Deja de Sufrir

 “El sufrimiento comienza cuando nombras o etiquetas mentalmente una situación como mala o indeseable. La voz de tu mente te contará cuentos tristes, angustiosos o indignantes sobre ti o sobre tu vida, sobre el pasado, el futuro o acontecimientos imaginarios y surge mucho sufrimiento e infelicidad cuando crees que es verdad cada pensamiento que te pasa por la cabeza.”                       Eckhart Tolle

 

Muchas personas se pasan la vida sufriendo y a veces podemos ver que ese sufrimiento es inútil, parece que esas personas disfrutan sufriendo, ven en los acontecimientos solo la parte negativa, las dificultades , los obstáculos, etc , en lugar de ver las oportunidades y acaban sufriendo. La mayoría son personas mayores que vivieron una época muy difícil, pero entonces… ¿Por qué  algunos de ellos que tuvieron los mismos problemas son tremendamente alegres y positivos?. Tener un pasado complicado no tiene por qué ser igual a tener un presente sin felicidad.

 

Dejar de sufrir depende de nosotros mismos no de nuestras circunstancias, lo conseguiremos siendo conscientes de que podemos controlar nuestra propia vida y entendiendo que merece la pena vivirla sabiendo que el sufrimiento es inútil. Lo crucial no es lo que “nos pasa” sino lo que pensamos en cada momento, es el pensamiento el que te hace sentir bien o mal e intenta constantemente arrebatarte tu presente y convertirlo en sufrimiento, pero lo puedes controlar. Ten presente esta frase a diario:“Pase lo que pase no me causaré más dolor a mi mismo y no me crearé más problemas”, este control te llevará a dejar de sufrir inútilmente.

 

Otra manera de hacerlo es ver lo que ocurre a tu alrededor, te darás cuenta que la gente sufre o no, no por lo que le pasa, sino por cómo se toma su vida. Verás gente que aparentemente lo tiene todo y sufre, y verás gente que seguramente tiene menos y no sufre. Por ejemplo, la mayoría de las tradiciones y “fiestas” están basadas en el sufrimiento, por una cosa o por otra, alguien siempre acaba llorando (sufriendo).

 

Ves gente que sufre incluso con el fútbol (si “su equipo” no gana, sufren).  Te puede gustar el fútbol pero no debe influirte. Mirar a tu alrededor y ver personas con treinta, cuarenta o cincuenta y pico años sufriendo por estos motivos hace que aprendas de ello y no permites que eso te ocurra a ti, te das cuenta de que no puedes dejar que un elemento externo influya negativamente en tu estado de ánimo. Muchos pensaréis que eso solo son emociones, pero no hay que confundir una emoción con sufrir, esa gente si lo confunde y lo peor es que no se dan cuenta de ello. (o no quieren darse cuenta).

 

 

Todo lo negativo que se aprende se puede desaprender; igual que nos hemos entrenado a pasarlo mal, podemos entrenarnos a enfocar la vida sin sufrimiento. Por ejemplo, un método de entrenamiento eficaz sería rodearte lo menos posible de gente “adicta” al sufrimiento, y otro, no ver telebasura ni noticias por televisión, el noventa por ciento de las noticias son negativas e influyen directamente en nuestro estado de ánimo y veces hasta sufrimos viéndolas. La mente también se hace adicta a este tipo de información, así que, si te sientas a ver la tele, procura que no sean noticias, ponte algo divertido o educativo, notarás el cambio.

 

Que quede claro: conseguir dejar de sufrir es uno de los aprendizajes más importantes en la vida del ser humano, no conseguirlo es no saber vivir, porque a la larga ese sufrimiento se traducirá en enfermedad. Si no sufres y te sientes bien harás tu vida más agradable para ti y para los que están a tu lado, las irritaciones te bloquean, solo producen desgaste emocional. Potenciar nuestro sentido del humor nos ayudará a aproximarnos a ese estado libre de sufrimiento, ese bienestar que toda mente sana desea. ¡No suframos inútilmente! ¡Si controlamos nuestros pensamientos, controlaremos nuestra vida!

http://vivefelizaquiyahora.blogspot.com.es/

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *