Washington Post lo confirma: ISIS suministró a través de Turquía una excusa a Estados Unidos para apoderarse de Siria

la-proxima-guerra-zonas-de-exclusion-aerea-en-siria-mapa-estrategia-de-eeuu

Con el anuncio de que las fuerzas especiales se unirían a los militantes apoyados por Occidente sobre el terreno en Siria, muchos todavía parecen confundidos en cuanto a exactamente cuales son las implicaciones de este movimiento. Como para asegurar al público que, efectivamente, el movimiento es utilizar el llamadoEstado Islámico como pretexto para invadir y ocupar territorio sirio, el Washington Post publicó un artículo que explica el movimiento en detalle titulado «Obama has strategy for Syria, but it faces major obstacles.» En él se afirma abiertamente que a ISIS se le suministra a través de Turquía. Se establece específicamente que:

Aumentarán las operaciones aéreas en el norte de Siria, en particular en el área de la frontera turca para cortar el flujo de combatientes extranjeros, dinero y material que llega para apoyar al Estado islámico.

Por supuesto, hay que señalar que la propia Turquía ha sido un miembro de la OTAN desde 1950, con una base aérea estadounidense situada en territorio turco en Incirlik desde hace casi tanto tiempo. Desde que comenzó la guerra en Siria en 2011, los EE.UU. han operado a lo largo de la frontera turco-siria. The New York Times y el propio Washington Post ha informado en numerosas ocasiones con respecto a las armas que la estadounidense Agencia Central de Inteligencia ha suministrado a los grupos militantes a través de esta misma frontera.

También hay varios campamentos de refugiados de miles de millones de dólares construidos en un esfuerzo conjunto entre los gobiernos occidentales y las organizaciones no gubernamentales y el propio gobierno de Turquía a lo largo de la frontera, así como campos de entrenamiento estadounidenses de gestión para «rebeldes moderados.»

La pregunta es entonces, si ISIS está recibiendo la suma de sus «combatientes extranjeros, dinero y materiael» de Turquía y los EE.UU. están operando a lo largo de la frontera con Turquía, por qué no están siendo interceptados antes de que lleguen a Siria? El Washington Post responde a eso también, pero mediante una negación de un funcionario no identificado del Pentágono:

Este paso no debe ser considerado como «el comienzo de una zona de exclusión aérea. Esa no es la intención», dijo el funcionario del Pentágono.

Pero, por supuesto, se debe considerar el inicio de una zona de exclusión aérea – porque esa es precisamente la razón por la que ISIS fue creado para justificar, en primer lugar, y eso es precisamente lo que está materializándose ante los ojos del mundo. Y el Washington Post elabora sobre a lo que esta zona de exclusión aérea conducirá en medio de esta pelea fingida con ISIS:

Derrotar el Estado Islámico en Siria, bajo la estrategia de Obama, se basa en permitir a las fuerzas sirias locales no sólo hacer retroceder a los combatientes del Estado islámico, sino mantener el territorio liberado hasta que un nuevo gobierno central, establecido en Damasco, pueda tomar el relevo.

Ya existe un gobierno central en Damasco, que si se cortaran las líneas de suministro de ISIS que están inundando desde el territorio de la OTAN, podría restablecer fácilmente el control de este «territorio liberado» al que el Washington Post se refiere. Pero el Post se cuida de mencionar el término «nuevo gobierno central», o en otras palabras, un gobierno escogido a dedo por los EE.UU. y sus socios regionales, afiliado a los terroristas que han asolado Siria desde 2011.

Invadir Siria mediante militantes respaldados por fuerzas especiales de EE.UU. y tomar y mantener el territorio sirio es textualmente el plan trazado por los políticos estadounidenses, de diversos think-tanksfinanciados por corporaciones y mas concretamente por la Brookings Institution.

Como se informó, durante el anuncio inicial de Estados Unidos de «botas sobre el terreno» en Siria, el plan para crear «zonas seguras» para luego ampliarlas a aún más adentro de Siria con el objetivo final del derrocamiento de Damasco, ha estado en curso desde al menos 2012.

En marzo de 2012 Brookings Institution en su «Middle East Memo #21» «Assessing Options for Regime Change» afirmaba específicamente que:

Una alternativa es que los esfuerzos diplomáticos se centren primero en la forma de poner fin a la violencia y cómo obtener acceso humanitario, como se está haciendo bajo el liderazgo de Annan. Esto puede conducir a la creación de refugios seguros y corredores humanitarios, lo que tendría que ser respaldado por potencia militar limitada. Esto, por supuesto, están a la altura de los objetivos de Estados Unidos para Siria y podría preservar a Asad en el poder. Desde ese punto de partida, sin embargo, es posible que una amplia coalición con el mandato internacional apropiado pudiera añadir nuevas medidas coercitivas a sus esfuerzos.

El plan para utilizar a las fuerzas especiales para tomar y mantener territorio sirio también fue colocado específicamente en un documento de junio de 2015 de Brookings, literalmente titulado, «Deconstructing Syria: A new strategy for America’s most hopeless war.» En él se declaró que:

La idea sería la de ayudar a los elementos moderados a establecer zonas seguras confiables dentro de Siria una vez que pudieran. Fuerzas estadounidenses, así como de Arabia Saudita, turcas, británicas, jordanas y otras fuerzas árabes actuarían en apoyo, no sólo desde el aire, sino finalmente sobre el terreno a través de la presencia de fuerzas especiales. El acercamiento se beneficiaría del terreno desierto abierto de Siria que podría permitir la creación de zonas de protección que podrían ser monitoreadas por posibles signos de ataque enemigo a través de una combinación de tecnologías, patrullas y otros métodos con los que las fuerzas especiales podrían ayudar a los combatientes locales sirios a establecerse.

Si Assad fuera tan tonto como para desafiar estas zonas, incluso si de alguna manera forzara la retirada de las fuerzas especiales afuera, sería probable que perdiera su poder aéreo en los ataques de represalia por fuerzas externas, privando a sus militares de una de sus pocas ventajas sobre ISIL. Así que sería poco probable que hiciera esto.

El reciente artículo del Washington Post confirma que esto es precisamente lo que se está haciendo en Siria – la ejecución de planes hace mucho tiempo establecidos, al menos desde junio de 2014, pero documentados en detalle desde junio de este año.

La única pregunta que queda en relación con este plan obvio, declarado desde hace mucho es, ya que ha sido tan abiertamente y transparentemente perseguido, ¿que harán Siria y sus aliados, en particular Rusia, que ahora está envuelto militarmente en Siria, para exponerlo y confundirlo?

Fuente: LD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.