Archivos desclasificados de la KGB: Lenin el Judio

En la Rusia de hoy, el culto a Lenin goza de buena salud entre los nostálgicos de línea dura. Pero nuevas pruebas que revelan que Lenin tenía raíces judías podrían no caer del todo bien entre quienes anhelan un pasado soviético que incluía al antisemitismo como política de Estado.

Una reciente exposición en el Museo Histórico Estatal de Moscú arroja alguna luz sobre un viejo secreto ruso guardado desde comienzos del siglo pasado: los orígenes del padre fundador soviético Vladimir Lenin. Según revela la exposición, el abuelo materno de Lenin habría nacido judío.

Este fascinante pedazo de información, obtenido de los archivos desclasificados de la KGB, no es un detalle menor en un país donde el antisemitismo era una política reconocida del Estado durante décadas. A partir de la década de 1930, el régimen soviético -impulsado por su líder José Stalin- puso en marcha una violenta campaña discriminatoria contra los ciudadanos judíos.

Nacido en 1870, Lenin se identificó simplemente como “de Rusia.” Su biografía oficial sólo menciona sus orígenes ruso, alemán y sueco. Adoptó el Lenin como su nombre de guerra en 1901 cuando estuvo exiliado en Siberia, cerca del río Lena.

Pero una de las invaluables piezas de la exposición añade un nuevo elemento clave a la narrativa oficial. En una carta a Stalin en 1932 -6 años después de la muerte de Lenin- Anna Ulyanova, la hermana mayor de Lenin, escribió que su abuelo materno “provenía de una familia judía pobre y fue, de acuerdo con su certificado de bautismo, hijo de Moisés Blank”. Blank nació en Zhitomir, Ucrania. En su carta, Anna Ulyanova decía que su hermano “siempre había tenido buena consideración de los judíos”. También instaba a Stalin a revelar el origen judío de Lenin, concluyendo que “sería un error ocultarlo de las masas”.

 

Stalin, sin embargo, ordenó a Anna Ulyanova mantener las raíces judías de Lenin en secreto. Unos años más tarde, Stalin comenzó su purga de judíos entre los líderes de la revolución rusa. Antes de su muerte en 1953, se preparaba para enviar a toda la población judía que vivía en la Unión Soviética a los campos de concentración en Siberia.

La mayoría de las ciudades en las provincias rusas cuentan con una calle principal llamada “Lenin Street”. Por lo general, se encuentran allí tiendas que venden artículos de lujo y sucursales bancarias. Tienden a contener todos la simbología de la sociedad capitalista en la que se ha transformado el país.

En el centro de casi todas las plazas centrales, incluso en Bielorrusia y en Ucrania, hay una estatua de Lenin de gran altura mirando hacia abajo sobre los ruidosos comerciantes. La paradoja de Lenin incluso va más allá. Lenin es venerado por el sector radical de Rusia -la gente que siente nostalgia por el régimen soviético en general- y para el estalinismo antisemita en particular.
El “culto a Lenin” tiene su “aleph” en la Plaza Roja de Moscú, donde el cuerpo momificado de Lenin se encuentra en permanente exhibición en un mausoleo. En el pasado, los ciudadanos soviéticos peregrinaban al lugar del descanso final del líder comunista.

El legado de Lenin es objeto de debate. Algunos comunistas rusos quieren que el culto a Lenin dure por siempre. Pero hay rusos -cristianos ortodoxos- que detestan a Lenin porque destruyó el zarismo y porque convirtió al ateismo en una piedra angular de la ideología oficial. Estos últimos, al igual que muchos rusos rasos, quieren que el hombre sea enterrado -con o sin los honores reservados a los estadistas.

Los rusos que comenzaron sus vidas laborales después de la caída del sistema comunista a menudo ven las cosas con la misma ambivalencia. “Los niños soviéticos casi consideran el ‘Abuelo Lenin’ como a Santa Claus”, dice Daria Beliaeva, un analista financiero de 30 años de edad que mira la era soviética con nostalgia. “Pero después, me enteré de que los alemanes lo enviaron a Rusia en un tren blindado para desencadenar la revolución rusa. También he oído que ordenó la destrucción de cerca de 100 iglesias” añade la práctica ortodoxa con desaprobación.

Daria no se inmutó al enterarse que el padre soviético tenía raíces judías. “Había elementos del bien y del mal en él. Dejó su marca en la historia de Rusia. Ahora, tiene que ser enterrado”.

Para el politólogo Boris Kagarlitski, un exdisidente y orgulloso leninista, “las autoridades rusas están utilizando el debate sobre el origen judío de Lenin y su entierro como pretexto para cambiar la agenda de la gente que se preocupa de los problemas reales y los problemas que enfrenta nuestra sociedad”. Incluso si el antisemitismo latente no juega un papel activo en la política contemporánea de Rusia, la exposición de Lenin podría terminar con la popularidad de la revolución. También podría convencer a las autoridades de una vez por todas a poner su cuerpo embalsamado a descansar.

Cabe recordar que durante el zarismo la mayoría de los judíos podían obtener la residencia permanente sólo en el área conocida como Zona de Residencia, que incluía gran parte de lo que ahora es Lituania, Bielorrusia, Polonia, Moldavia, Ucrania y partes del oeste de Rusia.
Bajo el mando de Lenin surgió un breve periodo de apoyo a la cultura judía, pero terminó al comienzo de la década de 1930, cuando Stalin realizó purgas antisemitas e ideó un plan para reubicar a todos los judíos soviéticos en una región fronteriza con China.
Muchos judíos se unieron a los bolcheviques para luchar contra el antisemitismo de la Rusia zarista y algunos se convirtieron en líderes del partido comunista cuando éste llegó al poder, tras la revolución de 1917. El más famoso de ellos era Leon Trotsky, cuyo apellido real era Bronstein.

http://www.urgente24.com/noticias/val/9878-125/lenin-el-judio.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.