El último ancestro común de los neandertales y de los humanos modernos

Hace 18 años, en mayo de 1997, propusimos una hipótesis descabellada: la nueva especie hallado en el nivel TD6 de Gran Dolina, Homo antecessor, podía ser el último ancestro común de los neandertales y de los humanos modernos. Ese ancestro se había buscado con gran interés, una vez que la mayoría habíamos aceptado que Homo sapiens y Homo neanderthalensis somos especies distintas, aunque con un origen común.

Una de las últimas predicciones sobre el último antecesor común de neandertales y humanos modernos de Jonathan Pritchard, Universidad de Chicago.

Después de tanto tiempo Homo antecessor ha sido aceptada por una gran mayoría de colegas. Algunos son todavía reticentes, simplemente por el hecho de que en Europa no han vuelto a encontrarse más restos fósiles humanos del Pleistoceno Inferior que los hallados en el yacimiento de la cueva de la Sima del Elefante, a 200 metros de distancia de la cueva de la Gran Dolina. Tendremos que poner solución a este problema excavando más tiempo en el yacimiento de Gran Dolina, para tener pronto una colección incuestionable de cientos de restos de Homo antecessor. También esperamos que se encuentren fósiles humanos de esa época en otros yacimientos europeos. Solo así saldremos de dudas.

Mientras tanto, las investigaciones sobre el ADN de los neandertales y de los humanos de la Sima de los Huesos continúan. Hace pocas semanas relataba en este blog la comunicación de los primeros resultados de Mathias Meyer y su equipo de genetistas en el congreso de la ESHE en Londres. Mathias Meyer adelantó entonces  datos preliminares sobre el ADN nuclear de los humanos de este yacimiento de la sierra de Atapuerca. Los resultados confirmaban lo que venimos apuntando desde que empezamos a estudiar los dientes, las mandíbulas, los cráneos o los huesos del esqueleto postcraneal. Los humanos de la Sima de los Huesos están directamente emparentados con los neandertales. El ADN nuclear lo confirmará más tarde o más temprano. Estoy seguro de ello. Otra cuestión es averiguar que grado de parentesco tienen unos y otros y que nos pueden enseñar los resultados de Mathias Meyer y sus colegas del Instituto Max Planck de Alemania sobre la evolución humana de Europa durante el Pleistoceno Medio.

Sin embargo, ya podemos estar seguros de una cosa: el último ancestro común de los neandertales y los humanos modernos es mucho más antiguo de lo que predicen los modelos publicados por los genetistas en los últimos años. Durante un par de décadas, estos investigadores han venido defendiendo la idea de que ese ancestro común no puede ser más antiguo de unos 400.000 años. Quienes hemos estudiado los fósiles humanos de Atapuerca hemos postulado que esa cronología tiene que retrasarse varios miles de años. A decir verdad, nuestra hipótesis ha tenido escasa credibilidad. Pero es posible que el tiempo nos de la razón. La antigüedad de los humanos de la Sima de los Huesos quedó fijada en 2014 en unos 430.000 años. Si en aquel momento el modelo humano neandertal (bien visible en los humanos de la Sima de los Huesos) ya estaba plenamente consolidado solo podemos admitir que el último ancestro común de los humanos modernos y de los neandertales tuvo que ser necesariamente mucho más antiguo.

Parte inferior de la cara del llamado “Chico de la Gran Dolina”, ATD6-69, con caracteres casi totalmente modernos (850.000 años de antigüedad).

Este humano hipotético tuvo que tener caracteres generalistas, todavía sin decantarse de manera clara ni hacia la humanidad actual ni hacia los neandertales. Alguna población de cierta especie se separó en dos linajes, cada uno de los cuales fue adquiriendo su propia personalidad. Al final, uno de los linajes evolucionó hacia una población similar a la de los Sima de los Huesos y más tarde culminó en los llamados “Neandertales Clásicos” del Pleistoceno Superior. El otro linaje fue derivando en la dirección de los humanos modernos. Como la Sima de los Huesos tiene 430.000 años y los humanos encontrados en este yacimiento habían derivado claramente hacia los neandertales no nos queda más remedio que retroceder en el tiempo ¿Hasta cuándo? Muchos genetistas ya se están haciendo preguntas sobre esto, lo que supone un pasó adelante en nuestra hipótesis.

Pues resulta que Homo antecessor (850.000 años) tiene una configuración facial muy similar a la nuestra, junto con incipientes rasgos compartidos con los neandertales. Esos caracteres (antes considerados exclusivos de los neandertales) aparecieron hace mucho tiempo y están presentes en los humanos del nivel TD6 de Gran Dolina. Así que nuestras afirmaciones de 1997 no iban desencaminadas. Esto no quiere decir que volvamos de inmediato a la hipótesis primigenia publicada de “Science”, pero podemos afirmar que Homo antecessor es, por el momento, la especie que más se aproxima en su morfología al último ancestro común de los neandertales y los humanos modernos. Algunos colegas, como el profesor Chris Stringer, ya están reconsiderando nuestra propuesta y es posible que sea él o cualquier otro colega quién reivindique el papel de Homo antecessor en la filogenia humana. Además, muchos genetistas están reconociendo que tal vez sus estimaciones estén equivocadas. La tasa de mutación, que utilizan en sus conclusiones sobre el tiempo de un evento (como el momento de separación de dos linajes) no es un dato aceptado por unanimidad. Las discrepancias entre los expertos son considerables. Nada se opone a que el último antecesor común de las poblaciones modernas y los neandertales apareciera hace nada menos que un millón de años. De ser así, Homo antecessor optaría de nuevo a esa candidatura. Cuando se publiquen resultados más consistentes del ADN nuclear de la Sima de los Huesos tendremos más respuestas. Es solo cuestión de esperar con paciencia.

http://reflexiones-de-un-primate.blogs.quo.es/2015/10/27/el-ultimo-ancestro-comun-de-los-neandertales-y-de-los-humanos-modernos/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *