Metodología DE LA PARALISIS DEL SUEÑO

En primer lugar vamos a definir los diferentes estados mentales y sus principales diferencias:

–          Sueño lúcido:

Es el estado  de sueño normal, donde nos damos cuenta que estamos dentro de un sueño.

Por decirlo de otra manera, es como si despertara nuestra consciencia dentro del propio sueño, pudiendo así realizar acciones e interactuar de manera segura, sabiendo que nada nos puede pasar ya que es un sueño. Y así realizar nuestra voluntad con el medio y los personajes que nos aparezcan.

–          Viaje Astral:

Es la acción de viajar conscientemente al lugar que nos propongamos. Para ello es preciso o bien salir del cuerpo voluntariamente e iniciar el viaje pensando en el lugar de destino, o bien desde un sueño lúcido proponernos viajar a algún lugar determinado por nosotros.

La diferencia principal entre sueño lúcido y viaje astral, es que en el primero no creamos el escenario del sueño, si no que nos viene dado por nuestro subconsciente.

A diferencia en el viaje astral somos nosotros quienes creamos la realidad conscientemente a partir de un deseo y nuestro subconsciente la construye a nuestro antojo.

Estado de conciencia alterado (ECA) o Estado voluntario de alteración de conciencia (EVAC):

Este estado es el más complejo y difícil de alcanzar de forma voluntaria.

Se trata de salir del cuerpo físico y deambular con el cuerpo etérico o astral.

Por norma general, este estado se da en salidas naturales involuntarias desde el sueño profundo y lo realizamos todas las noches.

Pero no somos conscientes ni del momento en el que se produce ni tampoco registramos en nuestra memoria absolutamente nada, es como si hubiera una laguna o vacio, no recordamos nunca el momento justo en el que empezamos a soñar.

Pero, en determinadas ocasiones, si podemos ser conscientes de cuando se produce el evento. Y es en esa línea delgada que existe entre la vigilia y el sueño.

Por regla general al atravesar esa línea estamos sin consciencia, nuestro cerebro se ha preparado para entrar en el modo sueño y ha cambiado su frecuencia de funcionamiento.

No registra nada del exterior y es entonces cuando el subconsciente toma el mando de la situación.

Solo si logramos llegar a esa frontera con nuestro consciente activo podremos observar la transición cuasi mágica del cambio de estados.

Esto se puede dar al principio del sueño o inmediatamente después del mismo, osea a la entrada o salida del sueño.

Cuando se entra en el estado de sueño se hace junto a la parálisis del sueño, para evitar que nos movamos y podamos lastimarnos mientras dormimos. Si alguien llega a esta frontera intermedia se encontrará, irremediablemente, paralizado por completo, pero con plena consciencia.

Ese es el preciso momento que tenemos que aprovechar para salir al mundo onírico con consciencia, en esa delgada línea se nos abre una puerta de infinitas posibilidades.

Las personas que lo hemos comprobado, literalmente, hemos alucinado de la sensación que da el verse ligero como el aire para desplazarte a antojo sin impedimentos físicos, poder levitar, volar en el mismo escenario donde te has dormido y con plena consciencia de todo lo que hay a tu alrededor.

El salir fortuitamente del cuerpo durante una siesta o cuando duermes por la noche y con plena consciencia lo llamo Estado de conciencia alterado (ECA)

El provocar voluntariamente la salida del cuerpo lo llamo: Estado voluntario de alteración de conciencia (EVAC)

¿Cómo conseguir un EVAC?

A continuación quisiera explicaros cómo podemos alcanzar un estado de Conciencia alterado desde la meditación y con voluntariedad (EVAC).

Voy a relatar la metodología que utilizo para llegar a este estado mental.  Después de probar un sinfín de métodos diferentes, el que mejor me funciona es sin duda la meditación.

Pero no la meditación tal y como se enseña en la cultura oriental, si no una más específica para poder alcanzar más fácilmente el estado alterado de conciencia voluntario (EVAC).

Lo más útil, para mí, ha sido emplear el método llamado YOGA NIDRA, pero con algunas variantes de mi propia cosecha.

En las culturas ancestrales de nos indica que debemos adoptar una postura sentados con las piernas cruzadas… Obviamente he meditado en esta posición durante años y os puedo asegurar que siempre acabo con las piernas dormidas y/o doloridas.

No quiero decir que no sea un buen método, pero para alcanzar un estado voluntario de alteración de conciencia (EVAC) tardaríamos siglos. Primero en acostumbrar nuestro cuerpo a la postura y segundo en llegar al estado mental requerido.

Los orientales están mucho mejor acostumbrados a permanecer en esta posición sin sufrir como nos pasa a los occidentales.

Es de suma importancia poder relajar el cuerpo y poder olvidarnos de él. Pero si la propia postura de meditación nos lo impide por el dolor o el adormecimiento difícilmente alcanzaremos nuestro objetivo.

Solución: Como antes he mencionado, el Yoga Nidra.

Éste consiste en meditar desde una posición tumbada, en una cama o lugar confortable, boca arriba con los brazos a los lados del cuerpo, las piernas separadas dos palmos y con las puntas de los pies hacia afuera.

Buscamos la comodidad, recuerden buscar su posición natural para facilitar la relajación completa

Debemos realizarlo en una estancia cómoda, sin ruidos y a ser posible con una luz media, ni muy excesiva ni tampoco a oscuras.

Esto es muy importante, ya que cuando salgamos influirá la cantidad de luz que haya en la habitación para que nos permita vislumbrar todo lo que nos rodea.

Una vez acomodados, procederemos a la relajación.

Podemos utilizar nuestros métodos habituales de relajación, aunque no recomiendo ningún sistema sonoro ya sea música o meditaciones guiadas. Eso distrae nuestro cerebro y lo induce por caminos que no son los nuestros.

Debemos dejar llevarnos por nuestra intuición.

La respiración comienza con profundas inspiraciones, pero lentas.

Ej: inspirar 5-7 seg

Expirar: 5-7seg

Haciendo pausa de 1s entre cada una

Así permanecemos durante un tiempo indefinido, pueden ser 5min o 30min, dependerá de cómo se encuentre usted en ese día en concreto.

Veremos como se nos va la noción del tiempo y podremos estar perfectamente así una hora y al regresar creeremos haber estado solo 10 min.

Cuando observe que la posición inicial comienza a hacerse incómoda le voy a pedir algo que jamás se lo pedirá ningún guía ni maestro:

GÍRESE DE LADO Y ÉCHESE A DORMIR!!!

¿Cómo? ¿A dormir? ¿Qué está diciendo?

Pues exactamente eso, trate de dormirse, pero sin dejar de permanecer alerta y consciente.

Desde siempre he entendido de mis maestros que es un sacrilegio dormirse en una meditación….

Pero quizá haya algo que no nos han contado, incluso ni a ellos mismos y por eso se ha extendido este mito de forma intencionada.

Buda entraba en trance en el estado voluntario de alteración de conciencia (EVAC) y lo debió hacerlo dormido!!!

De otra manera no se explica, para llegar a un EVAC debes pasar por la parálisis del sueño necesariamente.

Desde una posición sentada es imposible llegar a una parálisis del sueño, ya que tenemos varios músculos de las piernas, espalda y cuello implicados en ejercer fuerza, por pequeña que sea esta, que nos impide que nos caigamos.

Por lo tanto hay una orden consciente desde el cerebro en que no se relajen determinados músculos para así mantener la posición del loto (sentado), lo que nos imposibilita para acceder a la parálisis y por consiguiente a un EVAC.

Lo puedo decir más alto, pero creo que se entiende.

Lo siguiente es intentar permanecer atento, es el paso más difícil ya que nuestro cerebro estará intentando cambiar de modo, de modo vigilia a modo sueño y lo más probable es y siento comunicárselo, que se quede frito.

Yo solo he conseguido una vez en mi vida lograr entrar en el sueño con consciencia, eso sí ha sido una de las experiencias más gratas y sorprendentes de las que he vivido.

Pero no se desanime, tenemos otra oportunidad y esta viene justo en el momento de salir del sueño!!

Lo que es imperante es permanecer quieto, no mover un solo músculo, justo en el momento en que salimos del estado sueño. Quietos todos!!! Si nos movemos despertaremos y todo se irá al traste.

A la vuelta del sueño todavía permanece, por solo unos segundos, la parálisis del sueño.

Debemos hacer todo lo posible por quedarnos en este estado, sin movernos y con la consciencia recuperada.

Justo en ese momento debemos relajarnos y dejarnos llevar, es el momento exacto! Es nuestra segunda oportunidad y no la podemos desperdiciar.

Relájese e intente flotar en el aire o salir de su cuerpo sin movimientos bruscos, sin mover un músculo, despójese de su cuerpo físico y pruebe su cuerpo etérico, le va a sorprender…

Más adelante relataré técnicas de cómo salir del cuerpo físico.

Si usted no logra tener éxito en los primeros intentos, no se preocupe ni desanime.

Con voluntad lo conseguirá, estoy convencido de ello.

Un saludo

Manu Paterna

http://estadosalterconciencia.blogspot.com.es/2016/02/metodologia-en-primerlugar-vamos.html

8 comentarios en “Metodología DE LA PARALISIS DEL SUEÑO

  1. No acabo de entender al articulista. Yo he padecido dos episodios de parálisis del sueño en mi vida y, desde luego, ninguno de ellos fue agradable, ni alucinante ni deseable. Es una experiencia terrible, de puro miedo, de desesperación. Lo único bueno es que son breves. ¿ Pero deseables ? Ni loco.

    Y en cuanto a los viajes astrales y lo que él llama ECA o EVAC. Está un poco perdido. Parte de lo que comenta es correcto, pero hay demasiadas lagunas, falsedades e inconsistencias.

    Esto por ejemplo:

    ” Las personas que lo hemos comprobado, literalmente, hemos alucinado de la sensación que da el verse ligero como el aire para desplazarte a antojo sin impedimentos físicos, poder levitar, volar en el mismo escenario donde te has dormido y con plena consciencia de todo lo que hay a tu alrededor.”

    Es una auténtica tontería. Y me lleva a suponer que no ha tenido dichas experiencias.

    Nada de desplazarte a antojo. Nada de volar. Y en cuanto a las sensaciones, son tan………. indescriptibles que escapan a nuestra capacidad de comunicación.

    Es algo tán distinto a todo lo que conocemos y experimentamos habitualmente que resulta casi imposible explicarlas.

    1. Hola Jose. Por favor lee este artículo: http://estadosalterconciencia.blogspot.com.es/2016/02/la-gran-manipulacion-de-la-paralisis.html
      El artículo está basado en mis propias experiencias, no puedo demostrarte la veracidad, porque son subjetivas, al igual que tú tampoco la falsedad de estas.
      Llevo muchos años padeciendo esta rareza, por supuesto que no se la recomiendo a nadie ya que en sus etapas iniciales son terribles.
      Pero como digo en el artículo, con el tiempo y después de muchas experiencias de este tipo el fenómeno cambia.
      Por suerte, para ti, has tenido parálisis del sueño dos veces y si son de las que notas alguna presencia cerca, son de las peores, te comprendo perfectamente.
      Desde los 3 años he padecido esto mismo, pero cientos de veces y me he sentido exactamente como tú dices.
      Ha sido hace relativamente poco que he aprendido a enfrentarme a ello y no creas que ha sido plato de buen gusto.
      Es como si sufrieras bullying durante años por los matones del recreo y no pudieras defenderte. Hasta que llega un momento que dices Basta, te enfrentas a ellos y te aseguro que a partir de entonces dejan de molestarte.
      Es ahí cuando el fenómeno cambia y es lo que trato de explicar en los artículos, para intentar ayudar a quien está en una situación similar.
      Eres muy libre de creerme o no.
      Solo trato de arrojar un poco de luz al tema y que las personas que padecemos esta rareza vayamos perdiendo el miedo, que es , creo, la mejor manera de afrontarlo.
      Un cordial saludo
      Manu Paterna

      1. Hola Manu.

        He leído el artículo que enlazas, gracias. Coincido en el análisis sobre la parálisis del sueño. Es cierto, se trata de un despertar de la mente anterior al despertar corpóreo. Y las sensaciones que se experimentan son como las descritas. Más aterradoras me atrevería a decir por experiencia propia.

        En lo que disiento es en la relación entre parálisis del sueño, que es algo estrictamente físico, y los eventos extracorporales ( la ECA o EVAC ). Conozco ambas experiencias de propia mano y no son relacionables.

        No discuto tu experiencia, éso es algo íntimo de cada cual, pero para serte sincero no puedo creerme esto :

        ” Desde ese entonces he podido realizar salidas voluntarias de mi cuerpo, viajes astrales al presente pasado y futuro, he viajado a otros mundos con otros seres y sistemas de vida diferentes al nuestro, dónde no existe el dinero y la vida es mucho más de lo que nos han enseñado aquí, también me he conocido dentro de otras realidades, paralelas a este mundo, con otros yo y lo mejor de todo me reconocía a mi mismo en esas realidades, reconocía mis otras casas, mis otros hijos, mis otras esposas. ”

        Yo he tenido numerosas experiencias extracorporales y jamás ha ocurrido nada de lo que detallas. Tal vez es que conmigo ha funcionado de otra forma.

        Escribí sobre éste tema hace tiempo. Si estás interesado, tú o cualquier otro, puedes consultar la charla aqui:

        http://selenitaconsciente.com/?p=90542

        Estamos de acuerdo en que hay que perderle el miedo a estas cosas y en que es algo sorprendente y gratificante. De hecho animo a cualquiera a adentrarse en estas experiencias por que son absolutamente maravillosas. Pero sobre esto hay verdades, medias verdades y fantasias.

        Un cordial saludo.

  2. No se bien esto, pero si pasa por experiencias desagradables debe consultar, porque hay temas de abducciones, y por lo que leí se pueden evitar. Pasa en todos los ambitos, y realidades, porque hay una palabra que recordar y es defensa. Estamos preparados para hacerlo, ahi se pierden todos los miedos. Como tambien todo nos dice algo y las experiencias cuando dormimos y estamos en lugares o con personas que nos dicen cosas, nadie las puede explicar. Recuerdo en diciembre un señor me contaba un cuento precioso de reyes y cosas que iba entendiendo, que cuando me desperte, dije tengo que escribirlo, y no lo hice y me olvide casi todo, menos su nombre, le dije y usted como se llama ? me dice, José. Saludos.

  3. Un articulo interesante, expresado para ser entendido por todos.
    Importante ya que es en primera persona.
    Muy cordial también en la respuesta al comentario de José.
    Siempre me pregunto sobre estas personas que tienen esa capacidad: Si sus conceptos internos de vida han cambiado en alto porcentaje a partir de experimentar esas experiencia?
    Si a través del tiempo de sus experiencias tienen una amplitud conceptual de la “vida” que es difícil de explicar a los demás ?
    O simplemente se lo toma como algo mas en el mundo de la físicalidad ?

    1. Hola Reynaldo te invito a visitar el enlace que he puesto más arriba. No sé si te será de utilidad para lo que preguntas. En mi caso te diré que no he experimentado cambios de visión de la vida, aunque como explico en uno de mis comentarios es algo que me empezó a suceder con 18 años ( más o menos ) y que me ha acompañado el resto de mi vida, por lo que puede decirse que mi visión de la vida se ha ido construyendo con éstas experiencias incluidas.

      Un saludo.

      1. Hola José, un verdadero placer conocerte.
        Gracias por el enlace, lo he leido atentamente y me alegra mucho poder contactar con personas, que tienen experiencias similares a las mías y que se atreven a explicarlas.
        Creo que hay que ser muy valiente para exponer las vivencias propias de manera pública.
        A mí, precísamente me ha faltado eso… Soy una persona muy reservada y me cuesta mucho hablar de estas cosas.
        Hasta ahora..
        Pero creo que hay que hacerlo, porque cuando ha ido a consultar en la web, o en libros acerca de la parálisis del sueño, he salido con más dudas y temores.
        Y el fenómeno no se detenía…
        No quiero asustar a nadie, pero las experiencias sí fueron como tu las describías. Terror es poco…
        Hasta que dije basta!! y a partir de ahí todo cambió.
        Sinceramente, creo que los dos tipos de fenómenos se asemejan en algunas cosas pero en otras difieren.
        Conocí a una persona que se desdoblaba, como tú, era una mujer con una facilidad increíble de desdoblamiento.
        Solo con ponerse a meditar 2 minutos, lo tenía que dejar, porque decía que se iba de sí. Decía que notaba como si se desenroscara, como si empezara a girar y se veía fuera de su cuerpo.
        Le asustaba mucho y no quería salir. Intenté animarla para que lo hiciera sin temor, le envié algunos libros sobre el tema, le dije que intentara perder el miedo pero fue en vano. Ahí quedó el asunto y con el tiempo perdimos el contacto.
        Volviendo a tu enlace, me parece sorprendente la cualidad que has desarrollado e increíble, pero no dudo de tus palabras, creo que eres sincero.
        Lo que no me ha quedado claro es si registras en el momento las vivencias de los viajes astrales o es depués al despertar?
        Lo de la bilocación es una pasada, ahí si tengo claro que registras en el momento.
        A mi nunca me ha pasado estando en vigilia y debe ser una maravilla de sensación.
        Respecto a mis experiencias, como te conté antes, vienen desde la evolución de la parálisis del sueño y aunque ambas son similares, creo que hay algunas diferencias entre ambas.
        A mi me vienen sucediendo desde la infancia y todo ha sido un como si fuera un proceso, traumático en muchas ocasiones, pero al final he ido aprendiendo, eso si, a base de palos.
        Ahora que ha cambiado y he dejado atrás las malas compañías del astral puedo experimentar con más tranquilidad.
        Estoy recopilando y anotando las experiencias, intentando buscar algún tipo de patrón, para ver si hay algo que las favorezca o las determine.
        Pero de momento no he dado con nada reseñable.
        Lo que si es común son las vibraciones previas a las salidas, en mi caso las empecé a notar cuando era un niño, notaba como unas suaves descargas por todo el cuerpo, que hasta resultaban placenteras.
        Estas, poco a poco, iban subiendo de intensidad y ahí empezaban a resultarme desagradables, cuando estas eran muy fuertes me agobiaba e intentaba despertarme. Creía que “La Bruja” venía por mi.
        Era un chaval de siete u ocho años, viví con eso durante toda la infancia.
        Luego, en la adolescencia la cosa pasó a mayores. Incubos.
        Hasta los 26 ó 27 años.
        Tuve una época de tranquilidad de los 30 a los 39. Hasta el 2010, ya con 40 años, que decidí enfrentarme a lo que fueron los peores y más terribles ataques.
        Ahora las vibraciones se concentraban solo en los ojos y era la señal de que ya estaba listo para salir.
        Empleo varias técnicas, para salir, bien me deslizo o ruedo o simplemente me dejo llevar.
        Nada mas salir, todo es difuso e inestable, con el libro “La Fase” de Michael Raduga, aprendí a estabilizar el escenario, tocando objetos o frotando las manos delante de uno mismo.
        He ido a muchos sitios, pero no te puedo asegurar que fueran reales, por ejemplo, pedí ir a ver quién construyó las pirámides y cuando hice la transición, me vi en un escenario como si fuera de dibujos animados, con las pirámides y unos tipos gigantes construyendolas…
        Nunca he ido a Egipto y mi subconsciente no tiene ni idea del tamaño real de las pirámides, por lo que creo que mi subconsciente estaba vago ese día y me hizo una burda reconstrucción mental que me dejó bastante decepcionado.
        Bromas aparte, también he ido a sitios dónde no me han dejado pasar.
        Desde luego que hay algo o alguien que no quiere que salgamos ahí fuera.
        Por eso creo que hay tanta falsedad interesada en estos temas, nadie te va a animar a que te adentres en una parálisis del sueño.
        Pero yo si, quiero que se vaya desmitificando y que poco a poco cada vez haya más valientes como tu y algunos otros que le echen agallas para ir rompiendo el velo.
        De verdad que me alegro mucho de conocerte y espero que podamos compartir conocimientos.
        Te invito a que te animes a contar cosas en el blog que acabo de hacer y que me eches un cable, seguro que hay muchas personas a les puede interesar.
        Qué me dices?
        Un abrazo
        Manu Paterna

    2. Hola Reynaldo, muchas gracias por tu comentario.
      En mi caso, como en el de José, lo llevo de toda la vida conviviendo con esto.
      Pero curiosamente he tenido más episodios justo antes de algún acontecimiento importante,que sí me cambió la vida.
      Como, por ejemplo, cuando me marché de casa de mis padres para hacer mi vida, tuve muchas experiencias de estas a los 27 años de edad. Justo antes de marcharme y casarme con mi esposa.
      Antes de ese acontecimiento tuve muchas experiencias de este tipo.
      Lo que he ido aprendiendo es a intentar ser más respetuoso con todo el mundo, más empático y tolerante.
      Sinceramente, no creo que sea una cualidad de unos pocos, creo que todo el mundo está capacitado para ello.
      Cuando somos niños tenemos, por decirlo de alguna manera, una especie de dial con el que sintonizamos varias frecuencias, como un receptor de radio.
      Con la educación, la sociedad, el sistema y las creencias ese dial se va cerrando a una única frecuencia, que es la realidad que vemos cada día.
      Algunas personas no hemos perdido la capacidad de poder mover un poco el dial y así captar el ruido de otras frecuencias, digo ruido porque no las llegamos a sintonizar a la perfección y solo percibimos ecos o pequeñas señales.
      Pero estoy convencido de que se puede mover ese dial y solo es cuestión de proponérselo.
      Si, poco a poco ha ido cambiando mi concepto de la vida, antes era mucho más competitivo y más pro-sistema, ahora me he vuelto más rebelde y estoy mas a gusto ahora con la vida y con los demás.
      Un cordial saludo

      Manu Paterna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *