Maestros del gesto lineal

La caligrafía de la antigua china intentaba compartir los ideales culturales de la época y revelar los significados más profundos de la vida

La ampliación del lenguaje poético en el arte es una característica inherente de las formas del arte chino tradicional. Los antiguos eruditos de la caligrafía china se remontan hasta finales de la dinastía Tang (617 d.C.- 907 d.C.), equipados con los recursos más económicos: un pincel y tinta sobre papel. Estos ases de la poesía aplicaron un lenguaje simbólico para animar a sus súbditos; sus versos escritos se encuentran inscritos en las orillas de sus pinturas o en la última página de los rollos de pergamino.

La característica distintiva de estos calígrafos antiguos era el objetivo de su práctica, donde el color era considerado como una distracción. Su arte no se trataba de representar al mundo real, sino que iba más allá de las representaciones, para compartir los ideales culturales y para revelar los significados más profundos de la vida. Esta característica única surgió de la afinidad cercana que tenían las artes con la China antigua llena de valores morales.

Aquellos artistas que tenían éxito, no solo eran expertos en la habilidad de las pinceladas, sino que también tenían un buen dominio de la historia y el estilo literario. Actuando como guardianes silenciosos de la política social, estos artistas sabios fueron los responsables del mantenimiento de los códigos éticos y morales, códigos que permitían que incluso un gobernante fuera juzgado.

Aunque a los pintores eruditos no se los consideraban artistas profesionales, su alto status y los años de conocimientos adquiridos, les ha permitido diferenciarse del trabajo de los artesanos profesionales. Debido a que sus objetivos reemplazaron a la pura representación, trataron de aplicar sus amplios conocimientos del simbolismo, el estilo y la pincelada caligráfica para desentrañar la esencia de la vida.

La afinidad al arte y a la práctica literaria del erudito y calígrafo especialista, Wang Mian, se extendió a su propia existencia. Después de haber cumplido su tiempo en los palacios de justicia real, al igual que muchos antes que él, optó por vivir una vida de aislamiento.

Al parecer, Wang plantó miles de árboles de ciruelo alrededor de su vivienda, por eso se la llama cariñosamente como “la casa de la flor del ciruelo”. En muchos sentidos, el poema de Wang de la flor del ciruelo se asemeja a su propia vida:

Situado en el bosque, con hielo y nieve,
sin mezclarse con el polen de las flores del durazno y de la pera.
Una noche repentinamente surge una fragancia,
extendiéndose hacia el cielo y la tierra, trayendo la primavera a toda la nación.

Wang 

Utilizando a la flor del ciruelo, que en la cultura china es tomada como un símbolo de fortaleza y resistencia, Wang dijo: “Pintar un ciruelo requiere la nobleza del ciruelo, la pureza del pintor sigue a la pureza de la flor del ciruelo”.

La poesía japonesa: Waka

En el siglo XIX, la adopción del pensamiento que evoca la poesía china en las tradiciones literarias japonesas, influyó el desarrollo en los estilos de poesía, entre ellos “waka” en la forma de versos cortos, que literalmente significa “poema japonés”.

La monja budista y poeta waka japonesa, calígrafa, ceramista y pintora, Otagaki Rengetsu, rinde homenaje a la tradición erudita-amateur china en su uso diario de los escritos que fueron inscritos en rollos y piezas de arte funcionales.

Las creaciones imperfectas en arcilla de Rengetsu están envueltas en su personalidad, su enfoque y espíritu religioso. Las líneas simples que fluyen sin cuidado sobre los pergaminos y los objetos de cerámica son encantadoras. Inmediatamente te das cuenta de la efusión genuina de la expresión inherente de Rengetsu.

Evan Hughes, copropietario de la galería Ray Hughes en Sydney, escribió: “Para sentir, literalmente las huellas digitales de un profesional cuya idea de la perfección estaba formada imperfectamente, la vasija de cerámica, naturalmente bella, envuelta en la poesía más esencial, es humilde”.

A veces
Visito mi pueblo viejo
Contemplo los helechos junto a la cerca
Y recuerdo
Las primaveras de los tiempos pasados.

Rengetsu 

Las tranquilas reflexiones de las estaciones fugaces de la vida y la naturaleza de Rengetsu, al igual que sus antecesores chinos, transmiten exitosamente sus entendimientos personales de la realidad y las verdades esenciales sobre la naturaleza y la experiencia humana.

Leer una pintura china en pergamino o un objeto de cerámica de Rengetsu es entrar a un dialogo con el pasado. El acto de desenrollar un pergamino o sostener una antigua taza de té de cerámica, proporciona aún más una conexión física con la obra. Una experiencia íntima, es a través de esas lecturas como los significados pueden revelarse gradualmente.

Una colección de los trabajos artísticos de Rengetsu está en exhibición en la galería Ray Hughes (Australia) hasta el 17 de agosto de 2011.

Para más detalles visite www.rayhughesgallery.com

http://www.lagranepoca.com/maestros-del-gesto-lineal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.