Aida. Yo comparto una flor… Recuerda.

Durante el paso de los años en nuestra vida terrenal experimentamos distintos estados de consciencia. Esto quiere decir que las experiencias que vamos almacenando van formando nuestra visión de las cosas: experiencias que la mente etiqueta como buenas o malas, blancas o negras, todas son parte y contribuyeron a tu estado de consciencia actual.

Cuando alcanzamos este entendimiento, vamos soltando la actitud de juzgar y opinar acerca del entorno donde nos desarrollamos, tanto de personas como circunstancias. Comprendemos que cada cual está en su proceso consciencial, en su camino vivencial, y lo transita con los medios y herramientas que sus decisiones (con base en su estado de consciencia) le acercaron. Esto vale para todas las experiencias. Es así como vamos recordando, recordando nuestro Ser.

Sé que la mente (creencias, cultura, entorno, etc.) impide (muchas veces) “ver” esta forma de sentir la vida, intenta racionalizar las cosas y busca explicaciones para todo, empujándonos a un laberinto donde la salida siempre es el pensar. Existe otro camino, recuerda. Sé que ya lo sientes. Pero este recuerdo no es de la mente, este recuerdo es del Corazón.

No podemos “pedir peras al olmo”: cuando no se recuerda, no se recuerda… Es así. El “no recuerdo” es una experiencia consciencial por la cual estamos o hemos estado. Entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? Recuerda. Eleva tu Consciencia. No se trata de justificar los actos, se trata de Trascender los actos. Ordenarnos desde el Ser para reemplazar el ojo por ojo por la Paz que todo lo puede, esta Paz del Ser que trasciende y nos transmuta para sanarnos, individual y colectivamente.

En estos tiempos se nos presentan las oportunidades para ello, oportunidades creadas por nosotros mismos para aprender, para recordar,  pero debemos “ver” en lo profundo de las cosas, en el fondo de iceberg. Ver desde el Ser. El recuerdo de esto es fundamental para lo que viene. Tu actitud de Amor profundo ante las situaciones superficiales que la razón parece no comprender es primordial y suma al recuerdo de todos. Por eso no pelees contra el entorno, haz tu parte, pon tu actitud de Amor y recuerdo.

Siente estas palabras en tu Corazón y puede que sea tu momento de alcanzar su comprensión para soltar dudas y miedos, dolores y angustias. Esto liberará en ti la lluvia del Perdón que regará tu vida y hará brotar flores de calma, aceptación y comprensión. Este es el jardín del Ser donde en momentos de confusión y desasosiego, con aquel que dispara, hiere o insulta…, yo tomo una flor y se la comparto. Ya es tiempo.

=================================
Autor: Diego Alcalde

EL CIELO EN LA TIERRA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *