¿Tuvo la tierra dos lunas?

La historia del planeta Tierra es una fascinante historia, que ha envuelto colisiones catastróficas con otros pequeños planetas y una verdadera multitud de impactos de asteroides. La teoría que prevalece sobre la formación de la luna se llama la hipótesis del gran impacto: la teoría de que un objeto del tamaño de Marte, conocido como Theia, se estrelló en la Tierra cuando era joven. Lo que quedó de este impacto fué lo que hoy es la Tierra y la Luna.
Un nuevo modelo sugiere, sin embargo, que la Luna puede no haber sido el único recuerdo del gran impacto. Jack J. Lissauer del Space Science and Astrobiology Division, NASA Ames Research Center, y John E. Salas del Department of Terrestrial Magnetism, Carnegie Institution of Washington, han sugerido que satélites troyanos pueden haber sido dejados atrás, luego de la colisión. “El impacto gigantesco que probablemente condujo a la formación de la Luna lanzó una gran cantidad de materiales en la órbita terrestre, y algunos de ellos podrían haber sido capturados en los Puntos de Langrange”, puntos en el espacio donde la gravedad entre dos objetos se cancelan respectivamente”, dijo Lissauer. La teoría supone entonces que la Tierra tuvo satélites troyanos en su órbita hasta por 100 millones de años.
Con el tiempo, el empuje gravitacional de otros planetas eventualmente habría alterado la órbita de la Tierra, incluso si sólo ligeramente. Por lo tanto, los Puntos de Lagrange habrían sido alterados, dejando a los satélites troyanos sensibles a la gravedad una vez más. Desde allí, podrían estar en cualquier lugar por ahora, o haber quedado totalmente destruidos. “Las perturbaciones de otros planetas son muy, muy pequeñas”, dijo Lissauer. Pero ellos cambian la forma de la órbita de la Tierra, lo cual posteriormente cambia el efecto que la gravedad del Sol tiene sobre las “lunetas”, y esto es lo que en última instancia puede haber desestabilizado a los satelites troyanos”. Un modelo similar pero creado por Matija Cuk, astrofísico de la Universidad de Columbia Británica en Canadá ha sugerido que los pequeños objetos eran del tamaño de asteroides, sólo unas pocas decenas de kilómetros de ancho, podrían haber durado más tiempo en posiciones estacionarias. Ella cree que podrían haber durado mucho más tiempo también, hasta mil millones de años o más. Sin embargo señaló que “ellas se verían más como vemos a Júpiter o Venus en el cielo, no como satélites del tamaño de nuestra Luna; más bien se verían como estrellas muy brillantes “, concluyó Cuk.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.