La sorprendente historia de Stanislav Petrov, el héroe anónimo de la Guerra Fría que evitó un desastre nuclear

Siempre hemos visto en las películas que llegan primordialmente desde Estados Unidos a aguerridos militares que evitan conflictos internacionales de proporciones bíblicas gracias a su sangre fría y audacia.

Sin embargo, este tipo de personajes existen en la realidad, y uno de ellos se llama Stanislav Petrov, el coronel ruso que evitó un desastre nuclear durante la Guerra fría al detectar un posible ataque de Norteamérica con una falsa alarma.

¿Hubo un ataque nuclear de Estados Unidos?

El incidente del que fue protagonista Stanislav Petrov tuvo lugar el 26 de septiembre de 1983, y se ha dado a conocer como el Incidente del Equinocio de Otoño.

Ese día, un satélite ruso identificó un misil intercontinental norteamericano lanzado desde Montana, en Estados Unidos, que llegaría a la Unión Soviética en 20 minutos. En ese momento, Petrov se encargaba del búnker Serpujov-15, desde donde se coordinaba la defensa soviética, con misión de detectar ataques y responder a ellos.

El ambiente ya estaba caldeado, puesto que unas semanas antes, los soviéticos derribaron un avión surcoreano con más de 200 pasajeros, algunos de ellos estadounidenses.

Petrov pensó que el ataque sería un error. Sin embargo, los ordenadores identificaron no uno, sino cinco misiles. No obstante, el militar, buen conocedor del sistema satélite OKO, que identificó la agresión, consideró que un ataque con solo cinco misiles era muy poco, por lo que decidió esperar.

Tras unos minutos, se descubrió que la conjunción del Sol con la Tierra y la posición del satélite OKO habían sido los causantes del error informático. Petrov afirmó que no se empieza una guerra nuclear con solo 5 misiles.

Consecuencias de la decisión de Petrov

Aunque algunos de sus superiores pensaron en condecorarle, otros creyeron que Petrov se excedió en su decisión, y debió comunicar con el alto mando para esta tipo de elecciones, y, pese a no ser castigado, fue asignado a un cargo inferior y ocultaron el incidente.

No obstante, a pesar de que Stanislav Petrov no se considera un héroe, ha sido condecorado por la Asociación de Ciudadanos del Mundo con el World Citizen Award en 2004 por su valentía y arrojo al evitar un desastre mundial. También las Naciones Unidas le rindieron homenaje en 2006 en Estados Unidos.

Esperemos que cada vez que ocurra algún tipo de anomalía, haya algún héroe anónimo como Stanislav Petrov capaz de tener la sangre fría de evitar algún desastre de proporciones incalculables para la vida humana.

http://www.batanga.com/curiosidades/58653/la-sorprendente-historia-de-stanislav-petrov-el-heroe-anonimo-de-la-guerra-fria-que-evito-un-desastre-nuclear?utm_source=FacebookRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *