Las enigmáticas Taulas menorquinas

Taula, palabra menorquina que traducida al castellano es “mesa”, son construcciones que podemos hallarlas en el centro de recintos amurallados con bloques de piedra irregulares de doble parámetro en forma de herradura donde se ven varios monolitos verticales, cuyo lado frontal, el de la entrada, que debía ser con dintel o de bóveda, es recto y orientado al sur ,siendo el posterior finalizado en forma de ábside, a su alrededor se pueden ver, en algunos casos, pilastras y unas concavidades, cuadradas o rectangulares, que seguramente eran para depositar restos humanos u objetos de ofrendas.

Están formadas por dos enormes bloques de piedra caliza colocados que le dan una forma de “T”,es decir, uno que hace la funciones de soporte en vertical enterrado en el propio terreno y normalmente sus lados labrados y su parte delantera orientada hacía el acceso del terreno amurallado; y el otro , el horizontal, es el capitel, con bordes más mayores en longitud que los inferiores, siendo la mayor de esas construcciones de unos cuatro metros, presentando en su parte inferior una hendidura para poder ser encajada al otro bloque, siendo su peso de unas 25 toneladas, y según parece son más majestuosas que las que componen el círculo de Stonehenge, en Inglaterra. La época que fueron trasladadas desde la cantera que fueron extraídas hasta su lugar elegido de emplazamiento, por su enorme peso y tamaño fueron transportadas sobre troncos de árbol, es incierta, aunque se cree, por los restos arqueológicos hallados a su alrededor están datados desde 2000 a.C hasta 200 d.C. o sea, los períodos Pretalayótico hasta el fin del mismo.

La finalidad que tenían esos enigmáticos y colosales monumentos megalíticos no esta del todo claro. Las opiniones que dan los especialistas de esos tiempos son diversas y controvertidas: pilares que soportaban el techo de las salas hipóstilas, eran unos habitáculos donde se solía reunir la aristocracia del clan del poblado, aunque actualmente está hipótesis se ha descartado porque estos recintos no tenían techumbre; de pudridero de cadáveres previo su enterramiento; altares de sacrificios, tanto humanos como de animales, dedicados a alguna deidad y ofrendas de productos del campo; al culto de la taurolatría, al Dios-Toro; se ha las asociado, por su semejanza, a la cruz Tau, denominada también de San Antonio Abad y de Santa Tecla, usada por los frailes franciscanos, también es la letra decimonovena del alfabeto griego y la última del hebreo ( Teth) ; de santuarios lunares, solares y de observatorios astronómicos , estando alineadas, muchas de ellas, con las salidas del solsticio de invierno y verano, ya que en esos megalíticos se da la circunstancia que sus medidas están relacionadas con la geometría y aritmética.

De las tres decenas de taulas que hay esparcidas por todo el suelo menorquín, a modo personal, y eso que las he podido visitar todas a lo largo de mis cortas estancias en la isla, destacaría, por su espectacularidad, estado de conservación e importancia de lo hallazgos practicados en sus recintos a cuatro de ellas, y por supuesto, sin menos preciar al resto. Trepucó: (imagen adjunta) a dos kilómetros de Maó, la más grande, 4´20m. de altura de Menorca, restaurada en 1970. Talatí de Dalt: a cuatro kilómetros de la carretera Maó-Ciutadella, a su alrededor dos talayots, un santuario, varias cuevas de enterramiento y una sala hipóstila. Torre d´en Gaumés: en la carretera Alaior-Son Bou; forma parte del conjunto talayótico más grande de las Baleares cuya extensión es de 62.000 m2, y desde la cima de su colina se pueden ver las más altas montañas de Mallorca; uno de los hallazgos más destacados fue una estatuilla en bronce de Imothep, sumo sacerdote, arquitecto, médico egipcio; curiosamente, la hendidura del bloque de piedra del capitel, que se halla separado del soporte vertical, fue usada en tiempos de la dominación romana como enterramiento. Y por último, la de Torralba d´en Salort, en la carretera Alaior-Cala en Porter; en excelente estado de conservación, habiendo descubierto varias terracotas de la diosa Tanit, similares a las que hallaron en innumerable cantidad en Es Puig d´es Molins (Eivissa), y una escultura en bronce representando un toro.

 

Autor: Josep Maria Osma Bosch

http://revistadigitalavalon.es/?p=5470&utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=las-enigmticas-taulas-menorquinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.