Aida. Los nuevos dioses

Si en la realidad de 4D no hay dioses -ni ninguna religión, credo o ideología en la que creer- y el único Dios está dentro de cada uno, ¿por qué refiere el título de este artículo a los nuevos dioses? ¿Es que acaso se ha encontrado una deidad de o en 4D a la que adornar, venerar y encumbrar a los altares más altos de la sociedad? ¿Y si te digo que sí, que existe?

             Existe. De verás, lo hay. Aunque más bien son miles los Dios@s nuevos en la nueva era de 4D a los que mimar; incluso más que a Uno mismo, ya que el Ser de 4D es altruista.

            

            Supongo que te habrás percatado de que esos nuevos Dioses son los niños y niñas ¿No? Pues lo Son.

            Desde siempre se han cuidado a los pequeños, pero jamás se les ha adorado y reverenciado. Al contrario, se los ha menospreciado en sus talentos, capacidades, creatividad y posibilidades. Precisamente por la razón más tonta que te puedas imaginar, y que es la misma por la que hay que honrarles, pero formulada de forma inversa: no saben nada… tienen el cerebro vacío de conocimientos al nacer… han de aprender de los mayores…    ¿Sigo? ¡No merece la pena!

               Ha quedado claro. Pero más claro, espero que quede que la razón por la que hay que tenerlos como Dioses, empieza por donde todo acababa antes: porque son inocentes y no están contaminados como lo están los mayores. Son puros. Son espontáneos. Son sinceros. No poseen maldad. Sólo quieren disfrutar. Agradecen todos los detalles de Amor que se les otorgue, están llenos de Amor, Son amor, no tienen miedos aprendidos (sólo los instintivos), viven en el aquí y ahora, es más, para ellos no existe el tiempo, el tiempo son ellos en acción y desarrollo continuado expresándose majestuosamente tal y como Son, sin fingimientos, sin querer quedar bien, sin culpabilidades o vergüenzas, pues van desnudos por la vida, sin necesidad de escudos en los que excusarse…  ¿Sigo? ¡No merece la pena! Ha quedado claro.

             Ha quedado claro. Pero más claro espero que quede si empezamos a preguntarnos algunas cosas como ¿qué podemos enseñarles los mayores si ya estamos más que repletos de experiencias de desengaños, de frustraciones, de mentiras, de miedo, de desamores…? ¿De qué somos ejemplo para los pequeños? ¿… ? ¿Sigo? ¡No merece la pena! Ha quedado claro.

             Pues si todo está bien claro, a quienes tenemos que adorar como Diose@s Majestus@s es a tod@ pequeñ@ que tengamos alrededor, sean quienes sean.

              Ell@s son el futuro auténtico y real de esta evolución como raza humana en una nueva conciencia de expansión sin límites… ¡Bueno, sólo tiene un límite, el que pueda otorgar el Amor, si es que el Amor tiene límites!

   Tenemos en las generaciones que ya han llegado y las que sigan entrando, la llave más espléndida de apertura hacia lo majestuoso y la del cierre definitivo de una vieja forma, caducada de expresarnos en el miedo y el sufrimiento.

   Si de verdad empezamos a cuidarlos, mimarlos, adorarlos, darles todas las posibilidades de expresarse tal y como Son, podremos aprender una nueva forma de vivir que no creo que podamos imaginar por el momento.

             Ell@s saben muy bien a qué han venido aquí, y te lo digo de buena tinta, pues he podido hablar con los suficientes para saber que no dicen una mentira cuando al hablar con ell@s, de tú a tú, sin tratarlos como peques, dan respuestas del por qué y para qué de sus vidas encarnadas. Son cosas que sólo cuentan a quien ell@s saben que pueden confiar, y estoy seguro que te gustaría saber por qué hacen eso con alguien que no es su padre o madre y sí conmigo, ¿verdad? Es muy sencillo: detectan la verdad de quien les habla, y se entregan sin reparos, pues saben que están seguros de que no serán clasificad@s de niñ@s rar@s, cuanto menos.

            Esta es la extraordinaria noticia: tenemos nuevos Dios@s a los que respetar, honrar y venerar. Así que al tajo, y a ser humildes aprendiendo de los nuevos Dios@s.

==========================================================

Autor: Deéelij

==========================================================

Publicado por Emilio Carrillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *