“¿Somos Alimento para la Luna?” Jason Jeffrey.

Si el hombre no se ve afectado de alguna manera por la Luna,
él es la única cosa en la Tierra que no lo es.
Robert Millikan (1868 a 1953)
Físico estadounidense y ganador del Premio Nobel 1923

Probablemente ningún cuerpo celeste ha recibido tanta atención a través del tiempo como nuestra Luna.

Las causas de esta fascinación son obvias:

La luna ilumina la noche y aparece como un objeto notable y grande en el cielo.

Como regulador de las mareas de la Tierra y de los ciclos biológicos de la vida, la importancia de la Luna a nuestra existencia física es sólo superada por aquella del Sol.

Las escrituras sagradas, los mitos antiguos y paganos, incluso hoy en día, todos exaltan la Luna en una forma u otra. Presagios, conjuros, deseos, oráculos, adivinación y calendarios se agrupan a su alrededor a lo largo de la historia.

La magia de la Luna, la creencia de que los rituales de trabajo en el momento de las diferentes fases de la Luna provocan cambios físicos o psicológicos, es esencial para varios sistemas paganos y brujería.

Las brujas en la literatura griega y romana fueron acusadas regularmente de ‘atraer a la Luna hacia abajo’ por el uso de un hechizo mágico.

Nevill Drury, una autoridad respetada en las tradiciones místicas y ocultas, dice,

“Tradicionalmente… la Luna ha sido considerada como un” embudo “aprovechando la luz de las estrellas y las constelaciones y la transmisión de sus energías a la Tierra.” 1

En la astrología occidental, la Luna se dice que representa la sensación intuitiva natural del individuo, así como nuestras necesidades personales más profundas, nuestros hábitos básicos y reacciones y nuestro inconsciente.

En la astrología esotérica la Luna representa apego a la forma y, bajo ciertas circunstancias, una variedad de condiciones limitantes están relacionadas con la Luna, yendo desde el materialismo descarado a formas más sutiles de limitación, tal como la debilitante nostalgia, sentimiento y pesar.

La palabra “locura – lunático” – que se deriva del latín para Luna, “luna” – denota el vínculo tradicional hecho en el folclore entre la locura y las fases de la Luna. Varios estudios han tratado de llegar al fondo de esta antigua creencia.

Un informe de 1976 comparó 34,318 crímenes con ciclos lunares. Encontró que los delitos ocurrieron con mayor frecuencia durante la Luna llena. Otras investigaciones, sin embargo, no lograron encontrar ningún vínculo firme entre los ciclos de la Luna y el comportamiento irracional.

La Ley Inglesa de la Luna de 1845 daba subsidios por delitos poco característicos cometidos durante la Luna llena y la Luna nueva.

Esta ley distingue entre la locura crónica y los lunáticos. Se argumentó que el lunático se volvía trastornado en ese tiempo debido al poder de la Luna y por lo tanto no podía ser considerado responsable de sus acciones.

Curiosamente, un estudio del efecto de la Luna sobre los pacientes de salud mental, llevado a cabo por la Universidad de Liverpool en 2000, encontró un cambio significativo en el momento de la Luna llena, pero sólo en los sujetos con un diagnóstico de esquizofrenia.

Ya sea que seamos conscientes de ello o no, la Luna ejerce algún tipo de influencia sobre nuestros estados biológicos y psicológicos.

Pero, ¿va más profundo que esto?

Gurdjieff y Ouspensky

La filosofía El Cuarto Camino pretende ayudar a las personas a que dejen de ser esclavos de las influencias externas e internas mediante la creación de un núcleo de conciencia acrecentada.

Su objetivo final es la realización de todo el potencial de posibilidades evolutivas humanas. Su fundador, George Gurdjieff (1872-1949), con frecuencia hablaba de

el comportamiento mecánico irreflexivo de la humanidad y le gustaba comentar que los seres humanos son “alimentos para la Luna.”

¿Qué quiso decir Gurdjieff con esta frase?

Muchos interpretaron “alimento para la Luna”, como una forma de hablar – quizá Gurdjieff quería decir que somos esclavos de nuestro condicionamiento mecánico y alimentamos nuestros impulsos más básicos.

Pero si bien se puede interpretar de esta manera, Gurdjieff estaba siendo principalmente literal.

Peter Ouspensky, el más famoso discípulo de Gurdjieff, dio una conferencia en la longitud relativa al papel de la Luna en los asuntos humanos y su lugar en el esquema cosmológico de las cosas.

Ouspensky dijo que la Luna impulsa aspectos mecánicos del individuo al igual que un péndulo mueve los engranajes de un reloj.

El grado en que las acciones de uno son impulsadas por la Luna es proporcional al nivel de uno de contactar con influencias superiores. Para las personas incapaces de moverse a sí mismos a través de la vida por los impulsos espirituales más nobles, la Luna proporciona una fuerza de propulsión.

Sin esta fuerza, los individuos mecánicos serían pasivos, al igual que marionetas sin un titiritero.

En el esquema cosmológico propuesto por Gurdjieff y Ouspensky, la Tierra es como una madre a la Luna, la que todavía es un feto en el sentido de que no puede aún “respirar” por su propia cuenta, mantener una atmósfera o apoyar la vida.

Algún día, la Tierra se convertirá en un ser como el Sol, mientras que la Luna se va a transformar en una segunda Tierra.

La humanidad era simplemente una etapa en este proceso.

“La Luna es en realidad un fragmento de esta Tierra, que debe ahora mantener constantemente la existencia de la Luna”, dijo Gurdjieff. 1

En ese sentido, la Luna es como una forma de pensamiento parasitaria.

Sin embargo, la ecuación está equilibrada debido al intercambio de la Luna impulsando nuestro movimiento mecánico, nosotros alimentamos a la Luna para que pueda crecer y algún día nazca como un planeta vivo.

En cuanto a cómo la vida orgánica alimenta la Luna, Gurdjieff enseñó que la mayor parte de seres humanos son meras “babosas” sin alma y que, tras su muerte, su restante energía psíquica es “alimento para la Luna.”

Como un imán, la Luna atrae la materia fina de las almas humanas hacia ella:

“Todos los que viven en la Tierra, las personas, los animales, las plantas, somos alimento para la Luna. La Luna es un gran ser vivo alimentándose de todo lo que vive y crece en la Tierra.”

Sólo a través de un esfuerzo intensivo de evolución consciente – lo que él llamó “el recuerdo de sí” – era posible para un individuo escapar de ser comido por la Luna.

“La liberación que viene con el crecimiento de los poderes mentales y facultades es la liberación de la Luna.”

Gurdjieff siempre mantuvo que el Hombre no es verdaderamente consciente y sus acciones son totalmente mecánicas:

“Todo ‘pasa’, él no puede” hacer “nada. Él es una máquina controlada por choques accidentales del exterior.”

Para escapar de estas perjudiciales influencias lunares, dijo Ouspensky que debemos,

“crear la Luna dentro de nosotros mismos.” 3

Con esto quería decir que debemos desarrollar en el interior un mecanismo de conducción que toma el lugar de la influencia lunar externa; de esta manera podemos liberarnos del titiritero.

Boris Mouravieff, que era un asociado de Gurdjieff y Ouspensky, formuló un sistema esotérico para la evolución espiritual basada en las tradiciones internas de principios de la Ortodoxia del Este y del Cuarto Camino.

Su extensa obra en tres volúmenes, “Gnosis”, se ocupa ampliamente de la cuestión de las influencias lunares y el desarrollo espiritual.

Él está de acuerdo con Gurdjieff y Ouspensky sobre el papel de la Luna, pero también advierte,

“la vida orgánica funciona como una estación transmisora que envía energía refinada a la Luna para ayudar a su crecimiento.

A pesar del aumento en la población humana y por lo tanto un aumento de la cantidad de energía transferida, los tiempos de paz no producen suficiente energía, por lo cual surgen los catalizadores para el sufrimiento tales como guerras y catástrofes, para sostener el proceso.“4

Mouravieff y Ouspensky hacen hincapié en que a pesar de la naturaleza hipnótica de la Luna y la necesidad urgente de que las personas superen su influencia, todavía hay un importante motivo cosmológico para su existencia.

Si nada más, la posición única de la Luna en relación con la Tierra era de suma importancia para hacer posible la vida física “consciente”.

Teosofía

Junto con Henry Steel Olcott, Madame H.P. Blavatsky fundaron la Sociedad Teosófica en 1875.

Teosofía, la “abuela” del movimiento “New Age” de hoy, nos dice que la Luna era el hogar de una “oleada de vida”, la que desde entonces ha migrado a la Tierra.

En La Doctrina Secreta, Madame Blavatsky afirma la Luna tenía un propósito dual en ritos religiosos:

“Personificada como una diosa femenina con fines exotéricos o como un dios masculino en la alegoría y el símbolo, en la filosofía oculta fue considerado nuestro satélite como una potencia sin sexo para ser bien estudiada, porque era de temer…

Pero ya sea macho o hembra…, la Luna es el misterio oculto de los misterios y más en un símbolo del mal que del bien”.

Tal vez la Luna se identifica con el mal en lugar del bien, debido a que es ahora lo que Madame Blavatsky llama “un planeta muerto.”

¿Cómo ocurrió esto?

Un artículo de William Judge elabora:

“en una época remota, cuando no existía la Tierra, la Luna existía como un mundo habitado, muerto y de una sola vez lanzó al espacio todas sus energías dejando nada más que el vehículo físico.

Esas energías giraban y condensan esa materia en el espacio cercano y produjeron Nuestra Tierra; la Luna, su madre, procediendo hacia la desintegración, pero obligada a girar en torno a su hija, esta Tierra.” 5

Para apreciar completamente por qué sucedió todo esto, se requiere un estudio de cosmología teosófica, pero el espacio no permite una explicación completa aquí.

En otras partes de La Doctrina Secreta, la opinión de Madame Blavatsky de la relación de la Luna a la Tierra es similar al pensamiento del Cuarto Camino:

“La luna es ahora la cantidad residual fría, la sombra arrastrada tras el nuevo cuerpo, en el que sus poderes de vida son transfundidos. Ahora ella está condenada durante siglos para estar siempre persiguiendo a la Tierra, para ser atraídos por y para atraer a su progenie.

Constantemente vampirizada por su hija, ella se venga, sumergiéndola hasta la médula con la influencia nefasta, invisible y venenosa que emana del lado oculto de su naturaleza.

Debido a que ella es un cuerpo muerto y sin embargo vivo.

Las partículas de su cadáver en descomposición están llenas de vida activa y destructiva, aunque el cuerpo que habían formado, es sin alma y sin vida”.

La teosofía difiere del Cuarto Camino, que sostiene que la Luna aún no está lista para sostener la vida. Pero ambos están de acuerdo en que la Luna está vampirizando a las formas de vida de la Tierra.

¿Somos alimentos para la Luna o son estas advertencias y delirios de lunáticos?

Aunque la ciencia moderna nos dice que no tenemos nada de qué preocuparnos, la sabiduría antigua y el folclore pintan un cuadro muy diferente. Haciendo caso omiso de estos peligros, quizá nos ha dejado abiertos, más aún cuando no reconocemos las señales o síntomas del efecto de “atracción” de la Luna.

Cualquiera que sea la realidad, el Cuarto Camino, la Teosofía y todas las escuelas de filosofía esotérica tienen la solución.

Al superar nuestras tendencias mecánicas, fortalecemos nuestra resistencia al efecto lunar y, para el caso, a todas las influencias planetarias.

Y al “crear la Luna” dentro de nosotros mismos – es decir, construyendo nuestro ser esencial – no sólo ganamos la victoria sobre la influencia lunar negativa, sino que despertamos a un nivel superior de conciencia.


Notas al pie
1. Diccionario de la esotérica, por Nevill Drury, Watkins Publishing, Londres 2002
2. In Search of the Miraculous – Fragments of a Forgotten Teaching, por P. Ouspensky, 1949
3. The Fourth Way, por PD Ouspensky, 1957
4. Gnosis II – Mesoteric Cycle, de Boris Mouravieff, Praxis Institute, 1992
5. “Moon’s Mystery and Fate”, Path, Junio 1894.


por Jason Jeffrey
Extraído de New Dawn Nº 96 (Mayo-Junio 2006)
16 Mayo 2013
del Sitio Web NewDawnMagazine
traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles
www.bibliotecapleyades.net

Un comentario en ““¿Somos Alimento para la Luna?” Jason Jeffrey.

  1. Hola,

    Muy interesante, de hecho la manera simple – para los ojos que quieran ver – de comprobar que sin darnos cuenta somos alimento de entidades negativas a un nivel superior indetectable, es mediante la observación consiente del comportamiento humano. Que lo único que parece interesarle es seguir una agenda de “progreso” y “crecimiento” que alimenta un sistema de control y esclavitud, donde lo bueno se pervierte, y lo material es lo único que importa.

    Pero lo interesante es que funciona a nivel global, al unísono, ¿Cómo es posible que millones de personas actúen, hablen, y tengan exactamente los mismos objetivos y metas?, ¿Cómo es posible que ni siquiera paren un momento a analizarlo?, no tienen ninguna duda, pareciera como si estuvieran conectados a una fuente que ejecuta un mismo programa.

    Entonces al final todas estas personas ejecutan sus actividades programadas con gran precisión, tejiendo una red global impenetrable, donde el sistema es el dueño y señor, es la autoridad máxima, y a nivel físico no queda más que aceptarlo. Luchar contra él es un sin sentido, ya que toda manifestación en su contra, por lo general, creará energía negativa que es su principal alimento.

    En el artículo mencionan a Mouravieff, les dejo un link donde este autor hace mención de los llamados “portales orgánicos” o personas sin alma. Aquí se puede comprender un poco mejor a la clase de control que estamos sometidos.

    http://quantumfuture.net/sp/pages/PP_Portalesorganicos2.html

    La única manera de liberarnos es buscando en nuestro interior, el primer gran paso será siempre individual, necesitamos empezar a recordar quienes somos realmente.

    Un abrazo, y gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *