“¿Qué tienes en común con Quirón? (El mito del sanador herido)” Cármen Guerrero.

Imagen: Mauro Evangelista

Las cicatrices son sitios por donde el alma
ha intentado marcharse y ha sido obligada a volver,
ha sido encerrada, cosida dentro
.”
J. M. Coetzee

Leamos la historia de Quirón, a la vez que meditamos estas preguntas:

1.-¿Te vives con una identidad confusa?

Quirón no es hombre ni caballo ni un Centauro cualquiera (bestias dementes e infernales).

2.-¿Fuiste concebido sin ser fruto del amor verdadero?

Su padre, Cronos, intenta seducir a la bella ninfa Filira, su sobrina (madre de Quirón e hija de Océano y Tetis), pero es sistemáticamente rechazado por la muchacha. Cronos, enceguecido por el deseo, la persigue por cielo y tierra. Pero Filira, en su huida, se transforma en yegua (un truco que aprendió de Demeter, madre de los centauros) pero Cronos, quien no tenía un pelo de tonto, se metamorfosea en caballo y la persigue hasta darle alcance. Cuando lo hace, aún ambos manteniendo su forma equina, furiosamente se entregan al acto sexual.

3.-¿Naciste tras un embarazo y un parto vivido sin consciencia?

Cronos escapa después del acto sexual y se pierde todo rastro entre la foresta. Filira, embarazada, conociendo la afición que tiene Cronos a devorarse sus propios hijos, decide refugiarse en una cueva del Monte Pelión para dar a luz. El parto fue trabajoso, doloroso, difícil, ya que la contextura física del bebé no era normal: cuerpo y patas de caballo, torso, cabeza y brazos de Dios encarnado (antropomórfico).

4.-¿No fuiste bienvenido en este mundo tal como eres? 

Cuando nació, su padre jamás lo supo y ni siquiera le importó. Su madre profirió un grito de espanto y lo rechazó apenas ver su monstruosa imagen, razón por la que los Dioses indignados, o apiadándose de ella, la transformaron en un bello Tilo cercano a la cueva en donde dio a luz, y que crece en las sombrías laderas del Monte Pelión, para llevar consuelo y serenidad a los hombres.

5.-A pesar de eso, ¿eres un ser sagrado, dotado de talentos y dones?

Era inmortal e hijo de Dioses. Era hermano del Dios de los Dioses, de Zeus, y un ser dotado de supremo entendimiento que fue Maestro de los Héroes y de los hijos de los otros Dioses. Él fue quien enseñó a Esculapio el Arte Regio de la medicina, el arte de la caza y el manejo de las armas a la mismísima Diosa Artemisa, y que educó las mentes y los espíritus de Hércules, Aquiles, Ayax, Jasón y muchos otros. Él, quien tuvo por padre adoptivo al mismísimo Apolo, crió y educó a muchos como a sus propios hijos. Él, de quien hoy podemos ver su imagen señalándonos con su flecha el rumbo hacia el centro de la galaxia, allá, en lo más alto del cielo.

6.-¿Sentiste soledad en los años de crianza?

Quirón abandonado por sus padres, es adoptado por Apolo y Atenea, imágenes de la razón y del logos, y criado y educado por ellos. Razón por la cual, no se parece en nada su carácter al del resto de los Centauros. Es así que Quirón vive prácticamente en soledad, refugiado en la cueva que lo vio nacer, estudiando diversas artes y desarrollando muchos conocimientos. Fue astrólogo, matemático, experto cazador y maestro de armas, músico, filósofo y sabio de gran renombre. Tal era su valía, que la mayoría de los hijos de los dioses lo tuvieron por maestro y tutor, como así también los grandes héroes.

7.-¿Sufriste el impacto de traumas vividos como incurables?

Uno de sus discípulos predilectos fue Heracles (conocido también con el nombre de Hércules), quien es una figura relevante dentro de la historia del propio Quirón. Accidentalmente en una fiesta, un dardo suyo alcanzó a Quirón en una de sus patas (en una rodilla para ser más precisos), y Heracles, compungido, trató de detener sus efectos, pero ya era demasiado tarde, el pobre anciano se retorcía ante el dolor cada vez más agudo de su herida, la que hubiera acabado con la vida de cualquier mortal. Pero el sabio centauro era inmortal, con lo que sólo consiguió tener una herida siempre doliente y que jamás sanaría.

8.-¿Te conviertes en maestro-sanador de otros con heridas parecidas a la que no pudiste sanarte?

Debido a este desafortunado acto, Quirón se transformó en maestro en el Arte de curar, ya que experimentó con cada cosa que existía tanto en el cielo como en la tierra con el fin de conseguir una cura y trasladó, más tarde, dicho conocimiento a otro de sus discípulos llamado Asclepio, más conocido como Esculapio (Padre de la ciencia médica, según los Griegos) y también utilizó dichos conocimientos para curar a innumerables personajes de la antigüedad.

9.-¿Desarrollaste empatía y generosidad ante los que sufren?

Cierto día, este sabio centauro se encontraba paseando y descubrió un terrible espectáculo: Un ser humano se encontraba encadenado a una roca padeciendo un castigo horrible por mandato de los dioses. Su nombre era Prometeo y, por haber desafiado a los dioses y robado el fuego divino para entregarlo a los hombres, fue condenado a permanecer encadenado a la roca mientras durante el día un águila le devoraba el hígado, mientras que por las noches el órgano volvía a crecer… y así la pasaría hasta que otro se ofreciera voluntariamente a ocupar su lugar. Viendo esto, y sensibilizado por el dolor que el pobre humano debía soportar, Quirón se ofreció a cambiar su propia inmortalidad por la vida del condenado. Prometeo fue liberado, y en el momento en que el Centauro se transformó en mortal, y a causa de su mortal herida, Quirón murió.

10.-¿Sientes que lo que das con amor conduce a recibirlo multiplicado?

Su hermano Zeus, en gratitud por los muchos servicios que había prestado a los dioses, le devolvió la inmortalidad transformando su cuerpo en estrellas y, desparramándolas por el cielo, creó la constelación del Centauro.

Puede que, aunque el dolor nos confunda, si las heridas (o traumas emocionales) no han hecho que nuestra alma se escape por ella, es que tienen un sentido, un valor superior que nos trasciende.


Carmen Guerrero
Nota: Los textos La historia de Quirón circulan por diferentes páginas, no habiéndose podido encontrar el autor original.
planosinfin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *