“Miedo al silencio” David Topí.

Ashes0_360ec_5d6fb5a2_orig

Llevo tiempo buceando en mi psique, buscando una explicación al porqué, muchos de nosotros, al menos a mí me ha pasado siempre, no conseguimos encontrar la forma de parar esa “musiquilla” de fondo que suena en el interior de nuestra mente, lo queramos o no. Canciones y músicas que se ejecutan automáticamente en el “back-stage” de nuestros procesos mentales. No es que sea malo, ni siquiera molesta en la mayoría de ocasiones, pero es posible que os hayais descubierto a vosotros mismos observando vuestros pensamientos y siempre toparos con alguna música o canción que “suena”, como si una radio estuviera encendida, por ahí dentro. Nunca le damos mayor importancia y yo lo he tomado siempre como que, una parte de mi afición a la música, se mantenía “activa”, cantando, de fondo, con alguno de mis Yos secundarios al mando, como el que tararea mientras hace alguna otra actividad, sin darse cuenta que lo está haciendo.

Pero el ir trabajando los Yos, borrándolos, unificándolos, eliminando programas y patrones mentales e ir consiguiendo cada vez más “silencio” interior, con menos ruido en la cabeza, me hace notar esa musiquilla cada vez de forma más patente. Cuando hay poco ruido en una habitación, hasta una mosca parece un tornado, así que cuantos menos “yos” hablan en la psique, cualquier cosa que detectamos (si conseguimos tener al yo observador o al yo del ser al mando de la misma), se hace tremendamente patente.

Finalmente, con las herramientas de trabajo que tengo y un poco de introspección y meditación, he ido tratando de encontrar el origen de la musiquilla de fondo. Al principio, nada raro, parecía, a visión interna, como un programa más en las esferas mentales, recogiendo “datos” (las canciones) almacenadas en algún rincón de mi cuerpo mental, durante años y años de escuchar y disfrutar de la música y reproduciéndolas de forma automática. Sin embargo, al tratar de eliminarlo, algo lo impide. Raro es, al trabajar con la aspecto energía de la mónada para hacer sanaciones (ya hablamos de eso en algún otro artículo anteriormente, pero como recordatorio, todos nosotros, a nivel de esencia o mónada, poseemos los tres aspectos fundamentales de los componentes de la Creación, el aspecto materia, el aspecto energía y el aspecto consciencia, que “atraemos” hacía la dimensión física desde su posición “atemporal” y espacial en su propia “dimensión”), pues literalmente los programas y demás bloqueos que vamos detectando en los diagnósticos de la terapia energética se transmutan y eliminan rápidamente. Así que, ¿por qué este programa mental se resiste a ser “borrado”? Algún aspecto de nosotros, más allá de la mente consciente, no desea que así sea. ¿La causa? Algo que aparece subyacente a todo esto: el miedo al silencio mental. Al silencio total en la cabeza.

Para no oír la voz del Yo Superior

No tenía constancia de que un ser humano pudiera tener “programado” el miedo al silencio. Literalmente, lo que veo en el interior de mi psique es que, el programa ego no permite que haya nunca “silencio” completo ya que entonces sería muy fácil oír constante y directamente la “voz de nuestro Yo Superior/ser” y, por ende, por programación, desconectarnos, reprogramar o salirnos de los parámetros de control impuestos en nuestra mente al poder ser dirigidos más fácilmente por esa otra parte del complejo multidimensional que somos.

Hay básicamente dos formas, que yo conozca, de acallar el ruido mental. La primera es por imposición de la voluntad férrea de un Yo sobre los otros y sobre el resto de los programas generadores de pensamiento y de ruidos. Es algo así como que en un teatro lleno de gente, que murmuran y cuchichean sin parar, hacerles callar a todos los asistentes por la fuerza de la voluntad de uno de ellos, que se impone y mantiene al público a raya, sin decir ni mu. El teatro es la esfera de consciencia, y la psique y el público son los múltiples Yos con sus programas asociados. La segunda forma es vaciando el teatro, básicamente, eliminando todos los Yos superfluos y, por ende con ello, todos sus programas, patrones y formas mentales asociadas. Yo opto por la segunda forma con las técnicas de sanación energética con las que trabajo, usando el potencial del aspecto energía de mi mónada, pero ambas son igual de válidas, como lo han demostrado las técnicas de meditación y control mental, mediante el ejercicio de la voluntad, que han ido surgiendo por doquier por todo el planeta.

Acallemos la mente por imposición de un Yo sobre los otros o eliminando todos los Yos (lo cual es necesario, por otro lado, para obtener un Yo único que gobierne la personalidad que tenemos), la cuestión es que el miedo al silencio que existe en los parámetros del programa ego, parece hacer que seamos incapaz de bloquear la ejecución automática de canciones de “fondo” u otros ruidos mentales  (éste es el que estoy usando como ejemplo). Aún no conozco la forma de reprogramar esto de forma consciente, ha habido alguna experiencia en los últimos meses, donde literalmente, sin yo pedirlo, me he levantado por la noche a las tantas de la mañana notando o sintiendo como alguna otra parte de mí, posiblemente la que yo llamo mi Yo Superior, ha introducido algunos cambios en la gestión de mi psique, pero esto ha sucedido sin mi intervención consciente, como lo estoy tratando de hacer ahora, al menos para comprender cómo hacerlo y que luego pudiera ser explicado a terceros.

Así nos programaron

Pero, si existe el miedo al silencio mental como programa en la psique, es porque, literalmente, a nuestros creadores y programadores, razas de antaño que siguen entre bambalinas, no les interesaba que hubiera un vacío absoluto de ruido en el interior de nuestras cabezas, que durara eternamente y que se mantuviera siempre así, en silencio. Sé que se pueden conseguir ratos de silencio total con técnicas de meditación, eso no es el problema, pues cuando te pones a meditar y ejerces tu poder de voluntad para ello, se puede llegar a parar el ruido mental por completo, pero eso no es lo que tenemos que buscar, ya que al salir del rato de meditación y volver al día a día, el ruido vuelve y por ende, la voz de tu Yo Superior vuelve a verse ahogada en la miríada de blablablás internos. Por lo tanto, hay que encontrar la fórmula para acallar el 100% del tiempo de forma automática ese ruido artificial, mientras no se siga fragmentando la personalidad virtual con nuevos yos que vuelvan a llenar el teatro de gente y vuelva a incrementarse ese reducto de “canciones de fondo”.

Descubrir que existe el miedo al silencio como parámetro en la psique es ya un paso al menos. Si los que nos diseñaron así tenían miedo de que hubiera silencio total en nuestra mente, si aprendemos a desprogramarlo, ¿estaríamos dispuestos nosotros a vivir sin ruido y sin parloteos? ¿sabríamos hacerlo? ¿nos sentiríamos extraños y desubicados? Quizás. Pero vale la pena comprobarlo, para ver qué tipo de conexión directa y forma de ver las cosas se obtiene cuando la única voz que oyes en tu psique, además de la “voz” de tu “yo” en cuestión, es la voz interna de tu conciencia (la de tu Yo Superior).

Un abrazo, David Topí.


davidtopi.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *