Aida. Biogás: los desechos convertidos en energía

El biogás se produce por la descomposición natural de la materia orgánica en ausencia de oxígeno, con la ayuda de biodigestores. Está compuesto por gas metano en proporciones de 50% a 75%, dióxido de carbono hasta 25% y un 1% de otros gases. (Mike Steinhoff/Flickr)
Si hablamos de energías alternativas, el biogás seguramente es una de las menos conocidas, sin embargo puede resolver varios aspectos ambientales y económicos, sobre todo en lugares donde no llegan las redes de gas.

Advertisment
Este combustible se produce por la descomposición natural de la materia orgánica en ausencia de oxígeno, con la ayuda de biodigestores. Está compuesto por gas metano en proporciones de 50% a 75%, dióxido de carbono hasta 25% y un 1% de otros gases.

El gas metano no se libera al ambiente sino que se convierte en un recurso, por lo tanto este combustible se presenta como una alternativa sustentable al gas tradicional que consumimos a diario y -desde el punto de vista ambiental- es mucho más amigable.

Esquema de producción de Biogas. (Ilustración: Wikipedia)
Esquema de producción de Biogas. (Ilustración: Wikipedia)
Asimismo no incrementa la cantidad de dióxido de carbono de la atmósfera y permite aprovechar los residuos para la generación de combustible y así reducir la basura que generamos, evitando los rellenos sanitarios o basurales que son tan perjudiciales para el entorno.

Desde el punto de vista económico, su beneficio se presenta en transformar los residuos orgánicos de los habitantes en materia prima para la obtención de gas
Desde el punto de vista económico, su beneficio se presenta en transformar los residuos orgánicos de los habitantes en materia prima para la obtención de gas. En las zonas rurales se utiliza mucho el excremento de los animales que crían en el campo como vacas, cerdos, ovejas y caballos.

¿Qué son los biodigestores?

(Foto: Wikipedia)
(Foto: Wikipedia)
Los biodigestores son contenedores cerrados donde se coloca materia orgánica mezclada con agua (en proporciones de 5% a 10% de orgánicos y 95% a 90% de agua) y donde se favorecen las condiciones para que las bacterias puedan realizar el proceso de descomposición en ausencia de oxígeno (anaeróbica) de forma eficiente y segura. Estas condiciones son: control de temperatura, acidez, agitación y presión de gases.

Existen varias tecnologías de biodigestores que van desde los más económicos, simples y de baja eficiencia, hasta los altamente tecnológicos y avanzados con sistemas de automatización y sensores, con inversiones necesarias de cientos de miles de dólares, generalmente utilizados a nivel industrial para el procesamiento de efluentes de la actividad agrícola y ganadera.

Casos prácticos

Tanto en Argentina como en otros países de Sudamérica y Europa, hay experiencias que apuntan a aumentar la generación de biogás y en algunas comunidades se iniciaron proyectos para instalar usinas que permitan estandarizar y potenciar la producción de energía.

En la provincia de Córdoba hay dos localidades -Huinca Renancó y Baigorria- que generarán energía con la basura para reducir su volumen y potenciar el alumbrado público, viéndolo más como una ventaja desde el punto de vista ambiental -al reducir los residuos- que desde el económico.

Una vez más, la naturaleza nos comprueba que podemos ser más eficientes, que para consumir no hace falta contaminar todo y que son posibles las alternativas más naturales como la del biogás
Con algunas demoras y dificultades en el camino, ninguno está finalizado aún pero ambos siguen en pie demostrando que es un camino posible. Desde estas comunidades indican que es necesaria la subvención del Estado para aplicarlo a una escala mayor como la que se requiere.

En el caso de las experiencias en domicilios particulares y no a manera de cooperativa o municipal, la Fundación Energizar fabrica e instala biodigestores tubulares de polietileno a través de proyectos sociales destinados a zonas rurales o de escasos recursos.

Los biodigestores gestionados por esta ONG, además de ser económicos y simples, se pueden construir en conjunto con la familia beneficiada. El resultado será que el biogás le podrá resultar muy útil para cubrir sus necesidades básicas de higiene y cocina.

Una vez más, la naturaleza nos comprueba que podemos ser más eficientes, que para consumir no hace falta contaminar todo y que son posibles las alternativas más naturales como la del biogás. Sin embargo, a la hora de concretarlas, como todo camino nuevo puede tornarse sinuoso y complicado, pero con persistencia y un objetivo claro, se puede lograr.

Cuéntenos si en su pueblo, ciudad o zona rural se está llevando a cabo alguna experiencia con biogás y cuáles son sus resultados.

Artículo original aquí

La Gran Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *