“Auld Lang Syne” (Por Los Viejos Tiempos)

Auld Lang Syne es de origen y época desconocidos,
no tenemos constancia de hasta dónde llega.

Auld Lang Syne se traduciría del escocés al inglés como “old long since” y al español como “hace mucho tiempo” o “por los viejos tiempos”.

Auld Lang Syne ha llegado hasta nuestros días como una canción tradicional escocesa a la que puso letra en 1788 el poeta Robert Burns y que a lo largo de los siglos ha representado el HIMNO DE LAS DESPEDIDAS.

Da igual si interpretamos el contenido de esta presentación como leyenda, como ciencia ficción o como parte de la historia esotérica, lo importante es que sintamos esta canción con el corazón y percibamos cómo la intensidad, las emociones y el amor implícito en este Auld Lang Syne ha sobrevivido eones de tiempo.


Los estudiosos consideran que originariamente fue una danza ceremonial cantada en círculo con las manos cogidas y los brazos cruzados que simboliza el fluir de cerrar ciclos y abrir otros nuevos, pero su significado es más profundo y se remonta más allá de la historia oficial que aparece en los libros de textos…

Auld Lang Syne fue la música y la oración que acompañó el final de la antigua civilización de Lemuria bajo las aguas del Pacífico y cuya vibración consoló a aquellas personas, les liberó del miedo a una desencarnación segura y les ayudo en aquel tránsito.

Muchos miembros del Sacerdocio Lemuriano, una vez que se inició el hundimiento, se ubicaron estratégicamente en pequeños grupos a nivel de varias áreas, y comenzaron a cantar y a orar, a medida que se sumergían bajo las aguas. La melodía que ellos cantaron fue la misma que hoy es conocida como “Auld Lang Syne”.

La idea de esta acción era liberar a esta gente del impacto que, cada una de estas experiencias horrorosas, podría haber dejado una cicatriz muy profunda y un trauma en el cuerpo etérico y en la memoria celular de la gente, cuya curación les hubiera tomado muchas reencarnaciones.

A través de la acción y el sacrificio de aquellos Sacerdotes, que habían elegido permanecer juntos en grupos, cantando en las horas finales de la Lemuria, pudo mitigarse mucho del miedo emergente en esos momentos y así se pudo mantener cierto nivel de armonía entre las personas. De esta manera, el daño y los traumas a las almas de aquellos que perecieron en el hundimiento fueron grandemente disminuidos. Se dice que aquellos Sacerdotes, junto a los músicos, cantaron y oraron hasta que las olas y el agua alcanzaron el nivel de sus bocas.

Durante la noche, bajo un estrellado cielo azul, todo terminó; la Amada Tierra Natal se sumergió bajo las olas y las aguas del Océano Pacífico. Ninguno de los Sacerdotes había abandonado su puesto y ninguno de ellos había puesto en evidencia miedo alguno. Lemuria se hundió con dignidad.

Ésta es la letra original interpretada por el cantautor escocés Dougi MacLean y abajo una traducción (tomada de aquí):

¿Debemos olvidar una vieja amistad
Para nunca revivirla en el recuerdo?
¿Debemos olvidar una vieja amistad
Y los viejos tiempos?

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Sé que comprarás otra bebida
Y sabes que yo compraré la mía
Beberemos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Ambos hemos salvado las colinas
Y arrancado hermosas margaritas;
Pero hemos errado tanto a pie cansado
Desde los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Hemos vadeado la corriente
Desde el amanecer hasta la tarde;
Aunque un mar entre los dos haya bramado
Desde los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Toma mi mano, amigo mío
Y ofréceme la tuya, es nochebuena
Y bien  dispuestos juntos brindaremos
Por los viejos tiempos

Por los viejos tiempos, amada mía
Por los viejos tiempos
Tomémonos una copa más de gentileza
Por los viejos tiempos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *