EL DRAGON DE LOS CHAMANES

Una colaboración de Angelorus

En primer lugar, agradecerte tu comentario, la verdad es que después de cuarenta años alguien me da por fin una respuesta fuera de lo políticamente correcto, hasta hoy solo había conseguido, explicaciones, como que, tendrías fiebre, estarías soñando etc, que posiblemente es la respuesta que habría dado yo, si alguien me lo hubiera contado, pero son respuestas, que yo siempre me he negado a admitir.

He aceptado tu invitación, y paso a relatarte, lo que aun recuerdo de aquella noche

 Para mí, con la edad que tenía, significó un hecho muy importante, por que  parecía  que  alguien en algún lugar, oculto a la vista de todos, quería  trasmitirme un gran  secreto, y eso me hizo sentirme un poco especial.

 Después  la imaginación infantil se desato, e incluso años más tarde, buscando una respuesta, escribí un pequeño relato, sobre el tema,  poniéndole un principio y  un final a esta historia.

   Es una historia que lógicamente no se la cuentas a todo el mundo, pero tengo que decir que no me ruborizo cuando lo hago, y fuera lo que fuese, aquella experiencia,  por encima de todo hay algo genial que sucedió, y es lo que yo sentí,  y eso digan lo que digan, nadie me lo podrá discutir jamás.

La gente puede pensar lo que quiera y allá cada uno con sus conclusiones, que las habrá de todos los colores,  pero el relato que cuento a continuación fue un hecho totalmente verídico y real y en un estado de ínter actuación con lo que estaba ocurriendo a mi alrededor y totalmente despierto.

Cierta noche, dormía placidamente a la edad aproxima de unos ocho años ( recuerdo que fue  placidamente, por que lo primero que me dijeron mis padres, cuando se lo conté a la mañana siguiente, es que había tenido una pesadilla,  y yo lo negué,  pues recordaba perfectamente como me encontraba, no me encontraba ni enfermo ni intranquilo, estaba perfectamente)

Algo me saco de mi sueño, para mostrarme lo que estaba sucediendo en mi habitación, al abrir los ojos, lo primero que vi, fue como lo que parecía el final de una cola, se deslizaba y desaparecía por una de las  paredes de mi cuarto.

 Un instantes después una enorme cabeza de dragón apareció por una de las esquinas,  tenia la cabeza enorme y un cuerpo redondo y carnoso, tenia la forma  del tipito dragón chino, era un color verde oscuro, y recuerdo  algunas manchas rojas, y como su cuerpo tenia un movimiento extraño, y parecía   retorcerse como un sacacorcho.

  Pasó  pegado al techo,  delante de mi mostrándose despacio y se introdujo por la pared de enfrente  desapareciendo. Esto lo hizo varias veces no recuerdo cuantas.

Yo aguante el tipo, e intente avisar a mi hermano que dormía en la cama de al lado en la misma habitación, no se `por que no levante la voz, y lo  llame con un susurro, lo que sentía es que el animal sabia que lo estaba observando, creo que por eso no grite.

Y en una de las veces, volvió a salir por el mismo sitio, pero esta vez se dirige hacia mi, abre su enorme boca y me engulle, en ese momento la habitación desaparece, y todo se vuelve negro y empiezo a caer por un pozo, dando vueltas sentado sobre la cama, caigo al vació y veo que por el centro el pozo desciende, algo  como una raíz o una liana, no era una cuerda por que no estaba totalmente lisa, recuerdo mirar hacia arriba y ver como se  perdía hacia el principio del pozo. Era de un color rojizo anaranjado, y resaltaba sobre la oscuridad que me envolvía.

La  raíz descendía atravesando mi cama por el centro del pozo, yo instintivamente me agarre fuertemente a ella, consiguiendo amortiguar la caída, luego recuerdo la sensación de estar en el fondo del pozo parado.

Se que esta escena , paso varias veces, por que así lo contaba yo, pero no recuerdo las transiciones, pero el dragón volvía a salir y se me volvía a tragar, en así en varias ocasiones.

En un momento dado, cuando todo se calmó, me levante y me cambie de cama, y me meti en la cama de mi hermano, que dormía placidamente, recuerdo que le hice algún comentario sobre el tema, pero continuo durmiendo sin inmutarse, el era mayor que yo y al entrar en su cama me sentí protegido.  Me deslice por la manta y me tape la cabeza protegiéndome de los ataques de aquel animal.

Al rato, no se cuanto tiempo paso me arme de valor y me asome, apartando un poco la manta, que me protegía cual escudo, para ver si todo había pasado ya, pero la escena continuaba.

Por la misma esquina que antes había aparecido el dragón, pero esta vez casi a los pies de mi cama estaban empezando a desfilar, personas ensueltas en grandes túnicas marrones, con capuchas que les cubrían el rostro, las recuerdo mas pequeñas que el tamaño de una persona normal, al verlas me volví a deslizar en la cama tapándome de nuevo  la cabeza.

 Luego me volví a asomar, mi curiosidad podía más que mi miedo, también creo que por que no me sentía amenazado, era una lucha interna, quería saber, yo era un crió muy vivaz y curioso.

Cuando me volví a asomar, todos estaban ya sentados en circulo, habrían unos diez o doce, unos estaban mas cerca y otros mas allá de la pared , pero formaban un circulo, siempre lo he contado así,  que estaban en circulo, pero la imagen que tengo, era en herradura casi cerrada.

Pues bien en el centro, había uno de ellos el que parecía el líder, parecía tener los pies atados y por la postura de los brazos, hacia delante, con los codos pegados al cuerpo también  parecía que las tenia atadas. Los pies, no se los veía, por que la túnica se los cubría,( de esto me acuerdo perfectamente) pero el peculiar moviendo al desplazarse, dando pequeños saltitos, sin mover las piernas, daba la sensación que los tenia atrapados con.

 Pues como digo el que esta en el centro, iba de uno en uno, desplazándose a saltitos hasta el siguiente, se volvía a agachar y le susurraba algo al oído, y así con todos, yo seguid allí mirando asomando solo los ojos, y no perdiéndome detalle.

De repente el líder levantó la cabeza y dirige su capucha hacia mí. No  vi el rostro, pues la capucha, se lo cubría, de todas formas, lo le di tiempo a enseñármelo, inmediatamente me tape la cabeza y no volví a asomarme, algo de lo que me he arrepentido enormemente, pues me abría encantado, saber que cosa tenían que trasmitirme , pues esa es la sensación que se me quedo. Pero con apenas ocho años no supe llevar la situación. Ahora siria distinto.

Y ahora empezaría el debate.

 Si es una alucinación, y el cerebro crea unas imágenes, ¿por que no me las mostró mientras dormía? ¿Por que las empiezo a ver cuando me despierto? Y  algo muy curioso, que la escena  ya parecía que estaban sucediendo mientras yo dormía ¿Por que cuando  abro los ojos lo primero que recuerdo es, parte del animal que ya había pasado, como si mientras yo soñaba con otras cosas, el Dragón ya se estaba mostrando.

y ¿ por que cuando me cubro la cabeza o cierro los ojos dejo de ver la escena, y cuando miro la vuelvo a ver? ¿ por que mi cerebro no me las muestra siempre, mire donde mire? ¿y por que  me deja interactuar con ella? .

 Posiblemente nunca tendré las respuestas a estas preguntas, pero a mi me gusta pensar que fue algo  “mágico”, a un sabiendo que esta palabra suele arrancar, media sonrisa a mas de uno, pero hay que pararse a pensar, detenidamente, que, ¿que somos los seres vivos? si no PURA MAGIA.

Saludos a todos y enhorabuena  maestroviejo, por tu blog y gracias por ayudarnos a expandir nuestras conciencias, que si queremos, podran abrirse hasta el infinito.

Angelorus

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.