Tu senda a la alegría

Una colaboración de Adriana

La alegría es una cualidad divina de nuestro verdadero yo, que es de por sí despreocupado, juguetón, y libre. Puedes ver la expresión plena de esta alegría en los niños pequeños que no han aprendido a preocuparse o a tomarse demasiado en serio. Juegan y ríen libremente, encontrando algo maravilloso en las cosas más pequeñas. Son infinitamente creativos, ya que todavía no han desarrollado las capas de condicionamiento que crean limitaciones y restricciones. Están en contacto con su intuición, que es una forma de inteligencia que va más allá de la mente racional. Lejos de ser superficial o trivial, la alegría es una experiencia de nuestra naturaleza espiritual más profunda.

El camino a la felicidad es un retorno a la totalidad. Se trata de cambiar nuestra perspectiva del ego al espíritu. El miedo y la inseguridad de nuestro ego hacen que se inflame de auto-importancia y trate de controlar lo incontrolable, mientras que nuestro espíritu, sabiendo que es eterno e infinito, simplemente permite a la vida desenvolverse. Esto crea un estado natural de facilidad, lo  que le predispone a la despreocupación, la alegría y la risa.
Si deseas cultivar más alegría, creatividad y amor en tu vida, los principios que siguen te ayudarán a cambiar tu punto de referencia interno de las limitaciones de la mente egoica a la libertad de espíritu.

La risa es la respuesta más saludable a la Vida
A pesar de que experimentamos pérdida y pena, al final, la alegría y la risa disipan el sufrimiento como al humo y al polvo. Cuando sientes una repentina felicidad o quieras echarte a reír o sonreír sin motivo aparente, estás vislumbrando la realidad eterna.. Por un momento fugaz, el velo se corre y experimentas algo más allá de la ilusión. Con el tiempo, estos momentos de alegría comenzarán a formar una sola trama. En lugar de ser la excepción, el estado primordial de la alegría llegará a ser la norma.

Siempre hay una razón para estar agradecido
El propósito de la gratitud es conectarte a una visión más elevada de la vida. Tienes el poder de elegir dónde  centrar tu atención, y aquello en lo que te enfocas crecerá en tu experiencia. Si prestas atención a los aspectos de espíritu que demuestran amor, verdad, belleza, inteligencia y armonía, estos aspectos se expandirán en tu vida. Poco a poco, como en un mosaico, fragmentos dispares de gracia se fusionarán para formar una imagen completa. Eventualmente esta imagen reemplazará las imágenes temibles o limitadas imágenes creadas por el ego.

Tu alma valora cada aspecto de tu vida
Tu valor es absoluto, y todo lo que te sucede – sea que lo consideres en su momento bueno o no – es parte de un plan divino que se desenvuelve desde el nivel del alma. Convencionalmente, la autoestima se reduce a tener un ego fuerte. Las personas que poseen egos fuertes se sienten seguras de sí mismas y disfrutan enfrentar obstáculos. Asumen desafíos, y la vida, en retorno, les da dinero, estatus y posesiones – recompensas externas por logros externos. Sin embargo, en realidad, su valor es el valor de un alma, que es infinita y nunca varía. Puesto que cada acontecimiento en tu vida no le sucede sólo a una persona sino a un alma, todo en la vida debe ser valorado.

Tu vida tiene un propósito
Aún cuando te sientas perdido o confundido, Tu vida tiene un propósito. Determinas tal propósito a nivel del alma, y luego ese propósito se desarrolla en la vida cotidiana, como parte del plan divino. Cuanto más profundamente estés conectado con el plan, más poder tiene en tu vida. En última instancia, nada puede detenerlo. A medida que dediques tiempo meditando y participando  de otras prácticas que expandan tu conciencia, te volverás más y más seguro de tu verdadero propósito.

Estás seguro
Muchas personas viven en un estado de ansiedad crónica, sintiéndose aislados y amenazados por todas las amenazas potenciales de la vida moderna. Aunque el miedo se sienta muy real, nuestro verdadero ser no puede ser herido o amenazado. Es por eso que los antiguos sabios decían que todo el miedo nace de la dualidad. Cuando nos reconocemos a nosotros mismos como Uno con toda la existencia, entonces nada está separado o es ajeno a nuestra naturaleza y por lo tanto nada realmente nos puede amenazar.

Puedes comenzar gradualmente a dejar de lado el miedo malsano cuestionando tus pensamientos y abriendo tu conciencia. Cuando surge el miedo, sólo obsérvate. Mírate a ti mismo, observa lo que te indican tu cuerpo y tu respiración, observa todo tu comportamiento, tu tono de voz – todo. Entonces pregúntate, “¿Quién es el que está observando todo esto?” El observador es tu esencia interior, tu centro de quietud que existe fuera e independientemente de tu miedo. Cambia tu centro de identidad a dicho Yo auténtico, y desde ese lugar puedes permanecer sin caer en las garras del miedo. El miedo es entonces sólo una perturbación dentro de tu campo mayor. Esta presencia reiterada de tu conciencia permitirá que tu miedo se disipe a medida que experimentas la alegría y la paz interior.

Los obstáculos son oportunidades disfrazadas
Los obstáculos son señales que nuestro verdadero yo nos envía para hacernos saber que tenemos que cambiar de dirección o tomar un nuevo rumbo. Si tu mente está abierta, percibirás la próxima oportunidad para hacerlo. El secreto es abandonar la rigidez y confiar en la espontaneidad. No se puede planear de antemano cómo enfrentar el siguiente desafío, sin embargo, la mayoría de la gente trata de hacer precisamente eso. Se aferran a un pequeño repertorio de hábitos y reacciones y empequeñecen sus vidas.


Adherir a lo familiar puede sentirse reconfortante, pero esto te ocultará lo desconocido, lo que es lo mismo que ocultar tu potencial de ti mismo. ¿Cómo vas a saber de lo que eres capaz, si no te abres a los misterios de la vida o das paso a lo nuevo? Cada vez que te descubras reaccionando de una forma antigua, familiar, sólo tienes que detenerte. No inventes una nueva reacción, no caigas en lo contrario de lo que sueles hacer. En su lugar, pide apertura. Vé dentro, permanece contigo mismo, y permite que tu próxima respuesta llegue de tí.
Hay una solución creativa para cada problema
Cada pregunta incluye su propia respuesta. La única razón por la que un problema surge antes que su solución es que nuestras mentes son limitadas – que pensamos en términos de secuencias, de antes y después. Fuera de los límites estrechos de tiempo, los problemas y las soluciones surgen en el mismo instante. Si bien se podría pensar que es necesario realizar esfuerzos heroicos para hacer frente a los problemas que enfrentamos nosotros y el mundo, de hecho, es todo lo contrario. Cuando estás viviendo en un estado de conciencia expandida, actúas sin esfuerzo, sientes alegría en lo que haces, y tus acciones traen resultados.

Eres un co-creador con el Universo
Eres un co-creador con el Universo y energía infinita está disponible para tí. Para reclamar tu poder creador, sólo tienes que conectar con las energías primordiales en tu interior. El tipo de energía que puedes recrear en un momento dado depende de tu nivel de conciencia. La mayoría de las personas solo cuentan con las energías superficiales generadas por el ego: la ira, el miedo, gran competitividad, deseo de logros, y el anhelo de aprobación. No hay nada correcto o incorrecto en el dominio de la energía, pero el ego cae presa de la ilusión de que sólo el miedo, la ira, el deseo de logros, y así sucesivamente, son reales. Ignora las energías elevadas del amor, la compasión, la verdad.


En la senda de la alegría, accedemos a reinos más sutiles que el de la mente, y a cada paso, nuevos niveles de energía se hacen disponiblesEn los más altos niveles de conciencia, toda la energía está disponible. En este punto, todos tus deseos están alineados con el Universo, Dios, o el espíritu. Eres capaz de crear sin esfuerzo, con facilidad y experimentar la satisfacción espontánea de sus deseos.

Deepak Chopra

http://mauandayoyi.blogspot.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *