La Universidad de Stanford rastrea el ADN de los primeros canarios

MARCADORES PUNTUALES SUGIEREN LA PRESENCIA DE RASTRO GENÉTICO DE LAS POBLACIONES DEL SAHARA, TANTO EN EL ADN MITOCONDRIAL, COMO EN EL CROMOSOMA Y 
La investigadora Rosa Fregel de la Universidad de Stanford ha comenzado a examinar el material genético de las momias canarias para intentar recomponer el genoma de los antiguos canarios y averiguar, con el mayor detalle posible, de dónde procedían los primeros pobladores de las islas. Ya es conocido el rastro genético de las poblaciones del Sahara, pero se pretende conocer los lugares y las oleadas de población que ocuparon las islas.
 Contenido
El rastro genético viene a confirmar lo que ya apuntaban antes otros estudios basados en la arqueología, la antropología, la filología o el análisis de las crónicas históricas.
Sin embargo, explica para la investigadora de Stanford Rosa Fregel, se trata de marcadores puntuales, que sugieren la presencia de ese rastro genético que emparenta a los antiguos canarios con las poblaciones del Sahara tanto en el ADN mitocondrial (que recoge la herencia del individuo por línea materna), como en el cromosoma Y (que enlaza con el linaje de los parientes por vía paterna).
“Nuestro objetivo es más ambicioso. Queremos aplicar al estudio sobre el origen de los antiguos canarios las nuevas técnicas genéticas e intentar averiguar su genoma completo: del cromosoma 1 al 22 y los dos cromosomas sexuales”, asegura Fregel, que cuenta con la colaboración en este estudio de las dos universidades del archipiélago: Las Palmas de Gran Canaria y La Laguna.
El Museo Canario y otras instituciones que custodian los principales hallazgos proporcionados por los yacimientos prehispánicos del archipiélago cuentan con momias y otros restos humanos de la época susceptibles de conservar ADN aborigen.
Fregel subraya que las técnicas actuales han conseguido desentrañar el genoma completo de poblaciones antiguas, pero sobre todo en restos hallados en lugares muy fríos, como Siberia, donde los suelos permafrost permanentemente congelados han conservado el material genético de los restos fósiles en condiciones óptimas.
Canarias cuenta con un clima muy diferente a esas regiones tan frías, por lo que cabe esperar que el estado de conservación del ADN de las momias y otros restos humanos no sea tan bueno.
Sin embargo, Fregel y sus compañeros de investigación confían en que si no se recupera el genoma completo de un individuo concreto, quizás sea posible reconstruir, como si fuera un puzzle, el mapa genético de aquellas poblaciones a partir de fragmentos diferentes obtenidos de distintos restos humanos de la época prehispánica.
Esta investigadora de Stanford no cree que este estudio vaya a contradecir los indicios que ya emparentan a los antiguos canarios como poblaciones bereberes o protobereberes, pero sí aspira a aportar datos más precisos, que ayuden a acotar más de dónde procedían los primeros pobladores de las islas, porque el norte de África es un territorio muy vasto, y en cuántas oleadas llegaron.
Los responsables del estudio quieren llevarlo a cabo en las siete islas, incluso en Lanzarote y Fuerteventura, cuyo registro fósil y arqueológico de la época menos abundante que el de Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma.
Ello ayudaría a ir dando respuestas definitivas a otra pregunta, la de cuál fue la secuencia de ocupación de las islas. A día de hoy, se cree que las islas se fueron ocupando de este a oeste; es decir, desde las más cercanas al continente hacia El Hierro y La Palma.

http://arqueologia-paleoramaenred.blogspot.com.es/2016/01/la-universidad-de-stanford-rastrea-el.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *