La amenaza de seguridad que cerró todas las escuelas de Los Ángeles

Policía en Los Angeles
Image captionLa amenaza de un ataque con artefactos explosivos y armas de fuego motivó el cierre de todas las escuelas de Los Ángeles.

Este martes no hubo clases en las escuelas públicas de Los Ángeles, luego de que las autoridades locales ordenaran su cierre temporal en respuesta a una amenaza llegada por correo electrónico.

La decisión afectó a los casi 650.000 estudiantes del segundo distrito escolar más grande de Estados Unidos, después de Nueva York.

Y también puso de manifiesto el nerviosismo que reina en EE.UU. a dos semanas del ataque de San Bernardino, California, una ciudad ubicada a menos de 100 km de Los Ángeles.

Inicialmente, las autoridades de la ciudad no dieron mayores detalles sobre la amenaza.

En una primera conferencia de prensa el jefe del departamento de policía escolar de la ciudad, Steven Zipperman, sólo dijo que la misma había sido recibida “temprano en la mañana” y “vía electrónica”.

“Decidimos cerrar nuestras escuelas hoy hasta que podamos estar seguros de que todas están a salvo”, agregó el oficial.

Buses escolaresImage copyrightAP
Image captionTodos los buses tuvieron que interrumpir su recorrido a las escuelas.

Ante la alerta, varios buses escolares que iban camino a los colegios, tuvieron que regresar a sus bases.

Los padres que ya habían dejado a sus hijos en la escuela fueron llamados para que los fueran a recoger.

La policía luego procedió a revisar todas las escuelas de la ciudad.

Amenaza “extraña”

Fue el superintendente del distrito escolar de Los Ángeles, Ramón Cortines, quien elaboró un poco más an las razones para ordenar el cierre de las casi mil escuelas públicas angelinas.

“Recibimos amenazas todo el tiempo, pero esta fue extraña”, explicó el funcionario.

“No fue contra una escuela, dos escuelas o tres escuelas, eran varias escuelas”, agregó Cortines, quien dijo haber ordenado la medida por “abundancia de precaución”.

Escolares volviendo a sus casas.Image copyrightAP
Image captionTodos los escolares tuvieron que volver a sus casas luego de la alerta.

Más tarde, la vocera del distrito escolar de Los Ángeles, Shannon Haber, dijo que el mensaje electrónico de la amenaza tenía una dirección de internet de Frankfurt, Alemania.

Pero el jefe de la policía angelina, Charlie Beck, aseguró que los investigadores creían que el mismo se había originado “mucho más cerca”.

Beck también informó que el correo electrónico incluía una “amenaza implícita” que involucraba artefactos explosivos, así como la “amenaza específica” de un ataque armado.

Y el jefe policial angelino también defendió la decisión de cerrar las escuelas luego de que el comisionado de policía de Nueva York, William J. Bratton, informara que ahí también se había recibido una amenaza similar, pero que esta había sido desestimada.

La respuesta de Nueva York

Según Bratton, el correo electrónico recibido en Nueva York –en el que también se amenazaba a todas las escuelas de la ciudad con ataques con armas y explosivos– estaba lleno de errores y simplemente no era creíble.

Y el comisionado neoyorquino –quien en el pasado se desempeñó el cargo de jefe de policía de Los Ángeles– también hizo saber que, en su opinión, sus colegas californianos habían “sobrerreaccionado”.

Policía cierra una escuela de Los AngelesImage copyrightGetty
Image captionLa policía se dedicó a revisar las casi 1.000 escuelas públicas de la ciudad.

“Estas amenazas están hechas para promover el miedo, no podemos permitirnos elevar los niveles de miedo”, dijo Bratton, quien sugirió que el autor del correo era alguien que había visto muchos capítulos de la serie televisiva “Homeland”.

Pero aunque el congresista Adam Schiff, miembro del comité de inteligencia de la Casa de Representantes, dijo después que todo indicaba que la amenaza de Los Ángeles también había sido “una farsa”, el jefe de la policía de la ciudad más grande de California defendió su decisión.

“Es muy fácil criticar una decisión después, basado en resultados que no se conocían al momento de tomar la decisión”, dijo Beck.

Y las autoridades escolares también dejaron claro que no estaban dispuestas a correr riesgos luego de lo ocurrido en San Bernardino hace dos semanas.

Asustados por San Bernardino

Las declaraciones de muchos padres de familia, por su parte, también pusieron en evidencia que ese ataque sigue vivo en la mente de muchos californianos.

Lupita Vela, madre de una estudiante de ocho años, le dijo a la agencia AP que el anuncio la había “aterrorizado”, especialmente luego de lo ocurrido en San Bernardino.

Escuela cerrada en L.A.Image copyrightAP
Image captionCerca de 1.000 escuelas se vieron afectadas.

“El recuerdo de San Bernardino está muy fresco”, admitió también en conversación con la BBC el periodista Ken Bensinger, quien se estaba preparando para enviar a sus hijos a la escuela cuando supo de la amenaza.

El punto fue además abordado por el diario L.A. Times en un editorial.

“Aunque parece que no había mochilas cargadas con explosivos, ni paquetes misteriosos, ni planes reales para lastimar a ningún niño, las amenazas que llevaron al cierre de todas las escuelas y prescolares del Distrito unificado de Los Ángeles les demuestran a los angelinos lo que significa estar aterrorizados“, escribió el periódico.

“Tal vez si el ataque de San Bernardino hubiera tenido lugar hace un año en lugar de este mismo mes, la amenaza por correo electrónico no habría parecido tan intimidante”, reconoció más adelante.

“Pero tampoco nos podemos permitir dar nuestra seguridad por sentado”, concluyó el diario.

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151215_ultnot_los_angeles_amenaza_seguridad_cierre_escuelas_ppb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *