La testosterona puede estar modulada por las normas sociales

El estudio analiza el nivel hormonal de 41 participantes antes y después de representar un monólogo sobre una interacción laboral. / Fotolia

La testosterona ha sido considerada una hormona eminentemente masculina, cuya presencia estaba determinada por factores innatos. Sin embargo, un estudio, liderado por Universidad de Michigan (EE UU), indica que la influencia cultural que ha llevado tradicionalmente al sexo masculino al ejercicio del poder y ha relegado al femenino a un segundo plano ha podido influir en la existencia de niveles de testosterona más altos en los hombres.

El estudio analiza el nivel hormonal de 41 participantes antes y después de interpretar un monólogo sobre una interacción laboral

El trabajo, publicado en la revista PNAS, examina cómo los niveles de testosterona cambian en comportamientos asociados tradicionalmente con el sexo masculino, como la competición y el ejercicio del poder. Para ello, el equipo científico, dirigido por Sari M. van Anders, analizó el nivel hormonal de 41 participantes –que además eran actores profesionales– antes y después de interpretar un monólogo que representaba una interacción laboral en la que se realizaba una ostentación de poder.

El guion del monólogo fue escrito por un director de teatro con el apoyo de los autores del estudio de manera que el texto permitiera actuaciones enmarcadas en diferentes géneros. Se solicitó a los actores, hombres y mujeres, que representaran el monólogo dos veces –una en un estilo masculino y otra en un estilo femenino– para discernir si los cambios en los niveles de testosterona se debían a la demostración de poder en sí mismo o al estilo de actuación interpretando a un hombre o a una mujer.

Los autores descubrieron que al interpretar el monólogo los niveles de testosterona se elevaban en las mujeres, independientemente del sexo al que encarnaran durante la representación.

Género versus competitividad

Según los científicos, estos resultados sugieren que el comportamiento competitivo exhibido en el monólogo pudo haber modulado la testosterona más que la caracterización masculina, y que las normas sociales que fomentan comportamientos diferentes entre hombres y mujeres pueden contribuir a la existencia de niveles más altos  de testosterona en los varones.

El comportamiento competitivo moduló la testosterona más que la caracterización masculina

Los autores del estudio señalan que anteriormente la diferencia en los niveles de testosterona era concebida ampliamente como una diferencia de sexo, es decir, que su mayor o menor presencia reflejaba masculinidad y feminidad. En conjunto, esto llevaba a una caracterización de la testosterona como la esencia de la masculinidad, fija, invariable y determinada únicamente por factores innatos. Sin embargo, este trabajo hace hincapié en la existencia de la neuroplasticidad y la modulación social.

“Claramente, la testosterona responde al contexto social, pero siguen existiendo enormes brechas en la comprensión de cómo la plasticidad neuroendocrina está modulada por las normas sociales, especialmente por las relacionadas con el género”, concluyen.

Referencia bibliográfica:

Sari M. van Anders  et al. “Effects of gendered behavior on testosterone in women and men” PNAS (26 de octubre de 2015) DOI: 10.1073/pnas.1509591112

http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-testosterona-puede-estar-modulada-por-las-normas-sociales

2 comentarios en “La testosterona puede estar modulada por las normas sociales

  1. Esto no es algo nuevo y claramente es cierto. Hace no mucho tiempo se realizó otro estudio sobre el asunto y se obtuvieron similares resultados.

    En esa ocasión se sometió a los participantes a dos escenarios diferentes. En primer lugar visualizaban una película dramática, escuchaban música romántica y realizaban un bordado. Y en segundo lugar visualizaban una película bélica, escuchaban música heavy y realizaban ejercicio físico.

    Al comparar los niveles de testosterona de los participantes, de ambos géneros, se comprobó que, tras la realización del segundo programa, éstos habian aumentado significativamente. Por lo que se concluyó que las actividades que realiza un sujeto determinan la presencia de una mayor o menor cantidad de testosterona en el organismo.

    No hay que olvidar que la testosterona, al igual que las demás hormonas, depende mucho del estado mental y de los procesos mentales. Por lo que dichos resultados no deberian sorprendernos.

    Las personas deprimidas o melancólicas presentan niveles más bajos de esta hormona. En cambio las personas activas o sometidas a estres presentan índices superiores.

    También se ha documentado como jugar videojuegos violentos aumenta la tasa de testosterona, mientras que realizar puzzles la disminuye.

    No somos meramente cuerpos predeterminados. La actividad humana influye decisivamente en los procesos físicos. Pero esto es algo que ya deberiamos saber desde hace tiempo.

  2. Leí una encuesta en ABC ciencia, José y el 65 % de los consultados, opinaba que las mujeres no debemos dedicarnos a la ciencia; puede generar polémica, pero sus causas tendrá. No significa que no podamos ejercer por ser mujeres, porque he visto cientificas admirables en tu país. Sí veo en mujeres y politica, no entiendo por qué desean parecer hombres o… qué hace la politica y ese mundo, para que pierdan lo mejor de la mujer, que es la femineidad. Sumado a varios casos de mujeres y poder, hasta ahora no han demostrado ser mejores y a veces es lo contrario. Al menos desde mi optica, ese experimento les falló.
    Hay opiniones de psicólogos, que los video juegos les permiten a los niños descargar lo que es violencia y además el tema de superación, lo que si los divierte muchísimo. Diferente al caso de las niñas que optan naturalmente por otros. Y he estado con ambos grupos desde niños, y son diferentes en todo. Por eso se complementan bien. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *