Aida. Su hogar en sintonía con la naturaleza y el bolsillo

Su hogar en sintonía con la naturaleza y el bolsillo

Su hogar en sintonía con la naturaleza y el bolsillo

El cultivar en casa hortalizas y hierbas aromáticas en macetas es una tendencia en Latinoamérica, que disminuye costos y produce alimentos más naturales. (Sean Gallup/Getty Images)

El cultivo en casa de hortalizas y hierbas aromáticas en macetas se ha convertido en una tendencia en Latinoamérica, ya que esta tarea ahorra costos y los productos son ciento por ciento naturales.

Disminuir la carga mental producida por deudas, la carrera diaria para cubrir gastos de educación, transporte y muchos otros, son motivaciones para emprender esta tarea ecológica.

Simplemente haciendo una pequeña inversión inicial en semillas y macetas y contando con un lugar por el cual entren sol y luz, puede aplicar con éxito una alternativa. Además tendrá la oportunidad de enseñar a su familia una actividad adicional para ocupar parte del tiempo libre de cada día, logrando un contacto cercano con la naturaleza dentro de su casa.

Un primer paso es la planificación del espacio destinado para el cultivo. Si decide decorar las macetas, es recomendable que la pintura que utilice sea ecológica. Según la página vidamasverde.com, “en el mercado de la construcción existe una gran cantidad de ellas [pinturas] que poseen sustancias y elementos naturales de tipo biodegradables, son los mismos que no contaminan la tierra ni el agua cuando son desechados. Estos materiales, que son de la naturaleza, se producen en cantidades abundantes y son totalmente accesibles”.

Adicionalmente, tenga en cuenta que no dañen la capa de ozono, es decir, que no contengan plomo. Se pueden reciclar botellas plásticas, o reutilizar recipientes que aún no cumplen su vida útil en vez de desecharlos y generar contaminantes, es decir emplear en el proceso sólo elementos generosos con el medio ambiente.

Los niños de la casa pueden divertirse y aprender sobre el cultivo de la huerta casera. Se sugiere iniciar por medio del juego o actividad recreativa de decorar la maceta o reciclando botellas plásticas para tal fin. Esta actividad puede fortalecer su conciencia ambiental.

Experiencias

“Nosotros queremos alimentarnos de lo que producimos” y “existen macetas biodegradables para niños y la idea es que ellos conozcan la tierra”, dijo a CNN Chile el paisajista Pablo Cornejo; además agregó que “una vez que la planta alcanza cinco a ocho centímetros de altura podemos hacer un hoyito en la tierra en un lugar definitivo, específico en el jardín y plantamos toda la maceta”.

El proceso de hacer la huerta casera, contribuye a la salud. Sthepani Holiman, directora del huerto orgánico Hada Verde, dijo para CNN Chile que “cada vez más las personas están viendo estos espacios como factibles para la producción de hortalizas; creo que la gente está más preocupada de su salud y de poder tener algo propio”.

Según Joselín Aldana, habitante de Bogotá Colombia, cultivar le ayudaba en su salud mental y ocupacional a sus 76 años de edad: “cultivé durante diez años aproximadamente las maticas de lulo, durazno y la chiflera, para entretenerme y ocupar la mente”. “Aldanita”, como lo llaman algunos vecinos cariñosamente, recordó que tuvo una mata de papa en su casa en una maceta grande, que le daba en promedio una libra y media de papa cinco veces al año.

Iniciativa, disciplina, paciencia, una maceta con profundidad y abono orgánico, son suficientes para cultivar en casa productos que forman parte importante de la nutrición. Así los tomates cherry, lechugas, pimentones, hierbas aromáticas y hortalizas, son una gran opción y al hacer esta tarea ecológica, habrá un gran valor agregado: el hecho de saber que sus alimentos son ciento por ciento naturales.

La Gran Época

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *