¿Quién organizó los ataques de parís?

Ahora que la protesta pública provocada por los ataques terroristas en París ha comenzado a desvanecerse, diferentes analistas y agencias de inteligencia están tratando de establecer por qué Francia ha sido elegida como el objetivo de estos ataques.
En un país donde las agencias de inteligencia son conocidos por su competencia, por lo general en red con sus aliados de la OTAN, especialmente Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania, es difícil imaginar que las fuerzas de seguridad se pudieran haber perdido los preparativos para un ataque tan cuidadosamente planeado y bien organizado.
Uno puede asumir con seguridad que se pueden encontrar células durmientes de ISIL en todos los principales países europeos, junto con los EE.UU., Canadá e incluso Australia, pero el ataque se llevó a cabo en Francia.
Para encontrar una respuesta no es suficiente responder a quién beneficia este ataque, también es fundamental establecer qué fuerzas tenían un conflicto de intereses con París.
De hecho, es irrelevante a qué grupo terrorista se le dió la tarea de la misión de aterrorizar a la República Francesa – ¿fue ISIL, Jabhat al-Nusra, o alguna otra forma de movimiento salafista radical?
Se da muy a menudo el caso que los que llevan a cabo ataques terroristas permanecen ignorantes del hecho de quiénes llevaron la planificación y su patrocinio.
Por otra parte, de lo que hemos sido testigos no fue de un ataque habitual, sino una operación cuidadosamente preparada donde los terroristas actuaron simultáneamente en diferentes lugares.
Los ataques en “represalia” increíblemente indecisos de la Fuerza Aérea francesa que llevó a cabo contra las posiciones de ISIL, logrando un total de 20 objetivos en la ciudad siria de Raqqa, atestiguan el hecho de que Francia ignoraba el hecho de quién había organizado en realidad la masacre de París.
La primera y mayor cosa que hay que destacar es que de todas las fuerzas de la “coalición” de Estados Unidos, Francia ha sido prácticamente la única que bombardeó las instalaciones de infraestructura petrolíferas ocupadas por ISIL en territorio sirio.
Por otra parte, se ha afirmando este hecho abiertamente.
Estas instalaciones han sido los bienes más preciados de las fuerzas de ISIL, que han proporcionado al grupo con financiación prácticamente ilimitada, mientras que los estados o “empresarios” apoyados por el estado que han estado comprando petróleo de los terroristas siguen obteniendo grandes beneficios.
 El Estado Islámico ha estado vendiendo crudo a un precio al menos 2 veces más bajo que el que se puede encontrar en los mercados internacionales, lo que creó una enorme red de traficantes que operan en los países vecinos interesados ​​en la preservación de sus actividades.
Según los expertos, el petróleo robado proveyó a ISIL con hasta 2 mil millones de dólares al año en ganancias hasta el momento, y los contrabandistas obtuvieron al menos lo mismo.
Se nos ha informado que los contrabandistas están incluso vendiendo el petróleo barato al ejército sirio y a las tropas iraníes desplegadas en Siria, que luchan contra ISIL diariamente.
Por otra parte, una vez que este aceite llega a los mercados internacionales, daña los intereses de Rusia, ya que está ayudando a los países del Golfo Pérsico a que mantengam bajos los precios del petróleo, perjudicando a la economía rusa.
El estado que más está interesado en la preservación de este contrabando es Turquía, debido al hecho de que permite que la mayor parte del petróleo robado sea transportado a través de su territorio, mientras que Jordania cuenta con una “cuota” considerablemente más pequeña de las ganancias de este negocio.
Algunos medios de comunicación han dado a entender que los contrabandistas están conectados con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y con un nutrido grupo de empresarios turcos. Estas actividades son algo común para Ankara, ya que solía hacer igual con el contrabando de petróleo iraquí cuando el régimen de Saddam Hussein se enfrentó a severas sanciones.
Turcos y kurdos por igual, especialmente el Partido Democrático del Kurdistán, se beneficiaron del transporte de petróleo iraquí de Dohuk a través del territorio turco.
Una avalancha de camiones de carga pesada con tanques escondidos llenos de combustible diesel a partir de las refinerías en Mosul, Kirkuk y Baiji dio lugar a la aparición de carteles de “combustible diesel de Irak” a lo largo de la mayoría de las autopistas turcas, donde los residentes podían comprar combustible a mitad de precio.
El contrabando fue realizado también por los propietarios de petroleros, así, que transportaban combustible desde las refinerías ilegales en Shatt al-Arab, a través del Golfo Pérsico hacia los Emiratos Árabes Unidos.
La Quinta Flota estadounidense, que estaba estacionada allí para prevenir estas actividades, de vez en cuando capturaba un buque o dos.
Pero, como informaron los iraquíes, era suficiente poner 20 mil dólares en una bolsa y dejarla caer en la cubierta por un helicóptero de la Marina estadounidense para que la cisterna fuera liberada independientemente de su carga.
Lo que se debe tener en cuenta es que este tipo de ataque terrorista en el corazón de París, lleno de agentes del servicio secreto vestidos de civil y agentes de policía que tienen la tarea de garantizar la seguridad de los turistas (el turismo produce hasta 7.6 % del PIB francés), en un país con masivas comunidades árabes, africanas e islámicas que están llenas de informantes, no puede llevarse a cabo sin la participación de organismos de inteligencia extranjeros.
Cualquier grupo terrorista que intente infiltrarse en Francia bajo el disfraz de refugiados sirios para preparar un ataque de ese tipo sería descubierto en cuestión de días. Lo mismo se puede decir sobre el ataque terrorista contra el Airbus de Rusia sobre el Sinaí.
Esto significa que algunos círculos políticos de un determinado país han decidido apuntar a Francia por su política. Uno puede nombrar a Turquía, pero esta versión tiene que ser descartada, ya que sería demasiado arriesgado para Erdogan.
 Además de eso, los servicios secretos de Ankara no son tan suficientemente competentes para organizar algo como esto, especialmente en Europa. Además, podrían haber denunciantes que pondrían en peligro toda la operación debido al rechazo de las políticas de Tayyip Erdogan.
Tal operación sería equivalente a un suicidio político para Turquía. Pero, por otra parte, nada impide a Turquía de mantener esta operación en secreto, si iba a ser preparada por un estado amigo.
Y luego hay otro jugador, Qatar, un estado increíblemente rico con las fuerzas de seguridad lo suficientemente eficientes, que fueron entrenadas por expertos estadounidenses, británicos y franceses.
Y lo que es aún más importante, que están estrechamente relacionadas con el servicio de inteligencia más eficaz en el Medio Oriente, el MI6 británico.
Qatar ha estado proporcionando grandes cantidades de apoyo financiero a ISIL y a Jabhat Al-Nusra. Doha se han sentido frustrada por la indecisión de los políticos franceses en la lucha contra el régimen sirio, a pesar de su papel de liderazgo en la lucha contra Muammar Gaddafi en Libia.
 Tras ser golpeados por el ataque terrorista en Argelia en 2013 y la necesidad de llevar a cabo una operación militar en Malí contra la rama local de Al Qaeda, París declaró oficialmente que su principal prioridad en los esfuerzos para combatir el terrorismo internacional estaría en la región del Magreb y el Sahara Sahel, es decir, en la zona donde solía mantener sus colonias.
 Por otra parte, el 95% de los inmigrantes en Francia provienen de estas áreas, principalmente de Argelia, Marruecos y Túnez. Y los representantes de esos estados son bastante numerosos en las filas de ISIL, muchos de los cuales tienen pasaportes franceses.
Por lo que encontrar a los que conocerían a Francia lo suficientemente bien para llevar a cabo un ataque terrorista no sería un problema.
Qatar estaba molesto con París no solo por Siria, ya que Francia también se mostró reacia a aplicar presión sobre el Líbano, y este estado es una zona de interés especial para la familia gobernante de Qatar por una serie de razones.
Los qataríes han realizado inversiones de billones de dólares en el Líbano para hacer de él un lugar digno al que los jeques de Qatar vayan de vacaciones.
Además, Francia no hizo nada para oponerse a un acuerdo con Irán sobre su programa nuclear, mientras que Doha y Riad estaban categóricamente en contra de esto.
Sin embargo, la pregunta sigue siendo, ¿qué tiene que ver el MI6 con todo esto? Hay un puñado de factores que hay que tener en cuenta.
En primer lugar, la desconfianza histórica que existe entre Inglaterra y Francia, luego los celos británicos del fuerte eje franco-alemán en la UE. Hay un deseo creciente dentro del gobierno de Su Majestad de retirarse de la UE, debido a sus problemas y una serie de países de la UE que se encuentran en una desesperada necesidad de ayuda financiera. Además de eso, la legislación en el ámbito de la migración es demasiado liberal en la UE, lo que conduce a que corrientes de refugiados procedentes de Oriente Medio lleguen a Gran Bretaña a través de Francia.
En caso de que Londres abandonara la UE sería capaz de ajustar de forma espectacular los controles fronterizos, mientras que debilitaría a la Europa unida en su conjunto, que iría en consonancia con el principio británico de elección: “divide y vencerás”.
Además, la participación del MI6 en este ataque se corresponde bien con las aspiraciones de la pareja primaria estratégica del Reino Unido: los Estados Unidos, que perciben a una Europa unida fuerte como un rival en crecimiento. Sobre todo si se trata de tener en cuenta el rápido aumento del poder militar y político de Rusia y China, no puede haber demasiada competencia para los EE.UU..
Por otra parte, los líderes de la UE, a saber, Francia y Alemania, han comenzado a derivar hacia la posición de Rusia sobre la crisis en Ucrania, que desafía a la postura de Washington en este conflicto.
Los tiempos de Jacques Chirac y Gerhard Schröder, que se habían atrevido a desafiar a EE.UU. en Irak en 2003, han quedado ahora atrás. Los EE.UU. necesitan que la UE siga estando débil y aterrada, en desesperada necesidad de “protección” proporcionada por los Estados Unidos contra todas las amenazas, reales e imaginarias, ya sea el terrorismo internacional o la “agresiva” Rusia. Así políticamente, Estados Unidos sólo obtiene beneficios de los ataques terroristas en París.
Aunque, es muy poco probable que el Reino Unido fuera directamente el organizador de este tipo de ataques. Esto sería demasiado.
Pero ello no impide a los servicios de seguridad británicos ayudar a un estado amigo, como Qatar, para planear un ataque similar, sobre todo cuando esta planificación la pueden hacer agentes retirados que no tienen conexiones directas con el MI6.
Y hay un punto más importante. La forma en que este ataque fue llevado a cabo es diferente de todos los ataques terroristas previos realizados por ISIL. El Estado Islámico generalmente emplea vehículos cargados de explosivos y terroristas suicidas para intimidar a sus rivales.
Y en París hemos sido testigos de toma de rehenes y tiroteos. Claramente, un modus operandi diferente.
Alguien ha invertido una gran cantidad de entrenamiento en estos terroristas, tal vez en los campos de entrenamiento en Turquía, Jordania, Siria o Irak. Y sus instructores obviamente han sido profesionales familiarizados con los detalles del sitio del Teatro Dubrovka en Moscú.
No hay manera de que los terroristas pudieran realizar un ataque similar en Alemania, donde el sistema de seguridad es mucho más resistente y eficaz, y si los hubieran dirigido contra España o Italia el ataque no sostendría ni la mitad de tanto impacto, ya que esos estados no son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Además, François Hollande no puede ser considerado como un líder fuerte, a pesar de que se le ha confiado un país muy influyente para liderar.
Es más que probable que la investigación de los ataques terroristas en París no nos proporcionará respuestas sobre quién estaba detrás de este trágico suceso.
Sin embargo, lo importante es que han logrado su objetivo en última instancia: Europa está asustada y debilitada; y hay una aceleración de la desintegración gradual de la UE. Por otra parte, la dependencia europea de los EE.UU. ha aumentado considerablemente en las secuelas del ataque.
Así que uno no puede esperar que los países líderes de la UE, entre ellos Francia y Alemania, cambien sus posiciones sobre Rusia y el Medio Oriente en un futuro previsible. Europa no ha madurado lo suficiente como para jugar el papel de un actor independiente en la escena mundial.
La ausencia de figuras como Charles de Gaulle, Jacques Chirac, Willy Brandt, y Gerhard Schröder es una muestra.
Aleksander Orlov para la revista online “Nueva Perspectiva de Oriente“.
Publicado por posesodegerasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *