Avistamientos de ovnis: Los últimos informes desclasificados del Ejército del Aire

El Ejército del Aire es el encargado de investigar cualquier avistamiento que se produce en España, se trate de militares o de civiles. Por eso, cuenta con decenas de informes en los que se habla de la existencia o no de ovnis. ONE Magazine ha accedido a sus archivos para contarte casos reales. Transcribimos lo que creyeron ver… y las explicaciones del propio Ejército, tras efectuar las investigaciones pertienentes.

¿Qué pasa cuando un piloto ve un OVNI en el cielo?

Explicaciones racionales de los avistamientos de ovnis.

Desde el momento en el que se ha extendido y mejorado el uso de radares -tanto aéreos como terrestres-, los avistamientos de OVNIs han disminuido o desaparecido. Hoy en día, cualquier objeto que entra dentro del espacio de soberanía nacional español se identifica y, si no, se intercepta. Sin embargo, los avistamientos han dado algún que otro susto en tiempos pasados.

El disco brillante del año 1976

Lugar: Punta Jandía, Fuerteventura, Canarias.
Fecha: 19 de noviembre de 1976, a las 19.15 horas.

Los tripulantes del Buque Escuela de la Marina Española, Juan Sebastián Elcano, en viaje de instrucción desde Cádiz a Las Palmas (…) observaron un punto luminoso algo mayor que una estrella de primera magnitud -las más luminosas- y algo menor que la Luna llena. El punto luminoso, después de girar en espiral unas cuatro veces, se agranda hasta alcanzar un tamaño de dos a tres veces el disco lunar. El espectáculo duró más de 20 minutos, aunque se puede decir que, hasta su total extinción, se prolongó por espacio de dos horas.

A esa misma hora, un T-12 -un avión de transporte militar C-212 Aviocar- del 461 Escuadrón- (…) observó el mismo fenómeno que el buque, pero ya en el momento en el que estaba en proceso de expansión. Añaden un elemento nuevo a la declaración de los primeros, al describir unos recuadros de color verde botella en el centro geométrico de la semicircunferencia. Lo tienen a la vista durante 12 minutos, hasta que los pilotos inician la maniobra de descenso, en la que lo pierden de vista.

En la localidad de Guía, cercana a Galdar -Las Palmas, Canarias-, numerosos testigos observan, a la misma hora y en el mismo lugar, un disco brillante agrandándose durante 25 minutos y, posteriormente, diluyéndose. El controlador de Servicio de la Torre de Control del Aeropuerto de Málaga comunica, a las 19.15 horas, (…) que a unos 30.000 pies de altura se observa una cúpula muy brillante que no es detectable por radar.

Conclusiones: En 1994, la sección de inteligencia del Estado Mayor del Aire determinó que “no se aprecian aspectos que hagan aconsejable mantener la condición de ‘materia clasificada’, aunque no se continuó con la investigación.

Una patrulla entra en pánico ante algo desconocido

Lugar: Las instalaciones del polígono de tiro del Ejército del Aire en las Bardenas Reales, al sur de Navarra.
Fecha: 2 de enero de 1975, hacia las 23.00 horas.

Una patrulla del Ejército del Aire -un sargento primero, un cabo y cuatro soldados-, que se encontraba de servicio aquella noche en el campo de tiro de Las Bardenas Reales avistó un OVNI. Según el informe del teniente que les tomó declaración, “la mayoría de los testigos del hecho no lograron apreciar formas definidas, tan sólo luces de distintos colores e intensidad luminosa, excepto el sargento primero, que observó el objeto con unos prismáticos y dijo que tenía forma de taza invertida y dimensiones aproximadas a las de un camión trailer.

Ningún testigo apreció el más leve ruido, silbido ni sonido y el área donde ocurrió no se vio afectada por perturbaciones electromagnéticas, al menos aparentemente. Según el informe, “el estado psíquico de la patrulla debió ser de gran excitación, ya que llegaron a cargar y montar las armas y, según manifestaron, estaban dispuestos a hacer uso de ellas si los objetos se hubiesen acercado más”.

Conclusiones: “Solo habían tomado media botella de vino tinto corriente de las que se reparten en la comida” y de sus declaraciones “se puede deducir que, efectivamente, apreciaron algo extraño, distinto en sus movimientos y características a las aeronaves conocidas”. Aunque no hubo investigación posterior,desde el Ejército del Aire confirman que, con los medios actuales, podría haberse identificado, tal vez, como un experimento de otro país.

Un expediente que deja la “puerta abierta” a los investigadores

Lugar: Canarias.
Fecha: 24 de noviembre de 1974, entre las 19.30 y las 20.30 horas.

Un hombre viaja en coche con su hija cuando divisa en el cielo “un punto luminoso blanquecino, que dejaba tras de sí una estela luminosa corta (…) a una velocidad muy elevada y altura relativamente baja -unos 1.000 metros-” y que “desapareció en pocos segundos, menos de 15, en dirección Tenerife”.

Quince minutos después, la tripulación de un avión de la compañía Iberia, de la ruta Tenerife – Las Palmas “divisa en su morro y ligeramente más alta que ellos, una potente luz que se aproxima en dirección contraria. En el momento del cruce con la luz, que había descendido, comunican a Control que se estaban cruzando con el tráfico procedente de Las Palmas”. Sin embargo, Control Canarias advierte al piloto que no hay tráfico en esa zona…

Unos minutos más tarde, a eso de las 20.20 horas, el Escuadrón avista en su radar un eco “que se dirigía directamente a la Zona Técnica y, al llegar a la vertical, desaparece sin ser detectado”. Tres trabajadores salen a ver qué hay allí arriba; “dos de ellos manifiestan la observación de una luz blanca muy brillante, con fluctuaciones, de tamaño mayor que una estrella muy luminosa, sin emisión de ruidos, fija -según la declaración de uno de ellos- y maniobrando lentamente en círculos alrededor del asentamiento -según la del segundo-; el tercer testigo no divisa nada extraño y asegura que es una estrella”.

Conclusiones: En el informe redactado en 1994 para facilitar la desclasificación del expediente, el juez reconoce la “innegable importancia de los sucesos acaecidos esa noche” e indica que “tales avistamientos -el del coche, el del avión y el de la Zona Técnica-, pertenecen a un solo estímulo o a varios sucesos concurrentes” pero que, de cualquier forma, presentan “un caso realmente importante y difícilmente explicable”.

No obstante, concluye que “después de un detallado y exhaustivo estudio de los informes contenidos en el Expediente, no hay elementos de juicio para asegurar que existiera un objeto físico en el cielo, pero, tampoco puede evaluar con seguridad la causa, origen o características de los hechos relatados”.

Conversación entre un piloto de Iberia y un controlador

Lugar: Entre Valencia capital y Sagunto.
Fecha: 4 de noviembre de 1968, a las 18.23 horas

Conversación entre un piloto de un Caravelle -un avión civil de pasajeros– de Iberia, con ruta de Barcelona a Alicante y el Centro de Control de Barcelona:
“Piloto: Barcelona, ¿tienen ustedes control radar en esta zona?
Centro de Control: En pruebas, hay una pantalla funcionando.
P: Nosotros estamos ahora procediendo a Alicante y tenemos una luz muy grande al alcance de nuestra posición. Se ha apagado y, de repente, ha bajado muy deprisa al mar, ha subido otra vez y la seguimos teniendo en el morro. Es una luz central muy grande, con dos luces laterales. La estamos mirando todos desde la cabina. A ver si pueden localizarla en la pantalla. Está como un OVNI.
CC: El alcance de este radar es de solo 60 millas. No obstante, lo intentaremos por otros medios.
P: De acuerdo. (…) Pensamos que lo perdemos. Parece ser que está antes de Valencia, entre Valencia y Sagunto, aproximadamente.
CC: ¿Podría precisar la altitud en que se encontraba ese objeto?
P: (ilegible) No se puede ver perfectamente, lo que sí podemos decir es que lo vemos constantemente y continuamos viendo tres luces, un reflector muy grande y otro pequeñito. Le diré que se apagó de repente y… (no se entiende)… hacia el mar. Lo hemos visto muy bajo y ahora ha subido otra vez, con la luz fija, pero con un reflector muy fuerte. (…) Está ahora sobre la vertical de Valencia, aproximadamente. En este momento se acaba de apagar la luz y se ha parado muy poco a poco y me ha pasado muy rápidamente hacia la izquierda.
CC: Entiendo que hacia el interior de la Península.
P: Hacia Palma, hacia mi izquierda. Se ha parado poco a poco y se ha desplazado hacia la izquierda.
CC: Recibido, hacia el mar. Por favor, dígame, ¿las tres luces que ha visto usted estaban sobre el objeto?
P: No. Una era central, muy fuerte, y dos laterales, pequeñitas.
CC: Recibido, muchas gracias.
P: Estamos ahora sobre Sagunto.
CC: Recibido, puede pasar con Valencia a frecuencia 120.1.
P: Buenas noches”.

Conclusiones: “Sólo consta la transcripción de su conversación, no hay investigación posterior. No constan datos relativos a apreciación de tamaño aparente o estimado, altura o velocidad”.

¿Qué dictamina el Ejército del Aire sobre los avistamientos?

Tras realizar sus investigaciones el Ejército del Aire llegó a las siguientes conclusiones que explican los avistamientos de fenómenos extraños que recogen los informes desclasificados

1. Posibles astros: Venus, el segundo planeta más cercano al Sol, es una de las justificaciones que dan los responsables de las investigaciones de avistamientos de fenómenos extraños. “Es de los pocos planetas que brilla muchísimo. Por eso, en ocasiones puede confundir a los pilotos”.

2. Globos sonda: Se trata de equipos no tripulados y dotados de sensores que se lanzan para enviar datos a La Tierra, como el nivel de humedad, la temperatura, etc. Tienen varios usos, desde obtener información meteorológica hasta estudiar fenómenos concretos, como las llamaradas que lanza el Sol. Cuando alcanzan una determinada altura, se deshinchan y caen, por lo que, tanto durante el ascenso como en el descenso, y debido a sus formas extrañas, pueden confundir a los pilotos.

3. Aviones a reacción: Son avistamientos, la mayoría por parte de civiles, que, en los años 70, veían en el cielo estelas extrañas producidas por aviones a reacción que volaban a grandes velocidades. Según todos los indicios, nada hace pensar que se tratara de aviones espías, en ese caso, la información continuaría clasificada.

4. Fabulación premeditada: Son, simplemente, casos de ciudadanos que se inventaban los avistamientos.

5. Material espacial: En la actualidad, los avistamientos más comunes son producidos por basura espacial. Cuando se envía al espacio un transbordador, éste despega acompañado de un cohete principal y dos secundarios que lo impulsan y que se van desprendiendo en la subida.

6. Experimentos extranjeros: En uno de los documentos se habla de que el avistamiento podría haber sido originado por el experimento de otra potencia extranjera. Algo que no sería de extrañar en plena Guerra Fría, donde cualquier avance en el ámbito militar o espacial era considerado ‘top secret’. De hecho, pilotos americanos han reconocido en varios documentales que habían firmado declaraciones en las que aseguraban haber visto OVNIs, para ‘camuflar’ pruebas aéreas de su país realizadas dentro de su propio espacio aéreo.

http://www.onemagazine.es/noticia/26816/Nacional/Avistamientos-de-ovnis:-Los-ultimos-informes-desclasificados-del-Ejercito-del-Aire.html

Un comentario en “Avistamientos de ovnis: Los últimos informes desclasificados del Ejército del Aire

  1. Si fuesen como han escrito que son experimentos de otros países entonces digamos que no hay mucha vigilancia en España con nuestro espacio aereo. En España entran extranjeros sin ningún tipo de control y encima esto…….estamos hablando de un país de pacotilla total, más control del espacio aéreo y en las entradas al pais.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *