Aida. Alimentos con energía óptima

La filosofía ancestral china divide la comida en dos: la de naturaleza Yin y la de naturaleza Yang. Foto: Tamara Staples/ Getty Images

Según el pensamiento milenario chino, una buena comida es considerada buena medicina, y los médicos tradicionales chinos siempre han utilizado el poder de la buena comida para curar o aliviar las enfermedades de la gente. Solo si una enfermedad era muy resistente se acudía a las hierbas y se consideraban otros métodos de curación.

La filosofía ancestral china divide la comida en dos: la de naturaleza Yin y la de naturaleza Yang, obteniendo el mejor resultado al combinar las dos de manera equilibrada. Los alimentos de naturaleza Yin tienden a calmar y dar un efecto de refrigeración en el cuerpo, mientras que los alimentos de naturaleza Yang son calientes y estimulan el cuerpo. Los alimentos vencidos, pasados, sobrantes y tratados se consideran tóxicos o no beneficiosos desde lo nutricional.

Si la energía es baja y uno se siente cansado, agotado, depresivo o sin ganas, debería incrementar la ingesta de alimentos de naturaleza Yang. Si se está estresado, ansioso, deseoso, sobreexcitado o enojado, hay que intentar con los alimentos de naturaleza Yin para poder calmarse. Si nuestra vida está en equilibrio con la naturaleza y nos sentimos bastante bien, aún se puede mejorar y adaptar la dieta en base al ambiente externo. Si uno vive en un lugar frío, húmedo o en contacto con el agua, entonces se necesita una dieta en la que predominen los alimentos Yang. Si se vive en un lugar con un clima de mucho calor y ambiente seco, entonces la dieta más indicada sería la dieta con alimentos de naturaleza Yin.

El profesor japonés George Ohsawa se curó a sí mismo de una llamada enfermedad “incurable” a los 18 años, en base a una dieta simple de arroz marrón, algas y sopa de miso. Estos alimentos están en medio de la naturaleza Yin y Yang. Él entonces dedicó su vida al estudio, creando lo que llamó la macrobiótica.

La práctica macrobiótica entiende el efecto y las repercusiones que la comida y el estilo de vida pueden tener en la salud, tiene en cuenta la condición de la salud individual y la fisiología con relación a la posición geográfica y los cambios estacionales del clima.

El estilo de vida macrobiótico insta a comer alimentos de temporada cultivados localmente, y evitar los alimentos que se consideran ser sumamente Yin o sumamente Yang. Ohsawa afirmó que la dieta moderna con mucha sal, azúcar refinada, alimentos con leche, comida procesada y mucha carne, trastorna el equilibrio de Yin y Yang del cuerpo humano, lo que a su vez lleva a las enfermedades. El cuerpo siempre busca el equilibrio con la naturaleza y el cosmos, entonces si se comen alimentos de extrema naturaleza Yan, como carne o papas fritas saladas, su cuerpo ansiará una comida de extrema naturaleza Yin, como frutas ricas en azúcares o tropicales. Los extremos afectan no solo el estado físico sino también la salud mental y el comportamiento de uno.

En la gastronomía china, los alimentos son clasificados en cinco gustos, que son: ácidos, amargos, dulces, picantes y salados. Una comida equilibrada es una en la cual cada uno de los gustos se encuentra en un plato, en medidas moderadas. El gusto ácido puede ser encontrado en escabeches o en frutas como el limón; el amargo, en el perejil o en semillas de sésamo; los dulces, en el jarabe de arroz marrón o compotas de manzanas; los picantes, en berros o ajos; y los salados, en el miso o en carnes. La combinación correcta de cada uno debería dejar satisfecho a cualquier comensal. En caso de enfermedad, es claro y evidente un desequilibrio de Yin y Yang, entonces hay que enfatizar ciertos alimentos y gustos y excluir otros a fin de recobrar la armonía en el cuerpo humano.

La Gran Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *