“Lo imprescindible” Francesc Prims.

Multitud de autores abogan porque persigamos y realicemos nuestros sueños. Con este fin es deseable que dejemos un trabajo insatisfactorio a favor de otro que nos llene, que no nos apeguemos a relaciones personales que no nos permiten evolucionar y que cultivemos nuestros talentos.

Siendo que todo esto es fantástico, haremos bien en no perder de vista lo siguiente: la humanidad ha pasado milenios sin priorizar la autorrealización y aún así ha seguido adelante. Incluso podríamos decir que la historia de la humanidad es la de los sueños incumplidos. Muy pocas personas consiguen vivir la vida de sus sueños en todos los aspectos. Esas personas pudieron haber sentido y pueden seguir sintiendo que no cumplir sus sueños es una especie de fin del mundo, pero la verdad es que esas personas pasan y esencialmente «no pasa nada». No tiene lugar ninguna catástrofe cósmica por el hecho de que millones de personas no logren hacer realidad sus sueños. Debería acontecer dicha catástrofe si el tema de los sueños fuese tan vitalmente importante, pero no acontece.

Crowd of people

El conjunto de todo lo que ocurre va forjando una tendencia evolutiva. En esta tendencia evolutiva, por lo que sea se permite que algunos elegidos tengan visibilidad y afecten la Historia de una forma más obvia. Muy curiosamente, este destacar se permite no sólo a algunas personas talentosas y llenas de buenas intenciones, sino que se permite también a algunas otras personas que se convierten en líderes que siembran mucha destrucción.

Existe suficiente casuística hoy día para que podamos creer que planificamos nuestras vidas antes de nacer e incluso que podemos determinar una muerte prematura si nos hemos apartado demasiado de nuestro camino y está claro que no vamos a cumplir ya con nuestro plan de vida. Entonces surge la pregunta: ¿y qué ocurre con los grandes criminales de la humanidad? ¿Por qué no dictaminaron, desde el otro lado, muerte prematura para ellos? ¿Será que sus crímenes estaban dentro del plan?

41- Lo imprescindible 03

Parece que todo debe observarse desde una perspectiva muy amplia, que vaya mucho más allá del terrible dolor que se experimente en determinados presentes. Las Guerras Mundiales supusieron mucho dolor y pérdidas de vidas, pero nos han dejado la herencia de las Naciones Unidas y no tener ganas de reeditar conflictos de esta envergadura. Tras siglos de guerras entre las naciones europeas, la Segunda Guerra Mundial puso punto final a esta forma de dirimir las diferencias. La lección caló en el inconsciente colectivo y supuso tal vez un salto evolutivo del que apenas somos conscientes.

Parece que desde el otro plano tienen claro que la humanidad necesita una dosis de luces y de sombras para ir hallando su camino de crecimiento. Con este fin, personas con mucha luz y con mucho que aportar pasan desapercibidas. En cambio, ciertos criminales triunfan. También es muy posible que haya personas de mentalidad criminal que fracasen y no logren imponer su terror. El balance general es el momento en que nos hallamos ahora como humanidad, con todas las comodidades conquistadas y también todas las incertidumbres.

41- Lo imprescindible 04

Hay alguna corriente espiritual que propugna que la aparente separación que sufrimos respecto de Dios fue una especie de sueño que duró un instante y enseguida se solventó. Ahora estaríamos reviviendo a cámara lenta lo que ocurrió en ese instante; un viaje de millones de años de regreso al Hogar.

Está establecido que el tiempo no existe; que sólo hay un instante, el presente. Si nada se moviese jamás, si ningún pensamiento sucediese a otro jamás dando sensación de temporalidad, no tendríamos ninguna noción del paso del tiempo. Si nos aquietamos un momento nos damos cuenta de que habitamos un instante que no pasa, sino que siempre está ahí. La epopeya que se desarrolla dentro de este instante es la gran ilusión de la separación respecto de Dios y el regreso a Él.

De momento, hemos perdido las ganas de guerras mundiales y hemos desarrollado unos sistemas de comunicación que nos permiten sentirnos, mucho más que antaño, miembros de una misma humanidad. Como balance evolutivo, puede ser que no esté mal. Los sueños cumplidos de algunas personas y los incumplidos de muchas nos han llevado hasta este momento, que está repleto de peligros pero también de promesas y posibilidades. El balance evolutivo de la humanidad no es catastrófico a pesar de las insatisfacciones que sienten muchos. Esto significa que no fue imprescindible para la humanidad que realizáramos nuestros sueños. Eso tan importante para nosotros pudo ser irrelevante a escala global.

41- Lo imprescindible 05

Muchos sueños seguirán sin cumplirse. Tan solo en el terreno del arte, es mucho más el que se produce que el que se consume. Como me dijo un escritor en una ocasión, las mejores obras literarias puede ser que se hallen en un cajón, ignoradas por los editores. Hay miles de novelas escritas que jamás se publicarán. Pero desde el otro plano seleccionan algunas de ellas, que tal vez no son tan siquiera las mejores, y establecen las sincronías pertinentes para que vean la luz y triunfen. ¿Por qué?; el gran plan evolutivo de regreso a la Fuente ve que ésa es la manera pertinente de seguir avanzando, colectivamente.

Vamos pintando, como humanidad, una especie de gran cuadro abstracto, con líneas apenas esbozadas en contraste con otras claramente definidas, sin que percibamos muy bien qué ocurre. Percibimos la euforia o el dolor por nuestros sueños cumplidos o no cumplidos y poco más. Y, en cualquier caso, tendemos a olvidar algo fundamental: los sueños cumplidos son efímeros, como lo son también los no cumplidos. No hay ningún «éxito» absoluto posible en este mundo regido por la ley de la impermanencia.

41- Lo imprescindible 06

La conclusión es: si nos empeñamos en algún tipo de logro y éste se obstina en ser imposible, relajémonos. Aunque veamos que triunfa alguien que aparentemente ha hecho menos méritos, relajémonos. Porque no es nuestra historia personal lo prioritario, sino la misteriosa manera en que todo se engrana para dar lugar a un avance colectivo. Tan solo una selección de seres humanos adquieren visibilidad para este proceso y esto a veces es una gran trampa para estos seres humanos, que si no están en su sitio pueden experimentar graves deterioros a partir de su éxito. Como dice un famoso cuento, «¿Buena suerte, mala suerte? ¡Quién sabe!».

Nuestra participación en la evolución es la de dar lo mejor de nosotros mismos. Esto es lo imprescindible, porque es lo que nos hace crecer en consciencia; y el crecimiento en consciencia es lo que tiene repercusión más allá de este mundo. Lo imprescindible no es un logro o ver cumplido un sueño, efímero a la postre, sino aportar al colectivo una vibración de alegría, amor y entusiasmo. Si somos esclavos de nuestros sueños, esto puede llevarnos a la queja y la desesperación. En cambio, si tan sólo permanecemos a disposición de lo Alto, con nuestros sueños como brújula nada más, estaremos preparados por igual para que nos eleven o para que nos «discreticen» al máximo. No nos importará. El Reino de los Cielos que conquistaremos, nuestro reino de Paz, será nuestra satisfacción por estar dispuestos a lo que sea a favor de la evolución conjunta.


Francesc Prims Terradas
www.francescprims.com
LA CAJA DE PANDORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *