SHEM SHEMAFORASH…EL NOMBRE DE DIOS….

Una de las doce lápidas repartidas por el mundo, a principio del siglo XX, por la organización masónica denominada Los Doce Apóstoles, siendo ésta que se encuentra en Arjona la única que presuntamente contiene escrito el verdadero nombre de Dios: el Shem Shemaforash recogido en la Mesa de Salomón –nombre que no puede escribirse jamás y sólo debe pronunciarse para provocar el acto de crear–, y en la que también están escritas las claves para el conocimiento del Universo y la fórmula de la Creación.

Juan Eslava Galán, arjonero de nacimiento, dice sobre el verdadero nombre de Dios: el Shem Shemaforash –el que no puede escribirse jamás– que “Salomón lo confía a una forma jeroglífica de alfabeto sagrado que, aunque evita la escritura del Nombre, contiene las pistas necesarias para su deducción. Este jeroglífico tiene como soporte material un objeto: la llamada Mesa de Salomón”. Esta mesa, cuya fabricación se atribuía a Salomón, el rey sabio por concesión divina, era una especie de disco metálico con una serie de trazos geométricos cincelados que contenían las claves cabalísticas del nombre secreto de Dios o Nombre del Poder, el Shem Shemaforash, una fórmula que otorga a su conocedor un poder infinito sobre la Creación. A ella se refiere el esoterismo cristiano de san Juan cuando establece que al principio fue la Palabra”.

“En el fondo del asunto yace la cábala geométrica o el secreto de la ordenación espacial de la materia, una ciencia egipcia heredada por Moisés. Es posible que el Arca de la Alianza, las Tablas de la Ley y otros objetos sagrados contuvieran los conocimientos secretos egipcios”.

“La Mesa de Salomón es geometría, pura proporción y relación espacial de la que se deduce una formulación sonora, una palabra mágica, la música de las esferas platónica, el Nombre Secreto de Dios, la palabra impronunciable tan sólo conocida por el sumo sacerdote, el Baal Shem o Maestro del Nombre. Una vez al año, el sumo sacerdote de Israel, protegido por el pectoral de las doce piedras, penetraba en el sancta sanctorum del Templo para pronunciar ese nombre en voz baja sobre el Arca del Alianza. De este modo actualizaba la alianza entre Dios y la Humanidad y renovaba la creación para que el mundo continuara existiendo”.
“Al construir la mesa, Salomón se aseguró la transmisión del Nombre Secreto. Por lo demás cada Baal Shem instruía al discípulo que había de sucederle en el misterio para que la tradición no se perdiera en caso de muerte súbita. Por lo tanto, los poseedores del secreto eran siempre dos, aunque solamente uno compareciera en presencia del Santísimo para la renovación de la Alianza.”
Posted 4 hours ago by BOSS
Labels: BIBLIOTECA…..

0 comentarios en “SHEM SHEMAFORASH…EL NOMBRE DE DIOS….

  1. Sí, es francamente curioso todo esto de la legión de dioses con nombre…

    Si el Creador tuviese que tener un nombre seguramente sería sólo un sonido, o algo relacionado con sonidos y vibraciones. Toda esta saga me recuerda a cosas muy físicas de dominadores llamados “dioses”. Tendremos que ir metiendo ojo severo a todos los antiguos escritos, esos que dicen que han sido dictados por “dios”. Esos escritos dictados por dioses dominadores no pueden proceder de la auténtica Creación en su conjunto, sino de reales dominadores de las “especies”, con nombre y edades, por muy antiguas que sean. Luego quitar óxido a la cantidad de cosas terribles que se mencionan en esos escritos para intentar llegar a otra conclusión o realidad (no la escrita, ya que está más que manoseada y sus transmisores ¿cómo las obtuvieron? porque me recuerda más a episodios alucinógenos que no a otra cosa).

  2. Hola Ana, si todos esos dioses solo han querido dominar el hombre, y lo han dominado y lo hacen aún..si supieras todos los “dioses”, que nos han puesto “la pata encima” disculpen el lexico pero es verdad.

    Mabel

    1. Así es Mabel, esos “dioses” que a su vez han sido manipulados por los de aquí abajo según su gusto y sobre todo conveniencia.
      La cuestión es que todos debiésemos ya empezar a plantearnos la misión, el oficio o el plan de esos “dioses”. O realmente somos nada más que un puro cultivo extraterrestre a examinar, con sus delegados-dominadores aquí abajo, o bien los de aquí abajo han dominado hasta esos “dioses” para sembrar sus “costumbres” que intentan eternizarse a lo largo de nuestro tiempo-vida.
      Tenemos varias opciones frente a esto: primero, el Creador/ra (esa es mi noción) es infinito y no se sumerge en nuestras cuestiones ya que es el Dador de la Vida, y esta vida puede ser tan infinita en sus formas como en sus expresiones. La Vida es el Aliento que ha hecho que nos podamos conformar en expresiones vivientes, es decir, tener un cuerpo, una compleja estructura física y cerebral y luego, algo más… para mí ese algo más que nos mueve y que se llama Espíritu y que realmente sea ese Hálito del Creador, ya que considero que tenemos una herencia genética transmisora de nuestros padres físicos, pero luego tenemos nuestra propia herencia genética cósmica, es decir, donde radica nuestro Yo más puro o nuestra parte espiritual y que es la que nos guía como un motor o un fuego, y la que hace que en esta vida busquemos siempre un camino o una vía de expresión (ahí entra la famosa lucha del bien y el mal o del palo en las ruedas, que siempre intenta evitar que la evolución del ser humano se produzca con naturalidad o fluidez, cuando no lo que busca es paralizarla totalmente y erradicarla de su parte Espiritual).

      Llámese como se llame pues esa Fuerza infinita que es la que pone en movimiento toda la Creación, visible y no visible, el mal ha radicado siempre en la manipulación, bien por parte de los de aquí abajo, o bien por parte de esos otros seres más evolucionados (aliens), a los que por el momento no conocemos todavía sino por intuición o porque sí se dan a conocer a algunos en concreto. Es complejo intentar encontrar la llamada Verdad porque quizás todo sea verdad y todo mentira a la vez, y en este entramado, creo que lo más importante es será siempre acudir a nuestro interior para buscar la luz que lo clarifique. Lo más importante de todo es no temer a nada ni a nadie y saber que la vida fluye más allá de toda imposición humana o física, porque el espíritu que nos da la vida (también con algunos determinados fines) es el que está ligado a ese Creador, por lo tanto somos su parte visible y material.
      Lo importante no es su nombre ya que eso se ha buscado a fin del propio dominio de lo que ellos llaman “dios” (si sé su nombre “seré salvado o seré eterno o tendré todo el poder”) esto es parte de la práctica de la manipulación de la energía que desde tiempos inmemoriables la especie humana se ha dedicado a realizar, bien por miedo a la muerte o a las penurias o bien para alcanzar el poder terrenal. La muestra la tenemos aquí abajo con tantas clasificaciones y jerarquías, con tantas ramas y hojas de un mismo árbol, diciendo, cada una, que la suya es la verídica.
      Un saludo

  3. En todas las religiones hay algo de verdad, es por eso que engancha a mucha gente. Pero las manipulaciones genedadas por los sacerdotes en general para mantener el control lleban a engaño o a pasar del tema espiritual, no se que es peor.

    Yo recomiendo el dvd de Jose Luís Parise: La verdadera historia de Cristo. Aviso son 15 h de conferencia, pero te despierta de una vez por todas.

    un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.