“¿Sabías que la Abeja es una entidad de la Tierra?”

Abeja

A la abeja la vamos a ver categorizada comúnmente como insecto. Nada más lejos que la realidad; la abeja es una entidad tenue, que a diferencia de otras entidades, ha decidido mantener su forma física sin aceptar la ventaja de la invisibilidad, como han hecho otras entidades, por ejemplo, los gnomos.

La abeja nace para trabajar, nunca duerme y sólo muere cuando se agotan sus fuerzas. Pertenecen a la tribu elemental de Tierra, en su subdivisión Burdo-Aire. Son entidades altamente espirituales y comunicativas que han decidido permanecer visibles a fin de realizar mejor su trabajo de reunir el polen y ayudar a la fertilización de las especies vegetales.

Están consideradas por ciertos grupos cristianos naturalistas, como verdaderas “alquimistas” y la miel que producen posee efectos altamente energéticos y curativos, agregados por sus conocimientos profundos de esta ciencia transmutadora.

La abeja, entonces, no es solo el “bichito” que ronda las flores; es un Elemental de Tierra cuya tarea es servir al ser humano, que actualmente las diezma con los insecticidas con que rocían sobre sus cultivos. Son seres que pudiendo ser invisibles para el hombre común, tal como otros seres Elementales, han elegido materializarse a pesar de que eso las vuelve frágiles ante la imbecilidad del hombre que está convencido que ha sido creado “para dominar a la Naturaleza”.

Las abejas, como los animales y las plantas, están a la espera de que llegue el momento en que podrán manifestarse y declarar su verdad, así como enfrentar al ser humano a su vergüenza y su culpa ante la destrucción del planeta, que es “la casa de todos”, no solamente “su casa”.

No somos los reyes que creemos que somos, los “dueños” de un planeta que no nos pertenece y de mostrar eso se va a encargar el tiempo y la madre Naturaleza. Y ya está comenzando a hacerlo, como advertencia.

No mates a una abeja, por miedo o por ignorancia; es un ser que ha decidido ser tu aliado en tu evolución y lo ha hecho por amor.
Profesor Leo.


www.elsenderodelser.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *