Aida. Emborracharse de presente

Algo tienen los niños  en la mirada…,

mientras no les enseñamos los adultos,

que coincide mucho con la esencia de lo que realmente somos

y que con los años lamentablemente olvidan.

Ese brillo en la mirada,

esa ilusión inmediata.

Ninguna idea preconcebida.

Tan solo…. la Vida.

A ellos Todo les viene bien.

Ninguna experiencia les sobra, porque es nueva.

Es genial… porque no saben.

Y lo asumen con una tranquilidad pasmosa.

No proyectan, se emborrachan de presente.

Me gusta preguntarles

y aprender de ellos como se vive la vida,

disfrutando de esas cosas pequeñas

que ellos siempre viven como nuevas.

Tanto afán por enseñarles

para que no se equivoquen,

para que no se caigan,

para que vayan por el camino marcado.

Yo, en cambio, quiero que me enseñen,

quiero fluir como ellos.

Embeberme en el presente.

Sin ninguna idea preconcebida,

sin ideas sobre cómo deberían ser las cosas

De ahí viene toda la disfuncionalidad de los adultos.

Ojala nos dejáramos enseñar

y ellos fueran nuestros tutores

en la enseñanza más importante:

Vivir.

====================================

Autora: María Ferrer

Publicado por

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *