Aida. Doy gracias por la experiencia…

En el fondo del mar de mi vida

hay una paz profunda

que quieren soliviantar los huracanes de mis emociones.

Permanezco en el centro de ellos,

los acepto, guardo silencio.

Procuro ser sincera y leal

con los que me acompañan en el barco.

Mi corazón respeta a todos,

comprendiendo sus miedos… y los míos.

Siento el poder inmenso de nuestro Ser,

que es único para todos,

y espero, conmigo y con ellos, confiando en la Vida,

que nos conduzca a su gran Misterio…

Doy gracias por la experiencia…

y lloro por lo emocionante que es la existencia humana.

====================================

Autora: Concha Redondo

Publicado por

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *