Holocausto Animal

holocaustoAnimal

Buda dijo en una ocasión: “En verdad que abundan las personas aviesas”. Él, que era infinita bondad, no se le ocultaba, empero, un hecho tan evidente: abundan las personas aviesas y que pueden llegar a comportarse como verdaderos monstruos.

A ver si alguna vez llega el día en que esos mal llamados humanos que maltratan o matan gratuitamente a los animales y que tienen la cabeza hueca y corazón de acero, empiezan a tener un mínimo de compasión y comprenden que todos los seres “sintientes”, son así llamados porque sienten y padecen como puedan hacerlo ellos, sus hijos y sus mascotas.

Ojalá pudiera llegar el día en que como esperaba Leonardo da Vinci los humanos que matan por diversión animales puedan ser juzgados como el que asesina a otro humano.

Cuesta creer que en una sociedad que se tiene por civilizada, siga sin perseguirse implacablemente el maltrato animal y no se impongan penas implacables al respecto. Fallan una vez más los políticos, que utilizan todas sus energías para afirmar su paranoico ego, y fallan las leyes. Quien mata animales por diversión o espectáculo es una asesino en serie; quien los maltrata es un verdadero duende maligno.

Conmovido, me entero por mi cuñada Mari Nieves de las salvajadas a las que ha sido sometido un galgo de seis meses que tienen cuidando en su casa y al que afortunadamente han podido salvar la vida. Fue arrastrado por las patas (que tenía llenas de heridas), seguramente por un vehículo, para hacerle correr. Después, malherido y famélico, fue encerrado en una caja de cartón y abandonado junto a un contenedor de basura. ¡A lo que pueden llegar los cazadores por su absoluta falta de respeto hacia el bienestar y vida de los seres “sintientes” como ellos, pero desde luego infinitamente más humanos que ellos. Mi sobrina Lilian, que dedica su vida a rescatar, sanar y buscar un hogar a los animales abandonados y maltratados, lleva varias noches sin dormir para cuidarle. Le ha puesto el nombre de Cartón (al ser encontrado en una caja de tal material) y ha habido que amputarle una pata.

Desde estas líneas mi más sentida admiración hacia mi sobrina y todos sus compañeros de lasociedad protectora EVOLUCIÓN.

El día en que la Humanidad se de cuenta del gratuito holocausto que ha generado con respecto a losanimales, mucha gente sensible enloquecerá de dolor.

Ramiro Calle
Centro Shadak

www.ramirocalle.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *