Compañías militares privadas al servicio de la clase capitalista transnacional

Foto: neonazis ucranianos exhibiendo una bandera de la OTAN (fondo izquierda). Según algunas fuentes, unos 500 mercenarios de “Academi” (anteriormente “Blackwater”) dieron asistencia militar al gobierno de Kiev, surgido del golpe de estado en el que los grupos neonazis ucranianos desempeñaron un papel decisivo (verwww.neopresse.com).
La participación de las CMP (empresas de seguridad privada y compañías militares privadas) en conflictos como los de Ucrania, Irak y Siria, hoy en día constituye un hecho probado. Peter Phillips nos habla en el artículo que sigue de estas CMP y su relación con la clase capitalista transnacional (CCT).
Referencia documental del artículo
Fuente original en inglés: Peter Phillips, “Private Military Companies in Service to the Transnational Capitalist Class, publicado en projectcensored.org el 20 de octubre de 2015.
Traducción al castellano para el blog del viejo topo: Vigne (25-10-2015), a partir de la versión en portugués publicada en resistir.info (20-10-2015), cotejándola parcialmente con el original en inglés.
Uso de esta traducción: licencia CC BY-SA. Reproducir ficha documental del principio, conservando los enlaces (hipervínculos) que figuran (tanto a este blog como a la fuente en inglés y versión en portugués).
Cambios: la negrita es nuestra. Imágenes: la viñeta es del texto en portugués de resistir.info; imagen de cabecera y texto pie de foto es añadido nuestro.
La globalización del comercio y de la banca central impulsó las corporaciones privadas a posiciones de poder y control hasta niveles nunca antes vistos en la historia humana. Bajo el capitalismo avanzado, los requisitos estructurales de un retorno sobre la inversión exige de una expansión infinita del capital centralizada en manos de cada vez menos personas. El centro financiero del capitalismo global está tan altamente concentrada que menos de un millar de personas domina y controla una riqueza de 100 billones de USD [dólares americanos].
Los pocos miles de personas que controlan el capital global representan menos del 0,0001 por ciento de población mundial. Son la clase capitalista transnacional (CCT), que, como élite capitalista en el mundo, domina los estados-nación a través de los acuerdos comerciales internacionales y de las organizaciones transnacionales de los Estados, como el Banco Mundial, el Banco de Pagos Internacionales (BIS, sus siglas en inglés) y el Fondo Monetario Internacional.
La CCT expresa sus exigencias políticas a través de redes globales, como el G-7 y el G-20, y varias organizaciones políticas no gubernamentales, como el Foro Económico Mundial, la Comisión Trilateral y el Grupo Bilderberg. El CCT representa los intereses de varios cientos de miles de millonarios y multimillonarios que constituyen las personas más ricas, el 1 por ciento del nivel superior de la jerarquía de la riqueza del mundo.
La CCT es muy consciente tanto de su estatus de élite como de su creciente vulnerabilidad a los movimientos democráticos y los disturbios desde abajo. El imperio militar dominado por EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sirve para proteger las inversiones del CCT en todo el mundo. Las guerras, los cambios de régimen y ocupaciones realizadas al servicio del Imperio permiten el acceso de los inversores a los recursos naturales y sus ventajas especulativas en el mercado.
Cuando el Imperio se muestra lento para llevar a cabo sus planes o se enfrenta a la resistencia política, las empresas de seguridad privada y las compañías militares privadas (CMP) satisfacen cada vez más los requisitos de la CCT para la protección de sus activos. Estos servicios de protección incluyen seguridad personal para ejecutivos de la CCT y sus familias, la protección de las zonas residenciales y de trabajo, asesoramiento militar táctico y la formación de la policía nacional y las fuerzas armadas, la recopilación de informes de inteligencia sobre los movimientos democráticos y los grupos de la oposición, la adquisición de armas y gestión de los sistemas de armas y fuerzas de ataque para las acciones militares y asesinatos.
La crisis de la expansión de masas desesperadas/refugiados, fuerza de trabajo alienada y el agotamiento del medio ambiente significa una oportunidad ilimitada para que las CMP vendan sus servicios de protección a la élite mundial.
Logo de G4S
Se estima que más de 200.000 millones de $ (USD) al año son gastados en seguridad privada, la cual emplea a 15 millones de personas en todo el mundo. G4S es la CMP más grande del mundo, con 625.000 empleados en los cinco continentes, en más de 120 países. Nueve de las mayores empresas del mundo en gestión financiera tienen inversiones en G4S. Algunos de sus principales contratistas son los gobiernos del Reino Unido, EE.UU., Israel y Australia. En el sector privado G4S ha trabajado con empresas como Chrysler, Apple y Bank of America. En Nigeria, Chevron contrata a G4S para operaciones de contrainsurgencia, incluyendo mercenarios de reacción rápida. G4S realiza operaciones similares en el Sudán meridional y proporciona equipos de vigilancia a los puestos de control israelíes y también en las cárceles en Israel, además de participar en la seguridad de los asentamientos judíos en Palestina.
Otro contratista militar privado, Constellis Holdings – anteriormente Blackwater y Triple Canopy – es uno de principales proveedores de seguridad, apoyo militar y servicios de asesoramiento al gobierno de Estados Unidos, gobiernos extranjeros, corporaciones multinacionales y organizaciones internacionales. El Constellis es administrado por un consejo de administración que incluye al multimillonario Red McCombs, John Ashcroft, el ex fiscal general de EE.UU., al almirante retirado Bobby Inman y Jack Quinn, un consejero importante del Partido Demócrata que desempeñó tareas como jefe de gabinete del vicepresidente Al Gore y como asesor del presidente Clinton.
Cientos de contratistas militares privados ahora juegan un papel importante en la seguridad de la CCT, en la evolución neo-fascista del mundo corporativo en el siglo XXI. El capital tiene la libertad de viajar de inmediato a nivel internacional a cualquier lugar donde los beneficios sean posibles, mientras que los estados-nación se convierten en poco más que zonas de contención de la población con controles cada vez más represivos sobre la fuerza de trabajo. Por estas razones, las CMP deben entenderse como un componente del imperialismo neoliberal que ahora complementa el poder policial de los estados-nación, pero que finalmente podría terminar sustituyéndolo.
La tendencia a la privatización de la guerra es una grave amenaza para los derechos humanos, los derechos jurídicos y la transparencia y la responsabilidad democrática. El imperio militar EE.UU./OTAN establece las normas morales para la negación de los derechos humanos a través del uso de aviones no tripulados que matan a civiles sin respeto al derecho internacional, en varias regiones de la resistencia al Imperio. Etiquetar civiles muertos como insurgentes y terroristas, el completo desprecio por los procesos legales y los derechos humanos, desmiente cualquier punto de vista de la legitimidad moral del gobierno. Esta falta de legitimidad moral a su vez fija las normas para las empresas militares privadas que operan con la misma malicia en la sombra del imperio.
La globalización de las operaciones de las CMP codo a codo con la inversión de capital transnacional, los acuerdos comerciales internacionales y la creciente concentración de la riqueza en la CCT, significa que las prácticas represivas de seguridad privada y de la guerra, inevitablemente, acamparán a sus anchas en los EE.UU., la Unión Europea y en países del primer mundo.
El 99 por ciento de nosotros estamos sin la riqueza y el poder de la policía privada frente a la amenaza de la represión abierta y la pérdida total de los derechos humanos y las protecciones legales. Vemos signos todos los días, con asesinatos cometidos por la policía (en la actualidad cerca de 100 al mes en los EE.UU.), escuchas electrónicas sin orden judicial, la encarcelación en masa, los puestos de control de tráfico aleatorios, listas de seguridad en los aeropuertos que prohíben, / exclusión de vuelo, enumera la marcha, elaboración de bases de datos de Seguridad Nacional con sospechosos de resistencia.
Cada vez que nos negamos a ver los crímenes del Imperio, perdemos una parte de nuestra propia integridad. Ignorar la represión se convierte en una constante de nuestra vida diaria que lleva a un malestar moral y a un creciente sentimiento de impotencia. Debemos levantarnos y exigir transparencia democrática y supervisión internacional de los derechos humanos. A menos que desafiemos colectivamente al Imperio, acabaremos encontrándonos en un mundo que está evolucionando hacia una nueva era del totalitarismo neo-feudal como jamás antes habíamos conocido.
Peter Phillips
Peter Phillips es profesor de Sociología en la Sonoma State University (California) y presidente de Media Freedom Foundation/Project Censored]. Imparte docencia en materias como Media Censorship, Investigative Sociology, Sociology of Power, Political Sociology y Sociology of Media.
Si quieres acceder a la versión completa del artículo (pdf en inglés, 24 páginas), pulsa sobre este enlace:
http://carlosagaton.blogspot.com.es/2015/10/companias-militares-privadas-al.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *