EEUU rechaza investigar torturas de presos en cárceles secretas de la CIA

No se puede abanderar la democracia y los derechos humanos, como pretende EEUU, y luego tener la casa, poco limpia.

Carceles secretas, torturas, control de las comunicaciones, vigilancia a los ciudadanos…

Si para defender los derechos y las libertades,  nos viéramos obligados a actuar como los dictadores y tiranos, perderiamos la credebilidad y el derecho a liderar este proceso.

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS.

En educación, se sabe que aunque vigiles a un alumno, este terminará encontrando el modo de copiar en un examen.

La única solucción es convencer al alumno que el conocimiento y no el examen es el objetivo último para su propio beneficio. Es decir la consciencia del ser.

Despertar la consciencia de los ciudadanos debería ser el objetivo de los que estan en el poder.

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la demanda de cinco personas que afirman haber sido torturadas y detenidas ilegalmente como sospechosas por el atentado del 11 de septiembre de 2001, informó una nota divulgada en la página en internet de La Radio del Sur.

Se trata de un programa de la CIA de transporte de personas sospechosas de terrorismo hacia cárceles secretas ubicadas fuera de EEUU.

De hecho, la administración de Barack Obama reconoció la existencia de este sistema, afirmando que la justicia debería rechazar el caso porque revela datos que “amenazan a la seguridad de Estados Unidos”.

Phyllis Bennis, directora de varios programas en el Instituto para Estudios Políticos cree que esta decisión de la Corte es una amenaza muy seria para todo el sistema judicial de EEUU.

“Esta decisión de la Corte Suprema es muy seria y muy perjudicial. De hecho significa que el Gobierno federal puede terminar con cualquier proceso que quiera, justificándolo con el motivo de la seguridad nacional”, indicó.

Bennis opinó que esto es muy peligroso ya que las compañías privadas desempeñan un papel importante en las guerras de Irak y Afganistán, al igual que en los asuntos internos de EEUU, y podrían beneficiarse de decisiones de este tipo.

“Esto es un problema muy grande, porque significa que tenemos decisiones ilegales y que las compañías privadas salen ganando gracias a esto. Esta situación dificulta las posibilidades de conocer la verdad y es un ataque contra el sistema judicial de EEUU.”, aseguró la politóloga.

EEUU rechaza investigar torturas de presos en cárceles secretas de la CIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.