Aida. Vive diciendo sí (Recordando lo que Es: 14)

La mente te ofrece multitud de prestaciones y servicios: planificar, organizar y ejecutar acciones y actividades de tu vida diaria; comunicarte, hablar, escuchar e interactuar con los demás; crear intelectualmente y plasmar y poner en práctica tus dones, talentos, capacidades y habilidades; y un amplio etcétera. Sin embargo, no sirve para comprender, ver y vivir la vida. Cuando se le usa para esto, la mente todo lo ve torcido. Pero no es verdad que tu vida, la vida de los demás, el mundo y las cosas estén torcidos: se trata sólo de una percepción mental, del mismo modo que es sólo un efecto óptico lo que hace ver que un lápiz se dobla cuando se le introduce en un vaso de cristal lleno de agua. El lápiz no se dobla, es tan sólo un efecto visual; y nada en la vida está torcido, es tan sólo una percepción mental. La mente no sirve para entender, ver y vivir la vida y, cuando se le utiliza para esto, lanza un no a la vida como consecuencia de tal incomprensión. El mismo no que, para darse importancia y notoriedad, expresa el ego (el piloto automático que la mente activa cuando el Conductor que eres se halla en el olvido, dormido, aletargado, sin llevar el mando consciente de tu vida) juzgando y opinando sobre la vida… Es momento en tu proceso consciencial y evolutivo que pongas a la mente en su sitio, desactives el piloto automático del ego, rompas con la absurda dinámica del no a la vida y la sustituyas por un rotundo sí a todo y a todos. Simplemente, recuerda lo que eres –divino, infinito, eterno…-, recupera  el mando consciente de tu vida y vive diciendo sí a la realidad y a la vida de instante en instante. En el día a día, di sí a todo lo que hay, a todo lo que es, a todo sin excepción, a la vida en su integridad y totalidad sin querer ni pretender cambiar nada… Y tu vida se expandirá en una nueva dimensión: te darás cuenta de que no hay separación entre la realidad y tú –tú eres la realidad, la vida–; comprobarás que la Creación se hace una contigo y tú con ella, desapareciendo todos los conflictos, inquietudes y quejas; y verás a Dios en todas partes, porque el sí penetra hasta en lo más denso y halla ahí lo divino, constando que Dios no es una creencia, sino una experiencia: la Experiencia.

Emilio Carrillo

Sin mente, sin lenguaje, sin tiempo (http://www.sinmente.com/)

================================================

Publicado por Emilio Carrillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.