Aida. La calidad de tu sangre y tu Juventud

La calidad de tu sangre y tu Juventud

Una persona que se ve joven, sana y fuerte es el resultado de sus hábitos cotidianos, del amor a si misma  y, sobre todo, de cómo son sus actitudes ante la vida. La juventud no es un corto regalo en la vida de un ser humano, es un don que se puede prolongar por el tiempo que queramos y si queremos, no importan los años que se tengan, el cuerpo es capaz de responder con salud, creatividad y mucha energía si se le programa y cultiva para esto, incluso nuestra piel, que es muy susceptible y delicada al tiempo, puede verse de maravilla a cualquier edad si se le dan los cuidados básicos.

Tu sangre y las células del cuerpo  

Todo el cuerpo esta conformado por pequeños organismos llamados células, las cuales tienen muchas y muy diversas funciones. Cuando la célula esta sana, refleja juventud; si esta dañada o deteriorada, mal nutrida o debilitada, entonces la apariencia del tejido será de flacidez, lucirá opaco, decaído. Una célula se nutre principalmente de los nutrientes que reparte tu sangre, por o que tener una sangre de calidad es un factor fundamental para mantener bien nutridas y con buen mantenimiento el resto de las células de tu cuerpo. Cuando tu sangre esta sucia o llena de toxinas, grasas nocivas o gases, tus células no reciben el debido alimento, y entonces se vuelven como depósitos para que estos residuos que carga la sangre se alojen ahí.

Es importante que nuestra sangre se encuentre siempre muy limpia y pura, lo cual no sólo evitará enfermedades y problemas severos de la piel, sino que evitará su deterioro y envejecimiento. Si logramos tener un caudal sanguíneo desintoxicado y bien nutrido, sin duda podemos asegurar la prolongación indefinida de las células del cuerpo, lo que significa mantenerse y verse joven por más tiempo.

Alimentos para una sangre limpia y sana

Hay muchos alimentos que son excelentes purificadores y constructores de la sangre; debes incluirlos en tu dieta cotidiana para asegurar la continua nutrición de tus células.

FRUTAS DEPURATIVAS: el limón, las uvas, la naranja, la toronja, la piña, los arándanos, el kiwi, las fresas, etc.

VERDURAS DEPURATIVAS: el ajo, la cebolla, la zanahoria, el apio, el perejil, la alfalfa, los germinados, la soja, el jitomate, etc.

OTROS ALIMENTOS DEPURATIVOS: clorofila, sábila, linaza, semillas, oleaginosas, etc.

Hierbas purificadoras de la sangre

A continuación, una breve lista de las hierbas que sirven para mantener tu sangre en las mejores condiciones:
• Bardana
• Diente de León
• La Betánica
• La Becabunga
• Sauco y Yezgo
• Sábila
• Hisopo
• Trébol rojo
• Ortiga
• Zarzaparrilla
• Limón
• Berros

Para beneficiarte de las terapias herbales, basta que te prepares un té como lo haces convencionalmente con algunas de estas hierbas: pon una cucharada sopera en una taza de agua hirviendo y deja que hierba unos minutos. Luego, tapa y  deja reposar unos 5 minutos. Cuela y bebe. Lo mejor, es beber los tés de vez en cuando en ayunas y no comer nada durante la media hora que sigue. Si exprimes medio limón a tu té, potenciaras sus beneficios depurativos pues el limón es excelente depurativo sanguíneo.  Las tisanas deben cambiarse frecuentemente para que se aprovechen mejor.

¿Cómo saber si tu sangre esta limpia?

Si tienes alguno de los siguientes síntomas, entonces tu sangre esta sucia o muy llena de toxinas:
• Catarros frecuentes
• Problemas de piel
• Exceso de flemas
• Piel marchita, escamosa, propensa a granos y espniillas
• Alergias

Régimen alimenticio para una sangre limpia

Para mantener las células del cuerpo sanas y jóvenes es necesario tomar en cuenta sus necesidades básicas y aportarles, entre otras cosas, los elementos nutricionales fundamentales para su óptima regeneración, evitando, básicamente,  aquellos alimentos que la deterioran, marchitan o la dañan. Estos alimentos son los embutidos y lácteos de origen animal, los alimentos que contienen azucares refinados y los fritos. Estos alimentos crean demasiadas toxinas y mocos en el organismo, elevando la temperatura del cuerpo y causando interiormente lo que se llama fiebre interna, responsable de la mayoría de las enfermedades y padecimientos, además del deterioro prematuro de las células.

No olvides incluir en tu dieta los siguientes alimentos que ayudan a reconstruir eficazmente tus células: aceite de oliva extra virgen, alimentos ricos en vitamina A, oleaginosas y semillas, cereales integrales, amaranto, pescados, germinados y proteínas vegetales.
También es recomendable que sustituyas el café de la mañana por tisanas de hinojo, anís, menta, melisa, tomillo o angélica.

Tisana para limpiar la sangre

Ingredientes

• Bardana, 10 grms
• Hinojo, 15 grms
• Diente de león, 5 grms

Preparación

Hierve una taza de agua y agrega las hierbas. Apaga y deja reposar 10 minutos. Cuela y bebe. Puedes agregar el jugo de medio limón. No endulces, si acaso, con un poco de miel de abeja o melazas.

No te olvides, además, que tener el debido descanso es fundamental para la reparación adecuada de las células, asi que no te olvides de dormir a tus horas y de olvidarte del estrés y todos los asuntos pendientes durante la noche.

Biomanantial.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *