LA ENERGÍA DE NUESTRA CASA.

 Es importante que tengamos en cuenta ciertos detalles:

– Abrir las ventanas durante todo el día, refrescará el chi o la energía de la casa.

– En horas de descanso, se debe sacar de las habitaciones los celulares, computadores y demás aparatos electrónicos. La renovación de la energía también empieza con hábitos nuevos.

– Debemos poner incienso de salvia o secar unas hojas de salvia y quemarlas de adentro hacia afuera en casa.

– Prender velas, preferiblemente blancas; el fuego transmuta la energía. Si es en un negocio, podemos utilizar velas doradas o naranjas.

– Para elevar la vibración del espacio, ubica cristales de cuarzo blanco en la habitación principal, las zonas de acceso de la casa o corredores; estos cristales ayudarán a aislar las ondas de radio, los equipos eléctricos, los celulares, etc.

– Estos cristales también los podemos utilizar sobre equipos electrónicos, que alteran la energía natural del cuerpo.

– Si vivimos cerca de grandes antenas, debemos ubicar un elemento tierra o cristales de cuarzo entre nuestro espacio o el extremo del espacio mas cercano a la antena.

– Si vamos a cambiar espejos o a poner algunos nuevos es importante tener en cuenta que la imagen por lo menos de medio cuerpo se pueda reflejar por completo en ella sin que esté partida.

– Si tienes acuarios y no puedes prescindir de ellos, es importante mantenerlos en perfecto estado de limpieza. Otro elemento recomendado son las fuentes de agua.

– Los aromas son un tema muy importante y nos pueden ayudar a mejorar el bienestar, por eso son aconsejables los olores a canela, rosa, jazmín, para el hogar y las relaciones personales.

– En cambio, si tenemos un negocio, podemos utilizar olores a mandarina, sándalo y almizcle; estos nos ayudarán a promover la circulación de personas.

-Cuando se hace una limpieza profunda, recomendamos mover muebles, por lo menos un rato. Esto colabora en romper los campos magnéticos y hace circular la energía que se estanca. Aunque sean mínimos movimientos de muebles, como correr un sillón y alejarlo de la pared por un día, eso ya produce una circulación diferente de energía, tanto para la persona como para el espacio.

-Tener una habitación aireada y extremadamente ordenada nos asegura una reparación nocturna óptima. No olvidemos que el momento en que dormimos es el lapso de mayor entrega. Cuidar nuestra habitación como un templo nos garantiza que las energías armónicas y protectoras lo habiten y son estas energías las que asistirán también a nuestro buen dormir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *