0 comentarios en “El contrato que firmamos cada día … lo aceptas?

  1. Admitimos pues la indiferencia, el odio, la correa del ego, el pisotear al otro para sobrevivir «yo»… Si admitimos esto, estamos admitiendo sus contratos, sus leyes establecidad para su «buen orden y legal orden mundial».

    Cuando nacemos no conocemos nada de este horror al que nos mandan, sometidos. Nacemos libres pero ya al nacer nos encadenan para evitar que hagamos uso de esa libertad… La cadena de sus condenas es tan infinita, y sobre todo la inconsciencia de muchos de este sometimiento, que, al igual que los animales en las granjas, muchos ya piensan que sólo han nacido para lo de arriba: para odiar, pisotear y sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.