“Detrás de esta injusticia, en realidad hay una justicia” Omraam Mikhaël Aïvanhov.

Cada prueba con la que os encontráis debe servir para vuestra evolución. Por eso no debéis rebelaros pensando que sois víctimas de una injusticia por parte del destino. Alguien dice: «¡Yo no me merecía eso!» ¿Cómo puede saber lo que se merece? No se conoce: no conoce su pasado lejano, tampoco conoce demasiado su presente y sólo tiene una vaga idea de su futuro. Entonces ¿cómo puede pretender que el destino o el Señor sean injustos con él?
Incluso cuando en un proceso los jueces condenan a un inocente – ¡la historia está llena de errores judiciales! – detrás de esta injusticia, en realidad hay una justicia. Eso ha podido suceder incluso con santos, con Iniciados, con grandes Maestros: algunos fueron encarcelados, quemados, crucificados… En apariencia, era injusto; pero en realidad estas pruebas tenían un sentido y ellos debían aceptarlas o bien para pagar una deuda del pasado o para comprender ciertas verdades que sin ellas no habrían comprendido o para hacerse más fuertes.

El pensamiento de una injusticia divina impide a los humanos evolucionar. Suceda lo que suceda, no deben sentirse víctimas de una injusticia: de esta manera darán un gran paso hacia adelante.”


www.prosveta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *