. Carlos del Tilo

Punta de flecha de batalla bíblica es descubierta en la ciudad natal de Goliat

La punta de flecha de hueso ha sido encontrada en Gat. De acuerdo a los investigadores, puede haber sido disparada por los defensores de la antigua ciudad filistea como parte de la última resistencia descrita en la Biblia.

David y Goliat. Punta de flecha encontrada en Gat.

De acuerdo a la Biblia hebrea, un rey llamado Hazael, que gobernó el reino de Aram alrededor del 842 a.C. al 800 a.C., conquistó Gat (también conocida como Tell es-Safi) antes de marchar sobre Jerusalén. «Hazael, rey de Siria, subió y atacó a Gat y la tomó. Luego se volvió para atacar a Jerusalén», dice el Libro de los Reyes (2 Reyes 12:17).

Las excavaciones arqueológicas en Gat, en lo que hoy es Israel, han revelado que la destrucción masiva tuvo lugar a fines del siglo IX a.C., la época en que la Biblia dice que Hazael conquistó Gat, donde vivían los filisteos (enemigos de los israelitas). La Biblia hebrea describe a Gat como el hogar de Goliat, el guerrero gigante asesinado por el rey David.

Seguir leyendo Punta de flecha de batalla bíblica es descubierta en la ciudad natal de Goliat

El Plan de la Gran Recuperación: una inciativa para solucionar las crisis que vive el planeta actualmente

Entre las varias iniciativas que existen actualmente para crear conciencia y alerta sobre la crisis que vive el planeta (en sentido amplio), una de las más recientes e interesantes es la de la teoría de la Gran Recuperación, conocida en inglés como “The Great Recovery theory of change”.

De manera general, esta propuesta sostiene que el estado de crisis en que ha convergido el momento actual –y en el cual pueden identificarse al menos las crisis climática, social y económica, en todos los rincones del planeta– es indisociable de la crisis de salud pública detonada por la pandemia de COVID-19, la cual a su vez está relacionada con el desarrollo y producción de vacunas que combaten la enfermedad.

Como vemos, tan sólo la mención de todos esos elementos hace ver que se trata de un panorama complejo en donde están involucrados múltiples actores, tanto en el desarrollo mismo de la situación como en un proceso posible de resolución. Seguir leyendo El Plan de la Gran Recuperación: una inciativa para solucionar las crisis que vive el planeta actualmente

La zona prohibida del Gran Cañón: Leyendas y mentiras

Una tormenta en el Gran Cañón.

En la última década más o menos, controversias y especulaciones han circulado en línea en todo el Parque Nacional del Gran Cañón y un artículo de prensa publicado por la Gaceta de Arizona en abril de 1909. Los titulares de leer: «exploraciones en el Gran Cañón / Misterios de inmensa Rich Caverna siendo traída a la luz / JORDANIA ENTUSIASTA / Hallazgos notables indican que los pueblos antiguos emigraron de Oriente». La controversia del Gran Cañón es reveladora en muchos sentidos y también inquietante en otros.

Seguir leyendo La zona prohibida del Gran Cañón: Leyendas y mentiras

Científicos advierten de un «tsunami cerebral» causado por el coronavirus

Entre los trastornos que pueden ser provocados por la infección están la psicosis, esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno delirante y paranoia.
Científicos advierten de un "tsunami cerebral" causado por el coronavirus

Un vínculo entre el covid-19 y ciertos trastornos mentales se hace cada vez más evidente. Dada su «predilección» por el sistema nervioso central, el virus representa «un tsunami sináptico para el cerebro y la mente» del paciente, afirmó el pasado miércoles el psiquiatra Roberto Amón, de la Universidad de los Andes (Chile).

«Son síntomas que los médicos vemos desde el inicio de la pandemia en Wuhan, y que después de 12 semanas se los llama ‘covid largo'», dijo el científico durante el seminario en línea ‘Covid-19 y sus efectos a largo plazo a nivel cerebral: revisando nuevos datos’. En particular, resaltó que entre las trastornos que pueden ser provocados por la infección están la psicosis, esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno delirante y paranoia.

Seguir leyendo Científicos advierten de un «tsunami cerebral» causado por el coronavirus

Varias personas ven un humanoide extraterrestre con extremidades caminado por un puente en la India

humanoide extraterrestre india 850x491 - Varias personas ven un humanoide extraterrestre con extremidades largas caminado por un puente en la India

La idea de que podríamos no estar solos en el universo ha existido desde al menos el siglo V a.C., cuando el filósofo griego Demócrito postuló innumerables mundos, ninguno de los cuales carecía de vida. Con la fundación de la NASA y otras agencias espaciales en el siglo XX, los seres humanos comenzaron a explorar el sistema solar y buscar activamente vida extraterrestre. La búsqueda más ambiciosa comenzó en 1960, cuando el astrónomo Frank Drake apuntó con un radiotelescopio a dos estrellas similares a nuestro Sol y escuchó una señal de inteligencia. El trabajo de Drake inspiró el proyecto búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI), una iniciativa que comenzó en los años 70 con financiamiento de la NASA, pero que ha evolucionado hacia la colaboración de millones de internautas para el procesamiento de datos del Observatorio de Arecibo. Seguir leyendo Varias personas ven un humanoide extraterrestre con extremidades caminado por un puente en la India

Científicos israelíes prolongan la vida de los ratones y dicen que puede ser posible hacer lo mismo con los humanos

Un nuevo estudio en el que los científicos prolongaron la vida de ratones de laboratorio en un 23% gracias a una proteína especial puede allanar el camino para que los humanos celebren sus 120 años, según sus autores.
Científicos israelíes potenciaron el suministro de la proteína SIRT6 -que «controla el ritmo del envejecimiento saludable», pero que suele disminuir en el sistema con la edad- en 250 ratones y lograron unos resultados increíbles.

La esperanza de vida de sus sujetos de prueba no sólo aumentó en un 23%, sino que también se mostraron más jóvenes y menos susceptibles al cáncer en comparación con los ratones ordinarios, según ha revelado un artículo revisado por expertos y publicado recientemente en la revista Nature Communications. Seguir leyendo Científicos israelíes prolongan la vida de los ratones y dicen que puede ser posible hacer lo mismo con los humanos